En lo que va del año, unos 70 menores de edad palestinos, han perdido la vida en ataques del ejército del régimen de Israel

Foto: funeral de Muhamed Munir al-Tamimi

25 de julio de 2021

Muhamed Munir al-Tamimi, resultó herido en enfrentamientos entre soldados israelíes y palestinos, que protestaban contra las colonias israelíes. Y sucumbió a sus heridas el sábado en el hospital.

El régimen de Israel, es criticado internacionalmente, por vulnerar los derechos de menores palestinos. Las Naciones Unidas reportan más de mil violaciones a los derechos de menores palestinos por parte de Israel. Además, el régimen de Tel Aviv es el único en el mundo que detiene y procesa a niños de forma sistemática en tribunales militares.

Muhamad, no es el único menor palestino que pierde la vida a manos de soldados israelíes. En lo que va del año, unos 70 niños han sido asesinados a sangre fría. Pérdidas irreparables para sus padres, que ahora en vez de abrazar a sus hijos, solo abrazan a sus imágenes.

Fuente: HispanTV 

Un activista palestino asegura que «el pueblo de Beita utilizará todos los medios para mantener su tierra libre»

25 de julio de 2021

Por Anjuman Rahman

Beita es la única aldea en los alrededores del sur de Nablus que no tiene un asentamiento ilegal israelí construido en sus tierras. Los palestinos están decididos a mantenerlo así.

«La gente de Beita rechaza completamente la presencia o incluso la idea de los asentamientos», me dijo la activista y fotógrafa Baraa Hussein. «Nunca se les permitirá permanecer en nuestra tierra».

A principios de mayo, aumentó la violencia de los colonos israelíes contra los palestinos de la aldea. El puesto de avanzada de Eviatar está construido en el monte Sabih, en las afueras del sur de Beita, y ocupa hasta el 30% de las tierras de la aldea.

Desde entonces, se han celebrado protestas diarias contra el puesto de avanzada. El sustento de al menos 17 familias palestinas -más de 100 personas- depende de poder cosechar sus aceitunas en las tierras que han poseído durante generaciones.

«En los últimos años ha habido varios intentos de los colonos de apoderarse de nuestras tierras, pero esta vez han aprovechado que la atención mundial se centraba en Sheikh Jarrah, en el Jerusalén ocupado, y en los ataques contra Gaza», explicó Hussein. «Al principio empezó con una sola tienda de campaña, luego creció a 20 y después a 35 caravanas, y ahora hay más de 65 caravanas en la montaña».

El monte Sabih está situado en la zona C, que constituye alrededor del 60% de la Cisjordania ocupada, bajo pleno control militar y administrativo israelí. Es un lugar estratégico, por lo que los colonos están desesperados por apoderarse de él. Situado entre tres aldeas palestinas de Qabalan, Yatma y Beita, señaló Hussein, el objetivo del puesto de asentamiento es separar el norte de Cisjordania del sur. Además, el puesto de control militar más importante de Cisjordania está cerca. Los residentes locales, dijo, temen que el puesto de avanzada crezca y se fusione con los asentamientos más grandes cercanos.

Las protestas nocturnas implican que cientos de palestinos enmascarados se dirijan a la montaña para hacer ruido y mantener despiertos a los colonos. Esto se conoce como «confusión nocturna» y dura hasta el amanecer. También dirigen rayos láser verdes hacia el asentamiento, disparan piedras con hondas y lanzan fuegos artificiales.

«Los dos esfuerzos de resistencia más destacados son los disturbios nocturnos y la quema de neumáticos», dijo Hussein. «Esto envía un mensaje de que no tendrán ni un solo día de paz aquí en Beita. Nuestra tierra seguirá libre de colonos».

La quema de neumáticos, señaló, es una forma eficaz de irritar a los colonos. Se encienden según la dirección del viento para maximizar el efecto del humo. La resistencia, insisten los aldeanos, continuará hasta que los colonos y su puesto de avanzada abandonen la zona.

Protestas en Beita, en el monte Sabih, 23 de julio de 2021 [Baraa Hussein].

Hussein es «sólo un fotógrafo», pero cuando vio que nadie cubría los ataques a su pueblo, decidió utilizar su plataforma para documentar los acontecimientos hasta que la conciencia de lo que ocurre en Beita se extienda a los medios de comunicación.

Según el derecho internacional, todos los asentamientos israelíes en los territorios ocupados son ilegales. El puesto de avanzada de Eviatar es ilegal incluso según la legislación israelí, ya que se estableció sin autorización del gobierno. Sin embargo, los soldados israelíes no sólo protegen a los colonos, sino que también atacan a los manifestantes, matando a cinco palestinos e hiriendo a otros cientos.

El mes pasado, Mohammed Hamayel, de 16 años, y Ahmed Bani Shamsa, de 17, fueron abatidos por las fuerzas israelíes durante las protestas. Al parecer, los dos eran amigos del colegio entre los cientos de jóvenes de Beita que participan en las protestas con regularidad. Cuando los habitantes del pueblo intentaron evacuar a los chicos heridos, también les dispararon.

«Los soldados apuntan a propósito a las piernas de los manifestantes», me dijo Hussein. «Esto ha provocado que más de 600 personas resulten heridas con munición real. La mayoría de las víctimas son hombres jóvenes, que ahora van todos con muletas».

Añadió que los soldados están aumentando el uso de munición real y de supresores -silenciadores- para reducir el ruido de las balas. «El nivel de protección que los colonos tienen de los soldados es aterrador. Hacen todo lo posible para reprimir a los palestinos».

La semana pasada, los colonos abandonaron el lugar tras el compromiso que les ofreció el gobierno israelí, que podría hacerles regresar a la zona. Según un comunicado del Consejo Regional de Samaria, que representa a los asentamientos judíos del norte de la Cisjordania ocupada, las estructuras del puesto de avanzada no serán demolidas, sino transformadas en una base para los soldados israelíes.

«Si la montaña es tomada por Israel, toda la zona industrial cercana será arrebatada a los palestinos y eliminada», dijo Hussein. «Se tomarán cientos de hectáreas. También será peligroso para los agricultores, los trabajadores y los que viajen entre ciudades».

Israel tiende a frenar sus ataques cuando está bajo el escrutinio de los medios de comunicación, por lo que insta al mundo a sentarse y tomar nota de lo que está sucediendo en Beita. «En cualquier otra parte del mundo, los ladrones son peligrosos y constituyen una amenaza para la sociedad. Sin embargo, en Beita, donde nos roban nuestras casas y nuestras tierras, las víctimas son vistas como una amenaza para el Estado ladrón que ocupa nuestras tierras.»

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel prohíbe la entrada de combustible a la central eléctrica de Gaza

Foto: el paso fronterizo de Karm Abu Salem (Kerem Shalom), que es el sustento económico de Gaza, lleva ya 33 días cerrado, reduciendo el trabajo de la principal central eléctrica y agravando la crisis de combustible en el enclave, 11 de junio de 2021 [Mohammed Asad/Middle East Monitor].

25 de julio de 2021

Israel impidió el domingo la entrada de camiones de combustible destinados a la única central eléctrica de Gaza a través del cruce de Kerem Shalom, la principal ruta comercial del territorio, informó la Agencia Anadolu citando a un funcionario palestino.

«Las autoridades de ocupación [israelíes] prohibieron la entrada de 25 camiones cargados de combustible para la central eléctrica de Gaza», dijo Rami Abu Elreish, del Ministerio de Economía de Gaza, a la Agencia Anadolu.

Dijo que las autoridades israelíes no aclararon el motivo de la medida.

Las autoridades israelíes no hicieron ningún comentario sobre el informe.

El mes pasado, Israel permitió la entrada de combustible para la central eléctrica de Gaza después de una suspensión de 49 días tras la ofensiva militar de 11 días sobre el territorio palestino en mayo, en la que murieron 260 palestinos y miles resultaron heridos. También murieron trece israelíes por el lanzamiento de cohetes palestinos desde Gaza.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Mikel Ayestaran, periodista: ‘Ir a Jerusalén es imprescindible para entender una ocupación en el siglo XXI’

Foto: periodista Mikel Ayestarán

25 de julio de 2021

El corresponsal en Jerusalén recoge en un libro su día a día durante seis años en ciudad santa. «La humillación que sufren los palestinos no la he conocido en ninguna parte del mundo». «El conflicto es por la tierra y los recursos pero no por la religión. Los colonos aumentan pero no en el número que Israel quisiera»

Los hijos del periodista Mikel Ayestarán (Beasain, Guipuzcoa, 1975) de seis y 12 años, se quedan sorprendidos en los controles policiales de carreteras, por ejemplo, en el País Vasco, cuando vienen a España. Pocas armas, dicen. Se entiende al saber que los pequeños viven en Jerusalén, donde los militares israelís permanecen apostados en las calles de ciudad vieja pertrechados como si fueran a la guerra. Su padre, corresponsal en la ciudad santa hace seis años, recoge en el libro Jerusalén, santa y cautiva, su día a día en el lugar que es, según sus propias palabras, «la madre del cordero» del conflicto árabe israelí.

-¿Qué te llevó a escribir de Jerusalén, el tema más tratado desde la segunda guerra mundial. ¿Queda algo más que decir?

-Era una deuda pendiente como periodista porque ya había hecho dos libros sobre Oriente Medio pero no había entrado particularmente en la ciudad. Más allá del día a día, de las crónicas de la radio y la tele, quería contar otro Jerusalén y para eso, en el formato de libro, me siento super cómodo. Lo que no cabe en el día a día que, para mí, es mucho más interesante que el día a día informativo. También lo hice como reto personal. Escribir sobre algo que está frente a mi casa, la Ciudad Vieja de Jerusalén. Trabajar sobre cosas que son tu día a día también es complicado. Aporto la humilde visión de un corresponsal que lleva seis años porque mi percepción es que, por mucho que la hemos contado y explicado, la gente la sigue sin conocer. Es un fracaso periodístico. El libro aporta el testimonio directo de la gente que vive o trabaja en la Ciudad Vieja, que es la madre del cordero.

-¿Por qué no se conoce la ciudad pese a lo mucho que se habla?

-Hay un hastío informativo y una maquinaria de propaganda por los dos lados muy potente. Trabajas como si fuera periodismo deportivo, o pro o contra, todos con sus camisetas y la gente se ha cansado de eso. Hay muchas fuentes para saber lo que está pasando pero considero que ir a Jerusalén es imprescindible. Por mucho que te lo expliquen, hasta que no pones un pie allí, hasta que no hueles y ves las miradas, no puedes entender lo que es una ocupación en marcha en el siglo XXI. Como periodista es obligatorio.

-Detalla en el libro la decisión de ir con su mujer y sus dos hijos pequeños. ¿Es una ciudad adecuada para que un niño crezca?

-No sé si algún día me lo agradecerán o me lo echarán en cara. Ahora tienen 9 y 12 años, han vivido más tiempo allí que en España. Una etapa importante. Es una ciudad friendly con los niños. Tanto árabes como israelís tienen muchos niños, hay muchos parques, debes acertar dónde vives y el colegio. Sí es cierto que tiene una carga de intensidad y de racismo en la que viven y no son ajenos. Crean, pero, un GPS mental que les permite adaptarse muy fácil.

-Explica que el momento de marcharse lo marca cuando los más pequeños ya consideran que la presencia constante de las armas es habitual…

-Sí, esa es una de las líneas rojas. Las armas tienen una presencia muy importante en las calles y, de momento, te das cuenta de que les sigue sorprendiendo. Es algo del paisaje de Jerusalén pero todavía les sigue sorprendiendo y eso es buena señal. Cierto es que nuestro entorno no está marcado por el conflicto constantemente (colegio internacional…). Estamos en una especie de burbuja. Nunca sabes cómo canalizarán la perspectiva que les da haber vivido en Jerusalén. Ojalá les sirva.

-En Jerusalén, plantea en el libro, parece que están en un partido de fútbol donde eres pro o contra y donde es muy difícil ser equidistante. ¿Dónde se ubica usted?

-Soy periodista. La equidistancia en un conflicto que plante semejante desproporción te llevaría al cinismo, a no cumplir con tu trabajo. Hay temas en los que no entro porque no hay razón, es emoción. Cuando se justifica todo apelando al derecho divino, no hay más que hablar.

-¿Durante los seis años que llevas allí, la población palestina ha empeorado o ha mejorado?

-Desde el punto de vista político ha caído en picado. El peor castigo que tienen los palestinos es su liderazgo. La división entre Hamás y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) es un castigo. ¿Mejor o peor? Yo creo que están de pena. La situación en Cisjordania es cada vez es peor a nivel económico a nivel de libertades individuales por la represión de la ANP, que controla y limita todos los accesos. La salud, por ejemplo, es un despropósito de gestión. A los palestinos los veo peor. Además, ese tema de los dos Estados, no conozco a nadie que defienda la solución de los dos Estados, más allá de la comunidad internacional. Hay un Estado, no hay más. El plan de los dos Estados es inviable. Israel nunca va a permitir un Estado palestino.

-¿Por dónde pasa para ti la solución del conflicto, si es que crees que la puede haber?

-Cuando sea un solo Estado con los mismos derechos para todos. El plan de los dos Estados es utópico, también es el más cómodo. Sobre el papel es la mejor pero dar marcha atrás sería reconocer décadas de fracaso diplomático de inoperancia. Lo más cómodo es seguir en el status quo. Pero sobre el terreno no avanzan dos estados, es solamente uno el que avanza. Trump fue el más realista a la hora de describir cómo está Cisjordania.

-En su paseo por los cuatro barrios de Jerusalén, agolpados en un kilómetro cuadrado, echa un jarro de agua fría a los cristianos al decirles que no está probado que la vía dolorosa que transitó Jesucristo se encuentre justamente en los lugares señalados.

-La gente necesita confirmar su creencia, tocar. No sé cómo se puede encontrar la espiritualidad en Semana Santa en Jerusalén. Yo creo que más bien es el contexto idóneo para perder la fe. Es un circo.

-¿Los psiquiátricos se llenan en los periodos clave, verdad?

-Sí , sí, por el síndrome de Jerusalén. Muchos peregrinos no pueden aguantar los momentos de climax que alcanzan al llegar a sus lugares sagrados. Pero no hay interés por el otro. Todos confluyen en un kilómetro cuadrado, que es nada, pero no se ven, no conectan.

-¿Qué barrio de la ciudad vieja le gusta más? ¿Hacia dónde tiende cuando se adentra?

-El que más vida tiene es el barrio musulmán. Estás como en una medina. Si no fuera por las banderas de Israel, tendrías la impresión de que estás en cualquier otro lugar de Oriente Medio. En el barrio cristiano, casi no hay cristianos, es un barrio de shopping, el barrio armenio es un enorme convento y el judío tiene el problema de que es un lugar frío, destinado al estudio religioso.

-¿Los ultraortodoxos se están haciendo cada vez más fuertes?

-Sí, con consentimiento y patrocinados y ayudados. La convivencia es muy difícil. Te miran pero no te ven, aunque tampoco ven a los judíos laicos. A largo plazo, los ultraortodoxos van a ser un problema para Israel por los privilegios de los que gozan respecto al resto ciudadanos y porque todo movimiento ultra, sea del signo que sea, no ayuda a la cohesión social ni a avanzar. El Israel laborista de los kibutz se ha acabado. Israel está girando a la derecha, a la extrema derecha diría yo, los kibutz del siglo XXI son las colonias y cada vez tienen más peso los partidos ultranacionalistas y religiosos. Va en una dirección que no es la que soñaron los creadores de este Estado.

-¿Cómo ve el futuro inmediato?

-Sobre el terreno hay un Estado que avanza, imparable, con el visto bueno de la comunidad internacional y el apoyo absoluto de EEUU. Israel ya ha aplastado a los palestinos, más ya es muy difícil. La humillación que sufren los palestinos no la he conocido en ninguna parte del mundo. La solución, sea la que sea, será dramática para las dos partes. Las dos partes saben que no puede ser de otra forma después de tanto odio y tanta sangre. El conflicto es por la tierra y los recursos pero no por la religión. Los colonos aumentan pero no en el número que Israel quisiera. El cambio tiene que venir de dentro, de la propia sociedad israelí y palestina. Para que sea un cambio real.

Fuente: www.elperiodico.com

Adolescente palestino sucumbe a las heridas de los disparos israelíes

Traducción no oficial

RAMALLAH, lunes 26 de julio de 2021 (WAFA) – Un adolescente palestino el lunes por la mañana sucumbió a las heridas que sufrió por los disparos israelíes recibidos hace dos meses, según fuentes médicas.

El Ministerio de Salud dijo que Yousef Nawaf Mhareb, de 17 años, residente de la aldea de Abwein, al norte de la ciudad ocupada de Ramallah en Cisjordania, murió a causa de las heridas después de permanecer 74 días en la unidad de cuidados intensivos del Complejo Médico Palestino de la ciudad.

Mhareb recibió heridas de bala del ejército israelí en el cuello, específicamente en la quinta y séptima vértebras, que le causaron daños en la médula espinal.

Fuente: WAFA

Otro adolescente palestino, Muhammad Tamimi, asesinado por militares israelíes en Palestina ocupada

23 de julio de 2021

Es habitual que los militares israelíes disparen directamente a los palestinos desarmados, lo que explica la gran cantidad de civiles asesinados con balas reales.

El muchacho de 17 años, identificado como Muhammad Al-Tamimi, murió por las heridas causadas por las balas de la ocupación israelí que impactaron directamente su cuerpo, en la aldea de Al-Nabi Saleh, al noroeste de Ramallah.

Al-Tamimi, resultó gravemente herido, esta noche del viernes, durante los enfrentamientos con las fuerzas de ocupación israelíes, que estallaron en la aldea de Al-Nabi Saleh.

Militares israelíes del ejército de ocupación asaltaron esta noche la pequeña aldea y dispararon balas reales contra los jóvenes, hiriendo al muchacho de gravedad en el pecho.

El joven herido fue inmediatamente trasladado al Hospital de Salfit, donde fue ingresado al quirófano, pero a pesar de los esfuerzos, fue imposible salvar su vida debido a la gravedad de las heridas.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada 

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner