Bin Salman recurre a empresa israelí para espiar a sus disidentes

Foto: el software espía israelí Reign, extrae datos de iPhones y espía a los propietarios de los telefonos inteligentes.

Una empresa israelí ha vendido tecnología de espionaje a Arabia Saudí para piratear teléfonos inteligentes de disidentes del príncipe heredero, Muhamad bin Salman.

El diario israelí Haaretz reveló el martes que la compañía israelí Quadream, centrada en “acceder y hackear teléfonos móviles”, comenzó a prestar servicios a Arabia Saudí y el joven heredero del trono desde 2019.

Según el informe, la compañía, dirigida por un exfuncionario de inteligencia militar israelí, usa un frente en Chipre para vender su software espía Reign, que aparentemente extrae datos de iPhones, controla remotamente la cámara, escucha a escondidas y rastrea las ubicaciones de los usuarios del dispositivo sin su conocimiento.

El informe agrega que dicha tecnología sensible solo se puede exportar bajo la supervisión de expertos militares israelíes.

El software espía Reign, detalla, puede infectar iPhones directamente, sin que el propietario tenga que hacer clic en un enlace de malware.

A principios de diciembre de 2018, el diario estadounidense The Washington Post informó que el régimen de Israel estuvo directamente involucrado en la venta de un software espía sofisticado, denominado Pegasus, a Arabia Saudí para ayudar al reino a purgar y asesinar a los disidentes.

Según el informe, el ministerio israelí de asuntos militares había autorizado al NSO Group a vender el sofisticado software espía al reino saudí.

Se considera que Pegasus es uno de los softwares de espionaje más sofisticados del mundo. Es altamente invasivo, pues es capaz de penetrar a fondo en las comunicaciones de los teléfonos que son objeto del ataque.

Según The Washington Post, Arabia Saudí utiliza dicha herramienta para espiar a los disidentes en seis países de la región de Asia Occidental.

Las autoridades de Arabia Saudí suelen recurrir al uso de software y sistemas electrónicos para identificar y reprimir a los disidentes y críticos al régimen de los Al Saud y restringir, de paso, la libertad de expresión en el país árabe.

De hecho, el príncipe heredero saudí dirige una campaña de arrestos y asesinatos contra sus rivales al trono, activistas y disidentes políticos con objetivo de silenciar toda voz opositora en Arabia Saudí.

Fuente: HispanTV 

El sionismo cambia de maquillaje

09 de junio de 2021

Fuentes: Rebelión
 

La política israelí está cerrando la puerta a la posibilidad que el cuatro veces primer ministro Benjamín Netanyahu vuelva a ocupar el cargo gubernamental más relevante en esa entidad.

Traicionado por la ultraderecha y el extremismo político y religioso, Netanyahu se enfrenta a la posibilidad cierta de ir a la cárcel por corrupción, fraude y tráfico de influencias. Todo indica que Netanyahu no tendrá la posibilidad de poner el cargo de primer ministro como escudo, ni amenazar con una ofensiva militar contra Gaza o sus clásicas diatribas contra la República Islámica de Irán, Líbano o Siria. Un Netanyahu que está defendiendo como fiera herida su cargo, apelando a la clásica conducta de atemorizar respecto a un posible gobierno de unidad entre el centro político encabezado por Yair Lapid, la ultraderecha del otrora aliado de Netanyahu, el ex ministro de educación Naftali Bennett y la presencia de partidos árabes. Un gobierno que tendría en los dos primeros años a Bennett como primer ministro y los dos últimos a Yair Lapid. Se especula que Netanyahu estaría seduciendo a algunos diputados de Yamina, como es el caso de Nir Orbach, que ha mostrado su disconformidad con una alianza que incluya al partido árabe Maan y eso hace aún incierto el final de esta telenovela política.

Una coalición de partidos (1) que tiene un plazo delimitado para presentar un programa de gobierno. Días que está siendo utilizados por Netanyahu para generar un clima de inestabilidad, llamando a sus ex socios para que se desmarquen del actual pacto que lo deja a él fuera del gobierno. En este posible nuevo gobierno destaca la presencia del partido árabe Maan, cuyos votos permitieron sumar la mayoría de 61 parlamentarios, que permite pensar en desbancar a Netanyahu. El Partido Maan exige una serie de reivindicaciones para el 21% de la población árabe que radica en Israel (en los territorios de la Palestina histórica): terminar la política de demolición de viviendas palestinas y con la construcción de asentamientos en localidades habitadas en el Neguev. El líder de este partido, Mansur Abbas, espera inaugurar ahora una etapa de reivindicaciones, desde el poder, en favor de la comunidad árabe.

Netanyahu va hoy cuesta abajo en la rodada en el plano personal, pero esto no cambia un ápice la condición de considerar a Israel como una sociedad belicista, punta de lanza del imperialismo y potencias europeas en Asia occidental y un peligro evidente para una región que tiene desde el año 1948 a esta entidad generando desestabilización, agresiones en varios frentes y guerras. La casta política sionista tiene diferencias en política interna, que tampoco son esenciales y donde se destaca la discusión respecto a los privilegios del sector ortodoxo, que no tiene obligación de hacer el servicio militar, el tema de subsidios económicos, de vivienda y educación otorgados a los colonos en los territorios palestinos ocupados, la velocidad de las medidas tomadas pero…en el plano externo la visión y acción no difiere en lo absoluto. Con absoluta certeza el tema de avanzar en materias de dejar de construir asentamientos, levantar nuevos tramos del muro de apartheid, seguir bloqueando a la Franja de Gaza, en definitiva la crónica política de ocupación y colonización de Palestina seguirá incólume.

Una política exterior que muestra una coherencia fundamentada en mitos fundacionales, un destino manifiesto, que está en la esencia de esta sociedad, además de una narrativa y práctica segregacionista. Una política exterior sionista imbricada con la política, que en el plano internacional practica Washington y donde el Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí (AIPAC por sus siglas en inglés) ejerce un incuestionable influjo sobre la Casa Blanca. Una alianza que genera una simbiosis de indudable peligro, no sólo para Palestina y Asia Occidental en particular, sino que para el conjunto del planeta. El nuevo gobierno sionista será más de lo mismo, una charada de democracia, una cara maquillada pero que en esencia como solemos decir en Latinoamérica, “aunque la mona se vista de seda, mona queda”, comprobando aquello que entre la casta política, que sustenta su existencia en base al expolio, la segregación, el crimen y la explotación de otros pueblos, da exactamente lo mismo quien presida el sillón de mando.

Entre bueyes no hay cornadas y bien sabemos que, por más que haya acusaciones contra Netanyahu, la sobrevivencia de una entidad se fundamenta en la impunidad generalizada, lo que incluye incluso los más atroces crímenes cometidos por la soldadesca ocupante sionista contra el pueblo palestino. Llámese Benjamín Netanyahu, Naftali Bennett, Yair Lapid, Benny Gantz o cualquier nombre que surja de una de las sociedades más denunciadas por crímenes de guerra y lesa humanidad, todo seguirá igual. Con la mayor cantidad de resoluciones de condena por su política de apartheid, quien sea el que presida el gobierno de ese régimen no podrá estar ajeno a lo que ha sido una política de exterminio de la población palestina desde hace 73 años a la fecha.

La relación con Estados Unidos sin Netanyahu no sufrirá variación alguna, considerando en esto al actual presidente norteamericano, Joe Biden, que en noviembre del año 2016 – en las postrimerías como vicepresidente del ex mandatario Barack Obama – en el congreso mundial judío celebrado en la ciudad de Nueva York dejó en claro su posición: “Soy sionista, pero para esto no hace falta ser judío” (2), unido a un gabinete donde los incondicionales de Israel son mayoría todos ellos de religión judía (3).  Una a ello la propia conformación de un gobierno con tan amplia conformación y donde destaca la presencia de políticos absolutamente extremistas y que podría ser primer ministro en la nueva etapa, como es Naftali Bennett.

En una publicación en The New Yorker y consignado por diversos medios Bennett señaló, previo a las elecciones del año 2013, que “hay algunas cosas que la mayoría de nosotros sabemos que nunca pasarán: no habrá una nueva temporada de Los Soprano… y nunca habrá un plan de paz con los palestinos». Multimillonario, fue jefe de gabinete de Netanyahu entre los años 2006-2008. El año 2010 fue nombrado director del Consejo Yesha (organización dedicada a la promoción de los asentamientos judíos en los territorios ocupados). Ha ocupado las carteras de Economía, Servicios Religiosos, Asuntos de la Diáspora, Educación y Defensa (siempre con opiniones antipalestinas). Para Bennett, la Línea Verde –demarcación establecida tras el armisticio de 1949– «no tiene ningún significado». «La tierra es nuestra. Haré todo lo que pueda para luchar contra la creación de un Estado palestino en la tierra de Israel…no más ilusiones». El que puede ser el próximo primer ministro de Israel incluso ha negado la existencia de la ocupación afirmando “¿ocupación? ¿Puede uno ser un ocupante en su propio hogar? Esta es nuestra casa».

Como ministro de Economía, Bennett fue muy criticado por sugerir que a los «terroristas» no había que detenerlos, sino matarlos. «Yo ya he matado a muchos árabes en mi vida y no hay absolutamente ningún problema». Meses antes había comparado la situación entre Israel y los palestinos como metralla molesta clavada en el culo y que se tiene que extirpar. En otras ocasiones, Bennett no ha escondido sus posiciones abiertamente racistas, al sostener frente a un diputado árabe: “cuando ustedes todavía colgaban de los árboles, aquí teníamos un estado judío” (4). Con ese nombre y el de Avigdor Liberman, Ayelet Shaked, entre otros, no hay posibilidad de pensar en un gobierno que le cambie la realidad de ser un ocupante, colonizador y violador de los derechos humanos del pueblo palestino, por más que el gobierno de Biden quiera maquillar un régimen sin ningún apoyo más allá de Washington y sus aliados como Francia, Gran Bretaña y los grupos de presión sionistas.

Pero si alguien piensa que Lapid representa un nombre, que permitirá avanzar por un proceso que permita la autodeterminación del pueblo palestino, está tan equivocado como creer que Israel es una democracia. Lapid ha afirmado que el Ejército israelí tiene que poder entrar en territorio palestino argumentando “motivos de seguridad”. Sostiene que el valle del Jordán debe estar en manos de Israel, que «no existe el derecho de retorno» de los palestinos que fueron desplazados en 1948 y que Jerusalén es la capital indivisible de Israel “porque los países no dividen sus propias capitales». Así visto, da lo mismo quien ocupe el cargo de primer ministro, son todos igual de criminales.

Notas

  1. Naftali Bennett y Yair Lapid cuentan con el respaldo de 61 diputados repartidos en tres partidos ultraderechistas: Yamina (coalición de partidos de ultraderecha donde sobresalen los colonos extremistas Naftalí Bennett y Ayelet Shaked. El Partido religioso Nueva Esperanza (Tikva Hadashá) presidido por Gideon Saar y el partido Israel Nuestro Hogar (Ysrael Beitenu) presidio por el extremista de origen moldavo ex ministro de guerra Avigdor Lieberman . Unidos a dos partidos ubicados en el centro político hay Futuro (Yesh Atide) del ex animador de televisión Yair Lapid y Azul y Blanco (Kahoil Lavan) de Benny Gantz. Dos partidos del espectro más a la izquierda como son el partido Laborista y Meretz., junto a la formación árabe Maan.
  2. https://www.trt.net.tr/espanol/mundo/2016/11/11/soy-sionista-pero-para-esto-no-hace-falta-ser-judio-609022
  3. Los propios sionistas destacan la presencia judía en el Gabinete de Joe Biden. Antony Blinken. secretario de Estado. Asesor de Biden con un extenso currículum diplomático. En su audiencia de confirmación sostuvo, que desea que Estados Unidos vuelva al acuerdo nuclear con Irán y que consultará con Israel sobre la política a llevar con relación a Irán. David Cohen, director adjunto de la CIA y experto en temas relacionados con la república islámica de Irán. Merrick Garland, fiscal general. Avril Haines, directora de Inteligencia Nacional. Ronald Klain, jefe de gabinete. Eric Lander, Genetista, director de la Oficina de Políticas de Ciencia y Tecnología. Rachel Levine, subsecretaria de Salud. Alejandro Mayorkas, Secretario de Seguridad Nacional, subsecretario de Seguridad Nacional durante la presidencia de Barack Obama, nació en Cuba de padre judío cubano y madre judía rumana. Anne Neuberger, directora de ciberseguridad de la Agencia de Seguridad Nacional. Judía ortodoxa originaria de Brooklyn y educada en la universidad en escuelas ortodoxas. Wendy Sherman, subsecretaria de Estado. Sherman fue la negociadora principal para el acuerdo nuclear de Irán de 2015 y tomó la iniciativa en la defensa del acuerdo con las comunidades judía y pro-Israel. Ha desempeñado un papel en la construcción de la plataforma del Partido Demócrata según las líneas tradicionales pro-Israel. Janet Yellen, secretaria del Tesoro. https://www.cjch.cl/2021/01/estos-los-judios-joe-biden-ha-nominado-gobierno/
  4. https://www.eldiario.es/internacional/son-naftali-bennett-yair-lapid-extranos-aliados-aspiran-destronar-netayanhu_1_7989673.html

 

Interrogantes sobre la muerte de un oficial de inteligencia israelí durante su detención

Foto: soldados israelíes participan en ejercicios militares cerca de la zona norte de Elyakim el 14 de octubre de 2020 [EMMANUEL DUNAND/AFP vía Getty Images].

09 de junio de 2021

El misterio ha envuelto la muerte de un oficial de la inteligencia militar israelí en prisión hace tres semanas tras ser acusado de cometer delitos que perjudicaban al Estado, según informaron el lunes los medios de comunicación locales.

El ejército israelí dijo que «la investigación descubrió sospechas de que el oficial, que servía en una unidad de tecnología en la Dirección de Inteligencia, realizó a sabiendas acciones que perjudicaron gravemente la seguridad del Estado».

Haaretz informó que los militares dijeron: «El oficial cooperó durante la investigación y confesó muchos de los hechos que se le atribuían».

La información sobre el caso fue revelada después de que el ejército retirara una orden de mordaza completa sobre el mismo, pero, según el Times of Israel, los detalles clave sobre el asunto, incluyendo la identidad del oficial y la naturaleza exacta de sus presuntos crímenes, siguen prohibidos de publicar.

El ejército israelí dijo, según el Times of Israel, que el soldado actuó solo y no cometió las acciones en nombre de un gobierno extranjero, por razones financieras o como resultado de una ideología específica, sino por «motivaciones personales» no especificadas.

Mientras tanto, Haaretz informó de que los familiares del soldado dijeron: «Estamos confundidos, tenemos miedo y queremos respuestas reales».

«Nadie nos ha explicado lo que ha pasado».

El soldado fue detenido en agosto. Fue encontrado herido en su celda el 17 de mayo y murió más tarde en el hospital.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

 

Sindicatos y activistas exigen al Gobierno de Trudeau que pare el comercio bilateral de armas con Israel

08 de junio de 2021

Siguen creciendo las muestras de solidaridad con el pueblo palestino y el repudio al accionar israelí. Sindicatos y federaciones, junto con activistas, le exigen al Primer Ministro canadiense en una carta pública que pare el comercio de armas y demás materiales bélicos con el Estado de Israel.

Se trata de aproximadamente 39 organizaciones de trabajadores, entre sindicatos, federaciones que en todo Canadá nuclean a centenares de miles de trabajadores, junto a organizaciones de base enviaron una carta abierta, donde le exigen a JustinTradeau, primer ministro canadiense, que suspenda inmediatamente el comercio bilateral de toda las armas y materiales con Israel.

Con esta carta abierta iniciaron una campaña en las redes sociales de apoyo al pueblo palestino. Se trata de organizaciones que se nuclean en el «Labour Against the Arms Trade», una organización contra el comercio de armas.

En uno de los párrafos la carta plantea que «el Gobierno de Canadá debe terminar con la complicidad en la violencia y el apartheid».

MIentras que uno de los organizadores, Simon Black, afirmó al lanzar la campaña que esto «es una demostración (…) de la solidaridad de los trabajadores canadienses con el pueblo palestino. La oposición laboral al régimen de ocupación y apartheid de Israel solo seguirá creciendo».

Esta campaña viene a sumarse a las acciones que esta semana realizaron sectores de trabajadores en Oakland -California- Estados Unidos, bloqueando la descarga de barcos israelíes.

Los trabajadores de Amazon también se solidarizaron con el pueblo palestino que sufre una limpieza étnica sistemática desde la constitución del Estado de Israel, enviando una carta a los dueños y ejecutivos de esa multinacional de origen estadounidense.

Mientras que en Sudáfrica, la solidaridad con los palestinos y el repudio a la brutal agresión de Israel a ese pueblo, se expresó a través de los portuarios de ese país, que con el respaldo de su sindicato se negaron a descargar el barco Zim Shinghai, de origen israelí atracado en el puerto de Durban.

Evidentemente las muestras de solidaridad con las palestinas y palestinos y el repudio a los métodos del Estado de Israel, que incluyen -como vimos este último mes- bombardeos y represión sistemática, se van sumando.

Ya no solo son las multitudinarias marchas en muchos países exigiendo una Palestina libre y que Israel deje de reprimir al pueblo palestino. Ahora comienzan a sumarse sectores de trabajadores, en forma muy puntual todavía, pero que expresan en pequeño la potencialidad que puede tener la solidaridad de clase y el internacionalismo práctico, ejercido por los trabajadores.

Fuente: www.laizquierdadiario.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner