Colonos israelíes extremistas efectuan rayados racistas en mezquita de Hasan Bek en Jaffa

29 de abril de 2022

Colonos extremistas israelíes realizaron el jueves por la noche actos de sacrilegio y sabotaje contra una mezquita de Jaffa, en en el norte de Palestina.

Los habitantes de la ciudad informaron de que los colonos extremistas pintaron con spray una estrella de David de color azul y grafitis racistas antipalestinos en el muro norte de la mezquita de Hasan Bek.

El imán de la mezquita, el jeque Ahmed Abu Ajwa, dijo que el último ataque racista forma parte de una larga serie de ataques contra la mezquita desde la Nakba de 1948.

Abu Ajwa responsabilizó plenamente a la policía de ocupación israelí del ataque, señalando que una patrulla policial que se encontraba cerca de la mezquita fue testigo del incidente pero no hizo nada.

Pidió al pueblo palestino que intensificara su presencia en la mezquita, que es uno de los lugares sagrados islámicos más importantes de la ciudad.

Los colonos israelíes atacan a diario a los palestinos en todos los territorios ocupados bajo el lema “Price Tag”. Estos ataques siempre quedan impunes para las autoridades de ocupación israelíes.

Estos ataques incluyen a menudo agresiones a palestinos, pinchazos de neumáticos, pintadas de lemas antiárabes, además de la tala de árboles pertenecientes a agricultores palestinos.

Fuente: Qudsnen

Educadora de la escuela de la UNRWA gana el Premio de la Tierra al Educador del año

Foto: Safaa Obeid, profesora de la Escuela Preparatoria de Niñas Sweileh de UNRWA en Jordania, acaba de ser anunciada como ganadora del premio Earth Prize Educator of the Year por su acción climática.

JERUSALÉN, miércoles 30 de marzo de 2022 (WAFA) – El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA) se enorgullece en anunciar que Safa’ Obeid, profesora de la Escuela Preparatoria para Niñas Sweileh del UNRWA en Jordania , fue seleccionada como laEducadora del Año del Premio de la Tierra, dijo un comunicado de UNRWA.

Con un premio de $12,500, Obeid fue seleccionada por el profesor Mario Salomone del Congreso Mundial de Educación Ambiental.

Obeid inscribió a sus estudiantes en la competencia Premio de la Tierra, una competencia de sostenibilidad ambiental para estudiantes de entre 13 y 19 años, bajo los temas que les preocupan como refugiados palestinos en Jordania. Estos incluyen la desertificación del Mar Muerto para 2030, hacer que los campamentos sean más amigables con el medio ambiente y gestionar el desperdicio de alimentos en Jordania.

Obeid inscribió a tres equipos de estudiantes de UNRWA Sweileh Preparatory Girls’ School en la competencia, donde diseñaron soluciones creativas para los desafíos ambientales que enfrentan sus comunidades. Las soluciones prácticas e innovadoras del equipo incluyeron datos del Ministerio de Agua e Irrigación de Jordania. Su iniciativa y liderazgo fueron reconocidos por el comité de selección del Premio de la Tierra y después de una entrevista, Obeid fue seleccionada como la ganadora del Premio de la Tierra Educadora del Año 2022.

Además de los estudiantes de Obeid, 34 equipos de 24 escuelas de la UNRWA y un centro de formación profesional inscribieron sus proyectos en el concurso. Dos escuelas de UNRWA fueron nombradas entre los 34 mejores equipos de Becarios del Premio de la Tierra, a saber, la Escuela Secundaria Coeducativa Amqa de UNRWA en el Líbano y el Centro de Capacitación de Gaza de UNRWA, en Gaza.

Hablando después del anuncio, Obeid dijo: «Estoy muy orgulloso de representar a UNRWA en este concurso internacional sobre sostenibilidad ambiental y recibir el título de «Educador del año». Esto amplifica mi sentido de responsabilidad hacia mi medio ambiente, mi comunidad y mi estudiantes He estado muy interesada en integrar la sostenibilidad ambiental en el aula mediante la creación de un kit de actividades ambientales enriquecedor, que es fácil de usar y de implementar con el fin de aumentar la conciencia de mis estudiantes sobre las causas ambientales «.

El premio global de la Tierra, desafía e inspira a los estudiantes a efectuar cambios en sus comunidades, a través de la participación activa. Después de haber graduado a 2,5 millones de estudiantes refugiados de Palestina, la Agencia brinda educación de calidad a 532.000 refugiados de Palestina a través de sus 711 escuelas. A medida que UNRWA continúa con su tradición de innovación, tiene el honor de proporcionar una plataforma para que maestros como la Sra. Obeid eduquen y orienten a los estudiantes refugiados palestinos en Jordania y en todo el Medio Oriente.

«La administración de la Tierra es un problema cada vez más importante, y apremiante, por el que todos los ciudadanos del mundo deben asumir la responsabilidad, incluso en Jordania, donde el impacto del cambio climático, particularmente en lo que respecta a una mayor escasez de agua, se siente claramente. UNRWA fue, por lo tanto, me complace asociarme con la Fundación Earth en la iniciativa del Premio de la Tierra y agradezco enormemente la buena noticia de que uno de nuestros maestros, Safa’ Obaid, fue reconocido con el prestigioso premio Educador del Año. Este es un verdadero testimonio del papel de UNRWA. maestros en general y Obaid específicamente como pioneros en el cuidado de esta tierra que todos compartimos. Estoy muy orgulloso de trabajar con maestros de clase mundial como la Sra. Obaid y espero que su ejemplo sea un ejemplo para los maestros y estudiantes de UNRWA en los años para venir,»dijo el Director Interino del Departamento de Educación de UNRWA, Moritz Bilagher.

La Liga Árabe pide protección internacional para los palestinos

Foto: los ministros de Asuntos Exteriores posan para una foto de familia durante una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados de la Liga Árabe en la ciudad de Kuwait el 30 de enero de 2022 [Ministerio de Asuntos Exteriores de Kuwait/Agencia Anadolu].

17 de marzo de 2022

La Liga Árabe pidió el martes al Consejo de Seguridad de la ONU y a otros organismos internacionales que asuman sus responsabilidades y proporcionen protección al pueblo palestino. La declaración de la organización se hizo pública horas después de que las fuerzas de ocupación israelíes mataran a tres palestinos, dos en la Cisjordania ocupada y el tercero en la ciudad árabe de Rahat, dentro del propio Israel.

Según la agencia de noticias Wafa, la Liga Árabe también exigió la aplicación urgente de la Resolución 2334 de la ONU para poner fin al desprecio de Israel por las resoluciones de legitimidad internacional.

Wafa señaló que el organismo regional reiteró que las autoridades de ocupación israelíes siguen cometiendo «ejecuciones extrajudiciales y asesinatos premeditados con total desprecio por la sangre del pueblo palestino». Al menos veinte niños y jóvenes palestinos han sido asesinados por Israel desde principios de este año.

La Liga también condenó otros crímenes israelíes en curso, como los asentamientos ilegales, las demoliciones de viviendas, los desplazamientos y las redadas y detenciones diarias. «Estos están clasificados como crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, de los que el Estado de ocupación es plenamente responsable, así como de sus repercusiones en Palestina y en la región».

Las violaciones israelíes, concluyó la organización, equivalen a «terrorismo de Estado» por parte del ejército de ocupación y los colonos ilegales contra el pueblo palestino, ya que Israel perpetúa su sistema de apartheid y la limpieza étnica en curso.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Más de 1.300 palestinos desplazados por las demoliciones desde que Biden asumió el cargo

Foto: residentes palestinos reaccionan mientras su casa, situada en el Área C, es demolida por las fuerzas israelíes supuestamente por estar «sin licencia», en Hebrón, Cisjordania, el 28 de diciembre de 2021 [Mamoun Wazwaz/Anadolu Agency].

02 de marzo de 2022

Más de 1.300 palestinos, incluidos niños, han sido desplazados como consecuencia del rápido aumento de las demoliciones de viviendas desde que el presidente estadounidense Joe Biden asumió su cargo, según datos de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

Los datos se componen de cada cierre permanente o destrucción de una propiedad residencial o comercial, o de una pieza clave de infraestructura como tuberías de agua, carreteras e instalaciones de red.

La abogada palestina Diana Buttu dijo a The Intercept que «Bennett está dejando claro que aquí es donde está el futuro de la relación entre israelíes y palestinos».

«El futuro está en que los palestinos sean acordonados en estos pequeños guetos. Y toda la tierra que rodea a estos guetos será tomada lentamente – será robada – para los asentamientos israelíes».

La política israelí de demolición de viviendas contra familias enteras, ampliamente practicada, es un acto de castigo colectivo ilegal y constituye una violación directa del derecho internacional de los derechos humanos.

Según The Intercept, los expertos concluyen que el ritmo creciente de las demoliciones de Israel se debe a la negativa de Biden a presionar al primer ministro israelí, Naftali Bennett, en relación con los derechos de los palestinos, a pesar de que posiblemente se resuelva en una conversación.

«No creo que haga falta más que levantar el teléfono y amenazar realmente a Bennett», dijo Buttu.

Sin embargo, el bienestar de los palestinos ha quedado claramente «en un segundo plano» en favor del deseo de Biden de asegurar un nuevo acuerdo nuclear con Irán y de continuar con la impresión de que los ataques israelíes contra los palestinos se han reducido desde la ofensiva israelí de 11 días en Gaza el pasado mes de mayo.

Según un informe publicado por B’Tselem a principios de este año, la ocupación israelí demolió 295 estructuras residenciales palestinas en los territorios ocupados en 2021, dejando a 895 palestinos, 463 de ellos menores, sin hogar.

Los activistas dicen que la negativa de Biden a tomar medidas prácticas sobre el asunto y aplicar una presión significativa al régimen israelí socava su oposición pública a sus acciones.

En una declaración facilitada a The Intercept, la portavoz nacional de IfNotNow, Morriah Kaplan, dijo: «Es hora de que Biden haga lo que han hecho cinco presidentes de ambos partidos: aprovechar la ayuda estadounidense y la venta de armas para presionar al gobierno israelí».

Por su parte, Diana Buttu afirma que no le sorprende la negativa de Biden a presionar a Bennett para que detenga las demoliciones y la expansión de los asentamientos. Sin embargo, expresó su incredulidad ante la negativa de la mayoría de los políticos demócratas, incluidos algunos progresistas, a defender al pueblo palestino.

Dijo: «En lo que respecta a las demoliciones, ésta es la parte que nunca he entendido. He trabajado con muchas de estas familias que han vivido con el miedo a la demolición sobre su cabeza. Esta es su vida. Estos son sus hogares. Esto inflige un verdadero trauma a los niños. El hecho de que Israel nunca se haya enfrentado a esta política es realmente enfermizo. En cambio, tenemos candidatos que se presentan y se comportan como si esto fuera normal».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

Cómo una académica palestina derrotó una campaña para silenciarla

Foto: la académica palestina Shahd Abusalama fue suspendida temporalmente de su puesto docente en la Universidad Sheffield Hallam en el Reino Unido en enero [Facebook]. Profesora titular de Política Global en la Universidad de Westminster, Londres, Reino Unido

10 de febrero de 2022

Por Catalina Chiniara Charrett

El caso de Shahd Abusalama demostró la precaria situación a la que se enfrentan los académicos palestinos en el Reino Unido.

Cuando Shahd Abusalama me habló de su nuevo trabajo como profesora asociada en una universidad del Reino Unido, me sentí más que orgullosa. Pero solo dos semanas después, fue suspendida, después de que la dirección de la Universidad Sheffield Hallam capitulara ante una campaña de difamación racista lanzada contra ella por los medios sionistas. En lugar de defender a Shahd de ataques calumniosos y difamatorios, la universidad echó leña al fuego, abdicando de su deber de cuidar a una joven de color.

El despido de Shahd provocó una poderosa campaña antirracista internacional en su apoyo. Los ataques en su contra se realizaron debido a su crítica abierta y totalmente legítima al estado de Israel, y la universidad finalmente abandonó la investigación de las acusaciones infundadas. Si bien Shahd ha sido reincorporada a su puesto de profesora, continúa enfrentándose a mensajes racistas y de odio de los medios y trolls sionistas. Su suspensión es evidencia de la precaria situación en la que se encuentran muchos palestinos en la educación superior del Reino Unido y el ambiente racista al que se enfrentan.

No es fácil comenzar una carrera en el mundo académico en el Reino Unido, y más para una refugiada palestina de Gaza. Los abuelos de Shahd fueron expulsados ​​por la fuerza de su pueblo natal de Beit Jerja en 1948, uno de los cientos de pueblos y ciudades palestinas despobladas y destruidas por las fuerzas sionistas en los últimos días de la ocupación británica de Palestina. En un acto de limpieza étnica, el recién fundado estado de Israel privó a cientos de miles de palestinos, como la familia Abusalama, de sus tierras y medios de subsistencia y los convirtió en refugiados. Los abuelos de Shahd se vieron obligados a instalarse en un campo de refugiados en Gaza, donde ella nació.

Shahd se crió en una ciudad sitiada donde los ataques con misiles son la norma. Nunca olvidas el horror de las bombas que estallan a tu alrededor, los sonidos ensordecedores, la destrucción despiadada. Lo experimenté en 2012 mientras investigaba en Gaza como candidata a doctorado en la Universidad de Aberystwyth.

La familia de Shahd me acogió amablemente durante mi estadía de tres meses en Gaza. Un día, un misil golpeó un automóvil y mató a sus pasajeros justo afuera de su casa. De hecho, los ataques aéreos lanzados por Israel comenzaron meses antes de que declarara la guerra el 14 de noviembre. Más de 100 residentes de Gaza murieron en el bombardeo indiscriminado israelí; familias enteras simplemente fueron aniquiladas. Durante este tiempo de ataques aéreos incesantes, la familia Abusalama compartió su coraje conmigo para salir adelante.

Conocí a Shahd la noche de la boda de su hermana mayor, Majd. Si bien el evento fue espectacular, el sentimiento fue agridulce, ya que Majd y su esposo planeaban irse de Gaza a los pocos días de casarse. Un año después, todos menos uno de los cinco niños de Abusalama partirían para seguir una educación superior lejos de las condiciones inhabitables de la asediada Franja de Gaza.

Esto dejó al menor, Mohamed, al cuidado de los padres, cuyo único sueño era ver a sus hijos seguros, felices y exitosos. Durante el bombardeo de Gaza, recuerdo cómo Mohamed también se preocupó por mí, indicándome que dejara las ventanas abiertas a pesar del frío invernal porque las explosiones de la explosión podrían romper el vidrio si las dejaba cerradas.

A diferencia de los residentes palestinos de Gaza, pude escapar de las bombas israelíes el sexto día de la guerra “oficial” porque tenía un pasaporte británico. Entre lágrimas, le di un beso de despedida a la familia Abusalama y me uní a un convoy organizado por las Naciones Unidas para sacar a los no palestinos de la Franja de Gaza. Lloré todo el camino hasta el cruce de Rafah, sucumbiendo a la culpa de abandonar a quienes no disfrutaban de tal protección internacional del bombardeo israelí por tierra, mar y aire.

A pesar de su pasado traumático, Shahd prosperó como una joven estudiante en el Reino Unido. Completó una maestría con distinción en la Escuela de Estudios Africanos y Orientales y luego recibió una beca para completar un doctorado en la Universidad Sheffield Hallam. En diciembre pasado, presentó su tesis doctoral, que investiga las representaciones históricas de los refugiados palestinos en el cine documental.

Shahd también saltó a la fama cultural en el Reino Unido, ya que el artista británico Marc Quinn la inmortalizó en una escultura y compartió plataformas con destacados eruditos judíos como Andrew Feinstein, Paul Kelemen e Ilan Pappé. Llevó la música y la danza folclórica palestina a diversas audiencias en todo el Reino Unido con Hawiyya Dance Company, que ella y un grupo internacional de mujeres antirracistas de varias religiones cofundaron en 2017.

Cuando Shahd me habló de sus planes de seguir una carrera académica en el Reino Unido, me encantó, pensando que gracias a su propia perseverancia se destacaría aquí. En ese momento no estaba al tanto del clima inhóspito que engulliría la educación superior del Reino Unido.

El ambiente académico en el país se ve empañado actualmente por la interferencia dañina del gobierno en ejercicio, que continúa mostrando y fomentando sentimientos islamofóbicos, racistas y antiinmigrantes. En octubre de 2020, el entonces secretario de Estado de Educación, Gavin Williamson, exigió que las universidades adoptaran la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), que usa el término como arma contra quienes critican el proyecto colonial de Israel.

Posteriormente, una carta de 122 intelectuales palestinos y árabes detalló las formas en que la definición de la IHRA y sus ejemplos concomitantes se han instrumentalizado en varios contextos para silenciar a los defensores de los derechos de los palestinos. Un grupo de trabajo del University College of London también concluyó que la definición no es “adecuada para el propósito”, e incluso el profesor Kenneth Stern, el principal redactor de la definición, dijo que no debería usarse en un entorno universitario.

No obstante, el medio Jewish News invocó la definición para calificar a Shahd de antisemita, y la Universidad Sheffield Hallam, sin una explicación o incluso una conversación con Shahd, inicialmente canceló la clase que estaba programada para dictar. El ataque contra Shahd se basó en un hilo de Twitter en el que defendía a un estudiante universitario de primer año por escribir en una pancarta “Alto al Holocausto palestino”.

La defensa de Shahd en respuesta a esta calumnia fue extensa. Incluyó artistas con sede en el Reino Unido, como Lowkey, el académico y activista palestino Rabab Ibrahim Abdulhadi, el presentador de Al Jazeera Marc Lamont Hill y los chefs internacionales de las redes sociales, Abu Julia y Rubio.

Estas voces se unieron al coro de apoyo comunitario que Shahd recibió de su ciudad natal adoptiva, Sheffield, y de grupos de estudiantes de universidades de todo el Reino Unido. Este abrumador apoyo no solo es un testimonio de la extensa comunidad que Shahd ha cultivado a su alrededor como activista, amiga, maestra y estudiante en Palestina y el Reino Unido, sino que también revela la creciente ira por los ataques contra los palestinos en este país y en todo el mundo. .

La campaña, asistida por el Centro Europeo de Apoyo Legal y la universidad y los sindicatos, logró levantar la suspensión de Shahd en la Universidad Sheffield Hallam y ahora se esfuerza por evitar que vuelva a ocurrir tal ataque. Este intento de difamación no es un caso aislado, sino parte de una campaña sistemática en todo el Reino Unido para utilizar la definición de la IHRA para silenciar las voces de los académicos palestinos y los partidarios de la causa palestina.

Tan valiente como siempre, Shahd se defendió a sí misma y a su pueblo en Palestina, y con la ayuda de un movimiento transnacional de aliados, derrotó a quienes intentaron silenciarla.

Catalina Chiniara Charrett
Profesora titular de Política Global en la Universidad de Westminster, Londres, Reino Unido
Catherine Chiniara Charrett es profesora titular de Política Global en la Universidad de Westminster, Londres, Reino Unido y ex investigadora de la Fundación de Investigación Social Independiente. La Dra. Chiniara Charrett también es autora de La UE, Hamas y las elecciones palestinas de 2006: una actuación en política y colaboradora de Economía política de Palestina: perspectivas críticas, interdisciplinarias y decoloniales.

Fuente: https://www.aljazeera.com/opinions/2022/2/10/how-a-palestinian-academic-defeated-a-campaign-to-silence-her?fbclid=IwAR1hk46Fj23OjE5I2e3dxIikg7Rvc508FADp6oKVDam-lccC8bF-HYrMPhk

 

 

Las fuerzas de ocupación israelíes atacan a los residentes de Sheikh Jarrah

14 de febrero de 2022

La policía israelí ataca a los manifestantes palestinos coincidiendo con la visita del legislador de extrema derecha al polémico barrio de Jerusalén.

Las fuerzas de ocupación israelíes y los colonos judíos, entre los que se encuentra el parlamentario extremista Itamar Ben-Gvir, han reanudado sus ataques contra el barrio de Sheikh Jarrah, en la Jerusalén ocupada. Según la agencia de noticias Wafa, los israelíes han bloqueado la entrada occidental del barrio y han agredido a los residentes locales y a los activistas de la solidaridad con balas de metal recubiertas de goma, gases lacrimógenos y bombas de sonido. Han resultado heridos decenas de personas y siete han sido detenidas.

Las fuerzas de ocupación también han desplazado a los activistas que se encontraban cerca de la casa de la familia Salem, amenazada de expulsión inminente para dejar paso a los colonos de extrema derecha. Ben-Gvir incluso ha abierto una oficina en Sheikh Jarrah mientras continúan los ataques de los colonos judíos a los palestinos y sus propiedades.

La policía israelí intentó sacar a Ben-Gvir de la zona para reducir la tensión, informó el Times of Israel. Un funcionario policial no identificado dijo al Canal 12 que el diputado de la Knesset había hecho una «contribución sustancial» a la escalada de violencia.

«La policía ha cruzado todas las líneas posibles esta noche», tuiteó Ben Gvir antes de perder el conocimiento cuando la policía intentó sacarlo de Sheikh Jarrah. «Mientras nuestros representantes se sentaron con el comandante del distrito para lograr una seguridad policial permanente, decenas de policías vienen, usan una violencia severa contra los activistas de derecha y contra mí, e intentan destruir la oficina parlamentaria».

Fuente: Monitor Medio Oriente 

Deutsche Welle despide a periodista palestina acusada de “antisemitismo”

08 de febrero de 2022

La emisora ​​radial estatal alemana Deutsche Welle (DW) despidió el lunes a una periodista palestina con base en Alemania luego de acusarla de “antisemitismo” y “anti-Israel” en una publicación de Facebook.

“Me acaban de informar que me despidieron de mi trabajo en Deutsche Welle, después de que un periodista de Alemania publicara un informe acusándome a mí y a otros colegas de antisemitismo y de ser antiisraelíes en base a publicaciones, publicamos en nuestro cuentas personales de Facebook”, dijo Maram Salem, la periodista palestina, en un comunicado publicado en su cuenta de Facebook, el lunes a la mañana.

Salem declaró: “En mi caso, mi publicación no tenía ninguna expresión explícita o implícita de antisemitismo y no mencionaba a Israel en absoluto”. “Mi publicación solo hablaba de la libertad de expresión en Europa”, añadió.

La publicación, que publicó Salem, está traducida del árabe como: “La libertad de expresión en Europa es una ilusión. Se pueden traspasar muchas líneas rojas si hablamos de ello. Los trucos que solemos usar (como codificar ciertas palabras) no tienen como objetivo ocultar las publicaciones de Facebook, sino evitar que la traducción automática exponga lo que decimos a algunas personas aquí que siempre buscan monitorearnos y acecharnos para atraparnos. despedidos de nuestros trabajos o deportados del país”.

La periodista palestina dijo en su declaración que expresa su “preocupación de que las medidas arbitrarias tomadas en mi contra fueran el resultado de conflictos internos de intereses laborales y algunos rumores deshonestos en los que me encontré en medio y por los cuales fui el chivo expiatorio. por Deutsche Welle para encontrar una salida a su crisis actual”.

“¿Cómo es posible que una empresa internacional de medios que supuestamente pide libertades expulse a un empleado por criticar la libertad de expresión en Europa?” cuestionó Salem. La corresponsal palestina señaló que incluso el proceso de investigación no fue objetivo ya que se contrató a una persona israelí en el comité de investigación externo.

Además de eso, las preguntas de la investigación fueron “racistas, discriminatorias y me colocaron como un sitio de acusación solo sobre la base de mi identidad como palestina”, dijo Salem.

“Todo eso tuvo lugar sin tener en cuenta la particularidad histórica del conflicto entre palestinos e israelíes y la dinámica de poder del conflicto continuo”.

En este caso, dijo Salem, DW se consideró a sí misma como la única parte que estableció los criterios para “la verdad sobre el conflicto”, y quién tiene razón dentro de ella, “irónicamente a pesar de que toda la comunidad árabe e internacional no logró resolver la crisis entre los dos partidos durante más de 70 años.”

En la investigación interna, Salem dijo que el jurado le hizo una “pregunta sorprendente”, que ella solo esperaría provenir de un “aparato de seguridad que trabaja para una dictadura”.

“¿Cómo escribirías que no hay libertades mientras trabajas para Deutsche Welle?” preguntó el jurado a Salem. Maram dijo que tal “pregunta que es muy similar a los oficiales de las fuerzas de seguridad exclamando: “¿Cómo se atreve a hablar de la falta de libertad en este país?”

El periodista palestino dijo que los resultados de la investigación en el DW han demostrado que “la mera identidad de uno como palestino es suficiente para ser acusado de antisemitismo y, por lo tanto, hago responsable a Deutsche Welle de mi salud mental, psicológica y fisiológica durante el proceso de investigación y el período venidero y cualquier consecuencia relacionada con mi futuro profesional y carrera”.

Salem dijo que fue a Alemania para “salvar mi libertad, que siempre ha sido mi arma más poderosa”.

“Anteriormente he enfrentado varios intentos de opresión y varias amenazas en mi país, y siempre pensé que trabajar con un medio de comunicación internacional que siempre ha hablado de libertades sería diferente”.

“Sin embargo, se demostró que estaba equivocado; los medios de comunicación no son realmente libres, y un periodista sería perseguido públicamente solo por decir: “no hay libertad de expresión”.

“¡Deutsche Welle ha oprimido mi libertad de expresar mi opinión!” escribió la periodista palestina.

“Lo que está sucediendo ahora es un ataque flagrante a la libertad de expresión, a los periodistas y a mí solo por ser palestina… ¡Ser palestino no es antisemita!”

En diciembre pasado, DW dijo que suspendería a cuatro empleados y un colaborador independiente durante una investigación sobre las acusaciones de que dejaron entrever “puntos de vista antiisraelíes y antisemitas”.

En ese momento, DW decidió formar una comisión de investigación, compuesta por la ex ministra de Justicia alemana Sabine Leutheusser-Schnarrenberger y el psiquiatra palestino Ahmad Mansour.

Los periodistas suspendidos fueron el director de la oficina de DW en Beirut Basel Aridi, además de los periodistas Dawood Ibrahim, Murhaf Mahmoud, Farah Maraqa y Maram Salem, la periodista palestina.

Fuentes del medio alemán dijeron que los cargos contra los periodistas están relacionados con publicaciones que compartieron en sus cuentas personales en las redes sociales, además de artículos antiguos publicados en sus blogs personales y periódicos árabes. Algunos de los escritos datan de 2000 y algunos fueron eliminados.

Los escritos critican el comportamiento del estado de ocupación de ‘Israel’ y la violencia de sus colonos. Por ejemplo, Basel Aridi fue suspendido en base a un tuit que había escrito en 2014.

En su tuit de 7 años ahora eliminado, Aridi había expresado su apoyo al enjuiciamiento de los ciudadanos libaneses que admitieron cooperar con ‘Israel’ contra los intereses libaneses. DW ha sido criticado durante mucho tiempo por sus informes sesgados sobre las violaciones israelíes contra los palestinos.

En mayo pasado, durante la agresión mortal de Israel en la Franja de Gaza, DW distribuyó un memorando interno a sus periodistas, prohibiéndoles hacer, o permitir que cualquier invitado hiciera cualquier conexión entre el estado de ‘Israel’ y el colonialismo.

En la guía informativa enviada al personal, el consejo editorial de DW prohibió a sus reporteros y editores cubrir los crímenes israelíes de “apartheid” y la persecución de los palestinos.

La guía informativa de dos páginas, que se filtró y compartió en las redes sociales, subraya que el legado del Holocausto y la responsabilidad especial de Alemania hacia ‘Israel’ siguen siendo piedras angulares de la constitución del país y su política exterior.

“Como DW, nunca cuestionamos el derecho de Israel a existir como estado ni permitimos que las personas en nuestra cobertura lo hagan”, dijo al personal la editora en jefe de la emisora, Manuela Kasper-Claridge.

“Nunca nos referimos a un ‘apartheid’ israelí o a un ‘régimen de apartheid’ en Israel. También evitamos referirnos a ‘colonialismo’ o ‘colonialistas’”, señala también el documento.

“Respetamos la libertad de expresión y opinión y el derecho de las personas a criticar a cualquiera de los bandos involucrados. Sin embargo, la crítica a Israel se convierte en antisemitismo cuando intenta empañar, desacreditar y deslegitimar al Estado de Israel o al pueblo y la cultura judíos per se”.

En el mismo contexto, se colocó una bandera israelí frente a la sede de Axel Springer, una agencia con sede en Berlín, ya que hubo manifestaciones pro-palestinas en toda Alemania, coreando consignas en apoyo de Palestina luego de la última agresión israelí en Gaza.

Después del incidente, el director general de Axel Springer les dijo a los 16.000 empleados de la empresa que buscaran otro trabajo si tenían problemas con el izamiento de una bandera israelí frente a la sede de la empresa en Berlín.

Los trabajadores que se quejaron de que se colocó una bandera israelí frente a la editorial digital más grande de Europa deberían buscar nuevos trabajos, dijo el director ejecutivo Axel Springer a los empleados el 17 de junio.

Hay varios casos que destacan el espacio cada vez más reducido para la defensa de Palestina en Alemania, donde el discurso pro-palestino se descarta y se enmarca casi automáticamente como antisemita.

La censura a favor de Palestina en Alemania se intensificó tras la aprobación de una resolución anti-BDS en el parlamento alemán en 2019.

Al categorizar el movimiento como antisemita, la resolución efectivamente restringió el acceso a fondos públicos y espacios públicos a todas las organizaciones que respaldan el BDS.

El silenciamiento de los defensores de Palestina también va más allá del debate de BDS, ya que tiene sus raíces en el apoyo ideológico de larga data de Alemania a ‘Israel’. Es en parte en los esfuerzos de Alemania para expiar el Holocausto.

Fuente: qudsen.co

Daniel Kupervaser: «DAIA y el terrorismo judío en Cisjordania»

26 de enero de 2022

Por Daniel Kupervaser

Según informa DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) en su página Web, entre otros objetivos esta institución, “en cumplimiento del mandato otorgado por la totalidad de las instituciones judías argentinas, tiene la misión de ……. denunciar el terrorismo internacional”

Con esa meta DAIA opera en varios frentes y con diversos medios, siempre con la finalidad de dar sermones de los peligros del terrorismo que esmeradamente acostumbra a catalogar “internacional”. En este marco que encierra una visión geográfica, étnica y religiosa del fenómeno del terrorismo, curiosamente hay un terrorismo al que con persistencia se lo pasa por alto: el terrorismo judío en Israel y Cisjordania.

DAIA Y EL TERRORISMO: EN CASA DE HERRERO CUCHILLO DE PALO

Durante las últimas semanas, todos los medios de información israelíes se cubrieron de notas con detalles de la serie de ataques terroristas llevados a cabo por extremistas judíos residentes de colonias judías ilegales en Cisjordania. En esta oportunidad vale la pena acentuar que los medios de información judíos en español de Argentina, como ya es costumbre con noticias incomodas para los judíos, no escatimaron sus esfuerzos en limitar o esconder esta información.

Pero no todas las diásporas judías están equipadas con anteojeras y cristales que les permiten percibir una realidad solo a su medida. Justamente 7 instituciones de judíos estadounidenses, entre ellas la reconocida Liga Antidifamación, salieron públicamente a censurar este triste fenómeno de conducta judía criminal y la generalizada indolencia en su trato por parte del gobierno israelí (“ADL and 6 other Jewish orgs denounce ‘ongoing terrorism’ by Jewish Israeli extremists”, Jewish Telegraphic Agency, 25-1-2022).

Mientras tanto DAIA calla.

Ante esta situación, no se puede pretender que la sociedad argentina no desprecie, desprestigie y desconsidere a DAIA, si esta institución, que se autodefine como la representante política de los judíos en Argentina, se ocupa de predicar permanentemente ante los argentinos en contra del terrorismo, mientras que paralelamente se escabulle de tomar públicamente posición frente al terrorismo judío de extremistas de colonias judías ilegales en Cisjordania.

IMAGENES DEL TERROR JUDIO EN CISJORDANIA CONTRA PALESTINOS Y JUDIOS

Con esta conducta institucional conducida por DAIA solo se ha logrado que el 68% de la sociedad argentina esté convencido que los judíos argentinos son más leales a Israel que a Argentina (DAIA, Informe de Antisemitismo en Argentina 2018, pág. 105).

Bajo estas circunstancias específicas, nadie se debe sorprender si en el marco de la sociedad argentina comienza enraizarse una nueva visión que cataloga a DAIA como cómplice silencioso del terrorismo judío en Cisjordania.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 28-1-2022

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner