La ONU sólo está «profundamente preocupada» por proteger a Israel

Foto: palestinos inspeccionan su casa, tras ser destruida por un ataque aéreo israelí, en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 16 de mayo de 2021. [SAID KHATIB/AFP vía Getty Images]. 

23 de agosto de 2021

Por Ramona Wadi

Tan «profundamente preocupada» está la ONU por el asalto israelí a las oficinas de Defensa de los Niños Internacional-Palestina (DCIP), que la tardía declaración oficial de los relatores especiales sugiere que Israel -un régimen colonial, de ocupación militar y de apartheid- debería proteger a la organización y su trabajo. El DCIP es, por supuesto, una de las ONG que denuncian las violaciones de los derechos humanos por parte de Israel. Por lo tanto, subrayar las obligaciones de una potencia ocupante, como ha hecho la ONU, no sirve para nada más que para poner de manifiesto la negativa de la ONU a actuar contra Israel, porque no hay la menor posibilidad de que el gobierno israelí acepte las recomendaciones de la organización internacional.

«Una potencia ocupante con un verdadero compromiso con los derechos humanos protegería y fomentaría el trabajo de los defensores de los derechos humanos, y no los condenaría al ostracismo, al acoso o al silencio», dijeron los funcionarios de la ONU.

El trabajo del DCIP sobre la persecución de niños por parte del Estado israelí y sus colonos ilegales, expone patrones recurrentes que la ONU sabe muy bien que forman parte de un sistema arraigado creado por un régimen que viola el derecho internacional con impunidad. El giro en la declaración de los relatores también normaliza la impunidad israelí.

«Somos conscientes de las críticas de larga data sobre la falta de investigaciones transparentes e imparciales en las aparentes violaciones de los derechos humanos de los palestinos por parte del ejército israelí», declararon. La «conciencia» de la ONU descansa en la «crítica», y no en las violaciones de los derechos humanos cometidas por Israel que son condenadas por investigaciones imparciales. Es típico de la ONU pasar por alto las violaciones de los derechos humanos para centrarse en un fragmento de sus consecuencias, aunque sin ramificaciones para Israel.

Citar las «aparentes violaciones» sólo sirve como premisa para lanzarse a la retórica sobre las obligaciones del ocupante, que no se aplican ni se hacen cumplir. Sin una afirmación comprometida de que Israel está cometiendo realmente violaciones, la comunidad internacional tiene menos obligación de intervenir. De ahí la creciente discrepancia entre la legislación internacional y su cumplimiento, que también se manifiesta en la negativa de la ONU a responsabilizar a Israel de nada.
Además, la falta de transparencia de la ONU cuando se trata de las violaciones de los derechos humanos por parte de Israel se refleja también en la forma en que trata a las organizaciones de derechos humanos que intentan dar la alarma sobre la violencia colonial desenfrenada contra los palestinos. No hay reciprocidad por parte de la ONU hacia el DCIP, por ejemplo, cuando se trata del inestimable trabajo que la organización ha realizado para intentar salvaguardar los derechos de los niños palestinos.

Por el contrario, el desequilibrio es tal que se espera que las organizaciones de derechos humanos se remitan a la ONU y, de paso, refuercen la legitimidad de la institución internacional que todavía tiene que responder por su papel en la creación de Israel en primer lugar. De los niños palestinos asesinados por soldados y colonos israelíes, o juzgados en los tribunales militares de Israel, o recluidos en las cárceles israelíes, la ONU no expresa ninguna preocupación significativa, de la misma manera que se negó a aceptar que Israel se fundó sobre la limpieza étnica de los palestinos a partir de 1948.

La ONU sabe que Israel no se compromete a proteger los derechos humanos; en ese sentido, ambas entidades comparten una agenda común. Al margen de la retórica habitual que sueltan los funcionarios de la ONU cuando se les acorrala para que hagan una declaración, la imagen que sigue apareciendo es la de una organización que busca proteger a Israel a toda costa. Ahí es donde reside realmente la «profunda preocupación» de la ONU.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel debe rendir cuentas por sus crímenes contra los niños palestinos

Foto: Niños en el interior de una escuela dañada tras los ataques israelíes en la ciudad de Gaza, el 26 de mayo de 2021 [Ashraf Amra/Anadolu Agency].

23 de agosto de 2021

Por Motasem A. Dalloul

Más de 1,2 millones de niños palestinos de los territorios ocupados volvieron a sus escuelas para el nuevo curso académico el 15 de agosto. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), la mayoría de ellos han estado contando los días y esperando la reapertura de las escuelas. «Porque para muchos jóvenes de Palestina, 2021 ha sido realmente un año largo y caluroso hasta la fecha».

Para explicar el motivo, la OCHA de la ONU señaló la pandemia de Covid-19, durante la cual mantener el ritmo de las clases a distancia fue un reto. En la Franja de Gaza, cerca de 180.000 niños palestinos volverán a las escuelas que aún están dañadas tras la ofensiva militar israelí de mayo, en la que murieron 255 personas, entre ellas 67 niños; más de 41.000 viviendas quedaron total o parcialmente destruidas.

La pandemia sigue afectando gravemente a Gaza, e Israel ha bloqueado los equipos médicos y los productos higiénicos desechables en la frontera nominal. Los niños se ven especialmente afectados por Covid-19 cuando sus padres se infectan o tienen que aislarse. Es una experiencia traumática, especialmente para los más pequeños. De hecho, muchos miles de niños de Gaza también sufren un trastorno de estrés postraumático; cada vez que oyen un avión no tripulado u otro tipo de avión israelí esperan que le sigan las bombas.

«Los niños no sólo tienen derecho a una educación segura, sino que tienen protecciones especiales en virtud de la legislación internacional sobre derechos humanos en vista de su vulnerabilidad específica», explicó la OCHA de la ONU. «Desde principios de 2021 [sin embargo], se ha informado de un total de 79 niños palestinos muertos y 1.269 heridos». Once de los fallecidos vivían en la Cisjordania ocupada y Jerusalén, donde 19 niños y cinco niñas han resultado heridos en ataques de colonos ilegales.

Además, Israel mantiene en prisión a 170 niños de entre 12 y 17 años, según ha informado Military Court Watch. Esa era la cifra a finales de junio, y la organización señaló que se trataba de un aumento del seis por ciento con respecto al mes anterior. Varios niños se encuentran en detención administrativa, sin cargos ni juicio.

«Según el Servicio Penitenciario Israelí», dijo Military Court Watch, «el 69% de los niños detenidos fueron trasladados por la fuerza y/o detenidos ilegalmente en Israel en junio. Esto viola el artículo 76 de la Cuarta Convención de Ginebra y el artículo 8 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.»

Los niños palestinos bajo la ocupación israelí no disfrutan de una vida segura, ya que siempre existe la posibilidad de que sean atacados por las fuerzas de seguridad israelíes o los colonos ilegales. Incluso Estados Unidos, principal defensor de Israel en la comunidad internacional, afirma que el Estado de ocupación «tiene la responsabilidad de proteger a los niños y a los profesores del acoso y la violencia de los colonos en su camino hacia y desde la escuela, y en cualquier caso».

Cabe señalar que Israel no sólo ataca a los niños palestinos, sino que también ataca a las organizaciones que los defienden o denuncian los crímenes israelíes contra ellos. El 29 de julio, por ejemplo, las fuerzas de ocupación israelíes asaltaron las oficinas de Defensa de los Niños Internacional – Palestina y confiscaron equipos, incluidos ordenadores y discos duros. Entre los artículos robados por las fuerzas de ocupación israelíes estaban los expedientes de asistencia jurídica de los niños que se enfrentan a cargos en los tribunales militares.

Military Court Watch ha informado del caso de un joven palestino de 16 años de Cisjordania que tenía una dolorosa lesión en la espalda que le impedía dormir en abril. Unos 30 soldados israelíes golpearon la puerta de su casa una noche y le dijeron a su padre que tenía «cinco segundos» para abrirla. Quince soldados entraron en el domicilio familiar y detuvieron al niño. Tras un duro interrogatorio, en el que dijo que le habían insultado repetidamente, el niño fue puesto en aislamiento durante 18 días, en los que hizo una veintena de comparecencias ante un tribunal militar. Después de tres meses en prisión fue puesto en libertad con una condena suspendida de ocho meses.

Un niño de 14 años de Nablus dijo a Military Court Watch que estaba caminando hacia la casa de su amigo cuando un jeep militar israelí se dirigió hacia él y se detuvo. Eran las 3 de la tarde. «Un soldado salió y me preguntó qué estaba haciendo», explicó el niño. Le esposaron – «muy fuerte y doloroso»- y le llevaron al jeep, donde un soldado le golpeó con la culata de un rifle.

El jeep se dirigió a la base militar de Huwwara, donde me llevaron a un contenedor. Los soldados pusieron el aire acondicionado muy frío y me quedé helado». Tras varias preguntas, un soldado israelí que dijo ser musulmán «me preguntó si quería colaborar con ellos… y le dije que nunca colaboraría aunque me pusiera su pistola en la cabeza. Luego me preguntó si quería un cigarrillo y le dije que no fumaba. Luego me pidió que viera mi página de Facebook. Entonces vino el comandante y le dijo al soldado que me dejara en paz».

Unas dos horas más tarde, lo sacaron al exterior y lo dejaron al sol. «Pedí un poco de agua pero los soldados no respondieron. Uno de ellos me escupió y empecé a gritar. Los soldados oyeron mis gritos y vinieron a ver qué pasaba. Uno de ellos me abofeteó y luego se burló de mí».

Muchos grupos de derechos de todo el mundo, incluidas las organizaciones israelíes, han denunciado que Israel abusa sistemáticamente de los niños palestinos, pero sus informes se ignoran en gran medida. Las propias agencias de la ONU realizan investigaciones y publican informes, pero la organización internacional se limita a expresar su «preocupación» y a pedir a Israel que respete las directrices y convenciones de la ONU sobre derechos humanos.

Por supuesto, Israel hace caso omiso de estas preocupaciones y se le permite actuar con impunidad. Así lo confirmó Amnistía Internacional en un informe del año pasado. Dicha impunidad, dijo Amnistía, permite a Israel salirse con la suya con «la tortura y otros malos tratos a los detenidos, incluidos los niños… Los civiles palestinos, incluidos los niños, de los Territorios Palestinos Ocupados fueron procesados en tribunales militares que no cumplían las normas internacionales sobre juicios justos».

¿Cuánto tiempo va a permitir el mundo que continúen estos abusos? Está claro para todos que Israel no es el refugio de la democracia que dice ser. La realidad es que es un Estado de apartheid que trata las leyes y convenciones internacionales con desprecio, y el mundo le permite salirse con la suya, en detrimento de la población de la Palestina ocupada, incluidos los niños. Si hemos de creer que la ONU, Estados Unidos, Gran Bretaña y los países occidentales en general se preocupan realmente por los derechos humanos (como hemos oído toda la semana sobre la situación en Afganistán), entonces hay que poner fin a la impunidad de Israel, y el Estado de ocupación colonial debe rendir cuentas por sus crímenes, sobre todo los cometidos contra los niños.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

El ejército israelí refuerza sus tropas en la frontera con Gaza

23 de agosto de 2021

El ejército israelí dijo el domingo que ha reforzado sus fuerzas a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza en medio de la tensión, informa la Agencia Anadolu.

Un comunicado militar dijo que las fuerzas a lo largo de la frontera de Gaza fueron reforzadas con unidades adicionales después de la evaluación de la situación de seguridad en la zona.

Según el periódico Yedioth Ahronoth, los militares aumentaron la preparación de sus fuerzas en previsión del lanzamiento de cohetes desde el territorio palestino.

El sábado por la noche, los aviones de guerra israelíes lanzaron una serie de ataques aéreos contra posiciones de Hamás en Gaza. La escalada se produjo tras los enfrentamientos entre las fuerzas israelíes y los palestinos que conmemoraban el 52º aniversario de la quema de la emblemática mezquita de Al-Aqsa de Jerusalén en la frontera con Gaza.

Al menos 41 palestinos resultaron heridos durante la violencia, mientras que el ejército israelí dijo que uno de sus soldados recibió un disparo y resultó herido de gravedad en la frontera de Gaza.

Fuente Monitor Medio Oriente en Español 

Un colono israelí incendia un olivar palestino cerca de Nablus

Foto: un hombre palestino habla con un agente fronterizo israelí mientras intenta apagar el fuego en un olivar cerca de la aldea cisjordana de Burin, cerca de Nablus, el lunes 3 de junio de 2013 [Nedal Eshtayah].

23 de agosto de 2021

Colonos judíos han incendiado esta mañana un olivar en la ciudad de Burin, al sur de Nablus, en la Cisjordania ocupada, según ha informado el Centro de Información Palestino.

El funcionario local Ghassan Daghlas declaró que los colonos del asentamiento ilegal de Yitzhar irrumpieron en una zona agrícola del sur de Burin y prendieron fuego a decenas de olivos en un olivar perteneciente a un residente local.

Burin y otras aldeas vecinas del sur de Nablus son desde hace tiempo objetivo de los colonos que viven en asentamientos ilegales y puestos de avanzada en la zona.

En general, los cisjordanos están expuestos a los frecuentes ataques de los colonos, que incluyen actos de violencia física, vandalismo y destrucción de las tierras de cultivo palestinas.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Un palestino con necesidades especiales baleado por soldados israelíes cerca de Belén

22 de agosto de 2021

Las fuerzas israelíes de ocupación tienen un largo historial de disparar o incluso matar a civiles palestinos bajo falsos pretextos de seguridad y donde es oficial y concluyente solo la versión del militar que realiza los disparos.

Un joven palestino con necesidades especiales resultó herido hoy tras ser baleado por soldados israelíes de la ocupación en el puesto de control militar conocido como “Container Checkpoint”, ubicado al este de la ciudad de Belén en la ocupada Cisjordania.

En este puesto militar, los soldados de la ocupación y sin motivo alguno, abrieron fuego contra Omar Shalaldeh de 25 años, un joven con necesidades especiales, acusándole graves heridas en sus piernas.

Shalaldeh fue trasladado de urgencia a un hospital cercano para recibir tratamiento médico.

Las fuerzas israelíes de ocupación tienen un largo historial de disparar o incluso matar a civiles palestinos bajo falsos pretextos de seguridad y donde es oficial y concluyente la versión del militar que realiza los disparos.

En este mismo Container Checkpoint, varios palestinos han sido asesinados donde ningún militar israelí ha sido cuestionado o investigado por las muertes a sangre fría.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner