En solidaridad con el pueblo palestino suspenden actividades de importante festival de arte en Sydney

07 de enero de 2022

Por Patrick Frater

Una treintena de actos han anunciado la cancelación de sus actuaciones o la asistencia al Sydney Festival , un importante festival de arte que comenzó el jueves en la ciudad más grande de Australia. Argumentan que el festival está apoyando a Israel como un estado opresor y que está ignorando la difícil situación de los palestinos.

Los actos que han anunciado su retirada incluyen la obra de teatro «Seven Methods Of Killing Kylie Jenner», los comediantes Tom Ballard y Nazeem Hussain, la banda local Tropical Fuck Storm, la compañía de danza intercultural indígena Marrugeku, Bankstown Poetry Slam y la locutora Yumi Stynes.

Están enojados por la decisión de la junta del festival de aceptar una donación de 20.000 dólares australianos (14.300 dólares) de la embajada israelí en apoyo de «Decadance», un espectáculo basado en el trabajo del coreógrafo israelí Ohad Naharin, la compañía de danza Batsheva de Tel Aviv y la compañía de danza de Sydney. La donación también le otorga a Israel una lista como «socio estrella» en el sitio web del festival.

El productor Green Door dijo en un comunicado: “a la luz de que el Festival de Sydney busca y acepta fondos de la Embajada de Israel, siete métodos para matar a Kylie Jenner no tienen otra opción que retirarse y boicotear el festival. No seremos obligados a ser cómplices «. El comunicado agregó que la obra se realizará fuera del festival. Green Door acusó a los organizadores del festival de presentar su «responsabilidad autoproclamada ‘de proporcionar un espacio culturalmente seguro para todos los artistas, empleados y público».

El organizador del Movimiento por la Justicia Palestina en Sydney, Fahad Ali, fue citado por la Australian Broadcasting Corporation diciendo: «Las violaciones de los derechos humanos por lavado de arte» eran «inaceptables».

Pero otros actos han sido igualmente enojados por los boicots. El líder de Kiss, Gene Simmons, la música australiana Deborah Conway y la cineasta Nancy Spielberg se encuentran entre las 120 figuras de la industria del entretenimiento que, según se informa, firmaron una carta abierta contra el boicot.

Operando bajo el paraguas de la Comunidad Creativa para la Paz, los signatarios dijeron que el boicot es «una afrenta tanto para los palestinos como para los israelíes que están trabajando para promover la paz a través del compromiso, el intercambio y el reconocimiento mutuo».

El festival emitió su propia declaración el martes, diciendo que el espectáculo continuará. “La Junta también es consciente de las convocatorias para que los artistas y el público boicoteen el Festival en relación con el apoyo financiero de la Embajada de Israel a la presentación de la Sydney Dance Company de una obra, ‘Decadance’, del mundialmente reconocido coreógrafo israelí Ohad Naharin. La Junta del Festival de Sydney desea afirmar colectivamente su respeto por el derecho de todos los grupos a protestar y plantear inquietudes. Pasamos tiempo con varios grupos que tienen inquietudes sobre esta financiación y agradecieron la oportunidad de colaborar con ellos. Todos los acuerdos de financiación para el Festival actual, incluido el de ‘Decadance’, serán respetados y las actuaciones continuarán. 

El festival, que se extenderá hasta el 30 de enero de 2022, recibe aproximadamente el 30% de su financiamiento de los gobiernos estatales y municipales y el saldo se compone de donaciones, patrocinio y venta de entradas.

La situación de COVID significa que el festival requiere que todos los patrocinadores compren sus boletos en línea, se registren a través del Código QR de Service NSW y confirmen su estado de doble vacunación o proporcionen documentación para una exención médica. Las mascarillas son obligatorias en todos los eventos con boleto para todos los clientes adultos y en todo momento dentro de los vestíbulos, teatros y lugares al aire libre.

Fuente: https://variety.com

Un preso palestino entra en su 40º año en una prisión israelí

07 de enero de 2022

Foto: Karim Younis, el preso político más antiguo encarcelado por Israel desde 1983 [Agencia de Noticias Ma’an].

Los dos luchadores por la libertad palestinos que llevan más tiempo encarcelados en Israel han entrado en su 40º y último año entre rejas, informó ayer la agencia de noticias palestina Wafa citando a la Sociedad de Prisioneros Palestinos (PPS).

Según el PPS, Karim Younis, de 63 años, y su primo, Maher Younis, de 64, ambos de la ciudad árabe-israelí de Ara, en el norte de Israel, fueron detenidos el 6 de enero de 1983 por su resistencia a la ocupación israelí y condenados a cadena perpetua, que posteriormente fue conmutada por 40 años.

El PPC dijo que los primos Younis debían haber sido liberados en 2014 en un acuerdo negociado por el entonces secretario de Estado estadounidense John Kerry en el que Israel debía liberar a todos los presos palestinos detenidos antes de la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993 que pusieron en marcha el proceso de paz entre los palestinos e Israel.

Los presos debían ser liberados en cuatro tandas. Sin embargo, Israel no cumplió con sus obligaciones, liberando sólo los tres primeros lotes que incluían principalmente a palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas. Los detenidos de la Jerusalén Oriental ocupada y de Israel no fueron liberados.

En una entrevista anterior con Arab48, la madre de Karim, Sobhia Younis, de más de 80 años, dijo que los momentos más dolorosos durante sus décadas de cautiverio fueron en 1985, cuando Karim debía ser liberado en el marco de un acuerdo de canje de prisioneros y las autoridades israelíes decidieron detenerlo justo cuando salía de la prisión.

Ambos presos serán liberados dentro de un año, según el PPS.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

Un Estado huye de decisiones estratégicas

07 de enero de 2022

Por Daniel Kupervaser

En la famosa novela de David Grossman “Una mujer huye de noticia”, Ora, su personaje central y madre de soldado israelí, decide optar por un largo paseo para huir de su casa y así evitar enfrentar al oficial del ejército que le anuncie la muerte de su hijo en operativo militar. De la misma manera, el liderazgo israelí prefiere huir de enfrentar la imprescindible necesidad de separación civil de los palestinos de Cisjordania, a sabiendas que la continuidad de la estrategia denominada “administrar el conflicto” en el marco de un statu quo inevitablemente concluirá en una tragedia histórica con la consolidación de un estado binacional palestino-judío.

Mas de dos décadas atrás, Ehud Barak, entonces primer ministro de Israel, acuñó una consigna que se convirtió en el pretexto básico de la mayoría de los componentes del mapa político israelí para justificar el statu quo que impide todo avance en la solución del conflicto con los palestinos: “No hay interlocutor serio del lado palestino” (Ynet, 7-10-2000).

Verdad, Netanyahu juró y perjuró estar dispuesto a aceptar una solución basada en la fórmula de dos estados, pero durante sus 12 años de mandato demostró lo contrario. En la práctica, el ex primer ministro de Israel no dejó de sabotear toda posibilidad de concretar esta idea, o alternativamente, aprovechar toda oportunidad para promover la anexión de territorios de Cisjordania a Israel, como lo fue el plan de paz de Trump. La firme oposición del ex presidente de USA hizo fracasar esta iniciativa.

El nuevo gobierno liderado por Bennet recibió el apodo de “gobierno de cambio”. A decir verdad, en el frente palestino efectivamente se perfila como gobierno de cambio: abandonaron el embuste y ahora expresan claramente sus intenciones, que no son más que insistir con las mismas políticas del gobierno anterior: mantener el statu quo.

Las declaraciones del primer ministro Bennet, como el informe de los encuentros entre el ministro de defensa Gantz con Mahamoud Abbas, confirman claramente que, la intención de Israel en sus contactos con la Autoridad Palestina solo apunta a centrarse en el fortaleciendo de la ayuda y cooperación en los campos económicos y civiles, como así también, en mantener la estabilidad, seguridad y prevenir el terrorismo y la violencia. Nada de horizonte de una posible solución política. Básicamente lo que se denomina “administrar y no solucionar el conflicto”.

Dos días atrás, el canciller Yair Lapid se encargó de reafirmar esta línea política. En una reunión con el periodismo confesó: “También después de la rotación en la función de primer ministro, en agosto de 2023, la composición del gobierno permanecerá igual y los acuerdos de la coalición lo mismo. Si decidimos que no hay negociaciones con los palestinos, entonces no hay negociaciones. Yo sé que 5 millones de palestinos no se van a ir a ningún otro lugar, pero en la realidad actual, también después de la rotación, la coalición estará comprometida a los mismos acuerdos. Cuando asuma como primer ministro no negociaré con el presidente de la Autoridad Palestina” (“Canciller israelí con pronóstico problemático”, N12, 3-1-22).

La arrogancia política israelí y la irresponsabilidad de su liderazgo, cada día escala a niveles incomprensibles. Ya ni siquiera, como en el pasado reciente, culpan a los palestinos de no dar la mano para avanzar en un acuerdo de paz. Por su propia iniciativa ya arribaron a un estado binacional de facto con un 50% de población palestina en una carrera que muy pronto lo consolidarán de jure.

Este escapismo fue motivo de una dura crítica por parte de varios sectores. Solo recurriremos a uno muy relevante en boca del General (en retiro) Amos Gilead, quien cumplió funciones en los servicios de inteligencia del ejército de Israel, secretario de Seguridad y Política del ministerio de defensa de Israel y hoy director del Instituto de Investigaciones de Estrategia de la Universidad Reichman, Herzlya, Israel.

Dice el general Gilead: “Israel no puede permitirse ser pasivo hacia aspectos centrales relacionados con su seguridad y futuro. Las decisiones relacionadas con la situación en Cisjordania exigen una madurez de conciencia que se concentre en los procesos en vez de estar enfocado en los acontecimientos diarios. De modo concreto es necesario comprender que las conductas actuales basadas en la visión de la “paz económica” o “administración y limitación del conflicto para conseguir tranquilidad”, no son suficientes para una solución estratégica, y en la práctica esconden un movimiento permanente hacia una realidad de un estado binacional. Es necesario que el liderazgo se dedique a una discusión interna y también pública sobre la necesidad de separación territorial” (“Ministros, despierten: 3 temáticas existenciales que Israel no puede postergar”, N12, 3-1-22).

No es necesario un Wase político para fácilmente llegar a la conclusión que todo tiempo que el liderazgo israelí huya de la toma de decisiones estratégicas y se aferre a “administrar el conflicto” con los palestinos en vez de planificar una tajante y sustentable separación civil de las poblaciones, forzosamente Israel arribará en un futuro próximo a un estado binacional judío-palestino. Tampoco es necesario detallar las trágicas consecuencias que este devenir asegura tanto al pueblo judío que reside en Israel, como el de la diáspora.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 7-1-2022

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com@KupervaserD

Abogada chilena de origen palestino recibe premio de universidad española Carlos III

La Asociación de Estudiantes y Egresadas/os del Instituto de Derechos Humanos Gregorio Peces-Barba (IDHPB) de la Universidad Carlos III de Madrid, otorgó el premio “Andrés Lazo” a la abogada egresada de Derecho de la Universidad de Chile, Nadia Silhi Chahín.

En la sesión, que se realizó el 10 de diciembre 2021, se otorgó la primera versión del premio, que tiene por objetivo reconocer a una persona integrante de IDHPB, que cuente con una sobresaliente trayectoria en la lucha, investigación y trabajo en favor de los derechos humanos.

Para otorgar el premio votaron profesores, estudiantes y egresados de los diferentes programas de magister y doctorado en derechos humanos de la Universidad Carlos III de Madrid. El premio lleva el nombre de “Andrés Lazo” un destacado estudiante del IDHPB del Ecuador que falleció antes de defender su tesis de postgrado.

Nadia Silhi Chahín creció en Temuco, e ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile el año 2005, donde fue ayudante del Departamento de Derecho Privado y se licenció con distinción máxima. También realizó el Diplomado en Cultura Árabe e Islámica de la U. de Chile. Nadia cursó el Máster en Estudios Avanzados en Derechos Humanos de la Universidad Carlos III de Madrid entre 2016 y 2018, y actualmente es candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Edimburgo, Escocia.

En el ámbito profesional, Nadia ha sido abogada de la Unidad de Derechos Humanos del ministerio de Justicia de Chile, docente de la Universidad Católica Silva Henríquez e investigadora de la Universidad Mayor. Su carrera académica está enfocada en derechos humanos, filosofía del derecho, libertad de expresión, y feminismos árabes e islámicos.

Fuente: Universidad de Chile

Israel ha de elegir: Irse de Palestina u otorgarle sus derechos robados

Foto: fuerzas israelíes reprimen una protesta de los palestinos contra los asentamientos ilegales, Cisjordania, 24 de noviembre de 2020. (Foto: Anadolu). 

07 de enero de 2021

Ahora Israel debe tener dos opciones en territorios ocupados de Palestina: retirarse de esa zona o conceder a palestinos sus derechos, señala un medio de EE.UU.

En un artículo publicado el jueves por el diario estadounidense The Washington Post (WP), el analista Mairav Zonszein denunció los “flagrantes” crímenes sistemáticos del régimen de Israel contra los palestinos.

En este sentido, puso de relieve que la conducta del régimen de ocupación se ha alejado “drásticamente” del proceso de paz, mientras el mundo, a su vez, se queda de manos cruzados ante la situación. De este modo, urgió a todos los países a comenzar a entrar en acción frente a Israel, que continúa tratando a la Cisjordania como si ya fuera parte de su territorio.

“El mundo debe obligar a Israel a elegir: o se compromete a retirar su presencia militar y civil de Cisjordania a las fronteras previas a 1967, o debe otorgar el derecho a la ciudadanía, la plena igualdad y la emancipación de todos los que viven bajo su control, al menos hasta que vuelva a estar sobre la mesa una auténtica solución negociada”, destacó el texto.

Según el informe, los palestinos y sus partidarios son reprimidos e incluso castigados por el régimen de Israel cuando piden una Palestina libre, mientras los judíos tienen libertades que a los palestinos “se les niegan”.

En este marco, denunció que Israel sigue impulsando la construcción de los asentamientos ilegales en los territorios palestinos ocupados de manera constante desde 1967 que este régimen comenzó a enviar colonos a esta zona.

La comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, la Unión Europea (UE) y la Liga Árabe (LA) no reconoce los asentamientos erigidos por Israel en la tierra palestina, ya que según la Resolución 2234 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), estas colonias no tienen ninguna validez legal.

No obstante, ninguna de estas entidades ha tomado una medida seria que pueda detener realmente los crímenes contra la nación palestina y la construcción de instalaciones ilegales del régimen de Tel Aviv.

En un caso reciente y en línea con su política de judaización de Al-Quds (Jerusalén), Israel dio luz verde el miércoles a la construcción de otras 3500 casas en esta ciudad ocupada palestina. Asimismo, otras 2092 viviendas se levantarían en otros lugares del este de Al-Quds.

Fuente: https://www.hispantv.com

¿Qué es una intifada, el levantamiento contra una fuerza ocupante o Gobierno opresor en Oriente Próximo?

Aunque desde los años ochenta se vinculan con la lucha palestina contra la ocupación israelí, las intifadas se han dado en más territorios

Una intifada es un levantamiento popular contra una fuerza ocupante o Gobierno opresor en Oriente Próximo. El concepto deriva del árabe náfada, que significa ‘temblar’ o ‘sacudir’. Desde los años ochenta se vinculan con la lucha palestina contra la ocupación israelí de Cisjordania y Gaza, pero las intifadas se han producido en más territorios.

El término “intifada” se utilizó por primera vez en 1952 para describir las protestas iraquíes contra la monarquía hachemita, entonces gobernante. También dio nombre a los levantamientos en el Sáhara Occidental de 1970 y 2005 contra la ocupación española y marroquí, respectivamente. En el Kurdistán semiautónomo del norte de Irak existe un término análogoserhildan, para denominar las revueltas del pueblo kurdo contra Turquía.

La resistencia palestina comenzó siendo pacífica

La primera intifada palestina comenzó en diciembre de 1987, después de que un camión israelí matase a cuatro palestinos en una colisión de tráfico en la Franja de Gaza. El movimiento se extendió por todo el territorio, alimentado por la humillación ante la ocupación israelí, el abandono internacional y la pobreza. Su objetivo era la autodeterminación del pueblo palestino y formar un Estado propio. El levantamiento lo lideraron Fatá, el Frente Popular para la Liberación de Palestina y el Partido Popular Palestino, tres partidos que conforman la Organización para la Liberación Palestina (OLP), y tuvo un carácter eminentemente pacífico. La resistencia y la sociedad civil se inclinaron por el boicot económico, el impago de impuestos y por desobedecer a la autoridad israelí.

En 1988, el entonces líder de la OLP, Yasir Arafat, proclamó el Estado de Palestina a la par que reconoció al de Israel en la Declaración de Independencia, con la que admitía la coexistencia de un Estado árabe y otro judío que propuso la ONU en 1947. Esto no gustó a la organización recién nacida Hamás, que no quería ceder ante Israel. Descontenta con la decisión, se levantó como partido rival y se lanzó a la lucha violenta.

La intifada capituló en 1993 con la firma de los acuerdos de Oslo entre la OLP y el Gobierno israelí, que pasaba a reconocer a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como el órgano soberano sobre la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. El levantamiento dejó 1.200 palestinos muertos frente a 179 israelíes, pero consolidó el movimiento de resistencia, organizó a la sociedad civil palestina y se ganó el apoyo de la opinión pública internacional, que percibió a Israel como un Estado que oprimía a un pueblo que se defendía con piedras.

Se acabaron las buenas formas

La segunda revuelta, sin embargo, no tardó en llegar. La visita en el año 2000 de Ariel Sharon —entonces líder del partido conservador israelí, Likud— a la Explanada de las Mezquitas se vio como una provocación, porque allí se encuentra la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado del islam. En rechazo, los jóvenes palestinos iniciaron la segunda intifada, pero la participación popular no fue tan abrumadora como en la primera, dado que la propia población palestina estaba desencantada con la corrupción de Arafat y su partido, Fatá.

Solo Israel tiene que decidir: no puede ser una democracia, un Estado judío y controlar toda Palestina

Los protagonistas esta vez fueron los propios partidos de resistencia —Hamás, la Yihad Islámica, Fatá—, que cometieron atentados suicidas, emboscadas y asesinatos. Israel contestó a la violencia aumentando el control territorial, destruyendo infraestructuras básicas y construyendo en 2002 un “muro de seguridad” en Jerusalén y Cisjordania, por medio del cual se anexionó un 10% más de territorio palestino y marginó a la comunidad.

Las represalias israelíes destruyeron el 33% de los negocios y el 60% de los empleos palestinos, por lo que aumentó la pobreza entre la población. La intifada terminó en 2005, con 3.135 palestinos muertos, frente a 950 israelíes, y ningún acuerdo. Esta vez, la opinión pública occidental cambió a favor de Israel debido a la violencia de la resistencia palestina. 

Las réplicas del terremoto

En 2007, la ANP animó a la población a iniciar una tercera intifada pacífica con la que paralizaron la construcción del muro en los pueblos cisjordanos de Budrus y Bil’in y boicotearon los productos fabricados en asentamientos israelíes. Pero la violencia se retomó en 2015 con la “intifada de los cuchillos”, cuando grupos de judíos entraron a rezar a la Explanada de las Mezquitas. Decenas de jóvenes palestinos, frustrados por la opresión israelí y la crisis económica, se coordinaron por redes sociales para apuñalar a policías y ciudadanos israelíes durante tres años. La comunidad internacional lo vio como una señal de la radicalización de la población palestina, infundada por los grupos yihadistas del territorio.

¿Quién gobierna en Palestina?

En 2017, Hamás animó a los palestinos a levantarse en otra revuelta cuando Estados Unidos reconoció Jerusalén como la capital de Israel. Las protestas fueron masivas en Cisjordania, Gaza y en los países musulmanes. En abril de 2021 estallaron de nuevo en otro levantamiento contra el desalojo de palestinos en Jerusalén Este y las restricciones durante el mes de Ramadán. Los bombardeos que siguieron entre Hamás e Israel son los más graves desde la segunda intifada. De hecho, se habla de la “intifada de Sheij Yarrá”, ya que en ese barrio palestino de Jerusalén Este se identifican elementos de levantamientos anteriores, como la relevancia de Hamás, la precariedad de las armas palestinas en comparación con el preparado Ejército israelí y la coordinación a través de internet.

Fuente: https://elordenmundial.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner