“En toda casa hay al menos un mártir”. Sobre el campo de refugiados de Balata en Palestina.

Foto: el mural pintado en la calle del campo de refugiados de Balata representa la unidad entre los dos partidos políticos más grandes de Palestina: Hamás -representado por el color verde- y Fatah -en blanco y negro.  Foto: PEAPI / LPG

Por viajesyficciones.wordpress.com

“En toda casa hay al menos un mártir”. Es lo que dice la gente del campo de refugiados de Balata, en la ciudad de Nablus, al norte de Cisjordania. Su superficie es de 252 metros cuadrados. Es el campo de refugiados más grande de Cisjordania. Viven allí 14,789 (datos Gobierno Palestina 2018, https://bit.ly/2DUwxTx)* provenientes de Lydd, Jaffa y Ramleh, territorios que hoy son parte del Estado de Israel. Estas familias fueron desplazadas de sus ciudades en 1948. Luego se fueron a la ciudad de Rafidia y en 1950 se creó el campo de refugiados. Hasta 1963 vivieron en carpas. Después se construyeron las casas de cemento.

¿Quién es un refugiado/a palestino/a según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés), es decir, la parte de la ONU que se encarga de los y las refugiadas? Un refugiado/a palestino/a es una persona cuyo lugar normal de residencia era Palestina durante el período que va del 1º de junio de 1946 al 15 de mayo de 1948 y que, como resultado del conflicto de 1948, perdió su casa y medios de vida. Los y las descendientes de los refugiados palestinos varones, así como sus hijos e hijas legalmente adoptados, también tienen el derecho de ser registrados como refugiados.

El estatus de “refugiado/a” es interesante para pensar algunas cosas, en relación con el de “ciudadano/a”, pero eso ya vendrá desarrollado en alguna otra ocasión.

A simple vista, un campo de refugiados es muy similar a una villa de Argentina u otro país de Latinoamérica. Los tipos de construcción, la cantidad de gente viviendo por casa, los pasillos que hacen las veces de calles. En el campo, la electricidad se corta entre 3 y 4 horas por día. El agua no alcanza. Sin embargo, el contexto que lo enmarca y la realidad que lo oprime tiene que ver con un estado de ocupación que escapa a las realidades de Nuestra América en la actualidad.

Foto: PEAPI / LPG

Hay una clínica -que es la más chica de todos los campos de refugiados de Cisjordania- en donde trabaja un solo médico y 3 enfermeras. Atienden de martes a sábado hasta las 2 de la tarde. No hay guardias. Si alguien se siente mal en el medio, tiene que esperar al otro día o tomarse un taxi hasta la ciudad porque no entra el transporte público ahí. O ir en auto. La clínica tiene alrededor de 500 pacientes por día.

Hay 4 escuelas primarias dentro del campo. No hay escuelas secundarias. En cada aula hay un promedio de 51 estudiantes porque el año pasado la ONU (son escuelas de la ONU para refugiados) echó a 12 docentes (200 en total de todos los campos de refugiados Cisjordania) y tuvieron que juntar cursos. A la UNRWA le sacaron todo el presupuesto que tenía. #TrumpIsHere

Cada casa tiene entre 60 y 70 metros cuadrados, donde viven alrededor de 8 ó 10 personas. La tasa de desempleo en el campo de refugiados de Balata es del 68%.

El campo de refugiados de Balata está dividido en 4 barrios. Antes tenían una persona de limpieza para cada barrio. Después de que les recortaron el presupuesto, tienen una para los cuatro barrios.

Casi todas las noches, los militares entran al campo, en silencio, “por cuestiones de seguridad”, dicen. A veces se llevan a alguien preso, a veces rompen alguna pared, a veces sólo merodean un rato y se van. Siempre con sus M16, demás está decir.

320 personas del campo de Balata fueron asesinadas en la segunda Intifada. Las paredes de las calles están llenas de fotos de mártires, niños y adultos. “En toda casa hay al menos un mártir”, dicen quienes viven allí.

Foto: PEAPI / LPG

Más información sobre el campo de refugiados de Balata: https://www.unrwa.org/sites/default/files/balata_refugee_camp.pdf

* El dato de la población y la superficie es raro. Nos dijeron primero 30 mil personas en un kilómetro cuadrado. Luego encontré que las que efectivamente viven allí son entre 15 y 17 mil pero en 0,25 km.2. De las dos maneras, la densidad de población da un número raro: en el primer caso, 30 personas por metro cuadrado; en el segundo, alrededor de 60 personas por metro cuadrado. Si bien son los datos que figuran en todas las páginas oficiales e incluso se construye mucho para arriba, no me cierra la cuenta, menos si tenemos en cuenta el tamaño promedio de las casas y la cantidad de gente que vive en cada una.

Fuente: https://viajesyficciones.wordpress.com/2019/02/06/balata-campo-refugiados-palestina-cisjordania/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: