Crímenes de guerra y lesa humanidad del sionismo (Parte I)

Fuentes: Segundo Paso
 

Desde julio del año 2015, cuando las autoridades palestinas decidieron, acertadamente, adherir al Estatuto de Roma sometiéndose a su jurisdicción, la política interna sionista comenzó a sentir un estremecimiento de terror.

Con cautela en principio, con advertencias desde los servicios de inteligencia y sus representantes exteriores, acompañado de los consejos de sus aliados occidentales, el régimen israelí comenzó a vislumbrar con certeza, que al poco tiempo, los efectos de la decisión palestina tendrían resultados positivos, para la necesaria y justa política de llevar al régimen israelí a los Tribunales Internacionales y que le permitiera responder así de siete décadas de crímenes. El estatuto de Roma (1) está encima de la cabeza del sionismo y lo que hay que hacer es lograr que sea un instrumento de apoyo, para aplastar esta ideología y su política criminal, de tal forma de generar acciones de justicia frente a décadas de crímenes y violaciones a los derechos humanos del pueblo palestino y las leyes internacionales.

Es evidente que Israel ha gozado de una impunidad desvergonzada, inaceptable, que le da su vínculo con Washington y los intereses occidentales que defiende en la zona de Asia Occidental, que le permiten llevar a cabo una política genocida, crímenes de guerra y de lesa humanidad contra Palestina. Recordemos que el genocidio, los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra son imprescriptibles, es decir, que el Estado puede perseguirlos, investigarlos y sancionarlos en todo momento y eso es lo que tiene atemorizado a quienes durante décadas han gozado de todos los privilegios para llevarlos a cabo sin que se ejecuten acciones para detenerlos como es lo esperable al amparo, por ejemplo, de la carta de las Naciones Unidas, las convenciones de Ginebra y otras decisiones que han sido aplicadas a otras entidades pero no al sionismo protegido por Washington y sus aliados.

Desde la fundación artificial del ente israelí, en mayo del año 1948, que implicó el inicio de la Nakba (catástrofe) palestina, la colonización y ocupación de gran parte del territorio de este pueblo de Asia Occidental, esta sociedad palestina ha debido padecer un proceso de expolio de sus tierras, sus acuíferos, sus tierras de labranza, continuas agresiones, guerras, destrucción, la invisibilizacion de su propia historia. Soportando un sistema de segregación racial basado en premisas míticas, falsarias, que han significado, por ejemplo, que el sionismo impida el retorno de millones de refugiados, tener acceso a la población palestina refugiada y desplazada a sus derechos de propiedad y ver la manera en que se ha concretado un régimen de apartheid muy similar al régimen sudafricano. Visión que llevó a que la propia ONU, el año 1975, comparara el sionismo con el régimen de Pretoria en su resolución número 3379 de diciembre de aquel año (2). 

Un régimen infanticida que ha impulsado, incluso, a la organización internacional Human Rights Watch a sostener a fines del mes de abril del año 2021 que las prácticas abusivas de Israel constituyen crímenes de apartheid y persecución. La comisión de crímenes de lesa humanidad exige una respuesta que ponga fin a la represión de los palestinos. “El informe de 213 páginas, A Threshold Crossed: Israeli Authorities and the Crimes of Apartheid and Persecution (“Se ha traspasado el umbral: Las autoridades israelíes y los crímenes de apartheid y persecución”), examina el trato que reciben los palestinos por parte de Israel. El informe presenta la realidad actual en la cual una única autoridad, el régimen israelí, ocupa el territorio comprendido entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. En esta zona, que está poblada por dos grupos de similar tamaño, el gobierno israelí favorece metódicamente a los israelíes judíos mientras que reprime a los palestinos, con aún mayor severidad en el territorio ocupado.” (3)

Una información que incluso fue replicada por gran parte de los medios de información chilenos, gran parte de ellos vinculados a posiciones pronorteamericanas y con ello de protección al sionismo y su narrativa plagada de desinformación y manipulación. En el caso de el régimen sionista, sus embajadas y aquellas comunidades judías conformadas por nacionales de los países que habitan estos creyentes (pero que son cajas de resonancia de las políticas israelíes) la idea fuerza repetida, permanentemente es denunciar el informe y acusar a HRW con sede en Nueva York, de tener “una agenda antiisraelí”.

Palestina ha pagado culpas ajenas, aquellas de las sociedades europeas, que permitieron el surgimiento y desarrollo de regímenes que llevaron a la muerte a millones de seres humanos en la Segunda Guerra Mundial y frente a lo cual ha sido Palestina, su pueblo y con ello la hipoteca de su futuro quien ha tenido que pagar los costos en todos los ámbitos de su vida, sin tener absolutamente nada que ver con favorecer a extranjeros, beneficiados en función de esa crisis de conciencia occidental. Las sociedades de nuestro planeta tienen una deuda de magnitud con el pueblo palestino y uno de los mecanismos de pago va por el camino de logros de justicia que conduzcan, finalmente, no sólo a enjuiciar a la casta política, empresarial y militar sionista, sino lograr la plena autodeterminación palestina. Un trabajo de gran profundidad, elaborado por un analista cuya familia precisamente sufrió los rigores del nacionalsocialismo, el estadounidense Norman Finkelstein, en su libro «la industria del holocausto» nos permite analizar, medularmente, como Palestina ha sufrido lo indecible en beneficio de concretar la conformación de una sociedad de extranjeros en suelo del Levante Mediterráneo.

Un Finkelstein cuyos padres fueron prisioneros en los campos de concentración de Majdanek y Auschwitz y que en virtud de sus críticas ha sido segregado y calificado como un «judío que odia a los judíos». Pero cuyo rigor investigativo no se puede ocultar pues, basándose en una gran cantidad de fuentes, que hasta el momento de la salida de su libro no habían sido estudiadas o al menos no mencionadas públicamente, Finkelstein ha denunciado «la doble extorsión a la que los grupos de presión judíos han sometido a los gobiernos de Suiza y Alemania y a los legítimos reclamantes europeos de creencia judía del Holocausto». Denuncia gravísima, no desmentida por los líderes sionistas, enriquecidos en base al robo de las propias políticas de reparaciones, para los que consideraban «víctimas» del nacionalsocialismo. Fondos de indemnización que no han sido utilizados en su mayor parte para ayudar a los supervivientes del Holocausto, sino para mantener en funcionamiento la industria del Holocausto. (4)

La instalación de una sociedad de colonos extranjeros en Palestina, autodenominados israelíes, desde el año 1948 a la fecha, ha significado también la consolidación de un sistema político, que en general en mis artículos y opiniones denomino con una serie de características, que asimilan a este régimen a aquel que se supone generó millones de víctimas, entre ellas seres humanos europeos de creencia judía en Europa. No olvidemos que el régimen del Tercer Reich fue responsable también de la muerte de 25 millones de ciudadanos soviéticos, medio millón de gitanos, decenas de miles personas con deficiencias mentales, opositores políticos alemanes y de los países ocupados.

Israel es un régimen nacionalsionista, que replica políticas de dominio como es la construcción de un muro, que ha permitido la creación de dos grandes guetos como son Cisjordania y la Franja de Gaza. Una réplica de la Varsovia ocupada por el nazismo, campos de concentración considerados hoy los más grandes del mundo. Un régimen como el israelí, que ha propiciado la instalación de 650 mil colonos extranjeros (entre ellos un 10% de origen estadounidense) en Cisjordania, en asentamientos que constituyen crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad (violatorios del IV Convenio de Ginebra), generando, de hecho, la imposibilidad de confirmar un Estado palestino autodeterminado y cuya afirmación tiene su fundamento en el espurio y falso llamado «plan del siglo» impulsado bajo el extinto gobierno estadounidense del ex presidente Donald Trump y la administración israelí del procesado Benjamín Netanyahu, que a pesar de sus delitos ha sido llamado a conformar un nuevo gobierno. (5)

El sionismo a juicio

Sometida a la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional, Palestina puede llevar al régimen que la ocupa a responder de los actos violatorios del derecho internacional y eso implica tensionar positivamente una política, que ha significado cesión tras cesión de la Autoridad Nacional Palestina a los anhelos de autodeterminación de su pueblo, la división política interna, coordinación de aspectos seguridad inaceptables con el ocupante, altos niveles de corrupción y la pérdida de visón de futuro donde el centro sea la autodeterminación. El llevar a Israel a que responda de sus crímenes permite centrarse en aspectos importantes pues es básico, necesario, central, que el victimario responda de sus crímenes, sobre todo cuando el derecho internacional otorga la razón a las demandas y derechos palestinos. Israel no reconoce la jurisdicción de la Corte Penal Internacional, pues no considera a Palestina un Estado internacionalmente reconocido, cuestión claramente irracional pues son 140 los países de un total de 192 que conforman la ONU, que reconocen a Palestina y desmienten una más de las mentiras y falacias sionistas.

Recordemos que en diciembre del año 2019 la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, solicitó al Tribunal Penal Internacional que se diese curso a una investigación por crímenes de guerra cometidos por Israel contra el pueblo palestino, en dos vías: las guerras de agresión contra Gaza del año 2014 que generó 3.500 asesinatos, miles de heridos y la destrucción del 80% de la infraestructura sanitaria, industrial, de servicios básicos de Gaza, unido a los crímenes también signados en Cisjordania y Al Quds Este. En este marco de acción delictiva se incluye las actividades de cientos de francotiradores sionistas, que entre marzo del año 2018 y gran parte del año 2019 generaron, desde la frontera artificial entre Gaza y la Palestina histórica ocupada, al menos medio millar de asesinados por disparos efectuados por tropas israelíes.

Francotiradores que desde posiciones ventajosas disparaban al tiro al blanco contra la población gazetí que cada viernes se manifestaba en aquel territorio. Las órdenes de asesinatos provinieron directamente del Estado Mayor del Ejército Ocupante y el gobierno de Netanyahu, con pleno apoyo de la casta política israelí incluyendo al actual viceministro y ministro de la Guerra Benny Gantz, que deberá responder de estos crímenes de guerra y su mando frente a la agresión del año 2914 contra Gaza. Lo señalado se unirá a la línea investiga respecto a la incontenible construcción de asentamientos con colonos extremistas en Cisjordania en clara violación al mencionado IV Convenio de Ginebra y que constituyen crímenes de lesa humanidad.

La valiente, pero lógica decisión de Bensouda, significó recibir una serie de sanciones del ex gobierno de Donald Trump, que han sido levantadas por la actual administración demócrata presidida por Joe Biden. Esto, a pesar que Estados Unidos tampoco, al igual que su hijo putativo se ha adherido a la jurisdicción penal de la Corte Penal Internacional de La Haya. Tras el próximo retiro de Bensouda como Fiscal de la CPI el británico Karim Khan asumirá su papel a mediados de este año 2021 (6) en una fundamental misión teniendo claro «que existe una enorme desconfianza hacia este organismo internacional – como lo sostiene el también fiscal, el español Carlos Castresana (7) internacional por la falta de resultado». Y esto, no sólo cuando nos referimos a los crímenes del sionismo contra Palestina, sino también las investigaciones estériles o aquellas que jamás se han llevado a cabo y que involucran, por ejemplo, las tomadas vía informes falsos que posibilitaron la toma de decisiones para atacar países como Siria, Afganistán, Irak, Libia, entre otros y que el llamado Informe Chilcot denunció en toda su dimensión. (8)

Notas

  1. https://www.oas.org/36ag/espanol/doc_referencia/estatuto_roma.pdf
  2. https://www.alainet.org/es/articulo/207689
  3. Existen diferencias entre crímenes de guerra y lesa humanidad pero ambos han sido cometidos por el régimen sionista contra el pueblo palestino. A diferencia de los crímenes de lesa humanidad, los crímenes de guerra tienen únicamente lugar en situaciones de conflicto armado a la luz del DIH. Los crímenes de lesa humanidad y el genocidio pueden ocurrir en cualquier tiempo, sea de paz o de guerra. https://www.hrw.org/es/news/2021/04/27/las-practicas-abusivas-de-israel-constituyen-crimenes-de-apartheid-y-persecucion
  4. https://www.akal.com/libro/la-industria-del-holocausto_34967
  5. https://www.france24.com/es/medio-oriente/20210406-israel-netanyahu-formaci%C3%B3n-gobierno-rivlin-juicio
  6. El nuevo fiscal general, según detalló la Corte Penal Internacional, será el tercero en ocupar el cargo en la historia del organismo con sede en la Haya (Países Bajos), después de Bensouda y de Luis Moreno, que ocupó ese rol de 2003 a 2012. Khan tomará posesión a mediados de año, cuando el mandato de nueve años de Bensouda expira, y tras un proceso de selección con voto secreto y dos rondas al que se habían presentado tres candidatos más: el español Carlos Castresana, que obtuvo 5 votos; el irlandés Fergal Gaynor, con 42 y el italiano Francesco Lo Voi, con 3. https://www.dw.com/es/brit%C3%A1nico-karim-khan-nuevo-fiscal-general-de-la-corte-penal-internacional/a-56556393
  7. https://elpais.com/internacional/2021-01-13/hay-una-gran-desconfianza-hacia-el-tribunal-penal-internacional-por-la-falta-de-resultados.html?rel=listapoyo
  8. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-36724222

Artículo Cedido por www.segundopaso.es

Jóvenes soñadores palestinos desafían la pesadilla de la ocupación israelí

Foto: Loay Elbasyouni [Loay Elbasyouni/Facebook]

04 de mayo de 2021

Por Yvonne Ridley

El ingeniero palestino Loay Elbasyouni es un hombre extraordinario, entre otras cosas porque forma parte del equipo de la NASA que hizo historia la semana pasada al desarrollar la tecnología para hacer volar un helicóptero en Marte. Nacido y educado en la Franja de Gaza, al igual que tantos estudiantes dotados del territorio palestino asediado, es una prueba de que tienen mucho que ofrecer a su propio país y al mundo entero.

Lo cierto es que, si se les da la oportunidad, hay miles de jóvenes con talento que tienen la capacidad de dejar su huella en el ámbito académico y laboral, como ha hecho Elbasyouni. Sin embargo, la brutal ocupación y el asedio de Israel hacen que sea una pesadilla para ellos poder poner sus talentos y cualificaciones en el mejor uso posible.

Israel prefiere presentar a los jóvenes palestinos de forma negativa, llamándolos terroristas y una amenaza para el mundo, únicamente para justificar el asedio a Gaza y hacer la vida lo más difícil posible en la Cisjordania ocupada, plagada de puestos de control militares, asentamientos ilegales y carreteras exclusivas para colonos que laceran el campo. Todos los años oímos hablar de estudiantes a los que se les ofrecen becas para estudiar en universidades de la Ivy League, sólo para descubrir que Israel no les permite viajar. Incluso a los deportistas de alto rendimiento se les impide competir en la escena internacional, obstaculizados en todo momento por Israel y su ocupación militar.

En mis visitas a Gaza y a la Cisjordania ocupada, he podido comprobar cómo los escolares palestinos consideran su educación como una forma de resistencia contra la ocupación israelí. Es tal su fuerza de carácter que se arriesgan de buen grado a ir a la escuela con peligro por culpa de los colonos judíos vigilantes descontrolados que viven en asentamientos ilegales. Sacar lo mejor de su educación es su forma de luchar.

Esta determinación de triunfar en la educación se puso de manifiesto en un informe de 2001 de Ramzi Rihan, profesor de física y vicepresidente de planificación y desarrollo de la Universidad de Birzeit. «Desde 1948», dijo el antiguo asesor del Ministerio de Educación palestino para la enseñanza superior, «los palestinos se han dado cuenta de que la única base fiable para su supervivencia económica es su conocimiento». Los repentinos y catastróficos cambios demográficos, la continua inestabilidad política y la escasez de recursos naturales locales han hecho de los recursos humanos la base más importante para el progreso social, el desarrollo económico y la identidad cultural de los palestinos.»

Cuanto más bombardea y arrasa Israel las escuelas, más decididos están estos niños a continuar su educación. Como resultado, los palestinos de ambos sexos son notablemente la población identificable más educada de Oriente Medio, especialmente en lo que respecta a las niñas. Las estadísticas demuestran que, a pesar de estar tan gravemente obstaculizados por Israel, los niños que viven en la Palestina ocupada obtienen las mejores notas en educación de todo el mundo árabe, incluidos los ricos Estados del Golfo. De hecho, según el Banco Mundial y la UNESCO, incluso rivalizan con sus homólogos del mundo desarrollado y están por delante de los que viven en países en desarrollo de África, Asia y Sudamérica.

No es de extrañar que algunas de las mejores universidades del mundo, como Harvard, Cambridge y Oxford, hayan ofrecido becas a jóvenes palestinos brillantes. Sin embargo, esta historia de éxito tiene un lado oscuro, del que se informa muy poco. Muchas de estas becas no se aprovechan porque Israel, y Egipto en el caso de Gaza, no permiten a los estudiantes viajar al extranjero para estudiar. En la Cisjordania ocupada, algunos estudiantes nunca llegan más allá del primer puesto de control israelí a pocos kilómetros de su casa. Es como si se les castigara por ser, sencillamente, tan brillantes.

La razón por la que el gobierno israelí parece resentir y despreciar los logros de estos jóvenes está más allá de la mayoría de los educadores occidentales, muchos de los cuales comparten el orgullo de los palestinos por su excelencia académica, de ahí las becas. Cientos de estudiantes de Gaza, en particular, parecen haber sido castigados por las autoridades de ocupación desde que Hamás tomó el control de la franja costera tras las últimas elecciones palestinas de 2006.

El hecho de que Israel tenga en el punto de mira la educación palestina significa también que a los académicos internacionales se les impide trabajar en las universidades de los territorios ocupados. Los israelíes les impiden, en primer lugar, entrar en el país o se niegan a renovar los visados de los que ya trabajan en Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas.

Leer sobre el viaje de Loay Elbasyouni desde Gaza hasta el programa espacial de la NASA es inspirador, pero su éxito es también un recordatorio conmovedor de la riqueza de talento sin explotar que se ve obstaculizada por la insensibilidad israelí. El Estado colono-colonial está haciendo todo lo posible para sofocar las ambiciones de los jóvenes palestinos, pero no lo conseguirá, por la sencilla razón de que su brutalidad no puede estropear sus sueños y aspiraciones.

Elbasyouni describe su viaje de Gaza a Estados Unidos en el año 2000 como una «misión imposible», ya que un viaje de vuelta a su tierra natal es demasiado arriesgado. «Es muy difícil entrar en Gaza sin poner en riesgo mi carrera», explicó recientemente. «Si entro allí, podría quedar atrapado». Esto dice mucho de la inhumanidad de la ocupación impuesta por Israel.

«Con la situación de Marte es la ciencia la que determina las cosas», añadió. «Con la ciencia podemos calcular todo y predecir todo lo que podamos, y nos atenemos a nuestras esperanzas y creencias y a nuestras pruebas matemáticas. Pero cuando se trata de situaciones relacionadas con la política, depende de las opiniones de la gente, y son imprevisibles».

Mientras el Israel sionista se deje llevar por el rencor y la malicia, habrá más intentos de bloquear a los jóvenes soñadores de los territorios palestinos ocupados. Hay algo tristemente erróneo cuando científicos e ingenieros de gran talento como Elbasyouni pueden traspasar las fronteras en el espacio pilotando un avión en otro planeta, y sin embargo miles de jóvenes palestinos brillantes no pueden poner un pie fuera de su patria ocupada.

Esta misma semana, una importante organización de derechos humanos ha vuelto a calificar a Israel de Estado de apartheid. En ningún lugar es más evidente que en las oportunidades que ofrece a los estudiantes judíos y que rechaza de forma rutinaria para los jóvenes palestinos. Sin embargo, los soñadores palestinos de gran talento siguen desafiando la pesadilla de la ocupación israelí. Que sigan haciéndolo.

Yvonne Ridley: 
La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

 

Irlanda pide a Israel que respete el derecho internacional

Foto: el ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Simon Coveney [Presidencia estonia de la UE2017EE/Wikipedia].

04 de mayo de 2021

Irlanda y su parlamento han pedido a Israel que respete su obligación con el derecho internacional de acuerdo con la Cuarta Convención de Ginebra en lo que respecta al trato de los civiles, informó el domingo Al Watan Voice.

Esto se produjo en una carta enviada por el presidente del Parlamento irlandés, Sean O Fearghail, y el ministro de Asuntos Exteriores irlandés, Simon Coveney, al presidente del Consejo Nacional Palestino, Salim Zanoun.

Los funcionarios irlandeses reiteraron la postura de Irlanda respecto al statu quo en Jerusalén según el derecho internacional, afirmando que los asentamientos judíos israelíes son ilegales, así como el desalojo israelí de las familias palestinas en Jerusalén.

En su carta, los funcionarios irlandeses hicieron hincapié en que estas actividades se consideran obstáculos para lograr la paz, y subrayaron que Israel debe poner fin a sus actividades y detener la expansión de los asentamientos.

Esta carta se produjo como respuesta a una carta enviada por Zanoun en la que explicaba la última situación en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén, Batan Al-Hawa, Silwan y la mezquita de Al-Aqsa.

Los funcionarios irlandeses afirmaron que habían destacado la cuestión del desalojo israelí de familias palestinas en Sheikh Jarrah y Silwan en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrada hace varios días.

Los funcionarios irlandeses también afirmaron que la situación en Jerusalén es una de las cuestiones del estatus definitivo que debe resolverse mediante un acuerdo de paz definitivo.

Palestina pide a Europa que presione a Israel para que permita elecciones en Jerusalén Ocupado

El Presidente palestino, Mahmoud Abbas, pospuso el viernes pasado las primeras elecciones palestinas en 15 años

El Primer Ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, reiteró su llamado a la Unión Europea (UE) para que presione a Israel y permita la celebración de las elecciones legislativas palestinas en Jerusalén Ocupado. Shtayyeh subrayó que las elecciones legislativas sólo se habían pospuesto, y no se habían cancelado.

También pidió a la UE que presionara al régimen israelí para que permitiera a los palestinos votar y también realizar campañas en las elecciones.

El retraso de las elecciones suscitó críticas inmediatas de muchos palestinos y de posibles votantes.

La decisión también fue criticada por el movimiento de resistencia palestino Hamás, con sede en Gaza, e Ismail Haniyeh, jefe de su oficina política, quien insistió en que el movimiento carecía de cualquier justificación creíble.

Haniyeh dijo también que los comicios eran una necesidad para hacer frente a las amenazas a la causa palestina, como el llamado “Acuerdo del Siglo”, anunciado por la saliente administración estadounidense de Donald Trump, y los planes de anexión de Israel.

El Presidente palestino, Mahmoud Abbas, aplazó el viernes la votación prevista, las primeras elecciones palestinas en 15 años, en medio de una disputa sobre la votación en la Jerusalén Oriental ocupada y de divisiones en su partido Al Fatah.

Edición: Comunidad Palestina de Chile

Día Mundial de la Libertad de Prensa: Israel pretende silenciar a los periodistas palestinos

04 de mayo de 2021

El Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios de Comunicación (MADA) denunció la injustificada detención del corresponsal del canal Al Jazeera Live y el interrogatorio del Mossad a un periodista palestino en España.

Hoy 3 de mayo se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993, en cumplimiento de una recomendación aprobada en la 26ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO en 1991.

Esta fecha especial busca ir en apoyo a los medios de comunicación que son objeto de la restricción o la abolición de la libertad de prensa y en recuerdo de los periodistas que perdieron la vida realizando su trabajo.

A lo largo de los años, diversas han sido las violaciones al ejercicio libre de la prensa y Palestina no está ajena a esta situación, ya que los periodistas palestinos sufren a diario el acoso de las fuerzas de Ocupación, quienes no permiten que se registren los abusos de los que son víctimas los palestinos.

Una de las principales organizaciones que registra y recibe denuncias de los constantes ataques a la libertad de prensa es el Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios de Comunicación (MADA), quienes todos los meses presentan diversos informes sobre la situación de manera detallada y con estadísticas de estos excesos.

En ese marco, el informe de MADA da cuenta del caso del periodista palestino Alaa Hassan Jamil Al Rimawi (43 años), director de la red J-Media, coordinador y corresponsal del canal Al Jazeera Live, quien se encuentra realizando una huelga de hambre en protesta tras ser detenido por el Ejército israelí.

Este arresto ocurrió mientras dormía en su casa por un comando del Ejército israelí, quienes ingresaron y registraron el hogar de Al Rimawi, llevándoselo detenido sin cargos y se encuentra además en una celda de confinamiento solitario.

Por su parte, en otro caso de abuso el periodista palestino Muath Hamed, refugiado palestino que reside en España fue interrogado por el Mossad israelí en suelo español.

El diario Público de España informó que meses atrás, Hamed recibió una primera llamada telefónica de un hombre llamado Nicolás, un supuesto oficial de servicio en los Servicios de Información de la Guardia Civil, quien lo interrogó acerca de su vida como periodista, su pasado y cómo vive en España.

Ante estas graves violaciones a la libertad de prensa es que MADA hizo un llamado a la comunidad internacional a que ejerza más presión sobre “el gobierno de Israel para que ponga fin a los ataques de sus soldados contra los periodistas palestinos, los lleve a juicio, ponga fin a su impunidad y permita a los periodistas desempeñar sus funciones profesionales con total libertad”.

Cabe mencionar que el Centro MADA documentó un total de 215 episodios de violaciones a la libertad de prensa por parte de Israel en 2020.

Edición: Comunidad Palestina de Chile

Con la detención de Juani están intentando intimidar a la acción humanitaria y la solidaridad con Palestina

 

04 de mayo de 2021

Por Isabel Pérez y Mussa’ab Bashir Alazaiza

Juana Ruiz Sánchez (Juani Rishmawi) seguirá detenida en calidad de interrogada al menos hasta este jueves cuando está previsto que la fiscalía militar israelí presente las acusaciones más de tres semanas después de llevársela de su propia casa. Más de 5.500 personas y 114 organizaciones han firmado el manifiesto por una inmediata liberación. Varias ciudades fueron testigo de movilizaciones.

La española residente en los territorios palestinos ocupados, Juana Ruiz Sánchez, conocida como Juani Rishmawi, lleva desde el 13 de abril encerrada en una cárcel israelí. Los servicios de inteligencia israelíes están sometiéndola a continuos interrogatorios que pueden llegar a durar seis horas seguidas, según informó la familia de Juani. Este domingo, 2 de mayo, tuvo lugar la quinta vista con un juez en la que Juani testificó de nuevo telemáticamente. Al contrario de lo que muchas personas esperaban, Juani no fue liberada, sino que tuvo que afrontar otra extensión de su calvario ya que la fiscalía militar israelí no llegó a presentar ningún cargo. Un retraso que reprobó el propio juez.

«Este domingo el juez aplazó la vista al jueves para dar más tiempo a la fiscalía militar a presentar una lista de cargos», cuenta Begoña Lalana, portavoz de la familia de Juani en el Estado español. «Esto mismo es un acto ilegal porque hay algo que se llama el derecho penal del autor(a). El autor(a) debe saber por qué está detenido(a) y saber a qué delito concretamente se refieren, qué ha hecho y por qué está detenido(a)».

Normalmente, según explica Lalana a AraInfo, todo debe comenzar con un proceso de instrucción para saber los detalles del delito, la parte de la defensa y la detenida deben tener esta información. Las detenciones han de ser por algo concreto. Nada de esto ha sucedido con Juani a la que se llevaron de su casa de madrugada soldados israelíes, hasta 20 soldados en total.

Toda esta situación está dejando a Juani en una incertidumbre que Lalana califica como «una forma de tortura».

Israel, un Estado que no cumple con la legalidad internacional
La última vez que Juani pudo ver y hablar con su marido fue en la vista del 19 de abril, desde entonces Juani comparece vía telemática. Las autoridades israelíes están aplicando a Juani una ley militar con la cual pueden alargar su arresto hasta 75 días. Se trata de la misma ley que aplican a la población palestina a la que someten a una ocupación militar desde 1967. En algunas ocasiones a esos 75 días, al no poder alargar la interrogación y como forma de castigo, se aplica una detención administrativa, esto es, una detención sin juicios ni cargos presentados.

Lalana, que además de portavoz de la familia de Juani es abogada, desentraña la ilegalidad que con esta práctica están cometiendo las autoridades israelíes: «Cuando tú firmas un instrumento internacional (un tratado, un convenio…) debes armonizar tus leyes en concordancia con los mismos. Israel es firmante de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, también del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. En el Pacto de 1966 de Derechos civiles y políticos que Israel firmó diez años antes que España, en el artículo 14 se prevé que cada persona detenida debe ser informada por la acusación. En cuanto a la Convención contra la Tortura, Israel firmó la convención, pero no los protocolos facultativos».

Son por estas razones que ONGs de derechos humanos palestinas no dejan de apuntar hacia la falta de ética y de compromiso con el derecho internacional que caracteriza al Estado de Israel. Un Estado que se jacta de ser la única democracia en Oriente Medio sin cumplir con resoluciones de la ONU o firmar los protocolos que le obligarían a poner fin a sus prácticas coercitivas de limpieza étnica del pueblo palestino.

Campaña israelí contra la solidaridad
En el caso de Juani, las autoridades israelíes filtraron hace una semana una posible imputación por «lavado de dinero» para una organización «terrorista». Se cree que la razón detrás de esta filtración no es otra que continuar con la campaña con la que Israel pretende eliminar a la Unión de Comités de Acción de Salud, la ONG donde trabaja Juani, que ya sufrió varios asaltos de soldados israelíes que destruyeron material de oficina.

Los Comités de Salud sostienen la salud de familias que viven en zonas sujetas a limpieza étnica, la zona E1, familias vulnerables que de otro modo tendrían que abandonar su forma de vida en un territorio que Israel pretende colonizar. La familia de Juani, que sufre «cada día más en una espera interminable y una incertidumbre», como dice su portavoz Lalana, pide al Estado español que haga todo lo que esté en sus manos para poner fin a esta «detención arbitraria».

«A Israel le pedimos que ponga fin a esta barbaridad y al sufrimiento de una persona que trabaja en una actividad legal, humanitaria», reitera Lalana.

Más de 5.500 personas, 114 organizaciones entre las que están partidos políticos del Estado español, y decenas de personajes públicos han firmado el manifiesto por una inmediata liberación de Juana Ruiz Sánchez. Durante la semana pasada, varias ciudades fueron testigo de movilizaciones para exigir la liberación de Juani.

«Con la detención de Juani están intentando intimidar a la acción humanitaria y la solidaridad con Palestina. Al movimiento de solidaridad con Palestina queremos decirles que sigan adelante, están haciendo lo correcto, no hay que callarse ante las ilegalidades», sentencia la portavoz de la familia.

Fuente: www.arainfo.org

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner