Los refugiados palestinos viven con miedo a los recortes de ayuda de Trump

11 de enero de 2018

por
Más de cinco millones de refugiados palestinos dependen de la ayuda de los Estados Unidos a la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados para su sustento.  Los palestinos que viven en campos de refugiados han expresado su profunda alarma por las amenazas de Estados Unidos para potencialmente recortar fondos para una agencia de ayuda encargada de proporcionarles ayuda y servicios.

Durante casi 70 años, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos ( UNRWA )  ha sido el salvavidas de los más de cinco millones de refugiados palestinos registrados en los territorios ocupados y los países vecinos. Este organismo ofrece apoyo en el suministro de alimentos, el acceso a la educación, la atención médica, los servicios sociales y el empleo.

«Hoy, más de dos tercios de los refugiados son niños que van a las escuelas de la UNRWA. Si las escuelas cierran, habrá un gran problema», Salah Ajarmeh, un hombre de 44 años que vive en el campamento de refugiados de Aida en las afueras de Belén. le dijo a Al Jazeera.

«El problema de los refugiados es una línea roja».

Estados Unidos es el principal contribuyente a UNRWA: en 2016, donó  más de  $ 364 millones a la agencia. También proporciona a la Autoridad Palestina, el organismo gubernamental que administra los bolsillos de Cisjordania , unos 400 millones de dólares anuales.

Pero el 3 de enero, menos de un mes después de provocar la ira palestina y la protesta internacional por nombrar a Jerusalén como la capital de Israel, el presidente estadounidense Donald Trump amenazó con cortar la ayuda a los palestinos.

En una serie de tweets, Trump dijo: «… Pagamos a los palestinos CIENTOS DE MILLONES DE DÓLARES al año y no recibimos apreciación o respeto.

«… Con los palestinos que ya no están dispuestos a hablar de paz, ¿por qué deberíamos hacerles estos pagos masivos en el futuro?», enfatizó Trump.

Y, en una conferencia de prensa en Nueva York, Nikki Haley, embajadora de Washington ante la ONU , dijo que el presidente de Estados Unidos había decidido que dejaría  «fondos adicionales» cuando se le preguntara si las donaciones de su país al OOPS continuarían.

Si bien los recortes aún no se han implementado, los comentarios de Trump arrojan dudas sobre el destino de millones de refugiados palestinos.

En declaraciones a Al Jazeera, el portavoz de la UNRWA, Chris Gunness, dijo que a la agencia «le dijeron que no se había tomado definitivamente ninguna decisión».

«Creo que esta incertidumbre probablemente continúe por un par de semanas más», agregó Gunness.

Tras las amenazas de Estados Unidos, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu,pidió que se elimine el OOPS y acusó a la agencia de ayudar a «refugiados ficticios».

«UNRWA es una organización que perpetúa el problema de los refugiados palestinos y la narrativa del derecho de retorno, por así decirlo, para eliminar al Estado de Israel», dijo Netanyahu.

Al Jazeera visitó los campos de refugiados de Aida y Dheisheh en la ciudad de Belén ocupada en Cisjordania y preguntó a varios palestinos que viven allí sobre su reacción ante los posibles recortes.

Muchos de ellos provienen de pueblos palestinos que fueron «depurados» étnicamente durante el establecimiento de Israel en 1948, conocido por los palestinos como la Nakba , o «catástrofe».

Yazan Muhammad Sabri, 18, estudiante de secundaria – Dheisheh camp

Yazan Muhammad Sabri trabaja en la tienda de falafel de su familia en el campamento [Ibrahim Husseini / Al Jazeera]

Soy de Beit Itab, cerca de Batir y Husan. 

Si el wakala [UNRWA] detiene los servicios, habrá protestas. Queremos servicios. Déjame decirte algo: soy un refugiado activo, pero otros son refugiados y pobres y su autoestima es baja. Soy de clase media y puedo ayudarlos.

Pero si el wakala se apaga mañana, piensa en los pobres.

Si el wakala se va, no habrá educación, ni atención médica, ni saneamiento, no habrá nada, todo desaparecerá. 

Si no hay refugiado, entonces no hay derecho de retorno. Los refugiados palestinos se aferran al derecho de retorno más que a nada. La causa palestina se trata del derecho de los refugiados a regresar. Este asunto nos conecta con nuestros abuelos. Inshallah, volveremos. 

Shukri Ali al-Laham, 24 años, desempleado – Dheisheh camp

Shukri Ali al-Lahham dijo que fue detenido por agentes de inteligencia cuando viajaba por Medio Oriente [Ibrahim Husseini / Al Jazeera]

El campamento de Dheisheh tiene un dicho: «Siempre opóngase a cualquier decisión que sea contra los refugiados». 

Como refugiado, puedo decirte que estamos insultados en todo lo que hacemos. Cuando viajo, me insultan porque soy el hijo del campamento Dheisheh.

Quería cambiar mi dirección para que el mukhabarat (agencias de inteligencia) no me detuviera durante horas. Nosotros, los refugiados palestinos, sufrimos en todas partes. 

Tiene que haber una posición en contra de esta decisión. 

La mayoría de la gente no tiene [dinero]. Por supuesto, los servicios son importantes, hay muchas personas que los necesitan. 

No hay trabajo, hay desempleo y pobreza. 

Salah Ajarmeh, de 44 años, casado y con cuatro hijos – Campamento Aida

Salah Ajarmeh con la llave icónica en la entrada al campamento de Aida, que simboliza el derecho al retorno [Ibrahim Husseini / Al Jazeera]

Soy un refugiado palestino del pueblo de Ajoor. Está a 20 km del campamento de Aida.

He vivido toda mi vida en este campamento. Las únicas veces que he estado fuera del campamento fueron cuando fui a prisión o cuando participaba en actividades culturales en el extranjero. 

UNRWA es la institución que debe cuidar a los refugiados.

En mi opinión, UNRWA es el principal testigo de la Nakba palestina y debe permanecer hasta que el problema de los refugiados se resuelva justamente y los refugiados regresen a sus aldeas originales.

Se ha producido una reducción de los servicios desde el acuerdo de Oslo [en 1993]. La política desde Oslo ha sido reducir los servicios ofrecidos a los refugiados palestinos. Hay un claro deterioro en el servicio educativo y el deterioro en la atención de la salud y el saneamiento.

Al comienzo de la [oleada] de refugiados, habían 800 personas viviendo aquí. Ahora hay unos 5,000 viviendo en el mismo espacio. Los refugiados no pueden permitirse abandonar el campamento.

Si el OOPS suspende su labor, creo que habrá una verdadera revolución contra la Autoridad Palestina, ya que, en los últimos 25 años, ha permitido que el OOPS reduzca sus servicios. Predigo que también habrá un movimiento organizado contra la ocupación israelí.

En la actualidad, más de dos tercios de los refugiados son niños y van a las escuelas de la UNRWA. Si las escuelas cierran, habrá un gran problema.

El problema de los refugiados es una línea roja, no se puede resolver terminando los servicios [del OOPS]. Debe haber una solución justa. Si los servicios se detienen, habrá una revolución. Las revueltas palestinas comenzaron en los campos de refugiados en Jordania y Siria, y esto volverá a suceder.

FUENTE: AL JAZEERA NEWS

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner