Israel ataca a Gaza ¿por globos o agujero de seguridad?

07 de septiembre de 2021

La aviación militar del régimen israelí lanza la madrugada de este martes nuevos ataques contra la ciudad de Jan Yunis en el sur de la asediada Franja de Gaza.

Una serie de cohetes israelíes ha impactado dos instalaciones militares del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), ubicadas en la Franja de Gaza, comunican las fuerzas de guerra del régimen de Tel Aviv en Twitter.

“Mientras que los israelíes se preparaban para celebrar hoy el año nuevo judío, HAMAS lanzó globos incendiarios y generó incendios en Israel con la intención de aterrorizar a los civiles. En respuesta, atacamos un centro de fabricación de cohetes y un complejo militar de HAMAS en Gaza”, han indicado las fuerzas israelíes.

En represalia a los ataques israelíes, los combatientes de la Resistencia palestinos han realizado disparos contra los aviones israelíes que hacían vuelos a gran escala y de baja altitud sobre el enclave costero.

Los nuevos ataques se han producido después de que el lunes, seis prisioneros palestinos lograron escapar de la cárcel de Gilboa, un centro penitenciario de máxima seguridad del régimen israelí, cavando un túnel desde la celda en la que estaban hacinados. Cinco de los consiguieron escapar, eran miembros del movimiento de la Yihad Islámica Palestina, y el sexto era integrante del Movimiento Palestino de Liberación Nacional (Al-Fatah).

Según algunos analistas, la huida de los palestinos evidencia un síntoma de vulnerabilidad y de no infalibilidad del sistema de las cárceles israelíes.

La semana pasada, la Franja de Gaza se convirtió en blanco de una potente ofensiva israelí con aviones no tripulados (drones) que fue en respuesta, conforme a los militares israelíes, a las protestas de los palestinos en las zonas fronterizas de esta ciudad contra la construcción de los asentamientos ilegales de los colonos.

Fuente: HispanTV

El asesinato a sangre fría de palestinos tiene el silencio como único eco

Fuentes: www.middleeasteye.net
 

En apariencia, la situación ha sido relativamente tranquila en los últimos días en los territorios ocupados por Israel. Ninguna víctima israelí, casi ningún ataque en Cisjordania y absolutamente ninguno en el propio Israel. Gaza ha estado relativamente tranquila desde el final de la última ofensiva de Israel allí, la Operación Guardián del Muro.

En Cisjordania, la desesperada rutina diaria continúa durante este llamado período de calma, una ironía suprema cuando se presta atención a estas terribles cifras: desde mayo, más de cuarenta palestinos han sido asesinados en Cisjordania.

En el solo un fin de semana de finales de julio, el ejército israelí mató a cuatro palestinos, incluido un niño de 12 años. De estos cuarenta, dos procedían de la misma aldea, Beita, que recientemente perdió a seis de sus habitantes: cinco manifestantes desarmados y un fontanero que, según se informa, fue llamado para reparar un grifo en algún lugar. Ninguno de los cuatro muertos a finales de julio representaba ninguna amenaza para la vida de las y los soldados o colonos israelíes.

El uso de munición real contra estas personas estaba prohibido, por no hablar de apuntar a matar, como hicieron las y los soldados israelíes que les dispararon. Cuatro seres humanos o, si lo prefiere, cuarenta seres humanos, cuyas familias han visto su mundo hundirse, personas con planes, sueños y deseos; todos repentinamente reprimidos por algún joven soldado israelí de forma tan despreocupada y brutal.

Por si todo esto no fuera suficiente, tened en cuenta esto: los medios israelíes apenas cubrieron estas muertes. Ninguno de los dos principales títulos israelíes mencionó la muerte de un adolescente de 12 años en Beit Omar, entre Belén y Hebrón; ni los dos canales de televisión privados más grandes se molestaron tampoco en hablar de ello.

En otras palabras, la muerte de un niño de 12 años – Mohammed al-Alami, que fue de compras con su padre y su hermana cuando soldados israelíes acribillaron su coche a balazos, matando a este niño que, como su padre, no había hecho nada malo – fue considerada sin importancia y poco interesante por algunos medios israelíes.

Indiferencia ante el asesinato

Esta es la única explicación posible para esta falta de atención generalizada frente al asesinato. Hay que recordar que todos estos asesinatos llevados a cabo desde mayo apenas se han señalado, y mucho menos investigado, y se puede vislumbrar el retrato de la represión israelí y la negación de la ocupación a través de la versión de la «Cúpula de Hierro» presentada por los medios de comunicación, con la amable autorización de la prensa libre, en toda su abyección.

Esta sombría imagen del ejército y su brutal modus operandi ha sido ahorrada a las y los israelíes, protegidos por una prensa muda. Protegidos por este silencio, negación y represión, incluso los políticos y generales israelíes no tienen que explicar o siquiera interesarse por el hecho de que no pasa una semana sin víctimas palestinas en los territorios ocupados, tampoco durante este período de relativa calma.

Así, hasta hace unos días, ningún oficial militar había hecho la más mínima crítica al comportamiento de estos soldados, por no mencionar la evocación de intervenciones judiciales o la apertura de una investigación seria. Solo después de una serie de artículos y editoriales en Haaretz que el Jefe del Estado Mayor del Ejército, el General Aviv Kochavi -considerado una personalidad con valores morales- ha «pedido bajar la temperatura». Ni una orden, ni un requerimiento. Ninguna intervención judicial ni investigación, solo una vaga declaración de buenas intenciones para el futuro.

Detrás de todo esto se esconde el desprecio por la vida de las y los palestinos. En Israel nada es menos valioso que la vida de una persona palestina. Esto va desde los trabajadores de la construcción que caen como moscas en obras de construcción en Israel sin que nadie se preocupe por ello hasta manifestantes desarmados en los territorios ocupados muertos a tiros por las y los soldados sin que nadie rechiste.

Hay un denominador común: la convicción en Israel de que la vida de las y los palestinos no vale mucho. Si las y los soldados dispararan a animales callejeros con tanta indiferencia como sobre las y los palestinos, habría una inundación de indignación y estos soldados serían procesados y severamente castigados. Pero solo están matando palestinos, así que ¿cuál es el problema?

Cuando una o un soldado israelí dispara a un niño palestino en la cabeza o a un adolescente palestino o a un manifestante o fontanero una bala al corazón, la sociedad israelí permanece en silencio y apática. Se contenta con las explicaciones sin concreción y a veces con las mentiras desvergonzadas del portavoz del ejército, omitiendo la expresión de cualquier escrúpulo moral sobre la necesidad de matar.

Hay tantas víctimas que he investigado y sobre las que he escrito en los periódicos que no han despertado ningún interés particular…

Muerte de un fontanero

Shadi Omar Lofti Salim (41 años), un próspero fontanero que vivía en Beita, en el centro de Cisjordania, salió de su casa en la noche del 24 de julio en dirección a la carretera principal en la que se encuentra la válvula de la red de suministro de agua de la aldea, después de que se descubriera un problema.

Estacionó su coche junto a la carretera y se dirigió a esta válvula, con una llave inglesa roja en la mano. Eran las 10:30 p.m. Cuando se acercó a la válvula, los soldados cercanos abrieron fuego de repente y lo abatieron. Más tarde afirmaron que corría hacia ellos sosteniendo una barra de metal. La única barra de metal era la llave roja inglesa que quedó en el suelo junto a su paquete de cigarrillos y una mancha de sangre ya seca cuando llegamos allí unos días después de su muerte.

Una semana más tarde, en la misma aldea, las y los soldados mataron a Imad Ali Dweikat (37), un trabajador de la construcción, padre de cuatro niñas y un niño de dos meses. Fue durante la manifestación semanal del viernes. Las y los habitantes de Beita se han estado manifestando cada semana durante unos dos meses contra el establecimiento de un puesto avanzado ilegal en tierras de la aldea. Esta colonia, Givat Eviatar, fue construida extraoficialmente y luego vaciada de sus habitantes por Israel, pero las cuarenta estructuras erigidas rápidamente allí no fueron destruidas. Esta tierra no ha sido devuelta a sus propietarios, a quienes no se les permite acercarse a ella.

Desde que se lanzó Givat Eviatar hace más de diez semanas, cinco manifestantes palestinos han sido asesinados por las o los soldados. Ninguno de los cinco estaba lo suficientemente cerca como para poner en peligro la vida de los soldados de ninguna manera, a pesar de que la gente que se manifestaba arrojó piedras y quemó neumáticos para protestar contra el acaparamiento de sus tierras.

Las y los habitantes están decididos a seguir resistiendo hasta que se les devuelva su tierra, y mientras tanto, la sangre fluye, semana tras semana.

Disparo aleatorio

Dweikat estaba bebiendo un vaso de agua cuando un francotirador israelí le eligió, aparentemente al azar, y le disparó en el corazón a varios cientos de metros de distancia. La bala explotó en su cuerpo, dañando sus órganos internos y Dweikat murió en el acto, con la sangre fluyendo de su boca. Ali, su hijo recién nacido, ya es huérfano.

Todas estas muertes son ejecuciones. No hay otro término para describirlas.

Unas semanas antes, las y los soldados habían disparado y matado a un adolescente, Muhammad Munir al-Tamimi, en otra aldea que protestaba, Nabi Saleh. Tamimi tenía 17 años y es la quinta víctima en este pequeño pueblo en los últimos años. Toda la gente allí pertenece a la familia Tamimi y, desde hace años, se ha resistido al robo de sus tierras por las colonias circundantes.

Todas estas muertes son ejecuciones. No hay otro término para describirlas. Disparar a manifestantes desarmados, adolescentes, niños, un fontanero, un trabajador de la construcción, personas que se manifiestan públicamente para recuperar sus propiedades y la libertad es un crimen. Hay muy pocos regímenes en este mundo donde las y los manifestantes desarmados sean abatidos, excepto Israel, «la única democracia en Oriente Medio», donde esto no afecta la tranquilidad espiritual de la gente.

Incluso las recriminaciones que escuchamos aquí y allá frente a estos asesinatos sistemáticos se derivan del hecho de que esto podría conducir a un deterioro de la situación en general. Sobre la cuestión de la legalidad y en particular la moralidad del asesinato de personas inocentes, nadie dice ni pío.

Israel es considerado una democracia, un querido hijo del mundo occidental con valores similares. Cuarenta personas civiles desarmadas muertas en los últimos dos meses y medio, cuatro muertes solo en la última semana de julio, son un testimonio doloroso, aunque silencioso, del hecho de que, aunque todavía se considera una democracia, Israel no es juzgado de la misma manera que otros países.

https://www.middleeasteye.net/fr/opinion-fr/israel-meurtre-palestiniens-innocents-impunite-indifference-occupation

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

Gideon Levy es columnista de Haaretz y miembro del consejo editorial del periódico. Levy se unió a Haaretz en 1982, y pasó cuatro años como editor adjunto del periódico. Fue galardonado con el Premio Euro-Med de Periodismo para 2008, el Premio a la Libertad de Leipzig en 2001, el Premio de la Unión de Periodistas Israelíes en 1997 y el Premio de la Asociación de Derechos Humanos en Israel para 1996. Su nuevo libro, The Punishment of Gaza (El castigo de Gaza), acaba de ser publicado por Verso.

La mente palestina vence a las máquinas de guerra de Israel

Foto: Jóvenes palestinos portan un cartel del grupo militante Yihad Islámica en el que se lee en árabe: «la segunda gran fuga de las prisiones del enemigo sionista» [JAAFAR ASHTIYEH/AFP via Getty Images].

07 de septiembre de 2021

Por

La fuga que se produjo ayer en la prisión de Gilboa, en Bisan, al norte de Palestina, recuerda a la gran fuga de 1968 y a un intento de fuga hace 20 años de la misma prisión.

La operación de fuga fue un golpe para el servicio de seguridad israelí, ya que el servicio de prisiones y sus diversos organismos toman varias medidas para evitar fugas de este tipo. Las medidas incluyen:

  1. Todos los suelos de las habitaciones son de hormigón con una capa de hierro reforzado muy resistente.
  2. Se coloca hierro fundido con un material especial muy resistente en las ventanas, que tienen sensores de alerta que avisan a los carceleros cuando son manipuladas.
  3. Gruesos muros de hormigón armado.
  4. Una valla interior de 8 metros de altura con alambre de espino.
  5. Perros guardianes repartidos por los muros de la prisión, que cubren todo el recinto.
  6. Una alta valla de alambre de espino.
  7. La calle que rodea la prisión se patrulla continuamente.
  8. Hay torres de vigilancia repartidas por toda la zona, que cubren la prisión desde todas las direcciones, tanto a simple vista como con cámaras electrónicas de alta resolución.

 

Prisioneros palestinos se fugan de una cárcel de alta seguridad – Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El servicio de seguridad del centro penitenciario se encarga de evitar la evasión de los presos y es responsable de examinar estos procedimientos y de garantizar su eficacia de forma permanente. Realiza controles periódicos de la siguiente manera:

  1. Examina el suelo, las paredes y las ventanas golpeándolas 3 veces al día con herramientas especiales.
  2. Los presos que cumplen cadena perpetua y los que las autoridades creen que pueden intentar fugarse son trasladados continuamente de celda en celda y de prisión en prisión.
  3. Se coloca una etiqueta en las tarjetas de identificación de cada preso que pueda estar pensando en fugarse, para que se le preste especial atención, así como una vigilancia continua.
  4. Inspecciones continuas; se revisa la ropa y todo el contenido de la celda para evitar que los presos se instalen y para encubrir una posible fuga.

A pesar de todos los procedimientos aparentes y ocultos, los héroes pudieron cavar con herramientas primitivas sin que se oyera un solo ruido y sin que saliera una gran cantidad de suciedad del túnel. La suciedad se eliminaba de diversas formas y maneras sin que este sistema completo e integrado se diera cuenta. Es una derrota para la mente israelí y una victoria para la mente palestina.

La experiencia ha demostrado que los prisioneros palestinos seguirán intentando fugarse, y las prisiones han sido testigos de docenas de intentos, algunos de los cuales han tenido éxito, mientras que otros han sido descubiertos durante las fases de ejecución. Se trata de una continua batalla de ingenio.

Esta operación es muy dolorosa para la seguridad israelí, y recuerda a la fuga de la prisión de Ashkelon de 1964, que fue descrita como una operación de Hollywood por su precisión, el ingenio de su planificación y el valor de quienes la llevaron a cabo en su momento.

Fuente: https://www.monitordeoriente.com/20210907-la-mente-palestina-vence-a-las-maquinas-de-guerra-de-israel/

8 palestinos asesinados por Israel en agosto

Foto: colonos judíos atacan a los palestinos que se reúnen para protestar contra los asentamientos judíos ilegales cerca del puesto de control de Teyaseer en Tubas, Cisjordania, el 24 de julio de 2021 [Nedal Eshtayah/Anadolu Agency].

07 de septiembre de 2021

Las fuerzas de ocupación y los colonos israelíes cometieron 2.063 violaciones contra palestinos en agosto, matando a ocho, entre ellos un niño, informó la oficina de medios de comunicación palestinos en la Cisjordania ocupada.

El informe nombraba a los mártires como Imad Ali Dwaikat, Diaa al-Din al-Sabarini, Raed Abu Seif, Amjad Hussainiya, Nour Jarrar, Saleh Ammar, Raed Rashid e Imad Hashash, que era menor de edad.

Unos 455 civiles resultaron heridos en 103 tiroteos de las fuerzas de ocupación y los colonos, y en 53 ataques de colonos.

El informe documentó 110 asaltos a viviendas de ciudadanos y 323 incursiones en diversas zonas de Cisjordania y la Jerusalén ocupada, durante las cuales las fuerzas de ocupación detuvieron a 377 palestinos, mientras que se levantaron 340 puestos de control temporales y permanentes.

Unos 2.309 israelíes asaltaron la mezquita de Al-Aqsa durante el mismo periodo, mientras que el número de ataques a lugares de culto y santos alcanzó los 28.

Según el informe, la ocupación demolió 42 casas, además de decenas de otras que estaban destinadas a la demolición. El número de propiedades destruidas, incluidas tiendas, instalaciones agrícolas, barracas y otras, alcanzó las 95 instalaciones, y 38 propiedades fueron confiscadas a sus propietarios.

Las zonas de Nablús, Hebrón y Jerusalén fueron las más expuestas a las violaciones israelíes, explicó.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

Israel restringe los derechos de los detenidos palestinos

07 de septiembre de 2021

La Autoridad Penitenciaria israelí ha impuesto medidas punitivas a los detenidos palestinos, según ha advertido esta mañana la Oficina de Información sobre Prisioneros, que ha añadido que esto podría provocar una «grave escalada» de tensiones en las cárceles.

Las autoridades de ocupación han reducido a una hora el tiempo que los presos pueden pasar en el exterior y han reducido el número de detenidos en el patio de la prisión en todo momento. También han cerrado la tienda de los presos, en la que compran artículos de primera necesidad, incluido el jabón, y han trasladado a los presos miembros del movimiento de la Yihad Islámica a distintas cárceles.

Ahora se han prohibido las visitas de abogados y familiares, según la Autoridad de Asuntos de los Prisioneros de la Organización de Liberación de Palestina.

La Oficina de Información sobre Prisioneros subrayó que «las prisiones están al borde de una peligrosa escalada a la luz de las medidas punitivas impuestas por la administración penitenciaria a los prisioneros».

El portavoz de la Autoridad de Asuntos Penitenciarios, Hassan Abd Rabbo, confirmó que las autoridades de ocupación trasladaron a todos los presos de la cárcel de Gilboa a otras prisiones y los pusieron en régimen de aislamiento.

Estas medidas se producen después de que seis detenidos palestinos, cinco de los cuales eran miembros de la Yihad Islámica, se escaparan de la cárcel de alta seguridad de Israel.

Fuente: https://www.monitordeoriente.com/20210907-israel-restringe-los-derechos-de-los-detenidos-palestinos/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner