Hay que acabar con el robo de agua palestina por parte de Israel

Foto: Niños palestinos llenan galones de agua en la ciudad de Gaza el 20 de mayo de 2021. [MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images]

30 de noviembre de 2021

Por Sari Al-Qudwa

El agua es esencial para la vida, por lo que la situación es desoladora para la población de la Palestina ocupada, ya que Israel está robando las aguas subterráneas palestinas a medida que se apodera de cada vez más tierras palestinas para su anexión de facto mediante asentamientos ilegales en toda la Cisjordania ocupada. El Estado de ocupación controla las fuentes naturales de agua en los territorios palestinos ocupados; éste es uno de los aspectos más importantes de los menos evidentes del conflicto. El agua subterránea se extrae de las zonas palestinas y se bombea a las ciudades israelíes en beneficio de la ocupación racista y de apartheid que mata la vida y las personas. La seguridad del agua es vital para el futuro de los palestinos; sin ella, todos los sectores humanitarios, de desarrollo y económicos se ven afectados negativamente, cuando en cambio deberían beneficiarse de las capacidades palestinas. Por eso es importante que los palestinos controlen sus propias fuentes de agua si quieren que la sociedad y la economía se desarrollen y crezcan.

La comunidad internacional debe hacer que las autoridades de ocupación rindan cuentas por esta y otras violaciones contra los palestinos. Estos crímenes se están cometiendo abiertamente; todo el mundo los conoce, así que no hay excusa para no actuar. Israel se aprovecha de la falta de acción y sigue robando agua de los territorios palestinos ocupados, violando las leyes y resoluciones internacionales. El pueblo de la Palestina ocupada tiene derechos legítimos a la autodeterminación, a la acción internacional y a que se tomen las medidas necesarias para preservar sus fuentes y suministros de agua. Los procesos legales están disponibles; deben ser utilizados.

La Autoridad Palestina del Agua, los organismos gubernamentales y los municipios de las ciudades palestinas deben desafiar el abierto desafío de Israel a la ley y los consiguientes abusos, activar la demanda de los derechos palestinos sobre el agua en los foros internacionales e insistir en la aplicación de las decisiones del Comité Económico y Financiero de la ONU (Segunda Comisión). Es importante señalar que el pueblo palestino tiene una soberanía permanente sobre sus recursos naturales en los territorios ocupados, incluido Jerusalén Este. Esta resolución afirma y apoya los derechos palestinos y condena las continuas violaciones israelíes en los territorios ocupados.

El pueblo palestino debe ser respaldado por la comunidad internacional para ejercer su derecho a la autodeterminación, incluido su derecho a acceder, controlar y beneficiarse del agua, tal y como determina la legislación palestina. Esto implica, naturalmente, el fin de todas las violaciones y robos de agua palestinos por parte de Israel.

La cuestión del agua supone un gran reto dado el crecimiento de la población, que se prevé que aumente hasta los 7,2 millones de personas en 2030, según el Programa de Medio Ambiente de la ONU. En 2030 habrá un déficit anual de agua en Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas de unos 92 y 79 millones de metros cúbicos respectivamente, a menos que se ponga fin al robo y al control del agua palestina por parte del Estado de ocupación colonial.

El pueblo palestino está comprometido con sus derechos, todos ellos, y no cederá ninguno. Tienen derecho a beneficiarse de su agua y a utilizarla adecuadamente sin ninguna interferencia de Israel. La Autoridad Palestina debe exponer al mundo entero lo que está haciendo el Estado de ocupación para que se ponga fin al robo de agua palestina y para que Israel rinda cuentas.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

ONU: Las violaciones de los derechos del pueblo palestino ponen en peligro la solución de dos Estados

Foto: una niña en la puerta de su casa en el campamento de refugiados palestinos de Khan Younis, en Gaza. © UNRWA/Hussein Jaber

29 de noviembre de 2021

La cuestión de los derechos de los palestinos sigue sin resolverse. António Guterres recalca que la convivencia en condiciones de paz y seguridad es todavía el principal objetivo y que no es suficiente con calmar la situación. “Reafirmemos nuestro apoyo inquebrantable al pueblo palestino en su búsqueda por hacer valer sus derechos inalienables y construir un futuro de paz, justicia, seguridad y dignidad”.

“La situación en los Territorios Palestinos Ocupados, incluida Jerusalén Oriental, sigue siendo un importante reto para la paz y la seguridad internacionales”, declaró este lunes el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Solidaridad con el Pueblo Palestino, Guterres afirmó que “las persistentes violaciones de los derechos del pueblo palestino, junto con la expansión de los asentamientos [israelíes], amenazan con echar por tierra las perspectivas de lograr la solución de dos Estados”.

A pesar de sentirse alentado por los recientes compromisos entre altos funcionarios israelíes y palestinos, el titular de la ONU advirtió que «no basta con contener la situación».

Dos Estados

Guterres reiteró que “el objetivo sigue siendo el de dos Estados que convivan en condiciones de paz y seguridad”.

De esta manera, se colmarían “las aspiraciones nacionales legítimas de ambos pueblos, respetando las fronteras de 1967 y teniendo a Jerusalén como capital de ambos Estados”.

El Secretario General hizo un llamamiento a las partes para que eviten medidas que socaven las posibilidades de una resolución pacífica del conflicto.  También las instó a comprometerse de forma constructiva a «poner fin al cierre de Gaza y a mejorar las condiciones de vida de todos los palestinos” que siguen viviendo bajo la ocupación.

 

Niño palestino frente al puerto de Gaza, dañado por los ataques israelíes. ©UNICEF/Eyad El Baba

Solidaridad

El mensaje de Guterres se produjo antes de una reunión especial hoy en Nueva York para debatir la cuestión de Palestina y los derechos inalienables del pueblo palestino. 

Dicho cónclave supone una oportunidad para que la comunidad internacional lleve de nuevo a la mesa de discusiones la cuestión de los derechos del pueblo palestino, tal y como se definieron en el Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino establecido por la Asamblea General en 1975, y que casi 50 años después siguen sin haberse alcanzado.

A petición de la Asamblea General, el Comité debía recomendar un programa para que el pueblo palestino pudiera ejercer sus derechos, tales como a la libre determinación sin injerencia externa, a la independencia y la soberanía nacionales, y a regresar a sus hogares y propiedades, de los que habían sido desalojados.

Paralelamente a la reunión, se montó una exposición permanente en la sede de la ONU en Nueva York sobre «La cuestión de Palestina y las Naciones Unidas».

Humildad

Durante su intervención en la reunión de Nueva York, el presidente de la Asamblea General, Abdulla Shahid, expresó que el Día debía celebrarse con un «sentido de la humildad». 

Tras recordar que la paz en Oriente Medio ha sido una de las prioridades de la agenda mundial desde la fundación de la ONU, confesó que «es decepcionante que, a pesar de la prioridad concedida a esta cuestión, la cantidad de energía gastada, las múltiples resoluciones de la ONU adoptadas y las décadas de negociaciones, diálogos y compromisos, se haya logrado tan poco». 

Shahid agregó que los palestinos del enclave de Gaza «están atrapados en un ciclo de desempleo, oportunidades económicas limitadas y pobreza, una dinámica que se ha visto gravemente agravada por el COVID-19«. 

Tras elogiar la labor que realiza la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, la UNRWA, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (EN), el presidente de la Asamblea apeló a la comunidad internacional a garantizar «una financiación suficiente y fiable para que los refugiados palestinos reciban la asistencia adecuada». 

Fuente: Noticias ONU

 

En Argentina dicen “Yo quiero ser palestino”

30 de noviembre de 2021

En el marco de los múltiples actos y manifestaciones de apoyo realizados este lunes en el mundo por conmemorarse el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, fecha establecida por la ONU para centrar la atención en el hecho de que la cuestión de Palestina aún no se ha resuelto y de que los palestinos todavía están privados de ejercer los derechos inalienables reconocidos por la Asamblea General, se realizó en la Embajada del Estado de Palestina en la República Argentina la jornada denominada “Yo quiero ser palestino”, una campaña impulsada por el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino, con la colaboración de la Liga Argentina por los Derechos Humanos y la Asociación de Trabajadores del Estado; entre otras organizaciones, con el fin de solicitar de manera simbólica la nacionalidad palestina. 

A esta convocaría también asistieron representantes de organizaciones de base que de forma incondicional por décadas han apoyado la causa palestina. Compartimos algunas imágenes de esta jornada que queda para la historia como una expresión de amor, paz y justicia de las y los argentinos hacia el pueblo palestino.

 

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner