Las criptomonedas podrían ser la última esperanza para los habitantes de Oriente Medio

Imagen: una representación visual de las criptodivisas digitales, Bitcoin, 16 de febrero de 2018 [Ilustración de Chesnot/Getty Images].

07 de diciembre de 2021

Todo lo que existe será incorporado al mundo online. Algunas cosas ya lo están. Así ha sucedido con los negocios, las compras, los servicios, la vida social, el periodismo, la guerra y, con el recientemente anunciado «metaverso», quizá incluso con nuestras vidas. Así que sólo era cuestión de tiempo que el propio dinero se integrara en esa dimensión.

Sin embargo, todo lo relacionado con las finanzas tiene efectos que repercuten y alteran todos los aspectos de la economía. No es de extrañar, pues, que las criptomonedas sean un concepto y una práctica controvertidos. Al igual que su propia existencia, las críticas vertidas contra ellas eran inevitables.

El mundo de las criptodivisas sigue desconcertando a muchos de los que se adentran en él por primera vez, y es comprensible: sigue siendo un concepto relativamente nuevo que no es mucho más antiguo que el smartphone. En pocas palabras, las criptodivisas son monedas y divisas en el ámbito digital, a través de las cuales un sistema conocido como criptografía o blockchain verifica las transacciones y mantiene los registros en una red entre pares.

El atractivo de las monedas y de la cadena de bloques no es sólo que -al igual que las acciones y los mercados- se puede inyectar dinero y obtener beneficios a través de las inversiones, sino principalmente que todo el sistema está descentralizado. No hay ninguna entidad central que lo gobierne o regule, y los monederos están protegidos y sólo pueden acceder a ellos quienes poseen sus «claves».

Por supuesto, hay formas de hackear los monederos en línea, pero sigue siendo un riesgo muy mínimo si se toman las precauciones de seguridad adecuadas. No hay ningún banco que pueda acceder a las cuentas.

Esa descentralización radical y esa protección garantizada la mantienen fuera del alcance de los gobiernos, los bancos y el sistema financiero mundial. Por algo se le conoce como «el dinero del pueblo».

Pero, desgraciadamente, esa falta de regulación y centralización también lo ha convertido en un refugio para las tramas fraudulentas, las redes de blanqueo de dinero y la financiación de grupos terroristas a lo largo de los años.

Sin embargo, estos riesgos y desventajas no disuaden a millones de personas corrientes de seguir comerciando con el sistema, ya que sus beneficios y su seguridad frente a las extralimitaciones del gobierno atraen a un grupo de personas en particular: los que viven en países que sufren crisis económicas o una elevada inflación.

El Líbano es un ejemplo de ello. En los últimos años, especialmente desde la catastrófica explosión que afectó a gran parte de la capital, Beirut, el año pasado, el país se ha visto afectado por una crisis económica. La falta de un gobierno viable, la creciente división política y la corrupción desenfrenada no han hecho más que empeorar la situación, y el Líbano sufre una grave escasez de combustible y productos esenciales. Sobre todo, su moneda se ha desplomado bruscamente.

La crisis hizo que el Banco Central del Líbano emitiera normas y reglamentos que imposibilitaban la retirada de efectivo en forma de dólares, al parecer con el objetivo de proteger a los bancos de la quiebra. Incluso quienes tienen cuentas en dólares sólo han podido retirar liras libanesas -fenómeno conocido como «Lollar»-, lo que ha provocado una hiperinflación debido a que un dólar vale decenas de miles de liras libanesas en el mercado negro.

Mohamad Kalaaji, un desarrollador de software afincado en Beirut, me dijo que el cripto ofrece una forma de evitar estos obstáculos. «Se puede enviar cripto y cambiarlo a personas que sí tienen dólares… Los autónomos pueden recibir fondos al instante sin perder nada [y] sin necesidad de un banco y pueden intercambiar con cualquiera que quiera comprarles». El nuevo mercado que ha surgido, dijo, ha sido habilitado por «personas que trabajan como canjeadores donde tienen una cuenta bancaria en el extranjero que puede comprar en sitios como Binance o Coinbase, y luego venderlo aquí tomando un porcentaje (como uno a cinco por ciento). Además, hay algunos negocios que aceptan criptomonedas sin ningún problema».

El concepto se ha hecho tan popular y necesario en el país que el mes pasado se vio un cajero automático de Bitcoin en Beirut. Kalaaji dijo que «ofrece precios transparentes y es más seguro, ya que no tienes que arriesgarte a que te roben o te hagan daño cuando tratas con un intercambiador en persona». Añadió que «lo sorprendente es encontrar que hay varios cajeros automáticos en diferentes zonas del Líbano que se han introducido recientemente, y la gente se está volviendo loca por ello hasta el punto de que el Banco Central emitió una declaración contra los negocios que comercian con cripto.»

Kalaaji cree que las criptodivisas tienen un futuro prometedor en el Líbano durante años y décadas: «Cambiará la situación económica del país si los libaneses expatriados deciden proporcionar cripto a los locales aquí. No sólo no se necesita un intermediario para recibir el dinero, sino que además no se necesita registro ni papeles para hacer funcionar un negocio, lo cual es una gran victoria… recibirá más adopción en el futuro».

Pero sobre todo, como para muchos libaneses, le ha beneficiado personalmente en la actual crisis económica, en la que, según él, el método más fácil de inversión «es destinar una parte de mi sueldo a Bitcoins». Aunque muchos pretenderían obtener un beneficio al comerciar con criptomonedas, se trata en general de una inversión a largo plazo. «Diría que es una clase de activo que me protegerá de la hiperinflación que está ocurriendo aquí para el futuro, donde vería sus beneficios… [en] los próximos diez años».

También en Turquía, la economía está sufriendo un grave y severo aumento de la inflación, causado por una miríada de factores, entre ellos la batalla del presidente Recep Tayyip Erdogan contra los elevados tipos de interés, la falta de reservas de divisas y de posibles inversiones extranjeras en el país, y la consiguiente caída en picado del valor de la lira turca.

Al igual que sus homólogos libaneses, los turcos han recurrido cada vez más a las criptomonedas para aliviar sus problemas financieros. Algunos buscan obtener beneficios comerciando y otros invierten a largo plazo «guardando» sus ahorros en criptodivisas, cuyo uso ha crecido más de 11 veces desde el año pasado, según datos de julio.

Gokce, una profesora afincada en Estambul, me dijo que, debido a la devaluación diaria de la lira, «por supuesto que mantener mi dinero en una plataforma más rentable como las criptomonedas ha ayudado, ya que está ayudando a todo el mundo». Añadió que «la adopción de criptomonedas es grande en Turquía», citando los anuncios públicos que promueven su uso.

El gobierno turco, en cambio, tiene una opinión diferente. Erdogan, en septiembre, declaró una especie de «guerra» contra las criptomonedas y planteó su preocupación por su uso en lugar de la lira. Meses antes, en abril, el banco central del país prohibió su uso para el pago de bienes y servicios. Además, Ankara anunció en julio que estaba preparando un proyecto de ley para regular las criptodivisas.

Tales esfuerzos por parte de hombres fuertes como Erdogan, por supuesto, sólo contradicen lo que hizo que las criptomonedas fueran populares y que millones de personas confiaran en ellas en primer lugar: la descentralización y la desregulación. Una vez que una moneda o criptodivisa -o una plataforma en la que se intercambia- se regula, eso anula su propósito inicial.

Mientras que los bancos siempre han tenido la tendencia a plegarse a la voluntad de los gobiernos y, en ocasiones, a no actuar con independencia, el atractivo de las criptodivisas ha sido su independencia de las manos del Estado.

Alex Gladstein, jefe de estrategia de la Fundación de Derechos Humanos y experto y defensor del mercado de las criptomonedas, me dijo que las criptomonedas -en este caso utilizando el Bitcoin como ejemplo- son «una poderosa herramienta para la gente en economías quebradas y sociedades autoritarias de todo el mundo». En los últimos años ha actuado como ‘oro digital’ como tecnología de ahorro de alto rendimiento, y como ‘efectivo digital’ como red de pago resistente a la censura fuera del sistema bancario».

Destacó la importancia del concepto para quienes, especialmente en la región de Oriente Medio y Norte de África, atraviesan crisis económicas, diciendo que beneficia a «libaneses o turcos que escapan de la inflación, palestinos o iraníes que escapan de las sanciones y los controles financieros, o activistas de derechos humanos que llevan a cabo sus asuntos financieros cuando sus cuentas bancarias han sido congeladas».

Gladstein predijo que las criptodivisas en Oriente Medio «tendrán un futuro aún más brillante. Es algo que está teniendo un impacto demostrablemente bueno para millones de personas, incluso cuando los gobiernos y las instituciones internacionales siguen traicionándolos.»

Sobre el autor de este artículo : Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel rechaza la libertad condicional para trabajadora humanitaria española que lleva siete meses en una cárcel israelí

07 de octubre de 2021

El caso de Ruiz ha suscitado la atención internacional por tratarse de un proceso militar. La ONU y la UE han solicitado «pruebas» a Israel al considerar que la información presentada hasta ahora no es «suficiente»

La justicia militar israelí rechazó hoy conceder la libertad condicional a la trabajadora humanitaria española Juana Ruiz condenada a trece meses de cárcel por trabajar y recaudar fondos para una ONG palestina, que Israel considera ilegal, informó a Efe su equipo legal.

La Defensa recurrirá esta decisión tomada por la Junta de Libertad Provisional del Tribunal de Nazaret, en el norte de Israel, por dos votos en contra y uno a favor.

La defensa solicitó esta medida para Ruiz, de 63 años y encarcelada desde abril, después de que fuera sentenciada por un Tribunal militar el pasado 17 de noviembre tras aceptar un acuerdo de culpabilidad para rebajar la pena.

Ruiz asistió a la sesión de hoy en la que también hubo representación diplomática de la Embajada de España ante Israel.

Según la sentencia impuesta y dado el tiempo que lleva cumplido, la trabajadora humanitaria española cumpliría su pena en mayo y sería liberada previo pago de la mitad de una multa de 14.000 euros.

Ruiz fue detenida cerca de Belén, en Cisjordania ocupada, por su labor en los Comités de Trabajo para la Salud, una ONG a la que Israel acusa de desviar fondos al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), considerado grupo terrorista también para la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Detenida en abril sin cargos, Ruiz fue acusada en mayo de cinco delitos que, con el acuerdo alcanzado con la Fiscalía, se redujeron a dos: «prestar servicios a una organización ilegal» y «recibir dinero e introducirlo ilegalmente» en Cisjordania ocupada.

El Gobierno israelí vinculó su caso con el de las otras seis ONG palestinas, declaradas terroristas por Israel en octubre por similares alegaciones, que el Tribunal militar israelí tuvo que clarificar ya que el acuerdo de culpabilidad, aceptado por Ruiz, no lo admitía.

El caso de Ruiz ha suscitado la atención internacional por tratarse de un proceso militar y ante las alegaciones de financiación de terrorismo por parte de ONG que reciben fondos europeos y que Israel asegura que son «brazo civil» del FPLP.

La ONU y la UE han solicitado «pruebas» a Israel al considerar que la información presentada hasta ahora no es «suficiente»

Fuente: Swiss Info

Israel quiere que EE.UU. opte por la vía militar con Irán

07 de diciembre de 2021

Con la reanudación de las negociaciones sobre el acuerdo nuclear con Irán en juego en Viena, un bélico Israel insta a Estados Unidos a emprender acciones militares. Se espera que el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el jefe del Mossad, David Barnea, se reúnan con altos funcionarios de la Casa Blanca esta semana para defender una agenda militar contra Irán, según informaron anoche las tres principales cadenas de televisión israelíes.

Gantz y Barnea instarán a sus interlocutores estadounidenses a desarrollar un plan militar para atacar a Irán. Los israelíes consideran que el estancamiento de las negociaciones en Viena es una oportunidad para presionar a Estados Unidos para que adopte una política más agresiva contra la República Islámica. Se dice que se ha elaborado una lista de objetivos. Esta incluye un posible ataque contra objetivos iraníes en Yemen. El objetivo de este ataque sería convencer a los iraníes de que suavicen su posición en las conversaciones sobre su programa nuclear.

Se espera que Israel diga a los estadounidenses que debe continuar sus operaciones contra las instalaciones nucleares de Irán. Un ejemplo reciente fue el asesinato del principal científico nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh, el pasado mes de noviembre utilizando una ametralladora por control remoto e inteligencia artificial.

Sin embargo, Estados Unidos no está de acuerdo con Israel en esta cuestión. Se dice que ha advertido al Estado ocupante de que estos ataques son contraproducentes, ya que Irán construye instalaciones mejoradas después de cada revés.

«Pido a todos los países que negocian con Irán en Viena que adopten una línea firme y dejen claro a Irán que no puede enriquecer uranio y negociar al mismo tiempo», dijo ayer el primer ministro israelí, Naftali Bennett. «Irán debe empezar a pagar un precio por sus violaciones».

El ruido de sables de Israel y su afán por la opción militar prioritaria han sido destacadas además por The Spectator. «El Mossad se está [preparando] para atacar el corazón del programa nuclear iraní», según una fuente en Israel citada por la revista británica. Describiendo a Irán como un «pulpo», el autor del artículo dijo que Israel ya no iría tras los «tentáculos» sino que «iría por la cabeza».

Antes de que se reanudaran las negociaciones la semana pasada, el principal diplomático de Irán, el ministro de Asuntos Exteriores Hossein Amir-Abdollahian, dijo que un acuerdo para revivir el acuerdo nuclear de su país con las potencias mundiales estaba «al alcance», pero que esto dependía de la buena voluntad de Occidente.

En 2018, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, se alejó unilateralmente del acuerdo que su predecesor, Barack Obama, había cosido con tanto esfuerzo. La medida, considerada en general como imprudente, fue impulsada por el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

A Trump le salió el tiro por la culata. Los halcones pro-israelíes admiten ahora que «fue una de las decisiones de seguridad nacional de Estados Unidos más tontas, mal pensadas y contraproducentes de la era posterior a la Guerra Fría.»

Fuente: https://www.monitordeoriente.com/20211207-israel-quiere-que-ee-uu-opte-por-la-via-militar-con-iran/

Israel desaloja a familias palestinas para dar paso a un entrenamiento militar

Foto: un soldado israelí lanza gases lacrimógenos contra manifestantes palestinos durante una protesta contra los asentamientos judíos el 24 de noviembre de 2020, en el Valle del Jordán, en la Cisjordania ocupada por Israel [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images].

07 de diciembre de 2021

Las autoridades de ocupación israelíes ordenaron a varias familias palestinas del norte del Valle del Jordán ocupado que abandonaran sus hogares durante diez días para poder realizar un entrenamiento militar en la zona.

Según la agencia de noticias Wafa, el ejército de ocupación israelí emitió avisos a varios residentes locales de la aldea de Khirbet Ibzeq, situada cerca de la ciudad de Tubas, al noreste de Cisjordania, ordenándoles que abandonaran sus hogares a partir de hoy.

Las familias se enfrentan ahora a la búsqueda de un alojamiento temporal durante el intenso frío del invierno.

También temen que los simulacros incendien grandes extensiones de tierras de labranza y propiedades en el norte del Valle del Jordán, lo que provocará importantes pérdidas.

La comunidad palestina del valle del Jordán es objeto de acoso diario por parte de las fuerzas de ocupación y los colonos, en un intento de obligarles a abandonar la zona para anexionarla y ampliar los asentamientos ilegales.

Desde 1967, cuando el ejército israelí ocupó Cisjordania, el Estado de ocupación ha trasladado al menos a 11.000 de sus ciudadanos judíos al valle del Jordán. Algunos de los asentamientos en los que viven fueron construidos casi en su totalidad en tierras privadas palestinas.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

‘Yalla’, el cortometraje de ficción del asesinato de cuatro niños por drones israelíes ha sido nominado a los premios Goya 2022

Por Francisca Bravo  

07 de diciembre de 2021

«Es una ocasión única de seguir poniendo el foco en la defensa de los derechos de la infancia, y en concreto, para la campaña que pide que se regule el uso de los drones militares que matan según algoritmos»

‘Yalla’ puede significar muchas cosas. ¡Vamos!, ¡ánimo!… Pero también: ¡Corre!. El cortometraje de ficción dirigido por Carlo D’Ursi ha resultado nominado para los Goya tras haber triunfado en Abycine, donde resultó ganador de la décima edición del certamen de ayudas para la realización de cortometraje sobre Derechos Humanos, promovida por el grupo local de Amnistía Internacional Albacete y el festival albaceteño. El premio era una subvención de 5.000 euros para realizar el proyecto audiovisual.

El protagonista es Mufid, un chico de 14 años que juega al fútbol con sus amigos en una zona vigilada por un dron militar. Falla un tiro y hace desaparecer la pelota tras una colina. No quiere ir a buscarla, pero no tiene realmente elección. Cuando va a buscar su pelota, se encuentra con Amina, y también con Hassan, que tira la pelota dentro de unas ruinas. Pero estas ruinas atraen a un dron que se pone alerta y dispara.

«Es una ocasión única de seguir poniendo el foco en la defensa de los derechos de la infancia, y en concreto, para la campaña que pide que se regule el uso de los drones militares que matan según algoritmos», explica el director del trabajo Carlo D’Ursi. «La sociedad está tremendamente crispada, es una ocasión para decir alto y claro que esto se trata de derechos de niños y niñas», recalca.

‘Yalla’ es una historia de ficción, no un documental insiste, que nace a raíz de un viaje que hace a Palestina. En este país conoce a un chico que regenta un bar «justo al otro lado del muro», en Jerusalén. La historia que le cuenta es la de su hermano, un chico que fue asesinado por un francotirador israelí, simplemente porque la pelota con la que jugaba se fue «al otro lado del muro». «Y el niño fue a recogerla», lamenta D’Ursi. «Me inspiro en un hecho real, que es el asesinato de cuatro niños. Pero con que fuese sólo uno, bastaría. Es algo importante», recalca.

2022El director del corto hace referencia a la tragedia de los cuatro primos Baker, que jugaban en una playa de Gaza en 2014, en medio del conflicto bélico y que fueron abatidos por proyectiles israelíes. La ONG Adalah obtuvo una investigación de la policía militar en la que se confirmaba que los menores fueron abatidos por los misiles lanzados desde un avión no tripulado armado.

En ‘Yalla’ sólo se pronuncia esta simbólica palabra. «Para poder contar la historia con la máxima objetividad, decidimos autoimponernos dos limitaciones de carácter narrativo: sin diálogo y la ausencia total de color. De este modo se podía ahondar en el drama sin convertirlo en un melodrama, porque la realidad es que hablamos de una tragedia», explica D’Ursi. Los personajes se comunican a través de las miradas y de los gestos, a través de un paisaje en blanco y negro cargado de simbolismo y unas amenazantes pantallas de drones.

Los Goya son un punto cumbre para el trabajo, que ya ha resultado premiado no sólo en Abycine, sino en también en los Premios Forqué, donde obtuvo el premio a Mejor Cortometraje. «El recorrido que ha tenido no es otra cosa que una responsabilidad para el equipo, de seguir empujando para que el mensaje siga calando», asegura el director, que ha querido expresar su profundo agradecimiento a un equipo «entregado totalmente con el trabajo y también con la causa, muy entrecomillas». «Tenemos que ser respetuosos», afirma. Desde la productora ejecutiva, hasta los meritorios, recalca D’Ursi han trabajado para darle la «máxima calidad» cinematográfica.

Finalmente, D’Ursi ha querido agradecer especialmente a Amnistía Internacional su papel dentro de la difusión de trabajos como el suyo, pero también de muchos otros que reivindican el papel de los derechos humanos. El cortometraje se grabó en la frontera entre Castilla-La Mancha y Madrid.

Fuente: www.eldiario.es

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner