La política de los vítores y abucheos: Sobre Palestina, la solidaridad y los Juegos Olímpicos de Tokio

Foto: los abanderados del equipo palestino Dania Nour y Mohammed K H Hamada portan la bandera palestina durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio 2020 en el Estadio Olímpico de Tokio, Japón [Stephen McCarthy/Sportsfile via Getty Images].

Por Ramzy Baroud

Cuando la delegación olímpica palestina, compuesta por cinco atletas, ataviada con el traje tradicional palestino y portando la bandera palestina, entró en el Estadio Olímpico de Tokio durante la ceremonia de inauguración el 23 de julio, me invadió el orgullo y la nostalgia.

Crecí viendo los Juegos Olímpicos. Todos nosotros lo hicimos. Durante todo el mes que duró el evento deportivo internacional, las Olimpiadas fueron el principal tema de discusión entre los refugiados de mi campo de Gaza, donde nací.

A diferencia de otras competiciones deportivas, como el fútbol, no era necesario preocuparse por el deporte en sí para apreciar el significado subyacente de las Olimpiadas. Todo el ejercicio parecía ser político.

Sin embargo, la política de las Olimpiadas no es como la política cotidiana. De hecho, se trata de algo mucho más profundo, relacionado con la identidad, la cultura, las luchas nacionales por la liberación, la igualdad, la raza y, sí, la libertad.

Antes de la primera participación olímpica de Palestina en 1996, con un solo atleta, Majed Abu Marahi, animábamos -todavía lo hacemos- a todos los países que parecían transmitir nuestras experiencias colectivas o compartir parte de nuestra historia.

En nuestro campo de refugiados de Gaza, en un pequeño salón, a menudo caluroso y amueblado con sencillez, mi familia, mis amigos y mis vecinos se reunían en torno a un pequeño televisor en blanco y negro. Para nosotros, la ceremonia de apertura era siempre fundamental. Aunque la cámara suele dedicar apenas unos segundos a cada delegación, unos pocos segundos eran todo lo que necesitábamos para declarar nuestras posturas políticas con respecto a todos y cada uno de los países. No es de extrañar, por tanto, que aplaudiéramos a todos los países africanos y árabes, que saltáramos de alegría cuando entraban los cubanos y que abuchearamos a los que han contribuido a la ocupación militar de nuestra patria por parte de Israel.

Imagínese el caos en nuestra sala de estar mientras una pequeña multitud de personas hacía declaraciones políticas en voz alta y rápida sobre cada país, argumentando por qué deberíamos aplaudir o abuchear, todo simultáneamente: «Los cubanos aman a Palestina», «Sudáfrica es el país de Mandela», «Los franceses regalaron a Israel aviones de combate Mirage», «Los estadounidenses son parciales con respecto a Israel», «El presidente de tal o cual país dijo que los palestinos merecen la libertad», «Kenia también fue ocupada por los británicos», etc.

El juicio no siempre era fácil, ya que, a veces, ninguno de nosotros era capaz de ofrecer una declaración concluyente para argumentar por qué debíamos aplaudir o abuchear. Por ejemplo, un país africano que normalizara sus relaciones con Israel nos haría dudar: odiábamos al gobierno pero amábamos a su gente. Muchos de estos dilemas morales quedaban a menudo sin respuesta.

Estos dilemas existían incluso antes de que yo naciera. La generación anterior de palestinos también se enfrentó a estos apremiantes dilemas. Por ejemplo, cuando los atletas afroamericanos, Tommie Smith y John Carlos, levantaron el puño durante la ceremonia de entrega de premios en los Juegos Olímpicos de octubre de 1968 en Ciudad de México, eso también debió ser una cuestión filosófica difícil de responder por los residentes de mi campo de refugiados. Por un lado, detestábamos el papel históricamente devastador que desempeñaba -y sigue desempeñando- Estados Unidos, al armar, financiar y apoyar políticamente a Israel. Sin ese apoyo, a Israel le habría resultado imposible mantener y sacar provecho de su actual sistema de ocupación militar y apartheid. Por otro lado, apoyamos, como seguimos apoyando, a los afroamericanos en su legítima lucha por la igualdad y la justicia. En estas situaciones, a menudo se resuelve que debemos apoyar a los jugadores sin dejar de rechazar a los países que representan.

Los Juegos Olímpicos de Tokio que se están celebrando no son la excepción de este complejo sistema político. Si bien la mayor parte de la cobertura mediática se ha centrado en la pandemia del COVID-19 -el hecho de que los juegos se celebraran en primer lugar, la seguridad de los jugadores, etc.-, la política, el triunfo humano, el racismo y muchas otras cosas también estuvieron presentes.

Como palestinos, esta vez tenemos más que animar que de costumbre: nuestros propios atletas. Dania, Hanna, Wesam, Mohammad y Yazan nos hacen sentir orgullosos. La historia de cada uno de estos atletas representa un capítulo de la saga palestina, que está plagada de dolor colectivo, asedio y diáspora continua, pero que también espera una fuerza y una determinación sin parangón.

Estos atletas palestinos, al igual que los atletas de otros países que están soportando sus propias luchas, ya sea por la libertad, la democracia o la paz, llevan una carga más pesada que los que se formaron en circunstancias normales, en países estables que proporcionan a sus atletas recursos aparentemente infinitos para alcanzar su máximo potencial.

Mohammad Hamada, un levantador de pesas de la asediada Franja de Gaza, compite en la prueba de 96 kg. En realidad, este joven de 19 años lleva ya una montaña. Tras haber sobrevivido a varias guerras mortales de Israel, a un asedio implacable, a la falta de libertad para viajar, para entrenar en condiciones adecuadas y, por supuesto, al trauma resultante, al dar su primer paso en el Estadio Olímpico de Tokio, Hamada ya era un campeón. Cientos de aspirantes a levantadores de pesas de Gaza y de toda Palestina debieron de verlo en el salón de su casa, llenos de esperanza de que ellos también podrían superar todas las dificultades y de que también podrían estar presentes en unas futuras Olimpiadas.

Yazan Al-Bawwab, el nadador palestino de 21 años, encarna, a pesar de su juventud, la historia de la diáspora palestina. Palestino, criado en los Emiratos Árabes Unidos, que ahora vive en Canadá con doble nacionalidad italiana y palestina, representa a una generación de jóvenes palestinos que viven fuera de la patria y cuya vida es un reflejo de la búsqueda constante de un hogar. Hay millones de refugiados palestinos que se vieron obligados por la guerra, o por las circunstancias, a trasladarse constantemente. Ellos también aspiran a vivir una vida normal y estable, a llevar con orgullo los pasaportes de su patria y, como Al-Bawwab, a conseguir grandes cosas en la vida.

La verdad es que para nosotros, los palestinos, los Juegos Olímpicos no son un ejercicio etnocéntrico. Nuestra relación con ella no se inspira simplemente en la raza, la nacionalidad o incluso la religión, sino en la propia humanidad. La dialéctica a través de la cual animamos o abucheamos transmite mucho sobre cómo nos vemos a nosotros mismos como pueblo, nuestra posición en el mundo, la solidaridad que deseamos otorgar y el amor y la solidaridad que recibimos. Así pues, Irlanda, Escocia, Cuba, Venezuela, Turquía, Sudáfrica, Suecia y muchos más, incluidos todos los países árabes sin excepción, pueden estar seguros de que siempre seguiremos siendo sus fieles seguidores.

Sobre el autor: Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos «La última tierra»: Una historia palestina’ (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Estados Unidos: Las familias palestinas «no deben ser desalojadas» de Jerusalén

Foto: el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, hace una pausa mientras habla durante una sesión informativa en el Departamento de Estado el 2 de agosto de 2021, en Washington, DC. [BRENDAN SMIALOWSKI/AFP vía Getty Images]. 

04 de agosto de 2021

Estados Unidos afirmó ayer que las familias palestinas amenazadas con la demolición de sus casas en la Jerusalén ocupada «no deben ser desalojadas».

En una rueda de prensa, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, dijo: «Las familias no deberían ser desalojadas de los hogares en los que han vivido durante décadas».

«No vamos a entrar en estos informes emergentes ni a comentar los diversos debates jurídicos detallados, pero los estamos siguiendo de cerca y seguiremos haciéndolo».

Price dijo que Estados Unidos «sigue comprometido con nuestros homólogos israelíes y palestinos para dar pasos tangibles que mejoren la calidad de vida y hagan avanzar en la libertad, la seguridad y la prosperidad para todos.»

«Estamos haciendo todo esto -la diplomacia, la asistencia, el compromiso- en un esfuerzo que en su núcleo se basa realmente en la simple idea de que los israelíes y los palestinos merecen las mismas medidas de seguridad, de protección, de libertad y, lo que es más importante, de dignidad».

El Tribunal Supremo israelí no se pronunció ayer en la vista sobre la autorización para apelar presentada por las familias El-Kurd, Jaouni, Abu Hasna y Askafi, que se enfrentan al desalojo de sus hogares en Sheikh Jarrah por parte de la empresa de colonos Nahalat Shimon. En su lugar, el tribunal ofreció a los palestinos el estatus de «inquilinos protegidos», diciendo que sus casas no serían demolidas si reconocían la propiedad del grupo de colonos sobre la tierra y le pagaban un alquiler nominal. Las familias palestinas rechazaron la propuesta.

Los analistas han dicho que la inacción del tribunal es una maniobra política del primer ministro Naftali Bennett antes de su visita prevista a Washington este mes.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Por bombardeos israelíes, el 80% de la población de Gaza pasa gran parte de su vida sin electricidad

Foto: Israel ha bombardeado deliberadamente plantas eléctricas, líneas de transmisión, plantas de tratamiento y purificación de agua, caminos y carreteras, hospitales, escuelas y edificios residenciales.

03 de agosto de 2021

Un nuevo estudio del Comité Internacional de la Cruz Roja muestra que la mayoría de gazatíes solo dispone de 10 a 12 horas de electricidad por día, lo que «afecta de lleno» a su día a día y pone en riesgo su salud.

Un estudio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) realizado en Gaza revela que el 80% de la población pasa gran parte de su vida a oscuras, ya que «apenas tienen entre diez y doce horas de electricidad por día».

La organización ha detallado en un comunicado que este problema se vuelve «mucho más grave» durante la temporada de calor y representa una «amenaza para la salud y la cotidianidad de los pobladores».

«La mayoría de ellos no puede refrigerar los alimentos, y es imposible poner en funcionamiento las plantas de tratamiento de aguas residuales», ha apuntado el CICR, que ha incidido en que el estudio evidencia que la escasez «crónica y prolongada» de electricidad y los cortes de energía «afectan psicológicamente a la población».

Así, el 94% de los encuestados manifiesta que esta situación impacta en su salud mental, un mal que se ve agravado tras la última ofensiva israelí en mayo de este año, que repercutió también en daños a la infraestructura y causó cortes masivos en las principales líneas de alta tensión, «lo que disminuyó el tiempo de suministro de electricidad a cuatro o cinco horas diarias».

El CICR ha cifrado en 500.000 las personas, «como mínimo», que se ven obligadas a pasar la mayor parte del día sin electricidad, mientras algunos pueden costear el suministro de energía adicional mediante generadores.

Según el estudio, el 27% de las personas encuestadas revela que no tienen acceso a otra forma de energía eléctrica cuando se interrumpe el servicio eléctrico municipal, y el 91% de ellas indica que no pueden hacer frente al coste de formas de energía alternativas.

«Tenemos una batería pequeña que alimenta las luces LED, pero solo podemos recargarla cuando hay electricidad. La carga dura una o dos horas solamente y luego tenemos que estar a oscuras. Las luces LED están apagadas la mayor parte del tiempo», relata al respecto Ahmed Darwish, un hombre de 64 años que vive en el campamento de refugiados de Bureij.

Los habitantes de Gaza describen una situación en la que la escasez de electricidad ha afectado de «manera negativa su vida durante años», ha lamentado la organización, que apunta a que para estos «es casi imposible realizar las tareas domésticas», mientras «los niños no pueden completar las tareas escolares».

«Cuando hay cortes de energía eléctrica, esto parece un cementerio. Todo queda a oscuras. Enciendo la lámpara de aceite. Las luces LED no alcanzan, porque las baterías no tienen carga suficiente. Además, no siempre tengo aceite para la lámpara, y mis hijos no pueden estudiar», manifiesta, por otra parte, Mariam Hunaideq, una madre de seis hijos que vive en Nahr el-Bared, en el sur de la Franja de Gaza.

Por otro lado, el CICR ha añadido que la falta de electricidad impide el funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales, de modo que estas son vertidas al mar sin tratamiento previo, lo que contamina gran parte de la costa de Gaza.

«La contaminación no afecta solo al mar, sino que también contribuye a la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos, que ponen en peligro la salud de los habitantes de Gaza y de las zonas vecinas», ha aseverado la organización.

De esta manera, la jefa de la subdelegación del CICR en Gaza, Mirjam Muller, ha hecho un llamamiento a las autoridades responsables y a la comunidad internacional para que «reconozcan la situación y tomen medidas para mejorarla».

Fuente: www.naiz.eus

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner