El destituido primer ministro israelí conspiró con Bin Salman para acabar con el rey de Jordania

Foto: el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu (izquierda) y el príncipe heredero de Arabia Saudí Mohammed Bin Salman (derecha).

14 de junio de 2021

Han surgido nuevos detalles sobre el presunto complot para derrocar al rey Abdullah de Jordania, que indican que el ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu desempeñó un papel estelar junto con altos funcionarios de la administración Trump, prominentes jordanos y el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman.

Los detalles del papel desempeñado por Netanyahu, que fue destituido ayer después de que el parlamento israelí votara un nuevo gobierno de coalición liderado por el nacionalista de extrema derecha Naftali Bennett, se dieron a conocer en un artículo del Washington Post titulado «Dentro de la intriga de palacio en Jordania y un frustrado ‘acuerdo del siglo'».

Ignatius arrojó luz sobre una de las mayores historias de abril, cuando el antiguo príncipe heredero de Jordania, Hamzah Bin Hussein, fue acusado de conspirar para derrocar al rey Abdullah II. El supuesto complot habría sido respaldado por el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman, también conocido como MBS.

El relato de Ignatius se basa en un informe de investigación jordano sobre el caso, así como en conversaciones con funcionarios actuales y anteriores con conocimiento de la política del ex presidente estadounidense Donald Trump en Oriente Medio. La objeción del rey Abdullah al llamado «acuerdo del siglo» habría sido el motivo del complot para socavarlo. El éxito del plan requería un nuevo acuerdo para la Jerusalén Oriental ocupada que buscaría desplazar la custodia jordana o hachemita de la mezquita de Al-Aqsa.

En marzo de 2019, dos meses antes de que la administración Trump diera a conocer en Baréin la parte económica del plan, titulada «Paz para la prosperidad», el rey Abdalá emitió una de las más duras condenas al llamado plan de paz. «Nunca cambiaré mi posición sobre Jerusalén (…) independientemente de lo que digan otras personas. Tenemos un deber histórico hacia Jerusalén y los lugares sagrados. … ¿Se me presiona desde el extranjero? Sí, me presionan desde el extranjero. Pero, para mí, ésta es una línea roja», dijo Abdullah.

En otra entrevista, más o menos al mismo tiempo, el rey Abdullah fue aún más enfático en su objeción. «Yo, como hachemita, ¿cómo podría retroceder o dejar ir a Jerusalén? Imposible. … La gente habla del ‘trato del siglo’, o de una patria alternativa. ¿Cómo? ¿No tenemos voz?», se dice que dijo.

Ignatius afirma que Jared Kushner, yerno de Trump y principal asesor en las negociaciones, abrazó a Netanyahu y a MBS… pero se volvió cada vez más antagónico con el rey jordano. «Se convirtió en una creencia de Trump que el rey era un obstáculo para el proceso de paz», se informó que un ex alto funcionario de la CIA dijo. Aunque Trump, Netanyahu y MBS no parecen haber estado trabajando para derrocar al rey, sus acciones claramente lo debilitaron y alentaron a sus enemigos, escribe Ignatius.

Se sugiere que Netanyahu operó de manera canalla, confabulando con MBS y Kushner para socavar al rey Abdullah. Ignatius escribe que representantes del Mossad y del servicio de seguridad Shin Bet se pusieron en contacto personalmente con el rey Abdullah desmintiendo cualquier papel en el supuesto complot. El tema, según un ex funcionario de inteligencia estadounidense citado por Ignatius, fue: «Esto no es cosa nuestra. Viene de enfrente», lo que significa que era Netanyahu el que formaba parte del complot.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Gantz aprueba nuevos objetivos de ataque en Gaza

Foto: el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, en la Knesset en Jerusalén el 7 de junio de 2021 [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, aprobó el mes pasado un nuevo banco de objetivos que Israel podría atacar en cualquier futura ofensiva sobre la asediada Franja de Gaza, según reveló ayer el Channel 12 de la televisión israelí.

Según Arab48, la televisión israelí dijo que el banco de objetivos se actualizó en preparación para un posible estallido de tensión entre Israel y la resistencia palestina a raíz de la prevista Marcha de las Banderas que se celebrará mañana en Jerusalén.

Sin embargo, los funcionarios de seguridad israelíes creen que la resistencia palestina no lanzará cohetes contra Israel si la marcha sigue adelante, sino que hará volar globos incendiarios, mientras que podrían planearse ataques en Cisjordania.

El jefe de la policía israelí, Jacob Shabtai, canceló la Marcha de las Banderas la semana pasada, pero el destituido primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, la aprobó y decidió que se celebrara mañana, pocos días después de la toma de posesión del nuevo gobierno de Israel.

El nuevo ministro del Interior israelí, Omer Barlev, revisará el asunto y podría cancelar la marcha. Si esto ocurre, el reducido gabinete se reunirá para discutir el asunto y aprobar la cancelación o seguir adelante con la marcha.

La Marcha de las Banderas es un acto de provocación organizado por los colonos judíos para conmemorar la ocupación de Jerusalén Este. Atraviesan las calles de la Ciudad Vieja y se acercan a la mezquita de Al Aqsa y bailan y cantan para provocar a los palestinos.

En la Marcha de las Banderas, los ultranacionalistas israelíes de extrema derecha atraviesan las zonas musulmanas para celebrar la toma de Jerusalén Este por las fuerzas de ocupación sionistas tras una segunda oleada de limpieza étnica en 1967. Cantando «muerte a los árabes» y entonando canciones racistas y altamente ofensivas, se ve a miles de personas desfilando por zonas musulmanas ondeando la bandera israelí.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel destruye casas de beduinos en Cisjordania

Foto: fuerzas israelíes demuelen tiendas y estructuras beduinas en la zona de Humsa, al este del pueblo palestino de Tubas, en la Cisjordania ocupada, el 8 de febrero de 2021 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images].

Las fuerzas israelíes desmantelaron el domingo las tiendas de las familias palestinas de una comunidad beduina nómada cerca de la aldea de Taibe, al noreste de Ramala, en la Cisjordania ocupada, informa la Agencia Anadolu.

Los soldados israelíes irrumpieron en la aldea por la mañana y destruyeron 6 casas y refugios para animales.

Los lugareños dijeron que las tiendas demolidas derribaron un refugio para dos familias con un total de 15 miembros.

El desmantelamiento de los refugios forma parte de una campaña israelí más amplia destinada a vaciar todas las comunidades beduinas de la zona en favor de la empresa de asentamientos de colonos israelíes.

Según fuentes palestinas, las autoridades israelíes demolieron más de 500 viviendas y negocios palestinos en la Jerusalén Oriental ocupada y en Cisjordania sólo en el último año.

En virtud del Acuerdo de Oslo de 1995 entre Israel y la Autoridad Palestina, Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, se dividió en tres partes: Área A, B y C.

Las demoliciones tuvieron lugar en la zona C, donde viven 300.000 palestinos, entre los que se encuentran comunidades de beduinos y pastores que viven principalmente en tiendas, caravanas y cuevas.

El derecho internacional considera que tanto Cisjordania como Jerusalén Este son territorios ocupados y considera ilegales todas las actividades de construcción de asentamientos judíos en ellos.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

El nuevo Primer Ministro de Israel Naftali Bennett impulsará los asentamientos ilegales y la discriminación racial y será más extremista que el anterior.

14 de junio de 2021

El Ministerio de Exteriores palestino declaró que el nuevo gobierno de Naftali Bennett, definido como el «Gobierno de cambio» en Israel, no será diferente de los anteriores.

A través de un comunicado, la Cartera de Exteriores señaló que la descripción del gobierno de Bennett como un «Gobierno de cambio» no es correcta, excepto por la «retirada de Benjamín Netanyahu» y afirmó que «el nuevo gobierno de Israel no será diferente del anterior».

En un comunicado, el ministerio planteó una serie de preguntas sobre el Gobierno dirigido por Bennett, entre ellas «¿Cuál es su posición respecto al derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y al establecimiento de su Estado independiente con Jerusalén Este como capital?». «¿Cuál es su posición respecto a los procesos de asentamiento y anexión? ¿Cuál es su posición sobre Jerusalén y el respeto a la situación histórica y jurídica de la ciudad? ¿Cuál es su posición sobre los acuerdos firmados? ¿Su posición sobre las resoluciones de legitimidad internacional? ¿Cuál es su posición sobre la solución de los dos Estados y las negociaciones sobre la base del principio de «tierra por paz»?.

Se señaló que este veredicto de Palestina sobre este nuevo gobierno dependerá de la actitud que adopte en estas situaciones y en los exámenes que tomará en los próximos días.

Es más extremista que Netanyahu

Mustafa Barghouti, secretario general del movimiento Iniciativa Nacional Palestina, advirtió que el Gobierno de Bennett impulsará los asentamientos ilegales y la discriminación racial y será más extremista que el anterior.

Barghouti subrayó que el nuevo primer ministro es uno de los más opositores al establecimiento de un estado palestino independiente.

Se jacta de asesinar a palestinos

Cabe recordar que Bennett Es el abanderado de los colonos israelíes. Es un ultra derechista. Es un ultra sionista y se jacta de asesinar a palestinos: “He matado a muchos árabes en mi vida, y no hay ningún problema con eso”.

Mas asentamientos ilegales y opresión a los palestinos

En relación a Cisjordania, Bennett afirmó que fortalecerá los asentamientos del Área C de esa región. Recordemos que en esa área, en tierra palestina, Israel tiene el control absoluto tanto militar como administrativo, gracias a los acuerdos de Oslo. Ese anuncio vino de la mano del planteo de reforzar económicamente al ejército israelí, renovar su armamento, etc. Lo que no puede significar otra cosa que la profundización de los ataques y la opresión que esa Fuerza mantiene sobre los palestinos.

Fuentes: TRT, Agencias y PalestinaLibre.org

Israel-Palestina: Las piezas se movieron, la partida sigue.

10 de junio de 2021

Por Ruben Elías Dutra

El último episodio de la lucha del pueblo palestino por su liberación mantiene los límites geográficos ilegales impuestos por Israel. En cambio el mapa político local y regional del llamado Cercano Oriente Ampliado se modificó.

El régimen israelí reivindica el derecho de los judíos a ocupar todos los territorios de la “Tierra Prometida”, lo que justifica la conquista y expulsión de los no judíos y la apropiación de lugares sagrados compartidos con otras religiones.

Este conflicto se gesto, a principios de mayo por una serie de sucesos en Jerusalén que movilizaron a la población palestina de la ciudad. La expulsión de vecinos de sus hogares en el barrio Sheikh Jarrah fue resistido. El 8/05 la ONU volvió a exhortar a Israel a poner fin a toda expulsión forzada, advirtiendo que sus acciones podrían constituir “crímenes de guerra”. Peter Stano, portavoz de la UE, pidió a Israel “con urgencia” que rebaje la tensión en sus conflictos con ciudadanos palestinos.

Otros incidentes, durante el mes sagrado del Ramadán, estuvieron vinculados a la Puerta de Damasco, a la Mezquita de Al Aqsa y su entorno. Las limitaciones a acceder a las oraciones, la represión a los fieles y el asalto a la Mezquita por fuerzas israelíes repercutieron a nivel regional y mundial y produjeron indignación y condena. Israel desconoció el carácter de Al Aqsa como lugar religioso inviolables y lo profanó.

Vino la advertencia de Hamas que no se atendió… y llego el primer cohete. El detonante fue la mezquita de Al Aqsa. Las causas son múltiples. Son el resultado del bloqueo y acoso que sufre el “Gueto” de Gaza desde hace mas de una década; la expulsión continua de la población no judía de Jerusalén Oriental en un intento de imponer a la ciudad como capital indivisible de Israel; en Cisjordania, la ocupación y desplazamiento de la población original trasladando allí alrededor de medio millón de judíos y el intento en 2020 de anexar un tercio a Israel; también la discriminación, el apartheid, que sufren ese 20% de la población de Israel no judía. Y además, la aparición de una generación de jóvenes, millennials, luchadores callejeros que se niegan a someterse.

EL TABLERO ISRAELI

Así quedaron las piezas. El régimen criminal y de limpieza étnica de Israel permanecerá. Al tiempo que el presidente Biden ordenaba a Netanyahu un alto del fuego simultáneo e incondicional con Gaza, el Congreso le otorgaba créditos para mantener su supremacía militar. EEUU no va a hundir su “portaviones”, lo necesita como gendarme regional, en una zona estratégica.

El Acuerdo del Siglo pergeñado con Trump, terminó cuando no logro su reelección. La retirada de Trump del acuerdo 5 + 1 con Irán y las sanciones económicas no se mantendrán. Biden tiene otros planes para el golfo y no pasa por una guerra con Irán como pretende Israel. Los Acuerdos de Oslo, están muertos, solo falta que Biden y Palestina los entierren.

El desplazamiento de Netanyahu y sus acólitos, por una coalición variopinta, no implica ningún cambio ideológico. “Bibí” será el “chivo expiatorio” por lanzarse a una aventura irresponsable con el fin de permanecer como primer ministro. El gobierno que surja no va a eliminar la Ley Básica de Israel que legaliza el apartheid; Jerusalén va continuar siendo la capital indivisible; y, el medio millón de judíos que se asentó en Cisjordania van a permanecer y multiplicarse.

Se frena la expansión y las “anexiones”, pero no la ocupación. Pagaran los platos rotos la población palestina que se encuentra en sus dominios, en especial los ciudadanos “árabes” de Israel.

EL TABLERO PALESTINO.

El gran logro de los palestinos fue la unidad alcanzada para alzarse contra el régimen israelí que los oprime y discrimina. Ya antes del primer cohete los habitantes de Jerusalén defendieron sus derechos y sus creencias, enfrentado a las fuerzas represivas y a las bandas de colonos.

En la medida que la contienda avanzaba, en Israel, las hordas supremacistas marcaban casas y atacaban los barrios “árabes”. Hubo muertos y se impuso el toque de queda en varias ciudades. Lod, Akka, Ramla, el Néguev, Galilea y Wadi Ara se alzaron apoyando a la resistencia palestina. Se trasladaron tropas desde Cisjordania para controlar la situación. El New York Time citaba a analistas y políticos que hablaban de “guerra civil”.

El 18 de mayo los palestinos llevaron adelante una huelga general en Jerusalén, Cisjordania e Israel. En represalia, el 31 de mayo, las autoridades israelíes lanzaron la “Operación Ley y Orden”, en la que policías y otras fuerzas arrestaron a cientos de ciudadanos palestinos de Israel, acusados de participar en la ola de protestas masiva de mayo.

En cuanto al conflicto armado, los gazatíes sabían que serían atacados por Israel, para aplastarlos con su armamento moderno y sofisticado. Se prepararon para ese día. Cuando ese momento llego, con sus cohetes lograron superar el sistema defensivo de Israel. Atacaron algunas bases militares e impidieron los vuelos comerciales a los aeropuertos Ben Gurión y Ramón. Hicieron sentir a la población israelí que ellos también son vulnerables. Gaza será reconstruida, la partida sigue.

A nivel internacional, la mayoría de los países del mundo condenaron a Israel y apoyaron un alto del fuego desde el primer momento, lo demoró el voto de EEUU. La desproporción de las fuerzas y los bombardeos indiscriminados por parte de Israel, llevo a la Comisión de DDHH de la ONU a proponer y aprobar la creación de una comisión investigadora por posibles crímenes de lesa humanidad. Israel rechazó la creación y Uruguay voto en contra, no en nuestro nombre.

*Publicado en el Semanario Voces, Montevideo,  10/06/21.

Palestina. El tiempo no pasa. Respuesta de Rodolfo Walsh a la Embajada de Israel que lo acusaba de «antisemita»

Resumen Latinoamericano, 8 de junio de 2021. 

A principios de 1974, Rodolfo Walsh viajó al Cercano Oriente para conocer de primera mano la cuestión palestina. Producto de ese viaje fueron una serie de notas publicadas por el Diario Noticias, de la organización Montoneros, entre el 12 y el 19 de junio, bajo el título genérico de La revolución palestina. La embajada de Israel envió entonces una nota firmada por su Responsable de Prensa, Mario Sejatovich, que pretendía rebatir los argumentos de Walsh, y a la que el periodista revolucionario argentino respondió con esta nota de absoluta vigencia en el contexto de un nuevo ciclo de la lucha del pueblo palestino.

Por Rodolfo Walsh para Noticias/

Flagrantes inexactitudes, deformaciones de los hechos históricos, gruesos equívocos, son algunas de las virtudes que la Oficina de Prensa de la Embajada de Israel en Buenos Aires atribuye a mi reciente serie sobre Palestina, según la carta publicada en Noticias el domingo 14*. En ella el señor Sejatovich, funcionario de esa oficina, se propone “reestablecer la verdad” y lo intenta sosteniendo, en síntesis, que Palestina era “un país casi despoblado” al fin de la Primera Guerra Mundial; que el problema de los refugiados palestinos fue “creado por los propios líderes árabes”, en 1948, “al compeler a los pobladores árabes a abandonar sus lugares de residencia”; y que el 14 de mayo de 1948 los Estados Árabes “invadieron el Estado de Israel”.

En mi serie de notas yo he sostenido que Palestina era desde el siglo VII una tierra poblada por árabes; que el éxodo de 1948 fue provocado por las organizaciones terroristas Haganah, Irgun y Stern; y que fueron estas organizaciones las que desencadenaron la guerra. Frente a opiniones tan dispares, un lector distante tiene derecho a conocer las fuentes en que se basan para deducir dónde está la verdad.

El mito de la “Tierra sin pueblo”

Expliqué en mis notas que ya a fines del siglo pasado la propaganda sionista convirtió al palestino en “el hombre invisible” de Medio Oriente, a tal extremo que Teodoro Herzl hizo un viaje a Palestina y escribió un informe donde no
figuraba la palabra “árabe”. El mito de la “tierra sin pueblo” era útil para fomentar la inmigración del “pueblo sin tierra”. Ese mito renace en la carta de la Embajada de Israel, como si no hubiera sido refutado. Según el escritor israelí Amos Elon, en un libro de 1971, cuando Herzl viajó a Palestina en 1898, “debía haber allí más de 500.000 árabes palestinos”. Esto se complementa con una observación formulada en 1891 por el judío Achad Haam, que conocía bien Palestina: “En el extranjero solemos pensar que Palestina hoy es casi desierta, un páramo incultivado… Pero no es así, en absoluto. Es difícil encontrar tierras sin cultivar… En el extranjero solemos pensar que los árabes son todos salvajes, comparables a los animales, pero esto es un gran error”.

Cabe preguntarse si no es esa forma racista de pensar, lo que volvía “invisible” al palestino y lo que, todavía hoy, hace que la Embajada de Israel invente cifras de población distintas a las que figuran en los únicos censos conocidos. Así el señor Sejatovich afirma, sin citar fuente, que al fin de la Primera Guerra “la población árabe era de 557.000 y la población judía, de 100.000”. La verdad es que en 1914 los turcos hicieron un censo que dio una población total de 689.272, y el sionista Arthur Ruppin estimó que 60.000 eran judíos.

El 31 de diciembre de 1922 el “Gobierno de Palestina” (o sea el Mandato británico) hizo un censo que dio estos resultados:

Árabes Judíos Otros Total
663.914 83.794 9.474 757.182

Es decir que cuatro años después de lo que dice la Embajada, la población judía aun no llegaba a los 100.000. Tampoco acierta la Embajada cuando dice que Palestina “hasta comienzos de la década del 30 era una tierra de emigración árabe”. Si comparamos el censo de 1922 con el de 1931, vemos que la población árabe creció el 28% y la población judía, el 108% lo que sólo se explica por la política de inmigración que implantó el Mandato británico. De las cifras que acabo de citar se deduce que los términos “Palestina, país despoblado”, son una falacia en cualquier época que se considere. En 1922, la densidad de población ascendía a 22 habitantes por kilómetro cuadrado, cifra superior en ese momento a la de Estados Unidos o la URSS, y que la Argentina no alcanzará en un siglo: lo que espero no suministre argumentos a ningún colonizador.

Walsh (derecha) con Jorge Masetti y el Che Guevara en Prensa Latina

El mito de la “agresión árabe”


Para explicar el éxodo palestino de 1948, la Embajada de Israel apela a un argumento que el sionismo ha dejado prácticamente de utilizar desde 1961, cuando fue pulverizado por el investigador inglés Erskine Childers. El argumento pretendía que “dirigentes árabes” habían hablado por radio a los palestinos ordenándoles evacuar sus casas. Childers viajó a Israel en 1953 y pidió pruebas de ese alegato, sin obtenerlas. Acudió entonces al Museo Británico, donde se conserva la versión grabada por la BBC de todas las emisiones de radiales de Medio Oriente desde 1948, y no sólo no encontró un solo llamamiento árabe a la evacuación, sino numerosas exhortaciones, e incluso órdenes, de permanecer en sus casas.

Las razones que incitaron a los palestinos a huir al grito de “Deir Yassin!” son la destrucción de aldeas y las masacres que precedieron al 15 de mayo de 1948. Ello está demostrado, en primer lugar, por uno de los responsables de esas masacres, el dirigente de la Irgun Menajem Begin, en su libro La Rebelión. Pero hay además centenares de testimonios.

El mediador de la UN, conde Bernadotte (asesinado por terroristas sionistas) dijo en su informe: “El éxodo de los árabes palestinos resultó del pánico causado por la lucha, de rumores sobre actos de terrorismo reales o supuestos y de la expulsión… Prácticamente toda la población árabe huyó o fue expulsada del área ocupada por los judíos”.

El periodista (y luego diputado) israelí Uri Avneri dice: “En algunos casos, los dirigentes judíos trataron de persuadir a los árabes de que se quedaran, por ejemplo en Haifa. Pero por regla general los incitaron a abandonar sus ciudades y aldeas”. El propio Yigal Allon ha referido que para limpiar Galilea de palestinos, llamó a los alcaldes árabes y les advirtió “que se van a quemar todas las aldeas de Huleh… que huyan mientras hay tiempo”. El mayor O’Ballance, historiador militar inglés, señala que “expeditivamente los árabes fueron expulsados y obligados a huir, como en Ramleh, Lydda y otros lugares. Donde quiera avanzaban en territorio árabe las tropas israelíes, la población árabe era arrancada como por una topadora”

Edición original de La revolución palestina

El terror causado por las masacres tipo Deir Yassin, y no las inexistentes exhortaciones de “dirigentes árabes” a quienes nunca se nombra, fue pues la causa del éxodo. La mayoría de esas masacres ocurrieron antes del 14 de
mayo, fecha de la “invasión” de Estados Árabes, y ocurrieron en zonas netamente árabes, que aun dentro del Plan de Partición de la UN, figuraban dentro del Estado Árabe.

Entre el 21 de diciembre de 1947 y el 14 de mayo de 1948, las organizaciones terroristas israelíes montaron las siguientes operaciones de gran envergadura, fuera de los límites de Israel, que en todos los casos significaron ocupación de territorio, toma o destrucción de ciudades y pueblos, y expulsión de árabes: Qazaza (21.12.47); Sása (16.2.48); Haifa (21.2.48); Salameh (1.3.48); Biyar Adas (6.3.48); Qastal (4.4.48); Deir Yassin (10.4.48); Lajun (15.4.48); Saris (17.4.48); Tiberias (20.4.48); Haifa (22.4.48); Jaffa (26.4.48); Acre (27.4.48); Safad (7.5.48); Beisan (9.5.48). La fuente es el New York Times.

Estas incursiones, y los extensos relatos que las documentan, prueban que Israel no esperó siquiera el día de su Independencia, fijado por la UN, para lanzarse a la conquista de territorio árabe; y que fueron sus organizaciones armadas las que desencadenaron la guerra. En este contexto, importan relativamente poco las citas de funcionarios árabes que en su mayoría pertenecían a gobiernos corrompidos y reaccionarios, de fuertes vínculos con el colonialismo. Lo que hayan dicho o dejado de decir el rey Faruk, o el rey Abdullah, o el títere británico en Irak, Nuri as Said, tiene tan poca importancia como lo que hayan declarado los Comisionados designados por el gobierno británico, a quienes cita la Embajada (Abdul Khader, el único dirigente amado y seguido por los palestinos, murió en combate).

Pretender que sobre esos testimonios se pueda erigir el derecho a la dominación de un pueblo; suponer que el relato de “un refugiado” (entre un millón), aparecido en un diario jordano, justifique las infames Leyes de Expropiación dictadas por el Estado de Israel sobre las tierras árabes; hablar de una imaginaria “transferencia de poblaciones”; todo eso es defender lo indefendible. Comprendo que el señor Sejatovich, lo haya hecho, por encargo de su Embajada, con tan poca convicción.

Para reflexionar


Con respecto a los datos verificables, sólo me resta agregar que las cifras de refugiados que di en mi serie de notas proceden de la UN. La Embajada de Israel se permite, sin embargo, teorizar sobre mi actitud frente al terrorismo y la violencia, que expliqué claramente en mi serie sobre la Revolución Palestina. Dije allí que apruebo la violencia de los pueblos oprimidos que luchan contra sus opresores. Eso significa que el terrorismo que se inscribe en esa lucha es –más allá del juicio particular sobre cada acción- tan legítimo en el caso de los palestinos como en el caso de la Resistencia francesa.

Y que la insurrección de los palestinos frente a los ocupantes de su patria es tan legítima como, por ejemplo, el alzamiento del ghetto de Varsovia contra los nazis. El testimonio de un escritor religioso judío ayudará a comprender el paralelo: “En lo que a mi concierne” ha dicho Moshe Menuhin “mi religión es el judaísmo profético y no el judaísmonapalm. Los nacionalistas ‘judíos’, el nuevo tipo de guerreros ‘judíos’ no son judíos, sino nazis ‘judíos’ que han perdido todo el sentido de la moralidad y la humanidad judías… A pesar de todos los artificios de encubrimiento y la construcción de imágenes ficticias; a pesar de los torrentes de trucos sofisticados, publicidad astuta, retórica polémica, ocultamiento de los hechos, redacción tendenciosa de la historia, el hecho trágico es que los nacionalistas ‘judíos’ se apoderaron por la fuerza de las armas, del terror y de las atrocidades, de los hogares, la tierra y la patria de los campesinos, trabajadores y comerciantes árabes, en la vieja Palestina; construyeron una ‘Patria Judía’ y la expandieron durante los meses anteriores al 14 de mayo de 1948 por medio de masacres, despojos, terrorismo, entre el 10 de abril y el 14 de mayo, expulsando a los árabes de ciudades tan típicamente árabes como Deir Yassin, Jaffa, Acre, Ramleh, Lydda, etc.. Los nacionalistas ‘judíos’ son nazis ‘judíos’ y yo siento vergüenza que me identifiquen con ellos y con sus causas herejes”.

* Noticias publicó la respuesta de la embajada el 14 de julio de 1974, con la siguiente nota aclaratoria: “1º) la dirección del diario efectivamente respalda las opiniones vertidas por Rodolfo J. Walsh en su serie de notas sobre La Revolución Palestina aparecidas en Noticias en la semana del 12 al 19 de junio último. Cabe recordar al respecto que Walsh viajó a los países árabes como enviado especial de este matutino; 2º) Walsh utilizará próximamente esta misma columna para contestar a la embajada de Israel; 3º) La descripción objetiva de la injusticia histórica que ha venido soportando el pueblo palestino sólo con malicia puede interpretarse como una actitud antisemita o persecutoria de la comunidad judía de nuestro país”.

Fuente: Estación Finlandia

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner