Washington retoma la cooperación económica con la Autoridad Palestina tras la era Trump

Foto: Palestinos cambian dinero ren Ramallah. ABBAS MOMANI AFP

15 de diciembre de 2021

EEUU y la Autoridad Palestina relanzaron su diálogo económico, una primicia en cinco años, ya que estos intercambios sobre cooperación económica se habían interrumpido por completo con la anterior administración estadounidense del presidente Donald Trump. «Porque el crecimiento de la economía palestina desempeñará un papel esencial de cara a una solución negociada de dos Estados, con un Estado palestino viable», dijo Yael Lempert, Subsecretaria de Estados Unidos para Asuntos de Oriente Próximo.

Con nuestra corresponsal en Ramallah, Alice Froussard

Durante esta reunión virtual, funcionarios estadounidenses y palestinos debatieron sobre una nueva cooperación económica, y el abanico de temas fue amplio: desarrollo de infraestructuras, acceso a los mercados estadounidenses, libre comercio, cuestiones financieras, resolución de obstáculos al desarrollo económico palestino. También se habló de poner en contacto a empresas estadounidenses y palestinas, o de energías renovables e iniciativas ecológicas.

«Cuestiones cívicas y políticas sin impacto»
Una reunión rara y notable, según algunos, dada la presencia de varios funcionarios estadounidenses de diferentes sectores del gobierno federal. Una reunión que muestra una clara voluntad de la administración Biden de mantener una relación bilateral con los palestinos, independientemente de los israelíes, y de normalizar y ampliar esta política estadounidense-palestina.

Pero para los palestinos, y según un alto funcionario que estuvo presente en esta reunión, si esta discusión marca un cambio en la perspectiva estadounidense hacia los palestinos, no busca una solución para una mejor resolución del conflicto, centrándose «en cuestiones cívicas y políticas sin ningún impacto».

Fuente: Radio Francia Internacional 

Editor israelí: ‘El producto del sionismo es el apartheid, simple y llanamente’

14 de diciembre de 2021

«El producto del sionismo, el Estado de Israel, no es un Estado judío y democrático», dijo Amos Schocken, copropietario y editor de Haaretz. «Pero, en cambio, se ha convertido en un Estado de apartheid, simple y llanamente».

Un número creciente de israelíes reconoce que su país practica el Apartheid. Resignados a que la ocupación se haya convertido en una realidad permanente, relegando así a la mitad de la población no judía de la Palestina histórica a la condición de ciudadanos de segunda y trcera clase, la evolución de Israel como país que practica el apartheid es admitida incluso por los autodenominados sionistas.

«El producto del sionismo, el Estado de Israel, no es un Estado judío y democrático», dijo Amos Schocken, copropietario y editor de Haaretz. «Pero, en cambio, se ha convertido en un Estado de apartheid, simple y llanamente».

A sus 70 años, Schocken hizo estas declaraciones en una respuesta indignada a un miembro de la derecha de la Knesset israelí, Amichai Chikli, del partido Yamina. El hombre de 40 años denunció a lo que él llama la izquierda israelí, diciendo que habían socavado el sionismo.

Schocken, que se describe a sí mismo como alguien que «se adhiere al sionismo genuino», rechazó las críticas de Chikli. «Personas como Chikli se creen sionistas, pero cuando apoyan y mantienen un régimen de apartheid, son antisionistas», añadió Schocken, devolviendo el golpe a la derecha israelí.

Más o menos al mismo tiempo que Schocken denunciaba el sistema de Apartheid de Israel en su columna de la semana pasada, el autor israelí David Grossman sugería que «Apartheid» era la terminología correcta para describir la realidad en la Cisjordania ocupada.

«Tal vez ya no debería llamarse «ocupación», pero hay nombres mucho más duros, como «Apartheid», por ejemplo», dijo Grossman, a quien se describe como uno de los autores más destacados de Israel, en declaraciones a Army Radio.

En sus declaraciones, Grossman dijo que el gobierno de Naftali Bennet era una mejora con respecto a Benjamín Netanyahu, pero añadió que «no puede hacer lo más importante: curar a Israel del mal enfermo que es la ocupación».

Schocken y Grossman forman parte de una creciente lista de israelíes que han reconocido la condición de Israel como Estado de Apartheid desde la publicación del informe de Human Rights Watch y B’Tselem en abril.

Se pueden decir muchas cosas al respecto, pero no se puede decir que Israel esté cumpliendo con el sionismo como Estado judío y democrático.

Según el Plan de Partición, por cierto, la ciudad de Hebrón habría estado en el Estado árabe, e incluso después de la Guerra de la Independencia, Hebrón formaba parte del Reino de Jordania. No estaba en Israel.

Hoy en día en Hebrón hay un asentamiento judío-israelí, pero sólo puede existir porque unos 500 soldados de las FDI velan por su seguridad cada día. No hay ningún otro lugar como éste en Israel.

Fuente: www.monitordeoriente.com

 

La policía alemana retira a los estudiantes pro palestinos de la reunión del campus

Foto: fachada de la Universidad de Münster (Alemania)

15 de diciembre de 2021

Por Hebh Jamal

La policía alemana retiró a un grupo de defensa palestino del campus de una reunión del gobierno estudiantil después de que los estudiantes pro palestinos protagonizaran una protesta por un proyecto de ley que impedía a los estudiantes que apoyan al BDS alquilar habitaciones en la universidad.

El 22 de noviembre, la policía alemana sacó a un grupo de defensa palestino del campus, Palästina Antikolonial, de una reunión del gobierno estudiantil después de que los estudiantes pro palestinos protagonizaran una protesta por un proyecto de ley que impedía a los estudiantes que apoyan el movimiento BDS alquilar habitaciones en la universidad. El enfrentamiento en el parlamento estudiantil de la Universidad de Münster, o StuPa, se centró en un evento que estaba programado para esta semana, «El debate de BDS y la izquierda alemana». 

La medida para bloquear el alquiler de habitaciones para Palästina Antikolonial, terminó aprobada por 20 votos a favor y 2 en contra . Sin embargo, lo que ha provocado la mayor controversia es que la votación tuvo lugar después de que los estudiantes pro palestinos fueran sacados de la sala. Tras una demora en la discusión del proyecto de ley de alquiler de la habitación, sin querer esperar, los estudiantes pro palestinos interrumpieron la reunión leyendo las declaraciones que estaban preparadas para compartir si la moción hubiera sido incluida en la agenda. Luego, un miembro de StuPa llamó a la policía.

“Decidimos no esperar y en su lugar leímos nuestra declaración preparada, que era una carta abierta de 240 académicos judíos e israelíes al gobierno federal, advirtiendo contra la equiparación del BDS con el antisemitismo”, dijo Palästina Antikolonial a Mondoweiss. «El respeto por los compañeros de estudios obviamente termina cuando se trata de estudiantes que son solidarios con Palestina».

“Por supuesto que tienen sus reglas y regulaciones, pero ese es exactamente el punto. Nuestras instituciones y cuerpos estudiantiles usan estas reglas para faltarnos el respeto y discriminarnos ”, dijo Palästina Antikolonial.

Las notas de la reunión publicadas por StuPa se refirieron a Palastina Antikolonial como una «amenaza para los estudiantes judíos de la Universidad de Münster» y pidieron a la universidad que no les permitiera organizar eventos. La presidenta de StuPa, Leonie Bronkalla, dijo después del evento que, como jefa del gobierno estudiantil, se le permite «excluir a las personas de la reunión si la reunión se interrumpe, tanto que ya no se puede realizar», informó Radio Q , la estación de radio del campus. Primero, Bronkalla dijo que «llamamos al cuidador y él no podía echar a cuatro o cinco personas por su cuenta», y luego «pidió ayuda a la policía». 

En respuesta, un órgano ejecutivo del gobierno estudiantil, AStA, le dijo a Mondoweiss que, aunque llegó la policía, los estudiantes «no fueron expulsados ​​de manera agresiva». Radio Q informó que no se arrestó a nadie y que no se había cometido ningún delito. 

“Podemos entender que la situación estaba desencadenando la BIPoC, pero en este caso concreto, no hubo violencia por parte de la policía ni racismo por parte del parlamento”, dijo AStA.

Sin embargo, Palästina Antikolonial respondió: «Decir que no hubo violencia proveniente de la policía es pura ignorancia de lo que encarnan las instituciones policiales». 

“O nos vamos por nuestra propia voluntad, o la alternativa es que nos hagan irnos”, agregó. Para eso existe la policía: para cometer violencia o amenazarte con violencia para hacer cumplir las demandas de las instituciones estructuralmente racistas ”.

Desde la creación de Palästina Antikolonial en 2020, los órganos ejecutivos y legislativos dirigidos por estudiantes de la Universidad de Münster establecieron múltiples mociones y resoluciones que presionaron a la administración de la universidad para prohibir la defensa pro palestina en el campus.

A principios de este año se aprobó una resolución general contra el BDS, que prohibió el reconocimiento oficial a los grupos de estudiantes pro-palestinos y les impide recibir financiación de la universidad. Como organismo dirigido por estudiantes, StuPa no puede controlar qué eventos tienen los estudiantes en el campus, pero el parlamento aprobó una medida en julio para presionar a la universidad para que evite el alquiler de habitaciones. Desde entonces, el parlamento ha afirmado la medida en cada período, y la reunión de noviembre fue la última instancia. 

Una resolución similar de julio de 2021 dice:

 “Los grupos o individuos que apoyan de manera demostrable o se refieren positivamente al movimiento BDS, que se posicionan en contra del derecho de Israel a existir o defenderse, que se solidarizan o forman parte del grupo Palästina Antikolonial ‘, o que abogan por la violencia terrorista contra Israel pueden no recibir honorarios, asignaciones de gastos, financiamiento de proyectos u otros fondos del presupuesto del cuerpo estudiantil constituido. Asimismo, el Cuerpo Estudiantil Constituido no proporcionará salas ni efectuará reservaciones de salas para aquellos grupos o individuos o eventos en los que participen dichos grupos o individuos ”. 

Por lo tanto, el ítem de la agenda del 22 de noviembre fue solo una parte de la aplicación consistente y la reafirmación de las reglas y regulaciones anti-palestinas que existen entre las universidades alemanas. “La decisión de nombrarnos específicamente y de tratar continuamente de quitarnos habitaciones es simplemente un esfuerzo por difamarnos como antisemitas”, dijo Palästina Antikolonial. 

Días después de la votación, al grupo Studis gegen rechte Hetze de otra universidad alemana, la Goethe Univeristy Frankfurt, se le negó una sala para la proyección de «Zur Zeit der Verleumder» («En tiempos de calumnias»), una película sobre el debate. de Palestina en Alemania. El razonamiento, afirmó el consejo de estudiantes universitarios, fue puramente burocrático; sin embargo, el grupo cree que la medida es política e intencional. 

“El consejo universitario realiza constantemente eventos racistas contra los estudios poscoloniales, Black Lives Matter y contra el Islam”, dijo Studis gegen rechte Hetze en un comunicado. «Estamos indignados de que nosotros, como estudiantes, no solo tengamos que ver que los espacios universitarios se utilizan con fines racistas, sino que ahora también estamos privados de espacios para estudiantes centrados en la solidaridad palestina y el antirracismo». 

En junio de 2019, los sindicatos y grupos de estudiantes alemanes formados por amplias facciones políticas como el Partido Verde, los socialdemócratas y los demócratas cristianos de Angela Merkel, se unieron y aprobaron su propia resolución condenando el movimiento BDS y declarando que no participarían en ningún tipo. de cooperación con los partidarios del BDS. La resolución calificó al BDS como «una expresión particularmente agresiva de antisemitismo para la que no puede haber lugar en las universidades alemanas». 

Un mes antes, el Bundestag alemán adoptó con una amplia mayoría la moción “Resistir el movimiento BDS con determinación-combatir el antisemitismo” que condena al movimiento BDS como antisemita y exige que los organismos gubernamentales y los municipios no apoyen ni otorguen espacio público a ninguna organización que adopte BDS. 

Poco después, la Conferencia de Rectores Alemanes, la asociación de universidades públicas y reconocidas por el gobierno en Alemania, apoyó la resolución y adoptó la controvertida definición de trabajo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto de antisemitismo, que combina las críticas a Israel por antisemitismo.

“Los parlamentos de estudiantes refuerzan las decisiones generales que las universidades como institución ya están tomando”, dijo Palästina Antikolonial. «El nivel más alto de gobierno dice que BDS es antisemita, por lo tanto, estos estudiantes simplemente están tomando sus órdenes desde arriba y se niegan a discutirlo con todo el cuerpo estudiantil». 

“Hay muchos profesores, profesores y estudiantes dentro de la universidad que quieren mostrar su solidaridad con nosotros, pero debido a la inmensa censura que existe dentro de nuestras instituciones, simplemente tienen miedo de expresar su apoyo exteriormente”, agregaron. 

Un ejemplo es cuando el mismo parlamento estudiantil y AStA apuntaron a un taller de empoderamiento para estudiantes de BIPOC debido a la participación de la socióloga Dra. Natasha Kelly. AStA envió a Kelly un cuestionario, que los activistas han denunciado como «inquisitorial y autoritario» para determinar si es antisemita al enterarse de que firmó una carta abierta en mayo pasado pidiendo que Israel sea investigado por la CPI por eventos en Gaza. 

Le pidieron a Kelly que, en cambio, se distanciara de organizaciones pro palestinas como Palestine Speaks o Jewish Voice for Peace si quería realizar el taller como estaba planeado. Kelly se negó.

La organización judía antisionista, Juedische Stimme, en un comunicado afirmó que estas acciones de la AStA de la Universidad de Münster fueron un intento “por parte de un grupo de la sociedad de mayoría blanca de abrir una brecha entre grupos de minorías para poder mantener su gobierno en una época de creciente solidaridad entre BLM, la solidaridad con Palestina y los movimientos de emancipación judía «. 

Aunque se les impide organizar eventos en el campus, los estudiantes de Palästina Antikolonial no se rinden. «Todavía no tenemos más remedio que ir a las reuniones de StuPa una y otra vez cuando se intenta aprobar decisiones inhumanas, inconstitucionales y difamatorias sobre nosotros o sobre el BDS y el movimiento palestino de resistencia y derechos humanos», dijo Palästina Antikolonial. “Hacemos esto no solo por los derechos de nuestro grupo, sino por cualquier estudiante o grupo de estudiantes que quiera mostrar solidaridad con la causa palestina”, dijeron.

Fuente: https://mondoweiss.net/

 

Cómo Israel convirtió a Palestina en una distopía tecnológica de vigilancia

15 diciembre, 2021 

Por Nadim Nashif 

El Estado israelí despliega desde hace décadas un amplio sistema tecnológico para espiar, perseguir y reprimir al pueblo palestino en Cisjordania y Gaza.

Ya sea en la ocupada Cisjordania, Gaza o Israel, los palestinos viven bajo una nube de constante vigilancia israelí. Revelaciones recientes han incluido el despliegue, por parte del ejército israelí, de la tecnología de reconocimiento facial Blue Wolf -los soldados israelíes fueron incentivados con premios por tomar la mayor cantidad de fotos de civiles palestinos- y la instalación del software espía Pegasus, de NSO Group, en los teléfonos de los trabajadores de derechos humanos palestinos.

Si bien estas revelaciones pueden haber conmocionado a la comunidad internacional, los palestinos saben, desde hace mucho tiempo, que Israel usa los territorios ocupados como laboratorio para probar tecnologías de vigilancia invasivas. Esto permite a las empresas israelíes comercializar sus tecnologías como “probadas en el campo” cuando se exportan a todo el mundo.

Además de violar los derechos humanos de los palestinos, la vigilancia israelí de las comunidades palestinas tiene consecuencias de gran alcance para la comunidad internacional. La falta de rendición de cuentas, transparencia y regulación sobre la venta y provisión de herramientas de vigilancia amenaza a comunidades marginadas, defensores de derechos humanos, académicos y periodistas en todo el mundo. A medida que los gobiernos de ideas afines ven a Israel como un modelo para vigilar a sus propios ciudadanos, la comunidad internacional ya no puede darse el lujo de quedarse al margen mientras se erosiona el derecho a la privacidad.

Israel reconocimiento facial Palestina la-tinta

De hecho, los sistemas de vigilancia israelíes se han convertido en fundamentales para controlar la vida cotidiana de los palestinos y las palestinas. Desde su ocupación de 1967, Israel ha reforzado gradualmente su control sobre el sector de la tecnología de la información y las comunicaciones en Cisjordania y Gaza, desafiando los Acuerdos de Oslo, que exigían que Israel transfiriera gradualmente el control territorial a los palestinos.

Esto ha resultado en graves violaciones de los derechos digitales palestinos, incluido un sistema escalonado de accesibilidad en el que los israelíes disfrutan de acceso a 5G, mientras que los palestinos en la Cisjordania ocupada solo tienen acceso a 3G y 2G en Gaza.

Puntos de presión

Israel, simultáneamente, sofoca el avance tecnológico para las comunidades palestinas, mientras controla la infraestructura que sustenta el estado de vigilancia. Un denunciante militar israelí reveló recientemente que las autoridades israelíes tienen la capacidad de escuchar cualquier conversación telefónica en la ocupada Cisjordania y en Gaza, y no solo eso, cualquier dispositivo móvil importado a Gaza a través del cruce de Kerem Shalom tiene implantado un software israelí.

La controvertida Unidad 8200 de Israel utiliza tales métodos de vigilancia para encontrar “puntos de presión” para convertir a los palestinos en informantes. La Unidad, a menudo, busca a palestinos homosexuales y los carga con la opción de que se revele su sexualidad a sus amigos y familiares, lo que puede conducir a la persecución, o convertirse en informantes y espiar a sus comunidades para el gobierno israelí.


Durante la última media década, ha habido un aumento y una diversificación notable en los métodos de vigilancia israelíes. Israel alentó al sector de la tecnología y la seguridad a producir algoritmos y herramientas de vigilancia para examinar el contenido de las redes sociales palestinas, y su controvertido programa de vigilancia predictiva ha visto a cientos de palestinos arrestados por cargos de incitación en las redes sociales desde 2015.


La pandemia de la COVID-19 ha agravado la situación, ya que Israel ha utilizado el disfraz de la salud pública para implementar nuevas medidas de vigilancia invasivas. Los palestinos enfrentan severas restricciones a la libertad de movimiento y deben solicitar permisos de viaje, pero a la luz de la pandemia, Israel lanzó el año pasado una aplicación móvil para reemplazar los servicios de permisos en persona.

Israel vigilancia tecnologica la-tinta

Si bien la aplicación se enmarcó como una medida de salud pública, sus intenciones más insidiosas son claras en sus términos de servicio, ya que obligan a los usuarios a brindar acceso a los datos almacenados en sus teléfonos, como llamadas y fotos. Esto se vuelve más problemático cuando se comprende la importancia de estos servicios para muchos palestinos.

Sin los permisos adecuados, puede resultar difícil encontrar trabajo en las pequeñas áreas geográficas en las que están confinados muchos palestinos. La respuesta a la pandemia por parte de Israel ha obligado a los palestinos a elegir entre acceder a un medio de vida profesional o mantener su derecho a la privacidad.

Cámaras de circuito cerrado

Al mismo tiempo, el software de videovigilancia y reconocimiento facial es una realidad diaria para los palestinos. En 2000, se instalaron varios cientos de cámaras de televisión de circuito cerrado (CCTV) en la Ciudad Vieja de Jerusalén. En 2015, ese sistema se expandió significativamente y, en la actualidad, la tecnología de reconocimiento facial se ha generalizado tanto que muchos palestinos ya no se sienten seguros en sus propios hogares.

Algunos CCTV están colocados de tal manera que pueden ver el interior de las casas privadas, lo que lleva a algunas mujeres a recurrir a dormir con sus hiyabs, mientras que otras familias se muestran reacias a dejar que sus hijos jueguen afuera, ya que las cámaras han eliminado cualquier sentido de privacidad.

Si bien el sistema de vigilancia de Israel se basa claramente en la falta de respeto por los derechos básicos de los palestinos, incluido su derecho a la privacidad, la respuesta de los gobiernos globales ha sido lenta e ineficaz para abordar el problema. El trabajo de las organizaciones de la sociedad civil y los defensores de los derechos digitales es, por tanto, una herramienta vital para aumentar la presión pública sobre las empresas de vigilancia.

En respuesta a la creciente presión, Estados Unidos incluyó recientemente a NSO Group y Candiru en su lista negra, diciendo que “desarrollaron y suministraron software espía a gobiernos extranjeros, que usaban estas herramientas para atacar maliciosamente a funcionarios gubernamentales, periodistas, empresarios, activistas, académicos y trabajadores de embajadas”. Y el año pasado, en medio de un intenso escrutinio público, Microsoft anunció que vendería su participación en la empresa israelí de reconocimiento facial AnyVision.

Sin embargo, esto no es suficiente para abordar el problema sistémico de los sistemas de vigilancia israelí arraigados y la prueba de dicha tecnología en los palestinos. Los gobiernos de todo el mundo deben impulsar una mayor regulación y transparencia en cómo se desarrollan e implementan las tecnologías de vigilancia, y sancionar a las empresas que dependen de la explotación de comunidades marginadas para probar sus productos.

Israel empresas de vigilancia la-tinta

*Por Nadim Nashif para Middle East Eye / Traducción del inglés por Palestina Hoy / Foto de portada: AFP.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner