Compañía de relaciones públicas instala cámaras de espionaje en los centros de votación palestinos durante las elecciones israelíes

Un hombre emite su voto durante las elecciones generales israelíes en Tel Aviv el 9 de abril de 2019 [Faiz Abu Rmeleh / Agencia Anadolu]

11 de abril de 2019

Una firma de relaciones públicas israelí admitió que instaló cámaras de espionaje en los centros de votación palestinos, en complicidad con el partido del Likud, durante las elecciones del martes, alardeando de que esta medida causó una baja participación entre los ciudadanos palestinos de Israel.

Una firma de relaciones públicas israelí admitió que estuvo detrás de la campaña del Likud para instalar cámaras secretas en los centros de votación palestinos en Israel durante las elecciones del martes, alardeando de que la medida causó una baja participación entre los ciudadanos palestinos de Israel.

La compañía de relaciones públicas Kaizler Inbar señaló ayer en su página de Facebook que había orquestado la operación, explicando: «Después de un largo período de preparación, una increíble base logística y una asociación profunda y cercana con las mejores personas en Likud, organizamos una operación que contribuyó de manera crucial a uno de los logros más importantes del bloque de la derecha: ¡Mantener el voto árabe legal!»

Luego, la firma presumió que «gracias a que instalamos observadores en todos los colegios electorales, logramos reducir el número de votantes [entre los ciudadanos palestinos dentro de Israel] a menos del 50 por ciento, el más bajo en los últimos años», informó Haaretz.

La publicación en Facebook también incluía una foto de los dos líderes de la firma, Sagi Kaizler y Ofer Inbar, sentados con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y su esposa Sara. Kaizler fue anteriormente el jefe de un grupo de colonos israelíes en la ocupada Cisjordania, el Comité de Ciudadanos de Samaria, y tiene una historia de retórica anti-palestina. Durante las elecciones de 2015, Kaizler señaló:

“Los árabes están sentados solos en el colegio electoral, no confiamos en ellos. Los dejamos votar en nuestro país, aunque es nuestro país, al menos deberían votar con sinceridad”.

La firma israelí de relaciones públicas Kaizler Inbar se acredita en una publicación de Facebook por organizar a más de mil partidarios del Likud para reprimir la participación de votantes en las ciudades palestinas mediante el envío de activistas con cámaras secretas a los centros de votación. (Foto: Facebook)

Las noticias de I24 agregaron que: «Kaizler Inbar incluso menciona a la campaña como uno de sus clientes, entre otros que incluyen muchas causas de los colonos, el candidato a la alcaldía de Jerusalén Ofer Berkowitz y el periódico israelí Israel Hayom», que se sabe que tiene fuertes vínculos con Netanyahu.

La revelación de Kaizler Inbar se produjo después de que el partido Likud de Netanyahu admitiera durante las elecciones del martes que había entregado más de 1,000 cámaras a los activistas para garantizar un proceso de votación «kosher» en las ciudades palestinas en Israel. El descubrimiento de las cámaras fue recibido con enojo por los votantes árabe, y la alianza predominantemente árabe Hadash-Ta’al presentó una queja ante el Comité Central de Elecciones de Israel, el organismo que supervisa el proceso electoral del país.

El presidente del comité, el juez Hanan Melcer, presentó una queja a la policía de Israel, que ahora ha abierto una investigación sobre el asunto. Sin embargo, como lo indican las noticias de i24, la publicación de Kaizler Inbar en Facebook no se eliminó a partir de esta mañana «lo que demuestra que, a pesar de la naturaleza de las afirmaciones, ni el Likud ni los activistas estaban preocupados por las consecuencias políticas».

Se descubrieron cámaras secretas en los colegios electorales en ciudades palestinas en Israel. (Foto: Twitter)

Se cree que el movimiento contribuyó a la baja participación de votantes entre los ciudadanos palestinos de Israel, sumado a una situación ya difícil para las alianzas árabe-israelíes Hadash-Ta’al y Ra’am-Balad. En el período previo a la elección, los comentaristas predijeron que la participación árabe-israelí tendría dificultades para alcanzar el 50 por ciento, y durante gran parte del día, estos votantes se mantuvieron alejados de los colegios electorales, impulsando la participación por debajo de los niveles electorales de 2015.

MK-electo Ofer Cassif, el único candidato judío de Hadash-Ta’al, señaló ayer a MEMO : «Creo que el incentivo real detrás de este movimiento no fue tomar fotos o videos de los votantes, porque fue fácil descubrir las cámaras, sino más bien difundir el miedo entre los votantes palestinos. Esto contradice absolutamente las elecciones justas, por lo que creo que se debe investigar y quizás se deberían contar algunas boletas».

El jefe de Hadash-Ta’al, el veterano MK Ayman Odeh, se hizo eco del sentimiento de Cassif al hablarle hoy a Haaretz y dijo: “Ahora es oficial: el Likud intentó reducir la participación árabe a través de medios ilegales. Cámaras ocultas, vigilancia y supresión de votantes. Así se ve la deslegitimación de una quinta parte de la ciudadanía».

Los resultados oficiales de la elección se esperan para hoy, pero con el 95% de los votos contados, la alianza Hadash-Ta’al tiene seis escaños, mientras que Ra’am-Balad tiene cuatro. Aunque esto fue un alivio dado el hecho de que varias encuestas predijeron que Ra’am-Balad no cruzaría el umbral mínimo de 3.25 por ciento necesario para sentarse en la Knesset, los diez escaños combinados de las alianzas son aún menores que los 13 puestos con que contaban la anterior Lista Conjunta.

Fuente Original: Likud PR company with settler links boasts secret cameras caused low Arab-Israeli turnout

Fuente: Middle East Monitor  / Traducción: Palestinalibre.org

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner