Revés para EEUU e Israel: ONU aprueba 6 resoluciones antisraelíes

10 de noviembre de 2021

La Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) adopta seis resoluciones contra Israel por violación de los DD.HH. y el uso de la fuerza contra los palestinos.

A pesar de la oposición de las delegaciones de EE.UU., Canadá y el régimen israelí, el 4.º Comité de la Asamblea General de la ONU aprobó el martes seis resoluciones antisraelíes, ‌mientras este régimen continúa su agresión contra la nación palestina.

De hecho, el ente condenó los crímenes cometidos por el régimen de Tel Aviv, entre ellos la violación sistemática de los derechos humanos del pueblo palestino, el uso de la fuerza contra palestinos —especialmente los residentes de la Franja de Gaza—, la construcción de asentamientos en los territorios ocupados, incluido en Al-Quds (Jerusalén), y los arrestos arbitrarios.

Además, instó al régimen de Israel que implemente las resoluciones de la ONU sobre los altos del Golán y que ponga fin a la ocupación de esta meseta.

Israel tiene oídos sordos ante críticas

Los soldados israelíes han sido criticados por el uso generalizado y sistemático de la fuerza excesiva contra los palestinos. Además, los grupos pro derechos humanos han calificado de “ejecución extrajudicial” su política de disparar a matar, mientras una gran cantidad de palestinos han muerto sin haber representado una amenaza seria para los israelíes.

En caso más reciente, un menor palestino de 13 años, identificado como Muhamed Daadas, perdió la vida el viernes tras recibir un disparo en el estómago durante enfrentamientos entre soldados israelíes y los palestinos en la aldea de Deir al-Hatab, cerca de la ciudad cisjordana de Nablús.

Ante tal coyuntura, varias organizaciones pro derechos humanos insisten en la necesidad de que las autoridades israelíes rindan cuentas por los crímenes que cometen contra la nación palestina en los territorios ocupados.

Fuente: HispanTV 

Chile: carta al Director de El Mercurio | Candidatos ante la causa palestina

11 de noviembre de 2021

En carta publicada hoy al Director del diario El Mercurio, Maurice Khamis Massú, presidente de la Comunidad Palestina de Chile, aclara a dirigentes de la Comunidad Chilena de Israel el proyecto de ley que sanciona la comercialización de productos que provengan de colonias en Territorios Ocupados, recalcando que este solo prohibiría los productos de los asentamientos y en ningún caso pretende prohibir la importación y comercialización de productos israelíes.
A continuación podrás leer la carta en su totalidad:

Señor Director:
En carta al Director de ayer, representantes de la Comunidad Chilena de Israel hacen un llamado de atención a los candidatos presidenciales Gabriel Boric, José Antonio Kast y Sebastián Sichel por haber comprometido su apoyo al proyecto de ley que sanciona la comercialización de productos que provengan de colonias en Territorios Ocupados, tras el ciclo de ‘rondas presidenciales’ sostenidas con la Comunidad Palestina de Chile.

Como Comunidad Palestina de Chile primero queremos agradecer este apoyo transversal que concita un proyecto que va en directo beneficio de una solución pacífica al tema palestino entre los aspirantes a La Moneda, pero también debemos ser enfáticos en señalar que no existe un ‘boicot contra Israel’, como aluden los personeros de la comunidad chilena en Israel. La iniciativa solo prohibiría los productos de los asentamientos y en ningún caso pretende prohibir la importación y comercialización de productos israelíes.

En ese marco, los candidatos a la presidencia de Chile manifestaron su respaldo para sancionar una ilegítima práctica comercial y así reivindicar los derechos de las personas que sufren una ocupación en sus países, como pasa desde hace más de 50 años en Palestina. Esta iniciativa no es nueva, ya que existe un proyecto muy similar en su última etapa de tramitación en Irlanda. Mientras, la Unión Europea obliga a un etiquetado especial de los productos de las colonias, diferenciándolos de los israelíes, entre muchos otros ejemplos en el mundo.

Chile ha reconocido al Estado Palestino y en ese marco los candidatos a la presidencia también se comprometieron a respetar el camino avanzado en el tema palestino, así como el Derecho Internacional, que sistemáticamente es desconocido por Israel, cuyo gobierno practica el apartheid y la persecución contra los palestinos, como lo señaló el último informe de Human Rights Watch.

Maurice Khamis Massu, Presidente de la Comunidad Palestina de Chile

Palestinos conmemoran el 17 aniversario de la muerte de Yasser Arafat

11 de noviembre de 2021

Los palestinos de toda Cisjordania se concentraron hoy para conmemorar el 17º aniversario de la muerte de Yasser Arafat, primer presidente de Palestina y presidente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP),

El acto central tuvo lugar en el Mausoleo de Arafat en Ramallah, donde cientos de personas, ondeando banderas palestinas y sosteniendo carteles de Arafat, entraron en el mausoleo en honor de Abu Ammar, el nombre de guerra del difunto líder de la OLP.

También en Ramallah, WAFA informó de que jóvenes palestinos se enfrentaron a soldados israelíes en la entrada norte de la ciudad, y añadió que los soldados dispararon botes de gas lacrimógeno y balas de goma contra los manifestantes. No se registraron heridos.

Las escuelas de Cisjordania dedicaron la primera hora del horario lectivo a hablar de la biografía del fallecido presidente y de su papel en la reactivación de la causa palestina a nivel internacional. Los estudiantes palestinos portaban pancartas con un retrato de Arafat y llevaban el keffiyeh.

En el sur de Cisjordania, los soldados israelíes reprimieron violentamente una concentración de estudiantes en la ciudad de Beit Ummar, al norte de Hebrón, provocando la asfixia de decenas de personas por los gases lacrimógenos. Según WAFA, las hordas israelíes también sofocaron una concentración similar celebrada por los estudiantes de la Escuela Secundaria Tareq Bin Ziad en el sur de la ciudad de Hebrón, causando decenas de asfixias.

Otras decenas de estudiantes se asfixiaron cuando las tropas israelíes reprimieron una concentración similar en la ciudad de Tuqu, al sureste de Belén.

En la asediada Franja de Gaza, cientos de palestinos se dirigieron a la casa de Arafat, al oeste de Gaza, que sigue reflejando el sencillo y modesto estilo de vida del emblemático líder palestino y donde Arafat vivió con su familia de 1994 a 2001.

Fuente: Palestine Chronicle

Edición: Comunidad Palestina

Borrell, ¿sabes que eres cómplice de la ocupación?

Declaraciones europeas contra la ocupación ha habido muchas. Actuaciones contra la ocupación, las empresas que la hacen posible, sean CAF, GMV, Tipsa, Kutxabank, Airbnb o TripAdvisor, ninguna.

Por Santiago González Vallejo

El 19 de octubre, el gobierno de coalición de Israel, formado por una coalición de partidos que, en la práctica, no se diferencian en la política de ocupación del partido Likud de Netanyahu, prohibió la existencia de seis organizaciones palestinas que trabajaban en diferentes ámbitos, con todo lo que eso afecta a las personas con las que desarrollaban sus actividades y el golpe a la sociedad palestina y a la información sobre el terreno. Meses antes había prohibido a la organización sanitaria HWC, donde trabajaba la española Juana Ruíz, desde esa fecha encarcelada en una prisión israelí, secuestrada desde su hogar en Beit Sahour, en la Palestina Ocupada.

La excusa de la prohibición del gobierno israelí es un informe de sus servicios secretos basados en habladurías y aparentemente en torturas a dos palestinos que señala a todas esas organizaciones de financiar o formar parte de organizaciones ‘terroristas’. Ahí está la palabra tótem que Israel utiliza, junto a la de antisemitismo, para intentar bloquear a cualquier opositor y estigmatizarle para que no reciba ayudas del exterior. Todo vale, con tal de que el foco informativo se aleje de sus acciones diarias que, podrían calificarse, de crímenes de guerra y de lesa humanidad, más allá de terrorismo de un pequeño grupo.

Israel acusa a Addameer Prisoner Support and Human Rights Association de terrorista, pero no a sus leyes y sistema judicial que legalizan la ocupación, la tortura, las expropiaciones y expulsiones de palestinos. Y por supuesto, los cerca de 5000 presos con ‘sentencia’ o administrativos, los asesinatos extrajudiciales y toda clase de sevicias.

Israel acusa de terrorismo a Al-Haq Law in the Service of Man (Al-Haq), una organización que forma parte de los amicus curiae que está acusando a Israel de crímenes de guerra y de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional.

Israel acusa a Bisan Center for Research and Development, de terrorista. Bisan trabaja con organizaciones juveniles, instituciones feministas en áreas marginadas y rurales de toda Palestina para apoyar su lucha en el avance de sus derechos socioeconómicos. La ayuda internacional enriquece la economía israelí. Israel coloniza la economía palestina, depaupera a los trabajadores palestinos a los que durante años y años les hacía pagar obligatoriamente contribuciones que iban a las arcas israelíes o al sindicato Histadrut, sin ningún tipo de asistencia o beneficio.

Israel acusa a Defense for Children International-Palestine (DCI-P) de terrorista. Israel tiene diferente trato penal según seas palestino e israelí, incluso en la edad penal. Todos los años detienen y meten en la cárcel entre 500 y 700 niños. Desde el año 2000, son más de 12.000. En estos momentos, hay 160 encarcelados. ¿Y los trastornos psicológicos de la ocupación? Esto lo ha denunciado Defense for Children. La réplica israelí no es cambiar sus leyes de ocupación y liberar a los niños, castigar a los colonos terroristas que queman cosechas o arrancan olivos, insultan a los niños palestinos y les hacen la vida imposible. Israel, decide prohibir la existencia de Defense, para impedir sus informes, que se sepa lo que Israel hace con la infancia palestina.

Israel acusa a la Union of Agricultural Work Committees (UAWC) de terrorista. ¿Para qué dejar que haya una economía y agricultura autosuficiente palestina o que puedan exportar su producción? En el Valle del Jordán, el área C de los Territorios Ocupados Palestinos, se está expulsando a sus residentes palestinos, se destruyen sus bienes, algunos procedentes de las ayudas internacionales, y los colonos israelíes esquilman o se lucran con las tierras palestinas. Israel roba el agua a los palestinos, se la encarece, impide que sus lechugas lleguen a Jerusalén y facilita que se compre lo producido en áreas controladas por Israel. Mientras esto ocurre, Israel exporta libremente a Europa dátiles, aguacates o naranjas producidas en las colonias.

Israel acusa de terrorista a la Union of Palestinian Women’s Committees (UPWC). Hay que destruir o debilitar a cualquier organización social, que construya o fortalezca la independencia, que tenga en sus gérmenes cualquier atisbo de construir lazos, de potenciar autonomía, de autoafirmación de identidad. También a la organización de mujeres.

Unos meses antes, por la misma etiqueta «terrorista» fue prohibida la asociación de los Comités de Trabajo de la Salud, HWC, donde trabajaba Juana Ruíz. No hubo una contestación a la sinrazón israelí. Esa que controla la distribución de vacunas y no quiere hacerse cargo de los palestinos en Territorio Ocupado. Todo es extraer el máximo beneficio y el mínimo coste de la ocupación.

Es cierto que Josep Borrell, el Alto Comisionado de Política Exterior de la UE ha dicho que no hay ninguna prueba de despilfarro o mal uso de las ayudas gestionadas por HWC y las otras organizaciones palestinas. Pero no toma medidas ante el terrorismo y la ocupación israelí. Y eso, da alas a las prohibiciones israelíes en su intento de debilitar, aún más, la resistencia palestina.

Israel es un Estado de terror para los palestinos. La ocupación y las leyes supremacistas israelíes son crímenes de guerra y de lesa humanidad. Siendo esto cierto, no se entiende que Borrell, la UE, España sean cómplices de la ocupación. Cómo se sigue bailando el agua a un Estado ocupante y que se paralice la acción política y económica cuando los dirigentes de dicho Estado de Israel o sus adláteres invocan esas palabras, terrorismo o antisemitismo, obviando que la dirigencia israelí y mucha parte de su población son conscientemente responsables de querer la destrucción, por todos los medios, del pueblo palestino y, de paso, a la solidaridad internacional que se enfrentan a la sinrazón.

Declaraciones europeas contra la ocupación ha habido muchas. Actuaciones contra la ocupación, las empresas que la hacen posible, sean CAF, GMV, Tipsa, Kutxabank, Airbnb o TripAdvisor, ninguna. Siguen los acuerdos UE, o la OTAN, o España con Israel y se quiere perseguir a las campañas cívicas de Boicot, Desinversiones o Sanciones o estigmatizar la solidaridad identificándola como antisemitismo. Como si no existiera la ocupación, las leyes supremacistas y el terrorismo israelí. Borrell, UE, España y hasta el Gobierno Vasco, se empeñan en ser cómplices de la ocupación.

Fuente: www.naiz.eus

“Debemos hacer frente a las diferentes formas de represión, como las campañas de difamación que califican a grupos palestinos de terroristas”

Entrevista a Sahar Francis directora de Addameer, organización de defensa de los derechos de las personas presas políticas palestinas.

11 de noviembre de 2021

Entrevistamos a Sahar Francis en Barcelona, donde se encontraba para participar en varios actos de una gira que la ha llevado también a Euskal Herria, como directora de una de las organizaciones palestinas más respetadas, Addameer, dedicada a la defensa de los derechos de las personas presas políticas palestinas.

Muy pocos días después de la entrevista, el 22 de octubre, se confirmaban los peores presagios de Francis, cuando el ministro de Defensa del Estado colonial de Israel, Benny Ganz, calificó a Addameer y a otras cinco organizaciones palestinas de “ terroristas”, lo que las sitúa fuera de ley y por tanto a merced de la represión israelí. Una campaña internacional lanzada desde Palestina ha contestado con mucha repercusión a la designación de Ganz bajo el lema #StandForTheSix.

C. Intifada: Según los datos que Addameer actualiza cada mes, ahora mismo hay 4.600 presos y presas palestinas en las cárceles israelíes. ¿Qué papel juega la represión en el engranaje de la ocupación colonial y en el delito de apartheid por el que está siendo investigado en el Tribunal Penal Internacional?
Sahar: En realidad el encarcelamiento es una de las herramientas más importantes de la ocupación israelí para mantener el control y la opresión de la sociedad. Actualmente hay 4600 presos, pero a lo largo de los años cientos de miles de palestinos han sido encarcelados, procesados y capturados. No encontrarás casa palestina que no tenga un miembro de la familia encarcelado. Por tanto todo el sistema de tribunales militares, encarcelamientos, procedimientos y órdenes militares está diseñado para mantener este régimen de opresión. Evidentemente el sistema legal es un buen ejemplo de las políticas de apartheid que se aplican en los territorios ocupados, porque estos tribunales militares sólo están destinados a los palestinos que viven en los territorios ocupados: si los colonos que viven ilegalmente en los territorios ocupados cometen algún delito serán procesados en Israel bajo la legislación penal para los civiles, no con la militar. Sólo quisiera subrayar que Israel todavía no está procesado por el TPI por crimen de apartheid, desgraciadamente todavía no hemos llegado a ese punto. La fiscalía del TPI ha declarado que investigará primero el delito de asentamiento porque transferir población es ilegal, y lo digo para destacar el hecho de que Israel ha transferido a todos estos 4600 presos a prisiones dentro de Israel y eso solo ya constituye también uno delito sobre el que el TPI tiene jurisdicción y que también debería investigar, no sólo los asentamientos.

C. Intifada: Una de las figuras legales que utiliza la represión israelí es la detención administrativa, una situación en la que actualmente se encuentran 500 presas palestinas, y que visto desde Europa sorprende especialmente. ¿Puedes hablarnos un poco?
Sahar: Sí, de hecho la detención administrativa es una herencia británica con la que vivimos. Israel, tras la guerra del 48 y de la creación del Estado, importó regulaciones de seguridad británicas que permiten a los gobernadores militares detener a cualquier persona sin cargo alguno, sin procesarla por nada, basándose en el hecho que puede causar cualquier amenaza a la seguridad según información secreta, y puede renovar el orden por tiempo indefinido, lo que significa cada 6 meses o cada 4 meses… o sea que puedes pasarte 2 o 3 años, sin que te procesen y sin saber cuándo te dejarán en libertad. Es una tortura psicológica y una experiencia muy difícil, no sólo para los presos, sino para toda la familia. Actualmente existen dos menores presos en detención administrativa y hay 6 detenidos administrativamente que están en huelga de hambre desde hace mucho tiempo. Uno de ellos, Kayed Fasfous lleva más de 85 días en huelga de hambre [106 actualmente] y el tribunal militar ha decidido congelar la orden de detención administrativa no para liberarlo, no cancela la detención administrativa, sino que ahora la familia puede visitarlo en el centro en el que está hospitalizado. Pueden liberarte a los seis meses, y soltarte dos o tres meses y volver a detenerte; o pueden encerrarte en detención administrativa durante un par de años continuados y después liberarte durante tres o cuatro meses y detenerte por 20 o 24 meses otra vez… es una experiencia muy difícil.

Intifada: Ahora hablábamos de Kayed Fasfous y en los últimos tiempos hemos visto repetidamente huelgas de hambre de presos palestinos que se encuentran en detención administrativa que han logrado doblegar a Israel, que se ha visto obligado a liberarlos cuando ya se estaban debatiendo entre la vida y la muerte. ¿Cómo valoras esta herramienta de lucha?
Sahar: Desgraciadamente los detenidos están muy solos, en el sentido de que no sienten un potente apoyo a su lucha contra la política de detención administrativa especialmente a escala internacional. Todos los informes de la ONU, por ejemplo los informes especiales del Grupo de la ONU contra las detenciones arbitrarias, e incluso la Unión Europea ha emitido declaraciones pidiendo a Israel que ponga fin a la detención administrativa o bien encausar o liberar a todos estos detenidos administrativamente, y no mantener encarcelada a gente sin ningún cargo ni juicio. Desgraciadamente todas estas declaraciones, informes y diplomacia no han supuesto ninguna diferencia sobre el terreno y todavía miles de personas cada año son detenidas y puestas en detención administrativa y eso es lo que empuja a los detenidos a usar su cuerpo como un acto de resistencia contra ésta política, aunque saben que es muy peligroso. También saben que no afecta a las detenciones administrativas globalmente, pero esperan que esto al final haga que los liberen y que se preste atención al caso de la detención administrativa. Porque ésta es la tortura psicológica: entras en prisión administrativa y nunca sabes cuándo saldrás. Y haciendo estas campañas es como te aseguras que tanto interna como internacionalmente la gente tome conciencia.

C. Intifada: Un capítulo muy destacado en los últimos meses ha sido la fuga de 6 prisioneros políticos palestinos de la prisión israelí de alta seguridad de Gilboa, ¿qué crees que ha significado para la lucha palestina?
Sahar: En realidad no es la primera vez; en toda la historia del movimiento de presos palestinos siempre ha habido la ambición de escapar y en algunos casos lo han logrado. Yo creo que la importancia de todo esto es que lo hayan conseguido después de tantos años de opresión y de todos los sistemas de seguridad y vigilancia que han desarrollado y de toda la tecnología que ha hecho que los israelíes pensaran que tienen las mejores empresas de seguridad del mundo, y especialmente en lo que se refiere a la cárcel de Gilboa, que se construyó en 2004 como una cárcel de alta seguridad para aquellos presos palestinos tan peligrosos detenidos durante la Segunda Intifada. Simbólicamente ha sido muy potente que a pesar de toda esta seguridad y con herramientas primitivas estuvieran excavando durante ocho meses sin que los descubrieran en una cárcel en la que hay cámaras por todas partes y que consiguieran salir. Nosotros esperábamos que tarde o temprano los volvieran a detener, con la esperanza de que los detuvieran y no les asesinaran, pero no esperábamos que realmente pudieran mantenerse en libertad durante mucho tiempo, salvo que consiguieran cruzar las fronteras, de lo contrario serían capturados. Quiero decir que para los palestinos fue una fuente de esperanza, de poder, que da un mensaje a la gente joven, que si tienes la voluntad puedes hacer todo. Incluso con muy pocos recursos, incluso cuando estás entre rejas, debes creer que puedes hacerlo. Y esto es muy importante para nuestra experiencia de resiliencia, porque si no nos iban a derrotar. Y ésta es la potencia del mensaje de estos seis presos y creo que ha inspirado a muchos activistas en todo el mundo: romper las cárceles es realmente posible

C. Intifada. Otra práctica muy común de Israel es la detención brutal de menores, a menudo intimidándolos con mucha violencia, por ejemplo, camino de la escuela o mientras están en la calle. ¿Cómo les afecta esto?
Sahar: De hecho ésta es su intención, afectar a toda una generación entera en Palestina. La política de detener a menores ha sido siempre una parte del sistema de opresión que usan contra la comunidad palestina. Porque saben lo aterradora que puede ser esta práctica para las y los menores y para sus familias; afecta a la madre, al padre, a los otros niños de la familia, sobre todo cuando los van a detener por la noche y aterrorizan a todo el barrio, a veces bajo tortura y malos tratos y acoso. Ésta es una experiencia que incluso si estás detenido durante dos o tres meses te afecta. Otra razón para que detengan a tantos menores es que es una muy buena fuente de información, es muy fácil aterrorizar a un niño, bajo tortura dirá todo lo que sepa y lo que sueñe y lo que haya oído en el barrio, todo… Un niño de 14 años a los que apalean en la calle, cuando esté dentro del jeep empezará inmediatamente a dar información a los soldados y a cualquiera que quiera escuchar. Addameer y Defence for Children International, una organización con la que trabajamos y que está especializada en los menores presos, tenemos decenas de casos cada año que documentan a menores acusados de ser colaboradores bajo interrogatorio o en dependencias de detención. Estos niños no son conscientes del peligro ni son conscientes de que están convirtiéndose en colaboradores. Cuando le preguntas a un niño quien de tu clase ha salido contigo a echar piedras y te da nombres no se da cuenta de que se está convirtiendo en un colaborador de la policía y que está descubriendo nombres de otros. Y al final les pueden decir: si no sigues trabajando con nosotros diremos a tus amigos que has dicho sus nombres mientras te estábamos interrogando. Creo que es por eso por lo que los israelíes han detenido a miles de menores palestinos, no es que estos niños hayan estado involucrados en grandes amenazas contra el Estado ni en la seguridad de la zona.

C. Intifada: En este contexto de represión brutal y de falta absoluta de respeto a los derechos humanos por parte de Israel, ¿cuál es el margen que tiene las organizaciones antirrepresivas como Addameer?
Sahar: Las organizaciones de derechos humanos, las organizaciones de ayuda humanitaria, muchas organizaciones de la sociedad civil debemos hacer frente a formas diferentes de represión como campañas de difamación que nosotros mismos somos grupos terroristas, asaltos a las organizaciones incautando material, detenciones de miembros del equipo, restricciones de movimientos a veces imponiendo detenciones domiciliarias o por ejemplo si eres de Jerusalén no soltándote a Cisjordania; y muchas deportaciones que en algunos casos suponen revocar la residencia a defensores de los derechos humanos de Jerusalén o activistas etc. Por su parte, a nivel internacional, el personal de algunas de las ONG palestinas involucradas con el equipo del Tribunal Penal Internacional ubicado en Holanda u otros países ha recibido amenazas, incluso de muerte

Intifada: Aunque la represión israelí de las organizaciones palestinas es constante y Addameer la ha sufrido entre ellas, parece que Israel la ha acentuado aún más en los últimos tiempos. Un ejemplo es la acción contra una organización tan importante para la vida de las palestinas como los Comités de Trabajo de Salud (HWC), con toda su dirección encarcelada y, entre ellas, su trabajadora Juani Rishmawi, de nacionalidad española y con muchos vínculos en Cataluña. ¿Nos puedes decir cuál es la situación de Juani y hasta qué punto la operación contra los HWC es un paso cualitativo?
Sahar: Juani ahora mismo está esperando juicio, estará detenida hasta el final del juicio, le han acusado de pertenecer a una organización ilegal porque han declarado los HWC organización ilegal. Ojalá sea liberada sin condiciones si existe la presión adecuada sobre el lado israelí, quiero decir, que por su ciudadanía sea liberada y no esté encarcelada hasta el final del juicio. Sus condiciones en prisión ahora son mucho mejores que las que sufrió durante los interrogatorios pero sin embargo las condiciones en prisión de Damon son muy duras. Durante los interrogatorios la asediaron y sufrió condiciones brutales, estuvo en confinamiento solitario durante muchos días y la interrogaban en árabe aunque ella no lo conoce correctamente y la forzaron a firmar declaraciones en una lengua que no sabe leer ni escribir.

Y el caso contra los HWC tse trata de otro de los casos en los que Israel está intentando criminalizar a las organizaciones de la sociedad civil, especialmente cuando estas organizaciones logran realmente exponer las violaciones y hablan claro y apoyan mucho a la comunidad en las Áreas C , en los campos de refugiados o en Gaza, donde los HWC también tienen una sección. Por tanto si consiguen ilegalizar a los HWC esto será utilizado contra todo el resto de organizaciones y por eso es muy importante la solidaridad internacional y el apoyo internacional y no dar por hechas las acusaciones israelíes y no aceptar toda la presión que Israel está intentando hacer sobre los donantes y la gente que les apoya para asustarles, diciéndoles que si apoyan a los HWC están apoyando al terrorismo.

C. Intifada: Algunos partidos palestinos están categorizados por el Estado español y la Unión Europea y por Estados Unidos como organizaciones terroristas, ¿qué opinión te merece esto?
Sahar: Evidentemente esto apareció después de los atentados del 11-S dentro del paradigma impulsado por Estados Unidos de la guerra contra el terrorismo. Porque es muy fácil para EEUU decir que están luchando contra el terrorismo y después declarar que cualquier pequeño grupo que se oponga a sus políticas o que apoye a otros conflictos o a otra gente oprimida que son radicales, que son terroristas. Esto no sólo se ha usado en el contexto palestino sino en el resto de contextos en todo el mundo, donde EEUU ha declarado a estos grupos como grupos terroristas. Israel ha salido, desgraciadamente, con toda esta atmósfera para convencer al mundo de que están luchando contra el terror. Porque desafortunadamente los estándares en la política internacional en cuanto a Palestina no son los mismos. No quieren reconocer nuestro derecho a la autodeterminación y tratarnos al igual que tratan a los israelíes cuando dicen que tienen derecho a un estado judío. ¿Y qué ocurre con el derecho de los palestinos? Es decir, esta hipocresía alienta a Israel a seguir usando argumentos como éste.

C. Intifada: El trabajo antirrepresivo de Addameer se dirige primeramente a la ocupación israelí, pero también a la represión que ejerce la Autoridad Palestina. La muerte del opositor Nizar Banat y la represión que siguió a las manifestaciones de rechazo a Ramala han puesto esa represión y la llamada coordinación de seguridad con Israel sobre la mesa de la lucha palestina. ¿Qué papel juega la AP en la represión?
Sahar: Tal y como has dicho la coordinación de seguridad entre la AP e Israel es muy clara y no creo que puedan esconderla. Cuando ataca nuestro local, nuestras oficinas están en el centro de la ciudad de Ramala, esta policía palestina o los servicios de seguridad no nos protegen, al contrario. Y después cuando Nizar Banat fue asesinado y nos manifestamos en contra y pidiendo una investigación objetiva del crimen nos atacaron en las calles, algunos manifestantes fueron detenidos, apaleados brutalmente, amenazados y asediados; acosaron sexualmente a mujeres… Desgraciadamente esto refleja un agujero muy grande entre la AP y la gente sobre el terreno y la confianza de la gente en la AP. Por tanto pienso que cuando en lugar de aprender la lección del ataque a la primera manifestación lo han repetido, creo que esto ha afectado a su reputación y su posición ante su propio pueblo. La mayor parte de la gente ha perdido totalmente la confianza de que esta AP se preocupe por el interés de la gente. Nosotros creemos que ahora es más y más claro por la gente que está más preocupada por su propio interés, por sus intereses económicos y por cómo sobrevivir y mantenerse en el poder, que por liderar el pueblo hacia su independencia.

Entrevista realizada en catalán por Col.lectiu Intifada

El dossier secreto israelí no aporta ninguna prueba para declarar «terroristas» a las ONG palestinas

11 de noviembre de 2021

Fuentes: +972 Magazine
 

Israel esperaba que un documento clasificado del Shin Bet [servicio secreto israelí] convenciera a los gobiernos europeos para que dejaran de financiar a los grupos de derechos palestinos. +972 y Local Call se hicieron con los testimonios del dossier y no encontraron ninguna prueba real que justificara las afirmaciones de Israel.

El 22 de octubre, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, designó a seis prominentes grupos palestinos de derechos humanos como «organizaciones terroristas», citando supuestos vínculos con el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), un partido y movimiento militante palestino de izquierda. A pesar de la severidad de la declaración, que supuestamente se basó en la información recopilada por el Shin Bet, Israel no ha presentado ningún documento que vincule directa o indirectamente a las seis organizaciones con el FPLP o con alguna actividad violenta.

Entonces, ¿en qué pruebas se basó supuestamente esta declaración? Esta pregunta ha sido formulada en las últimas dos semanas por la comunidad de derechos humanos, así como por un pequeño número de miembros de la Knesset [Parlamento israelí] y altos representantes de países amigos de Israel. Una fuente dentro del establishment de defensa fue ampliamente citada en los medios de comunicación israelíes diciendo que las pruebas contra los grupos palestinos eran «sólidas como una roca».

Sin embargo, la información de los documentos clasificados que revelamos aquí por primera vez arroja serias dudas sobre esa afirmación.

Desde mayo de este año, los enviados del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí han apelado repetidamente a la comunidad internacional de que las seis organizaciones palestinas -Al-Haq, Addameer, Bisan Center, Defense For Children International-Palestine, la Unión de Comités de Trabajo Agrícola y la Unión de Comités de Mujeres Palestinas- están estrechamente vinculadas al FPLP, e incluso participan en la financiación de actividades terroristas.

Para fundamentar las acusaciones contra las ONG, algunas de las cuales gozan de gran prestigio en el ámbito internacional, emisarios israelíes enviaron en mayo de 2021 un dossier clasificado de 74 páginas preparado por el Shin Bet a representantes de países europeos, con la esperanza de persuadirles de que dejaran de financiar a esas organizaciones. Sin embargo, según las pruebas que hemos reunido, el dossier no logró convencer a estos gobiernos extranjeros. Altos funcionarios de al menos cinco de los países europeos dijeron que el expediente no contenía ninguna «prueba concreta», y por ello decidieron seguir apoyando financieramente a las organizaciones.

+972, Local Call y The Intercept se hicieron con el dossier clasificado del Shin Bet, así como con cientos de páginas de resúmenes en hebreo de los interrogatorios del Shin Bet y de la policía israelí a dos contables palestinos: Said Abdat y Amro Hamuda. Ambos hombres trabajaban para una organización palestina que no figuraba en las órdenes de Gantz, los Comités de Trabajo de la Salud [HWC], y ambos fueron despedidos por la ONG tras ser sospechosos de malas prácticas financieras. Ambos hombres permanecen detenidos en Israel.

El documento enviado a los europeos se basa casi por completo en los testimonios de Abdat y Hamuda. Afirma que estos testimonios prueban que las seis organizaciones en cuestión formaban parte de una red dirigida por el FPLP, y que los fondos que recibían las organizaciones se utilizaban para las actividades armadas del FPLP.

Sin embargo, un examen de las «pruebas» del expediente, junto con un examen de los resúmenes de los repetidos interrogatorios de Abdat y Hamuda, revela que los contables -que no trabajaban para ninguna de las seis organizaciones seleccionadas- basaron la mayoría de sus acusaciones en hipótesis generales, en lo que alegaron que era «conocimiento común» o en información que, según ellos, era ampliamente «conocida».

Y lo que es más importante, incluso los testimonios no probados de Abdat y Hamuda indican, como mucho, que algunas de estas organizaciones participaban en actividades cívicas y públicas, como actos estudiantiles, ayuda a los enfermos y clases de poesía, que forman parte de la labor del FPLP como movimiento en la sociedad palestina. Un abogado que representa a uno de los contables, Abdat, alega además que su cliente podría haber sido presionado para prestar testimonio siguiendo métodos de interrogatorio que podrían equivaler a tortura o malos tratos.

Estos aspectos críticos de los testimonios de Abdat y Hamuda se omitieron en el expediente del Shin Bet. De hecho, en contra de lo que afirma el Ministerio de Defensa israelí, el expediente no aportaba ni una sola prueba que demostrara que las seis organizaciones desviaran sus fondos al FPLP o a actividades violentas.

Las acusaciones del dossier contra las seis ONG son casi idénticas a las del anuncio de Gantz de hace dos semanas. Los interrogatorios de los contables, que tuvieron lugar entre marzo y mayo de este año, también fueron mencionados por el ministerio como fuente de las acusaciones.

Desde mayo, Israel ha allanado las oficinas de tres de los seis grupos de derechos humanos, y puede haber obtenido pruebas adicionales para intentar demostrar un vínculo directo entre las organizaciones y el FPLP. Sin embargo, altos funcionarios de dos países europeos que hablaron con +972, Local Call y The Intercept bajo condición de anonimato dijeron que, desde el anuncio de Gantz, Israel ha ignorado todas las peticiones de más información sobre el asunto. Altos funcionarios de otros tres países europeos han hecho declaraciones a los medios de comunicación en ese sentido.

Además, dos fuentes estadounidenses familiarizadas con los detalles del asunto dijeron que una delegación israelí fue enviada a Washington para hacer un control de daños tras la indignación por las designaciones terroristas, y se reunió con miembros del Congreso y personal del Congreso para tratar de explicar el anuncio de Gantz. Una de las fuentes dijo que los documentos que la delegación presentó a los legisladores estadounidenses eran muy similares a los presentados a los europeos en mayo, y añadió: «Eso es todo lo que vieron los miembros del Congreso.» Las dos fuentes estadounidenses, que pidieron el anonimato por no estar autorizadas a hablar de la diplomacia, dijeron que había planes para presentar los mismos documentos al Departamento de Estado de Estados Unidos, que, según noticias anteriores, había solicitado más información al gobierno israelí sobre las designaciones.

Las «pruebas» del Shin BetEl expediente clasificado, en el que aparece el logotipo del Shin Bet, se titula: «Findings of Inquiry: Financiación extranjera para el Frente Popular para la Liberación de Palestina a través de una red de organizaciones de la ‘sociedad civil’». El documento comienza con los antecedentes del FPLP -que Israel, Estados Unidos y la Unión Europea consideran una «organización terrorista»- y sus operaciones armadas desde la década de 1970, y continúa argumentando que el FPLP estableció organizaciones de la sociedad civil para que sirvieran como fachada. Según el documento, aunque algunas de estas ONG tienen objetivos humanitarios, una parte de las donaciones que se les hacen «han llegado a la propia organización terrorista».

El dossier menciona a Suiza, Alemania, Países Bajos, Reino Unido, Bélgica, Suecia, España y la Unión Europea como países y organismos que apoyan financieramente a las seis ONG, y su objetivo era probablemente persuadirlos de que cortaran el dinero a esas asociaciones. Sin embargo, tanto el ministro de Asuntos Exteriores holandés como el de Desarrollo Económico belga han declarado públicamente que el dossier no contenía «ni una sola prueba concreta». A raíz del dossier, Bélgica y Suecia dijeron que habían realizado auditorías independientes sobre la conducta financiera de las seis organizaciones en cuestión y su conexión con el FPLP. Ninguno de los dos países encontró pruebas de las afirmaciones del Shin Bet.

De hecho, la mayor parte del expediente no habla realmente de las seis ONG en el anuncio de Gantz, sino que se centra en una séptima organización palestina, los Comités de Trabajo de la Salud. La organización, que gestiona centros médicos en toda la Cisjordania ocupada, no se incluyó en la declaración de Gantz porque ya fue ilegalizada en enero de 2020 después de que el subdirector del grupo, Walid Hanatshah, fuera acusado de conspirar para asesinar a la israelí de 17 años Rina Shnerb en un atentado con bomba en la carretera en agosto de 2019. A principios de este año, cinco empleados pertenecientes a los Comités de Trabajo de la salud -incluida su directora, Shatha Odeh- fueron detenidos e interrogados bajo la sospecha de malversar fondos para las actividades del FPLP utilizando informes financieros falsos [entre ellos está la española Juana Ruíz].

Además, dos empleados pertenecientes a la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, una de las seis ONG en cuestión, fueron detenidos por el asesinato de Shnerb, quizá el único vínculo conocido entre algún miembro de los seis grupos y la actividad violenta. Tras el asesinato, las fuerzas de seguridad israelíes detuvieron a decenas de activistas políticos, empleados de diversas organizaciones de derechos humanos, activistas y estudiantes por sospechar que tenían vínculos con el FPLP, entre ellos Khalida Jarrar, miembro del Consejo Legislativo Palestino por el FPLP. En el caso de Jarrar, el Shin Bet emitió una dramática declaración en la que la vinculaba con las actividades violentas del FPLP, pero la acusación estaba totalmente ausente de su hoja de acusación y nunca fue condenada por vínculos con la violencia.

Financiación del terror – sin ninguna pruebaEl expediente contiene nueve recibos falsos emitidos por los Comités de Trabajo de la Salud, así como una grabación de audio de Hamuda, en la que supuestamente admite haber falsificado dichos recibos. El expediente cita una llamada telefónica que mantuvo con otro empleado, en la que Hamuda habría dicho: «Para cada proyecto comprarás algo real y comprarás algo que no es real. Lo que no es real, lo inflaremos y lo transferiremos al financiador, que pagará el importe. Así cerraremos las deudas de los Comités de Trabajo de la Salud».

Sin embargo, estos recibos, junto con los otros cientos de páginas de las investigaciones del Shin Bet y de la policía, no ofrecen ninguna prueba de que la supuesta malversación de fondos de la organización se hiciera con el fin de financiar actividades violentas.

Por ejemplo, durante el interrogatorio de Hamuda el 29 de marzo, el interrogador le acusó repetidamente de «jugar con las facturas» para apoyar al FPLP. Según los documentos, Hamuda respondió que, aunque «jugaba aquí y allá, no era para los fines del FPLP», y que, en cambio, «ayudaba a inflar las facturas [debido a] las deudas del Comité de Trabajo de la Salud con los proveedores de servicios». Estos apartados de la investigación no aparecen en el expediente israelí enviado a los europeos.

Los recibos falsos presentados a los europeos proceden únicamente de los Comités de Trabajo de la Salud, y van acompañados de alegaciones generales de Abdat y Hamuda. Hablando de la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, Abdat dijo durante su interrogatorio del 7 de abril «Supongo que la imprenta Bisan [no relacionada con el Centro Bisan, uno de los seis grupos que figuran en la declaración de Gantz] presta servicios a la Unión de Comités de Trabajo Agrícola y también les ayuda a falsificar recibos». En cuanto a la Unión de Comités de Mujeres Palestinas y el Centro Bisan, Abdat afirmó que enseñó a los empleados de esas organizaciones a «falsificar documentos y recibos, con el fin de obtener beneficios». No se aportaron pruebas para respaldar su afirmación.

Dada la naturaleza infundada de los testimonios, el valor de las pruebas del Shin Bet parece muy escaso, especialmente si se tiene en cuenta que los contables [detenidos] nunca trabajaron para las seis organizaciones sobre las que testificaron, y que fueron despedidos de los Comités de Trabajo de la Salud debido a las sospechas de malas prácticas financieras.

Apoyo ideológico a las clases de baileAbdat y Hamuda afirmaron supuestamente que se «sabía» que las seis organizaciones estaban «afiliadas» al FPLP. Por ejemplo, cuando se le preguntó por Al-Haq el 7 de abril, Abdat dijo que cualquiera que no sea miembro del FPLP tiene «prohibido trabajar en Al-Haq». Al hablar de la UAWC y de DCI-Palestina, Abdat dijo a los interrogadores que ambas organizaciones están asociadas al FPLP u operan bajo sus órdenes.

El interrogador del Shin Bet resumió las declaraciones de Abdat en el interrogatorio del 6 de abril de la siguiente manera: «Las instituciones pertenecen al FPLP, están conectadas entre sí y constituyen el alma de la organización desde el punto de vista económico y organizativo. Es decir, a través del blanqueo de dinero y en la financiación de las actividades del FPLP». El interrogador resumió así las declaraciones de Hamuda en su interrogatorio del 31 de marzo «El FPLP maneja instituciones, centros y comités de manera centralizada con el propósito de recibir fondos para las actividades del FPLP». Cuando se le preguntó cómo se transfiere el dinero al FPLP y con qué fines, Hamuda respondió que «no lo sabe exactamente».

Sin embargo, en todos los casos en los que se pidió a Abdat y Hamuda que especificaran lo que querían decir con «actividades del FPLP», sólo describieron proyectos educativos o humanitarios aparentemente afiliados a la organización. En ningún caso describieron la financiación de actividades violentas. Cuando se le preguntó cómo había llegado a entender que «el dinero llegaba a las actividades del FPLP», Abdat respondió que «vio recibos que se utilizaban para diversas actividades del FPLP, como los cursos de dabke [una danza tradicional palestina] celebrados en Ramallah, Belén y Jerusalén». Sólo se presentó a los europeos la primera parte de esta frase, mientras que la segunda -de la que se deduce que los recibos se refieren a una clase de baile- se omitió en el expediente.

Durante el interrogatorio de Hamuda el 29 de marzo, se le preguntó qué actividades del FPLP eran financiadas por los Comités de Trabajo de la Salud, a lo que respondió: «Son diferentes actividades para los estudiantes, como los campamentos de verano». En otro interrogatorio, Hamuda respondió que financiaban «cursos sobre liderazgo con profesores externos, y cursos para mujeres sobre derechos de la mujer». Cuando el interrogador le preguntó el 29 de marzo cómo contribuían estas organizaciones al FPLP, Hamuda respondió que «no lo sabe».

De hecho, en los cientos de páginas de los resúmenes de los interrogatorios, sólo hay una referencia a las actividades militares. Según el resumen de su interrogatorio del 8 de abril, Abdat afirmó que existe un comité del FPLP que «decide cómo dividir los fondos entre las actividades militares y las organizaciones». Aunque esta parte aparece en el expediente, se presentó sin mencionar que Abdat también había añadido: «No sé cómo llegan los fondos al comité y cómo los distribuyen». Cuando se le pidió que describiera las actividades del FPLP, Abdat sólo habló de «actividades en el campus universitario, apoyo a los heridos o enfermos y apoyo a las familias de los mártires y los prisioneros.»

Abdat también dijo a los interrogadores que tres de las seis organizaciones en cuestión apoyaban una iniciativa educativa titulada «Proyecto Kanan», que según él está afiliada al FPLP. En sus sesiones informativas a los periodistas israelíes, el Ministerio de Defensa también mencionó el Proyecto Kanan como una de las razones por las que la UAWC fue declarada organización terrorista.

Sin embargo, incluso en este caso, los detalles de las actividades en sí no se presentaron en el expediente, probablemente para crear la impresión de una actividad clandestina. Los documentos de la investigación revelan que el 6 de abril, Abdat dijo a su interrogador que el Proyecto Kanan «se centraba en la rehabilitación de jóvenes; clases de dabke; cursos del FPLP con contenido del FPLP; preparación de campamentos de verano; competiciones deportivas y oportunidades de voluntariado; estudios e investigación; actividades en el campus; y actividades para adolescentes de Jerusalén contra la ocupación sionista. Todos los cursos están dirigidos por miembros del FPLP e incluyen contenidos relacionados con el FPLP». Según el Shin Bet, el Proyecto Kanan cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco a través de la fundación Mundubat.

Ese mismo día, los interrogadores del Shin Bet también preguntaron a Abdat sobre un proyecto adicional, titulado «Cinco Asociaciones», en el que supuestamente participan cuatro de las seis organizaciones, y cuyas actividades son públicas. Los interrogadores resumieron las respuestas de Abdat como sigue:

Como parte del proyecto de las Cinco Asociaciones:

Defensa de los Niños Internacional-Palestina publicó las detenciones y ataques a adolescentes menores de 18 años por parte de la «ocupación israelí».El Centro Bisan se ocupó de la financiación de un abogado para los detenidos, así como de los campamentos de verano para los presos liberados del FPLP.Los Comités de Trabajo de la Salud se ocuparon del ejercicio de los derechos médicos de los residentes de Jerusalén Este frente a las instituciones israelíes y de las actividades de los jóvenes en nombre del FPLP, como las clases de teatro y poesía.La Unión de Comités de Mujeres Palestinas se ocupó de ejercer los derechos relacionados con los derechos de las mujeres, en particular en beneficio de las mujeres que apoyan al FPLP.

Supuesta «presión» en los interrogatoriosNinguno de los testimonios mencionados en el expediente del Shin Bet está respaldado por ninguna prueba concreta, incluidos documentos o recibos que demuestren las alegaciones de los contables.

Además, los resúmenes de los interrogatorios de Abdat y Hamuda revelan el escaso conocimiento que tenían de las seis organizaciones enumeradas en la declaración de Gantz. Por ejemplo, durante su interrogatorio del 31 de marzo, Hamuda mencionó los seis grupos, pero señaló erróneamente que la parlamentaria Khalida Jarrar es la directora de Addameer, una organización que defiende los derechos de los presos políticos palestinos, a pesar de que no dirige la organización desde 2006 (la actual directora de Addameer es la abogada Sahar Francis).

El abogado Labib Habib, que representa a Abdat, dijo que los interrogadores israelíes le presionaron repetidamente para que incriminara a las otras seis organizaciones, y que la investigación continuó hasta que accedió a decir que pertenecían al FPLP.

«Esta declaración carece de valor probatorio», dijo Habib, «porque [Abdat] no tiene los datos pertinentes según los cuales puede determinar qué pertenece o no pertenece [al FPLP]. Más allá de la contabilidad que hizo para la organización para la que trabajaba, no tiene forma de determinar tal cosa.»

Habib dijo que presentó una moción para descalificar el testimonio de su cliente. «Fue sometido a mucha presión, [los interrogadores] amenazaron con detener a su mujer y a su familia, presionaron a sus familiares». Según Habib, algunos días su cliente fue interrogado durante 22 horas seguidas. También dijo que Abdat se desmayó varias veces durante el interrogatorio, tras lo cual los interrogadores del Shin Bet le echaron agua y continuaron el interrogatorio sin permitirle un tratamiento médico adecuado.

Habib también afirmó que durante todo el interrogatorio, Abdat tenía las manos atadas a la espalda y las piernas atadas (lo que se conoce como la posición «shabah»), lo que le causó un fuerte dolor. También se le impidió reunirse con su abogado durante la mayor parte del periodo de interrogatorio. Según los documentos que hemos recibido, Abdat fue interrogado 32 veces.

Khaled al-Araj, abogado de Amro Hamuda, dijo: «No hay ni una sola frase en la investigación en la que Hamuda afirme haber transferido dinero al FPLP… [los investigadores] distorsionaron su testimonio para perseguir a las organizaciones de derechos humanos; es algo que llevan haciendo desde hace años».

El abogado Tal Steiner, director ejecutivo del Comité Público contra la Tortura en Israel, dijo que las prácticas del Shin Bet expuestas por el abogado de Abdat pueden equivaler a tortura. «La shabah es una posición de estrés que causa al detenido un grave sufrimiento físico, hasta el punto de ser una tortura», dijo Steiner. Steiner añadió que la privación del sueño causa graves daños mentales y físicos al detenido, y que utilizar a los miembros de la familia para ejercer presión psicológica sobre el detenido -un acto que fue prohibido por el Tribunal Supremo de Israel- puede considerarse tortura psicológica.

Países europeos: «No hay pruebas concretasSegún múltiples fuentes, el expediente de Israel no logró convencer a los funcionarios europeos de que las organizaciones estuvieran efectivamente vinculadas al FPLP o a actividades violentas.

Por ejemplo, durante un debate en el Parlamento Federal belga en julio, la ministra de Cooperación al Desarrollo del país, Meryame Kitir, dijo que su gobierno había recibido el dossier, tras lo cual dio instrucciones a la administración para que «examinara a fondo» el documento. «Nuestra investigación reveló que no hay ni una sola prueba concreta en el documento israelí que haga sospechar que hubo fraude en estas organizaciones», continuó Kitir. «Di instrucciones a la administración para que volviera a examinar la información… las investigaciones se completaron y los resultados me fueron entregados en julio. Sobre esa base, he determinado que no hay razón para congelar la financiación de estas organizaciones.»

En mayo, cuando aún estaba en el cargo, la ex ministra de Asuntos Exteriores holandesa Sigrid Kaag -cuyo país ayuda a financiar a tres de las seis organizaciones- dijo que su gobierno «recibió información de Israel en la que se afirmaba que existía un vínculo entre las organizaciones palestinas y el FPLP». La información sobre las organizaciones que son financiadas indirectamente por los Países Bajos ha sido examinada por el Ministerio de Asuntos Exteriores holandés, y no hay ninguna prueba concreta que vincule a las organizaciones con el FPLP».

Dos diplomáticos europeos en Israel que han visto el dossier dijeron a +972, Local Call y The Intercept que, a pesar de las repetidas peticiones, Israel no les ha proporcionado nuevas pruebas desde mayo para apoyar las acusaciones de que las seis organizaciones desviaron fondos europeos a la violencia.

«Hubo mucha presión para que detuviéramos la financiación, pero en el documento presentado por Israel no había pruebas sólidas contra las organizaciones», dijo un embajador adjunto europeo en Israel que había visto el expediente. «Nos dirigimos al Ministerio de Defensa [israelí] esta semana y dijimos que para dar un paso tan brusco, necesitaríamos [ver] materiales reales que probaran sus afirmaciones. Les pedimos que nos enviaran más materiales, pero no hemos recibido nada desde entonces». Los representantes de otras embajadas recibieron respuestas similares».

Un alto funcionario de la UE con el que hablamos esta semana también dijo que «el documento que nos proporcionó Israel en mayo era, como mínimo, poco convincente. Nos pusimos en contacto [con los israelíes] de nuevo inmediatamente después del anuncio para pedir más información, pero hasta este momento no hemos recibido nada. Nos dijeron que cualquier otra información se transmitiría sólo a través de los canales de inteligencia».

Un ataque político bajo la apariencia de seguridadEl dossier llega tras una década en la que Israel ha ejercido una inmensa presión sobre los donantes europeos para que dejaran de financiar a las organizaciones de la sociedad civil palestina. La presión aumentó significativamente cuando el ahora desaparecido Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel asignó fondos especiales a la campaña de presión. El ministerio recopiló informes en los que se afirmaba que muchos grupos palestinos de derechos humanos, así como los activistas que promueven el boicot a Israel, están afiliados a organizaciones terroristas. Los países donantes no estaban claramente convencidos y no congelaron su financiación.

Los seis grupos han denunciado públicamente las afirmaciones de Israel, calificándolas de «persecución política». En una conferencia de prensa celebrada en Ramala la semana pasada por cinco de los seis grupos, los representantes de las organizaciones afirmaron que fueron objeto de falsas acusaciones para silenciarlos a ellos y a su labor de denuncia de las violaciones de derechos humanos cometidas por Israel.

«Nuestro trabajo es totalmente legal y transparente», dijo Hisham Sharbati, investigador principal de Al-Haq, a +972 hace dos semanas. «Nuestros financiadores reciben informes detallados. Estamos bajo una estricta supervisión, y todo el mundo sabe a dónde va cada ciclo».

«Llevamos años en el punto de mira por una razón: estamos consiguiendo cambiar el paradigma en todo el mundo al hablar del apartheid», dijo también a +972 la directora de Addameer, Sahar Francis. «Debemos volver a las raíces de este ataque».

Según el abogado especializado en derechos humanos Michael Sfard, que representa a Al-Haq en su batalla legal contra la designación, el expediente se envió para persuadir a los europeos de que dejaran de financiar a las organizaciones, pero «después de que este paso fracasara, ya que los europeos no se tragaron las acusaciones, [las autoridades israelíes] utilizaron una guerra no convencional: declarar a las organizaciones grupos terroristas.»

Sfard dijo que la historia de las seis organizaciones «comenzó en el Ministerio de Asuntos Estratégicos, no en el Ministerio de Defensa, cuando fueron clasificadas por primera vez como organizaciones que «deslegitiman a Israel». Todo comienza y termina con el hecho de que se considera que estas organizaciones promueven el boicot a Israel y la investigación de los crímenes de guerra en el Tribunal Penal Internacional. El ataque contra ellas es político bajo el disfraz de la seguridad».

Lara Friedman, que dirige la Fundación para la Paz en Oriente Medio, calificó el dossier como «una combinación de citas fuera de contexto que implican a las [seis] organizaciones, y que fueron tomadas durante los interrogatorios de personas que fueron detenidas por otras cosas, junto con supuestos documentos que sugieren que no todos los dólares que los europeos dieron a uno de los grupos se destinaron al fin previsto, aunque sin conectar ese dinero con el terror. En un tribunal, esto no se considera el nivel más alto de pruebas. Esto no es una prueba». (Revelación completa: El FMEP apoya financieramente a la organización sin ánimo de lucro que publica la revista +972).

Friedman dice que la razón por la que los europeos, a diferencia de los estadounidenses, son mucho más reticentes a aceptar las acusaciones israelíes como verdad es el resultado de una «larga escalada».

«Los israelíes llevan mucho tiempo intentando que los europeos dejen de financiar a estos grupos: primero acusándoles de deslegitimar a Israel, luego acusándoles de ser grupos terroristas y ahora acusándoles de estar afiliados a grupos terroristas. En Estados Unidos, en cambio, hay un desconocimiento general del proceso para deslegitimar a estas organizaciones y cerrar su financiación. Por eso, cuando los israelíes se presentan en D.C. y dicen que tienen pruebas, los estadounidenses no saben nada más», dijo Friedman.

No todos los legisladores estadounidenses están dispuestos a aceptar las acusaciones de Israel. Al parecer, la oficina de Bernie Sanders en el Senado tiene previsto organizar una sesión informativa para los miembros del personal del Congreso en la que participarán como ponentes algunas de las seis ONG, así como el abogado de derechos humanos Sfard. «Pensamos que era importante que el personal escuchara a los propios grupos palestinos para comprender plenamente las ramificaciones legales, así como el contexto de la represión del activismo de los derechos civiles», dijo Matt Duss, asesor de política exterior de Sanders.

En el momento de la publicación de este artículo, el Ministerio de Defensa israelí no había respondido a nuestra consulta sobre si el establecimiento de defensa tiene pruebas adicionales sobre las seis organizaciones más allá de lo que se presentó a los países europeos y a Estados Unidos.

Corrección: La versión original de este artículo se refería a Sigrid Kaag como la actual ministra de Asuntos Exteriores holandesa. Se ha actualizado para reflejar el hecho de que ya no ocupa ese cargo.Este artículo se publicó en colaboración con The Intercept y en hebreo con Local Call.

Yuval Abrahames estudiante de fotografía y lingüística.

Oren Ziv, es fotoperiodista, miembro fundador del colectivo fotográfico Activestills y redactor de Local Call. Desde 2003, documenta una serie de cuestiones sociales y políticas en Israel y los territorios palestinos ocupados, haciendo hincapié en las comunidades activistas y sus luchas. Sus reportajes se han centrado en las protestas populares contra el muro y los asentamientos, la vivienda asequible y otras cuestiones socioeconómicas, las luchas contra el racismo y la discriminación, y la lucha por la liberación de los animales.

Meron Rapoport es redactor de Local Call.

Fuente original:  +972 Magazine.

La AP recibió menos del 10% de la ayuda anual habitual

Foto: el primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, asiste a la Cumbre de Líderes Mundiales COP26 de la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en el SEC, Glasgow, el 1 de noviembre de 2021. [Primer ministro palestino – Agencia Anadolu]

10 de noviembre de 2021

La Autoridad Palestina (AP) atraviesa «la situación más difícil en años» como consecuencia de su financiación, según declaró ayer el primer ministro Mohammad Shtayyeh durante una sesión especial.

Shtayyeh dijo a su gabinete que la situación financiera «es la más difícil en años dado que la cantidad de ayuda recibida hasta ahora no superó el diez por ciento de lo que suele llegar al tesoro».

Dijo que la falta de dinero «se refleja en los gastos de funcionamiento del gobierno».

Según la agencia de noticias Wafa, el primer ministro de la AP atribuyó la situación financiera de la AP a la disminución de la ayuda internacional, junto con las deducciones israelíes de los ingresos fiscales y las repercusiones económicas y financieras causadas por el COVID-19.

Shtayyeh dijo que la AP no recibió ninguna ayuda financiera de los países árabes en los últimos dos años.

«A pesar de que Estados Unidos ha reanudado parte de su ayuda al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), las leyes del Congreso de Estados Unidos impiden que la administración estadounidense ayude directamente a la AP».

Los países donantes, añadió, «van a reunirse en Oslo la próxima semana y la AP les pedirá que presionen a Israel para que detenga sus deducciones de los ingresos fiscales palestinos, así como que aumenten su ayuda al gobierno palestino para que cumpla con sus obligaciones hacia su pueblo.»

«Esperamos poder superar esta crisis en un futuro próximo».

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner