Experto en derechos humanos de la ONU condenó los ataques contra la población palestina que vive en Israel

Foto de archivo 

GINEBRA (1 de junio de 2021) – Un experto en derechos humanos de la ONU condenó los ataques contra la minoría palestina de Israel por parte de grupos de extrema derecha y de autodefensas, incluidos colonos, a veces con el respaldo de las fuerzas de seguridad, e instó a Israel a proteger plena e igualmente a todos sus ciudadanos sin discriminación.

Los ciudadanos palestinos de Israel, incluidos los beduinos, constituyen una minoría árabe que representa alrededor de 1,5 millones de personas o el 20 por ciento de la población de Israel y enfrentan discriminación en muchas áreas.

Los informes de violencia de extrema derecha y uso desproporcionado de la fuerza por parte de agentes del orden durante las protestas de las últimas semanas, incluso en Sheikh Jarrah, la Puerta de Damasco y la mezquita de Al-Aqsa, han dado lugar a algunos de los peores casos de violencia contra ciudadanos palestinos de Israel «, dijo Fernand de Varennes, el relator especial sobre cuestiones de las minorías.

«Estos ataques se han compartido en las redes sociales y esas plataformas parecen haber sido utilizadas por grupos de extrema derecha para defender el odio que constituye una incitación a la violencia con impunidad para reunir a la gente para traer sus armas y atacar a los palestinos».

El experto de la ONU dijo que la exclusión y discriminación durante décadas, incluida la segregación entre ciudadanos árabes y judíos y la falta de igualdad de trato en términos de derechos y privilegios, ha cobrado un alto precio en la minoría palestina. La ausencia de protección y refugios antiaéreos en las aldeas beduinas de Naqab también ha aumentado la inseguridad de la minoría beduina, agregó.

«Dada la urgencia de la situación, pido al Gobierno de Israel que condene firmemente todos los actos de violencia, odio y discriminación contra los ciudadanos palestinos de Israel», dijo de Varennes.

«Las autoridades deben garantizar que sus ciudadanos detengan inmediatamente estos ataques y que todos estén total e igualmente protegidos sin ningún tipo de discriminación. La policía acusada de no proteger a todos los residentes y ciudadanos de Israel sin discriminación debe ser investigada».

La llamada del experto ha sido respaldada por el Sr. Clément Nyaletsossi Voule, Relator Especial sobre el derecho de reunión pacífica y asociación y el Sr. S. Michael Lynk, Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967 .

FIN

* El Sr. Fernand de Varennes fue nombrado Relator Especial de la ONU sobre cuestiones de las minorías por el Consejo de Derechos Humanos en junio de 2017. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU le ha encomendado la tarea de promover la implementación de la Declaración sobre los Derechos de las Personas Pertenecientes a Minorías étnicas, religiosas y lingüísticas, entre otras. Es profesor extraordinario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pretoria en Sudáfrica; Cheng Yu Tung, profesor visitante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Hong Kong; y profesor invitado en el Centro Irlandés de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Irlanda-Galway. Es uno de los principales expertos mundiales en derechos de las minorías en el derecho internacional, con más de 200 publicaciones en unos 30 idiomas.

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el organismo más grande de expertos independientes en el sistema de Derechos Humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo del Consejo que abordan situaciones específicas de países o temas temáticos en todas partes del mundo. Los expertos de los procedimientos especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven a título individual.

Fuente: https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=27129&LangID=E

Que no se apague el foco sobre el apartheid israelí

02 de junio de 2021

Por Kenn Orphan

Traducido para Rebelión por Paco Muñoz de Bustillo
 

Por fin Israel ha sufrido un contratiempo como nunca antes a escala internacional. Debido a la continua campaña de limpieza étnica –ejemplificada en la expulsión de familias  palestinas de sus hogares en Sheikh Jarrah–, a sus ataques contra los fieles en uno de los lugares más sagrados del islam, la mezquita Al Aqsa, durante su fiesta más sagrada, y a su ataque criminal contra la población cautiva de Gaza, Israel se ha colocado bajo un foco muy incómodo. Pero la clave para desmantelar su arraigado sistema de apartheid es mantener vivo ese foco, especialmente una vez logrado un alto el fuego. Si Israel logra desviar esa atención, algo que necesita con desesperación, su postura se hará aún más intransigente, especialmente porque el gobierno de Biden mantiene su relación preferente con Israel como si nada hubiera pasado.

Afortunadamente, la opinión pública ha cambiado de forma perceptible. Incluso muchos judíos estadounidenses se sienten cada vez más incómodos al ser asociados a un régimen colonial tan claramente beligerante y sádico. Gran parte de este cambio de actitud se debe al incansable trabajo de organizaciones como Jews Voice for Peace (Voz Judía por la Paz). Los recientes informes de Human Rights Watch (Observatorio de Derechos Humanos) y de la organización israelí de derechos humanos B’Tselem con abundantes detalles sobre el apartheid israelí han contribuido también en buena medida para proporcionar un marco que sirve para comprender y hacer frente a esta injusticia que dura decenas de años. Además hay que resaltar la labor del movimiento Black Lives Matter que ha focalizado la indignación pública tras el brutal asesinato policial de George Floyd. El paralelismo entre el racismo sistémico en Estados Unidos y el intrincado sistema de apartheid existente en Israel-Palestina está más que justificado. Y, en ambos casos, la excusa de la defensa propia ha dejado de tener significado para cualquiera con algo de conciencia.

Durante años Israel ha justificado sus periódicos bombardeos criminales sobre Gaza invocando su derecho a la “autodefensa”. Pero este discurso empieza a parecerse demasiado al de la policía estadounidense cuando dice a los negros que “dejen de resistirse” mientras les oprimen el cuello con la rodilla. Se viene abajo cuando se examina con atención lo que ocurre sobre el terreno. Como en el caso de la policía, no puedes decir que temes por la propia vida cuando eres el que tiene el arma y has esposado en el suelo a tu supuesto atacante. Gaza y los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén recuerdan a los bantustanes de la Sudáfrica del apartheid. Son poblaciones cautivas y encadenadas, que no pueden opinar sobre cómo quieren ser gobernadas y están constantemente sometidas a castigos violentos y arbitrarios por el Estado de Israel.

Tras los fuertes bombardeos sufridos por la población cautiva de Gaza el mes pasado se produjeron grandes manifestaciones en todo el mundo. Pero, no nos equivoquemos, Israel va a reactivar inmediatamente su campaña de relaciones públicas. Es consciente de que su presunción de ser “la única democracia” de Oriente Próximo ha demostrado una vez más ser toda una farsa gracias a los videos que han circulado por las redes sociales en los que se veía a las familias palestinas desalojadas violentamente de sus hogares en Sheikh Jarrah, para que los ocuparan colonos judíos, muchos de los cuales ni siquiera habían nacido allí y procedían de Estados Unidos y de Rusia.

Estas campañas para influir en la percepción internacional de Israel, conocidas como hasbará, no son nada nuevo y tampoco son exclusivas de Israel. La Sudáfrica del apartheid hizo tremendos esfuerzos para restaurar su imagen en la escena mundial mientras oprimía violentamente a la población negra. El tristemente famoso [complejo hotelero] Sun City cortejaba a las celebridades internacionales para que fueran a actuar en su único enclave “integrado”. Y durante los años de segregación en Estados Unidos el gobierno promovía regularmente giras internacionales de relaciones públicas con artistas negros para ocultar la cruel realidad de la segregación de las leyes Jim Crow y crear el espejismo de la integración.

Es importante recordar esto cuando los defensores del apartheid de Israel afirman cosas como: “En Israel no existe apartheid porque los ciudadanos árabes pueden votar y hay un árabe  en el tribunal supremo”. Los sistemas opresivos suelen utilizar lo que se conoce como “participación simbólica” o tokenismo para distraer la atención. Este mecanismo supone situar a algunos miembros de la población oprimida en puestos de autoridad o de alta consideración, como jueces, directores de departamento o celebridades.

Se trata de una táctica insidiosa utilizada desde hace tiempo por la clase dominante de EE.UU. La elección del gabinete presidencial de Biden es buen reflejo de ello. Un cubano-estadounidense dirige el Departamento de Seguridad Nacional. Un negro ocupa la Secretaría de Defensa. Una mujer dirige el Departamento del Tesoro. El tokenismo es una maniobra de ofuscamiento. Ofrece la ilusión de la inclusión y el cambio cuando, en realidad, es mera apariencia. Nada cambia lo más mínimo en cuanto a la política de fondo.

Israel no se diferencia en nada a este respecto. Sitúa a la comunidad LGTBI y a los israelíes negros en la escena mundial para intentar ofuscar su sistema de apartheid completamente discriminatorio y opresivo. Es un enfoque cínico que, por desgracia, a menudo funciona. Pero, afortunadamente, está empezando a perder su ventaja en este juego.

No es difícil demostrar a las personas razonables la existencia del apartheid cuando se les presenta la realidad sobre el terreno. Las ciudades y barrios de Israel cuentan con comités que tienen el derecho a excluir a cualquier persona en función de su etnia o religión. Aquellos lugares que cuentan con una mayoría judía pueden prohibir a los no judíos que vivan allí, repitiendo las prácticas que impedían a los afroamericanos comprar propiedades en barrios predominantemente blancos de clase media. Muchas comunidades palestinas y beduinas son discriminadas a la hora de conseguir permisos de construcción y a menudo no pueden conectarse a servicios básicos como el agua o la recogida de basuras. De hecho, existen más de 65 leyes discriminatorias contra los ciudadanos palestinos de Israel y apenas una pequeña parte de su presupuesto se asigna a los consejos palestino-israelíes.

Además de esto, casi tres millones de palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este viven bajo la ocupación israelí. Los defensores de Israel aducen que es la Autoridad Palestina quien los gobierna cuando, en verdad, esta no es sino un gobierno delegado de la ocupación. Gracias a los corruptos Acuerdos de Oslo, Israel ha conseguido dividir la Cisjordania ocupada en tres áreas administrativas. En dos de ellas Israel posee el control absoluto. Los palestinos del área restante siguen sometidos a la ocupación israelí a través de su representante, la Autoridad Palestina.

Todos los palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este tienen se enfrentan a diario a demoliciones de casas, muros, barreras, carreteras separadas, decenas de puestos de control inhumanos, violencia de los colonos israelíes (que incluye disparos y quema de olivos), y tribunales militares en lugar de civiles. Los niños y niñas palestinos son rutinariamente secuestrados en terroríficas incursiones nocturnas y trasladados a centros de detención, muchas veces sin informar a sus padres de su paradero, donde muchas veces sufren malos tratos y abandono.

Y más de dos millones de palestinos en Gaza, sometida a una asedio y bloqueo desde hace casi 15 años, no tienen absolutamente nada que decir sobre su injustificado encarcelamiento o los rutinarios castigos colectivos a los que les somete el ejército israelí. Sufren bombardeos indiscriminados y no pueden salir de la Franja por Israel ni por Egipto. La ONU ha advertido en múltiples ocasiones que Gaza en un lugar invivible debido a la pobreza, el escaso acceso al agua potable y la vigilancia y bombardeos constantes mediante drones.

Al igual que la condena a [el policía que asesinó a George Floyd] Derrick Chauvin no soluciona la violencia estatal que practica la policía de Estados Unidos, el alto el fuego entre Israel y Gaza no soluciona la limpieza étnica y el apartheid que imperan en Israel. Puede aportar cierto alivio, especialmente para la población de Gaza, aterrorizada sin piedad durante 11 días por una de las potencias militares más sofisticadas del mundo. Y puede tranquilizar la conciencia de quienes están cansados de la noticia que ha dominado los informativos y las redes sociales durante días. Pero no hace nada por resolver el arraigado problema. Los sistemas solo pueden cambiarse mediante una continuada presión pública y manifestaciones masivas. Ahora más que nunca es crucial que no se desvanezca el foco sobre el apartheid israelí.

Kenn Orpahn es artista, socióloga, amante de la naturaleza y una activista cansada pero comprometida. Se puede contactar con ella en kennorphan.com.

Fuente: https://www.counterpunch.org/2021/05/27/the-spotlight-on-israel-apartheid-must-not-fade/

Destrucción de un teatro de marionetas tras los bombardeos israelíes en Gaza

02 de mayo de 2021

Escuelas, hospitales, clínicas, viviendas familiares, caminos y carreteras, sistemas e instalaciones de electricidad y agua, universidades, librerías han sido un objetivo intencional de los bombardeos israelíes a Gaza. Ni siquiera un teatro de marionetas se ha salvado de la barbarie.

El edificio que alberga este teatro de marionetas en Gaza fue uno de los objetivos de los bombardeos del Ejército de Israel para poner fin al lanzamiento de cohetes por parte del Hamás.

Dos semanas después de el alto el fuego que ha puesto fin a 11 días de hostilidades, que derribaron numerosos inmuebles de Gaza, Nabil al-Khatib, artista palestino y fundador de Beit al-Fann, ‘La Casa del Arte’, rescata a los títeres que estaban en su teatro en la ciudad de Gaza para seguir trayendo sonrisas a los rostros de los niños palestinos.

Nabil al-Khatib lamenta «este lugar fue bombardeado durante la guerra hace dos semanas; el teatro está totalmente destruido, incluidos los osos de peluche y las marionetas; todo quedó entre los escombros», aunque algunos han podido ser rescatados y arreglados.

Pero como dice el refrán ‘the show must go on’, ‘el espectáculo continúa’, y así lo confirma Nabil al-Khatib al declarar “continuaré con el teatro infantil, para hacer sonreír a los niños y a los escolares discapacitados; nuestros equipos de radio, teatro y comedia también continuarán, aunque sea con métodos primitivos, porque nuestras instalaciones han sido destruidas»

Fuente: https://es.euronews.com

Juana Ruiz: La ‘justicia’ militar de Israel aplaza el juicio de la cooperante española

02 de junio de 2021

La abogada de Juana Ruiz alega que solo pudo reunirse con su cliente por primera vez 24 horas antes de la vista. 

Un tribunal militar israelí en Cisjordania ha aplazado este miércoles el juicio recién iniciado de la cooperante española Juana Ruiz Sánchez, de 62 años, hasta el 7 de julio. La decisión sobre el proceso de la trabajadora humanitaria, que fue detenida el 13 de abril, se acordó después de que su abogada, la letrada israelí Gabi Lasky, impugnara un procedimiento que le ha impedido visitar por primera vez a su cliente hasta la víspera del la vista, a pesar de que la Fiscalía militar formuló la acusación de financiación de terrorismo el pasado 6 de mayo.

Después de permanecer detenida sin cargos durante cerca de un mes y de ser acusada finalmente de pertenencia a una “organización ilegal” que desvió fondos de la cooperación internacional a un grupo palestino calificado como terrorista, Juana Ruiz había visto restringido su derecho a la defensa, según advirtió su abogada, especializada en la defensa de los denominados “casos de seguridad” en los territorios palestinos. La letrada Lasky tuvo acceso al sumario instruido por la justicia militar sobre la base e investigaciones e interrogatorios efectuados por el Shin Bet (servicio de inteligencia interno), pero hasta el último momento no había podido compartir su contenido con la cooperante española.

La primera vista ante el tribunal militar de Ofer (en Cisjordania, 20 kilómetros al norte de Jerusalén) se desarrolló con brevedad ante la petición presentada por la abogada, según precisaron fuentes diplomáticas informadas de la asistencia consular española en el juicio a la trabajadora humanitaria. Una fuente diplomática europea conocedora del caso lamentó que el forzado aplazamiento vaya a prolongar la duración del proceso y la permanencia en prisión de la ciudadana española, sobre todo después de que la justicia militar denegara en mayo una petición para que pudiera permanecer en libertad o bajo arresto domiciliario a la espera de juicio.

Juana Ruiz está internada actualmente en una cárcel del norte de Israel, donde ya no se encuentra sometida a régimen de aislamiento en una celda, situación que se prolongó cerca de un mes en un penal próximo a Tel Aviv, y puede relacionarse con otros reclusos. Su situación ha mejorado, aseguran las fuentes diplomáticas consultadas, después de haber podido recibir pertenencias personales enviadas por su familia por vía de la asistencia consular.

La abogada de la cooperante ha señalado que los cargos que pesan en su contra guardan relación con su trabajo desde hace décadas con la ONG palestina Comités de Trabajo para la Salud (CTS), que Israel ha calificado recientemente de “organización ilegal”. Fuerzas militares irrumpieron en marzo en la sede central de esta asociación sanitaria en Ramala, donde practicaron detenciones y se incautaron de archivos y registros informáticos.

Afincada en Palestina desde 1984, Juana Ruiz coordina en el seno de CTS la cooperación de asociaciones y entidades españolas en materia de salud en Cisjordania y la franja de Gaza. Está casada con un farmacéutico palestino formado en España y vive en Beit Sahur, en la provincia de Belén, donde fue arrestada en la madrugada del 13 de abril por una veintena de soldados.

Interrogatorios del Shin Bet

Como residente en Cisjordania —territorio palestino ocupado por Israel desde 1967—, ha sido sometida a la jurisdicción militar, que permite la detención hasta 75 días sin necesidad de presentar cargos. Los investigadores del Shin Bet sostienen que la trabajadora humanitaria española —citada en la prensa hebrea como Juani Rashmawi, por su apellido de casada— participó en una red para “introducir ilegalmente fondos en los territorios palestinos” que fueron desviados hacia el Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP), grupo considerado terrorista por Israel y la Unión Europea, “mediante fraude, falsificación y engaño” a los donantes de países europeos.

Observadores jurídicos y diplomáticos que han seguido de cerca su caso sostienen que no se han respetado las garantías procesales mínimas, y que Israel incumplió la Convención de Viena sobre asistencia consular, ya que la detención de Juana Ruiz no fue comunicada desde el primer momento a las autoridades españolas.

En un comunicado difundido por la campaña de solidaridad con la cooperante, organizaciones españolas que trabajan en la cooperación con Palestina han denunciado que los cargos presentados contra Juana Ruiz son “inconcebibles”. “La cooperación española es extremadamente garantista”, sostienen, y está sometida a sucesivas auditorías de control de gestión y presupuestarias. La Oficina del Portavoz de las Fuerzas Armadas de Israel no ha contestado a la petición de EL PAÍS para conocer su versión sobre este caso.

Fuente: El País

Índice de violaciones contra el contenido palestino aumentó con el comienzo del levantamiento en el vecindario de Sheikh Jarrah

RAMALLAH, miércoles 02 de junio de 2021 (WAFA) – El Centro Social Sada, que se especializa en proteger las narrativas palestinas en las plataformas de redes sociales, documentó más de 770 violaciones de contenido durante mayo, que es el porcentaje más alto documentado por el centro en años, y Cabe destacar que estas violaciones se distribuyeron entre la mayoría de las plataformas de redes sociales globales.

Sada Social Center también inició acciones legales contra Facebook en Londres en cooperación con redes de noticias palestinas, cuentas y un bufete de abogados internacional. Mientras tanto, el centro ha enviado una carta al Relator Especial de las Naciones Unidas para la Libertad de Expresión sobre estas violaciones.

La tasa de violaciones contra el contenido palestino aumentó notablemente y se intensificó con el comienzo del levantamiento en el vecindario de Sheikh Jarrah, los eventos de la Jerusalén ocupada y el ataque israelí a Gaza, con un aumento sin precedentes en las solicitudes de la ocupación israelí a las plataformas de redes sociales para restringir la ocupación contenido.

El equipo del Centro Social Sada documentó más de 770 violaciones durante mayo, ya que Facebook encabezó la lista con 350 violaciones, seguido de Twitter con 250 violaciones, Instagram con 100 violaciones, TikTok con 50 violaciones, WhatsApp 20 y 10 violaciones en YouTube.

Estas violaciones también variaron entre la prohibición completa y la suspensión de algunas funciones, el cierre completo de cuentas o páginas, o la restricción de publicaciones y la reducción de los niveles de alcance.

Fue notable que la aplicación de Instagram, durante el máximo de solidaridad internacional con el tema de la expulsión de los residentes palestinos del barrio Sheikh Jarrah de sus hogares, restringiera la cuenta de Mona al-Kurd, activista mediática y residente del barrio, como además de bloquear y restringir el acceso al hashtag Al-Aqsa, que fue uno de los más populares durante el período de escalada en la Mezquita Al-Aqsa en el mes sagrado del Ramadán.

Además, la aplicación eliminó publicaciones e historias, restringió las cuentas y prohibió las transmisiones en vivo para varios periodistas y activistas palestinos, junto con la intensidad de la publicación para dar seguimiento a los eventos sobre el terreno y el asalto de la ocupación israelí a Jerusalén y Al- Mezquita de Aqsa y la agresión a Gaza.

En cuanto a YouTube, restringió el acceso a la transmisión en vivo de Al-Jazeera durante la agresión israelí en la Franja de Gaza, mientras que borró varios clips y materiales de medios que fueron publicados en diferentes canales palestinos.

Además, los usuarios turcos y árabes documentaron que la versión automática de la traducción del idioma en YouTube tradujo la palabra (palestinos) a (terroristas) para un video de una plataforma de medios turca.

Las violaciones de Twitter se produjeron en la eliminación de cientos de cuentas palestinas y árabes después de tuitear y publicar contenido de solidaridad con asuntos palestinos en curso, y la más destacada fue la limitación de hashtags y publicaciones sobre el vecindario de Sheikh Jarrah en Jerusalén, y otros sobre los crímenes. de la ocupación y la narrativa palestina en Gaza.

Además, la aplicación Tik Tok eliminó muchas cuentas de periodistas y organizaciones de medios palestinos y árabes, la más importante de las cuales son las cuentas de la Red Quds y la Agencia Safa, pocas horas después de que el Ministro de Justicia israelí, Benny Gates, se reuniera con el personal de administración de la aplicación.

El centro denunció la negligencia de las redes sociales de los llamamientos de los colonos israelíes para quemar niños y violar a mujeres palestinas, considerándolo una nueva conspiración y un duro golpe para el pueblo palestino.

En el contexto de la protección y promoción del contenido palestino, el Centro, junto con algunos especialistas en redes sociales y medios modernos, lanzó la iniciativa «Sala unificada para actividades digitales palestinas», para unificar los esfuerzos digitales en Palestina y dirigir esos esfuerzos y actividades a y mecanismos y formas eficientes de abordar los acontecimientos actuales en la arena palestina.

El Centro contribuyó a la restauración de varias cuentas palestinas en Facebook e Instagram, incluida la cuenta de la activista Mona al-Kurd en Instagram y la página de Facebook de Azmi Bishara.

El centro también recuperó más de 130 cuentas de Twitter que fueron suspendidas debido a los recientes eventos en Jerusalén y Gaza.

En el marco de la cooperación con instituciones oficiales, el Centro se reunió con el Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información para dar seguimiento a la denuncia de derechos humanos que el Centro envió a Facebook sobre la censura arbitraria de los contenidos digitales palestinos.

El equipo del centro también participó en decenas de entrevistas con la prensa y los medios, las más importantes de las cuales fueron el Washington Post, TRT, Al-Mayadeen, Al-Araby y Al-Jazeera Net.

El Centro conversó con el embajador palestino en Londres, Husam Zomlot, el mensaje que recibió como disculpa oficial de Facebook, WhatsApp e Instagram, y una declaración de buenas intenciones para corregir errores y respetar el contenido palestino y el derecho de expresión a través de las redes sociales. sitios.

El centro también participó en la popular campaña de reducción de la valoración de la aplicación de Facebook a través de «Google Play» y «App Store», lo que motivó la solicitud de Facebook desde la «App Store» para eliminar los comentarios negativos.

Cabe destacar que Sada Social Center es una iniciativa juvenil voluntaria lanzada en 2017 para proteger el contenido digital palestino.

Fuente: WAFA

Agresión israelí a Palestina: los niños como objetivo y no como daño colateral

01 de junio de 2021

Foto: niños de Gaza luego de los bombardeos, mayo 2021

Por Rafael Araya Masry*

Cuando cada vez que la información nos trae las duras imágenes de niños palestinos muertos o heridos o siendo rescatados desde los escombros de un edificio, producto de los bombardeos israelíes contra la Franja de Gaza, o cuando son reprimidos por la policía y el ejército israelí en Cisjordania y Jerusalén, o son encarcelados por arrojar una piedra o por simple sospecha, podemos entender que esta política no es azarosa, sino, es parte de un proyecto de enajenación, desposesión y expulsión de habitantes originarios palestinos que sigue vigente hasta nuestros días.

Tal vez por la cotidianeidad de imágenes de niños palestinos siendo reprimidos o arrestados y llevados por un grupo de soldados para ser encarcelados, la mayoría de las veces sin que esto se asocie siquiera a una acusación formal, podemos entender el cómo, en tanto humanidad que somos, hemos llegado a adormecernos y a incorporar como un hecho natural la indefensión de la niñez palestina ante la ocupación. Es como si la propaganda continua del régimen israelí hubiera logrado adormecernos al punto de perder nuestra capacidad de asombro ante la crueldad y la impiadosa persecución que padecen los infantes en Palestina, sometidos al desamparo, a la incertidumbre, a la tortura física y moral por parte de las fuerzas del ejército ocupante, cuando no el asesinato liso y llano.

¿Significa esto que los israelíes odian a la niñez? No, en absoluto. El perverso sentido que tiene esta política cuasi infanticida, es actuar coercitivamente sobre los padres, sobre los seres queridos. Nada es casual viniendo del régimen israelí. Atacar el punto más débil de cualquier núcleo familiar, sus niños, es una apuesta a silenciar la denuncia de los mayores, sus parientes y amigos, es pretender inhibir la manifestación por el descontento y la angustia opresiva que implica el ser un pueblo bajo ocupación militar. Y en último término, presionarlos para que se marchen de su patria, que se vayan, que despejen la tierra para dejarla liberada para sus propios colonos continúen sin prisa pero sin pausa usurpando un territorio que no les pertenece. Ni legal ni legítimamente. Porque la premisa fundacional del Estado de Israel sigue vigente: capturar la mayor cantidad de territorio posible, con la menor cantidad de habitantes originarios posible.

Todo esto, con el trasfondo trágico que significa que 2.103 niños palestinos han sido asesinados a manos de las fuerzas armadas y policiales de Israel desde el año 2000, según el informe de la prestigiosa institución de DDHH de Israel, B´tselem, tanto en los territorios de la Ribera Occidental Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental) como en la Franja de Gaza producto de los indiscriminados bombardeos de la aviación israelí sobre los centros más densamente poblados en ese territorio palestino costero. Recordemos que la Franja de gaza es un enclave de 362 km2 donde habitan más de 2 millones de seres humanos, cuya gran parte de la población son a su vez refugiados de otras regiones de Palestina desde 1948, cuando Israel comenzó a implementar un verdadero proceso de limpieza étnica que persiste hasta nuestros días.

Si a esto agregamos, por ejemplo, que Gaza tiene una de las tasas de cáncer infantil más altas del mundo, producto del uso de munición de guerra aérea y de tanques y blindados terrestres cuyas cabezas están dotadas de uranio empobrecido, usado como elemento de penetración en estructuras sólidas que luego permanecerá en la superficie del territorio, generando el daño de mediano plazo antes descrito y, por otra parte, el uso de fósforo blanco, elemento prohibido por las convenciones internacionales para ser utilizado contra seres humanos,  y usado por Israel contra escuelas y dependencias de la ONU que sirven como refugio a civiles, entendemos y podemos reafirmar que no existe inocencia en la agresión ni que los niños son un simple “daño colateral” en el afán de Israel de combatir el “terrorismo palestino”. Es el modo israelí de decir: “váyanse de aquí”.

El dolor y las secuelas del trauma en la niñez tienen consecuencias tal vez irreversibles. Niños que ven morir a sus padres y a sus hermanos, y muchas veces como únicos sobrevivientes de toda una familia asesinada en un bombardeo son una imagen demasiado frecuente en Palestina.

Para ilustrar aún más todas estas afirmaciones, solamente durante el transcurso de este año 2021, 230 niños palestinos han sido arrestados por las fuerzas de seguridad israelíes, la mayor parte de ellos en la ciudad de Jerusalén, según publica la Sociedad Palestina de Prisioneros. Es decir, las Declaración de los Derechos del Niño y todas las convenciones de protección a la infancia, para los niños palestinos que viven bajo ocupación en la Ribera Occidental o en la cárcel a cielo abierto más grande del mundo en la Franja de Gaza, son letra muerta para el Estado de Israel, responsable último del bienestar de la población palestina, de acuerdo al IV Convenio de Ginebra, otra de las tantas convenciones internacionales que ese país ignora de manera deliberada.

Son muchos los informes que describen y tipifican minuciosamente la persecución y el sufrimiento de los niños en Palestina, cada uno de ellos es lapidario.

Pero si buscamos un significado empírico a esta actitud de la potencia ocupante, podemos concluir que la infancia es un objetivo político-militar estratégico para el estado ocupante, porque ataca directamente al futuro de un pueblo que lucha porque se respete su legal y legítimo derecho a la autodeterminación, al pleno ejercicio de su soberanía y a construir su propio futuro en su propia tierra.

Palestina ha resistido heroicamente durante 73 años y seguirá resistiendo por los que sean necesarios hasta conseguir la plena independencia que por la razón y el derecho le corresponde.

La comunidad internacional tiene el deber de proteger a este pueblo heroico para resguardar a que su niñez sea salvaguardada de la brutalidad y la barbarie.

Los niños palestinos tienen, al igual que cualquier niño en cualquier país del mundo a crecer en paz, con seguridad y haciendo valer en plenitud los derechos que los protegen de la crueldad y de la muerte.

*Rafael Araya Masry es Presidente de la Confederación Palestina Latinoamericana y del Caribe y Diputado Miembro del Consejo Nacional Palestino.

El presente artículo fue publicado por el Centro de Estudios del Desarrollo Miguel d’Escoto Brockmann de la República de Nicaragua.

Fuente: https://www.unan.edu.ni/index.php/cedmeb/semanario-no-50.odp

Tráiler de ‘Gaza mon amour’ (2021)

Por Besay García Benítez, mayo 26, 2021

Ya disponible el tráiler de ‘Gaza mon amour’, que se estrenará el 4 de junio en cines.

FICHA TÉCNICA

Póster de 'Gaza mon amour'
  • DIRECTOR:

    Mohammed Abou Nasser, Ahmad Abou Nasser

  • GÉNERO:

    Drama, Comedia, Romance 

  • PAÍS:

    Palestina

  • SINOPSIS:

    Gaza (Palestina), en la actualidad. Issa es un pescador de sesenta años enamorado de Siham, una mujer que trabaja en el mercado con su hija Leila. Este descubre una estatua fálica de Apolo, que considera como un hallazgo que podría cambiar su vida entera. Esto solo hará que su confianza comience a aflorar en él y finalmente encuentre el valor para acercarse a su amada. 

  • REPARTO: Salim Dau, Hiam Abbass, Maisa Abd Elhadi, George Iskandar

  • GUION: Mohammed Abou Nasser, Ahmad Abou Nasser

  • DURACIÓN: 87 min.

  • VEREDICTO: A la escalada de violencia, responde con una comedia romántica.

  • DISTRIBUIDORA: Karma Films

  • ESTRENO: 04/06/2021

Gaza, época actual. Issa (Salim Daw) es un pescador de 60 años enamorado en secreto de Siham (Hiam Abass), una mujer que trabaja como modista en el mercado local. Cuando está decidido a confesarle su amor, encuentra una antigua estatua griega del Dios Apolo en una de sus redes de pesca y se la lleva a casa a escondidas sin sospechar, que cuando ese valioso tesoro se descubra, su vida se va a complicar tanto que pondrá en peligro todos sus planes. ¿Conseguirá finalmente declararle su amor a Siham?

Fuente: https://www.elespoiler.com

Sentir Gaza: exposición del fotógrafo Mahmoud Alkurd

16 de mayo de 2021 

Por María Cortés

He visitado en estos días una exposición del fotógrafo Mahmoud Alkurd, del mismo título que este post sobre Gaza (sobrevivir en la cárcel a cielo abierto más grande del Mundo, como subtítulo de la exposición). Mahmoud Alkurd, es un fotógrafo palestino, actualmente disfrutando de una beca Fulbright en Nueva York, lejos del horror de su pueblo que él conoce muy bien.

La exposición estaba patrocinada por UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina, de la que somos socios hace años.

En la franja de Gaza viven casi dos millones de personas, en menos de 400 kilómetros cuadrados, una densidad de población de las mayores del Mundo.

El 95% de la población no dispone de agua potable y apenas hay 13 horas de electricidad diaria, aunque hasta hace unos meses era de 4-5 horas diarias. La tasa de desempleo está en torno al 45% y los refugiados que dependen de la ayuda alimentaria de UNRWA está en torno a 1,2 millones de personas…Actualmente pueden llegar a caer  50  bombas contra esta población en sólo 15 minutos…

.Odio las guerras y me parece increíble que el pueblo judío con lo que lleva detrás en su historia, esté comportándose de esta manera con este pueblo.

Pero eso lo dejo para su conciencia…

La exposición se realizó en el Jardín Botánico de Madrid, un marco maravilloso para esta exposición tan particular. Tan solo había 6 cuadros, repartidos de forma estratégica en el jardín, acompañados de sonido según el tema de la foto y explicado cada uno por un colaborador de la organización que curiosamente casi todos tenían los ojos azules, tan bonitos como su calidez…

Así comenzamos la exposición frente a la rosaleda con una foto sobre los recuerdos, acompañados de cánticos de mujeres palestinas…la preservación de los recuerdos o como entender que vives condenado a la esperanza…

Las mujeres de Gaza, hablamos sobre ello con el cooperante, sobre su resiliencia, el maltrato de género alimentado por la atmósfera asfixiante de esta franja de tierra, la tristeza que despedía el cuadro…

El Arte y la forma de transmitir con ello el sufrimiento de este pueblo…

Los bombardeos y entender que lo que tenías, ya no existe…acompañaba el sonido de las bombas en Gaza…probablemente y dada la actual situación, sería paralelo a las que caen en Gaza en esos momentos, UNRWA ha ayudado a 3.108 familias a reconstruir sus casas…

La Educación, imprescindible en cualquier sociedad para avanzar, mejorar la vida de las personas y construir un futuro. UMRWA tiene 711 escuelas en Gaza, destacando los resultados de sus estudiantes en Oriente Próximo.

Y por último el Mar, acompañado de su maravilloso sonido, el único sonido ambiental que debería dominar Gaza, no el de las bombas…

Pensé que la sensibilidad me disminuiría con los años y con mi trabajo, pero estuve llorando durante toda la exposición…al final me consolaron las palabras del Comisario de UNRWA para las Naciones Unidas, que afirmó que la ilusión y las ganas para construir un futuro mejor, permanecían en Gaza, a pesar de todo…y también los maravillosos pastelitos palestinos que sirvieron al final de la reunión.

Odio las guerras, la opresión,la injusticia, las masacres…

Pido piedad para este pueblo…

Justicia social…

Gracias UNRWA…

Fuente: https://blog.hola.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner