El ícono liberal sionista Yitzhak Rabin fue un asesino en masa hasta el final

Foto: Alexandria Ocasio-Cortez

19 de octubre de 2020

Por David Samel

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Yitzhak Rabin nunca se convirtió en un pacificador, mantuvo su actitud de «guerrero» de recurrir abiertamente a la matanza masiva de civiles para cumplir sus objetivos políticos a lo largo de toda su carrera.

La decisión de Alexandria Ocasio-Cortez de retirarse de un evento patrocinado por Americans for Peace Now en honor al legado del difunto Yitzhak Rabin ha sido condenada por los sospechosos habituales. El equipo del «sionista liberal» reconoce que Rabin tenía algunas cosas desordenadas en su currículum, principalmente la limpieza étnica de Lydda y Ramle en 1948 y su brutal respuesta como Ministro de Defensa a la primera Intifada, que mató a cientos de manifestantes contra la ocupación y «rompió los huesos” de muchos miles más. Pero, cuenta la historia, Rabin luego evolucionó de guerrero a pacificador, un valiente estadista que intentó forjar un acuerdo duradero con sus enemigos y pagó con su vida. Roger Cohen lo resumió en su reciente artículo de opinión en el New York Times:

Yitzhak Rabin during his second term as Israeli Prime Minister, July 1994 (Photo: Wikimedia/Goverment Press Office)

Yitzhak Rabin durante su segundo mandato como primer ministro israelí, julio de 1994. Foto Wikimedia / Oficina de prensa del Gobierno.

Rabin fue un guerrero que luchó sin piedad para salvaguardar a Israel antes de darse cuenta de que la guerra no podía lograrlo. Aprendió y cambió. Al final de su vida, con inmenso valor político, se embarcó, a través de los Acuerdos de Oslo, en una búsqueda para poner fin al ciclo de guerras… Dio su vida por la idea de poner fin al derramamiento de sangre palestino israelí.

Cohen se hace eco del consenso sionista liberal: Ocasio-Cortez no tiene por qué deshonrar la memoria de Rabin.

Hay dos aspectos de esta hagiografía de Rabin. Yossi GurvitzAmjad Iraqi y otros han desacreditado completamente al mito de Rabin como el pacificador de Oslo. Como Alan Dershowitz reafirmó recientemente, en una demostración muy poco característica de honestidad y precisión, Rabin no propuso un “Estado” palestino real sino algo “menos que un Estado” controlado en última instancia por Israel. Si bien una solución genuina de dos estados independientes para dos pueblos, todavía tiene fallas morales y prácticas en comparación con un estado de ciudadanos iguales, Rabin intentó forzar a los desesperados palestinos a algo mucho peor: un Estado para los judíos y otro Estado minusválido para los palestinos, ambos controlados por judíos israelíes.

Rabin sentó las bases para culpar a los palestinos de la negativa de Israel a poner fin a la ocupación. Cinco años después Ehud Barak intentaría la misma táctica en Camp David, mostrando un espectáculo de relaciones públicas para hacer a los palestinos una oferta inaceptable que sabía que rechazarían.

«Operación Responsabilidad»

New York Times coverage of "Operation Accountability," a week-long Israeli attack on Lebanon in July 1993

Cobertura del New York Times de la «Operación Responsabilidad», un ataque israelí de una semana al Líbano en julio de 1993

Algo peor aún es que Rabin, sin hacer nada importante para lograr una paz duradera, nunca renunció ni abandonó su apetito por la violencia asesina. Sus acciones en 1948 y finales de la década de 1980 no fueron posiciones de línea dura de las que había evolucionado, sino una parte esencial de su carácter, incluso durante las negociaciones de Oslo de 1993 por las que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz. A finales de julio de ese año Rabin se embarcó en lo que podría decirse que fue la campaña más mortífera de su carrera. A principios de ese mes hubo varios ataques de Hezbollah contra posiciones militares israelíes en un área del sur del Líbano que Israel había estado ocupando ilegalmente durante más de una década. Siete soldados del ejército israelí murieron.

El 25 de julio Rabin lanzó su respuesta, denominada Operación Responsabilidad, una campaña de bombardeos de una semana contra los residentes del sur del Líbano. Bajo las órdenes de Rabin el ejército israelí mató deliberadamente a más de 100 civiles inocentes en el Líbano, destruyendo miles de hogares, todo con la reprensible motivación de desencadenar un éxodo masivo de cientos de miles de civiles aterrorizados. Al principio de la operación la milicia de Israel, el Ejército del Sur del Líbano, emitió “advertencias instando a los residentes de más de 30 pueblos, entre ellos tres campos de refugiados palestinos, a irse ‘porque sus pueblos van a ser bombardeados’’’. De acuerdo con un nuevo Informe del York Times, en ese momento el propio Rabin reconoció inequívocamente que estaba apuntando a civiles: «Si no habrá tranquilidad y seguridad para los asentamientos del norte no habrá tranquilidad y seguridad para los residentes del sur del Líbano al norte de la zona de seguridad». El NY Times también informó de que el primer ministro Yitzhak Rabin prometió «inundar Beirut de refugiados en un esfuerzo por presionar al Gobierno libanés para que detenga los ataques con cohetes».

El resultado final fue que Israel “convirtió muchas aldeas del sur del Líbano en pueblos fantasmas, desplazó a unas 300.000 personas [las estimaciones libanesas eran más altas], dejó más de 130 muertos, incluidos tres israelíes y tres sirios, y unas 500 personas, muchas de ellas libanesas civiles, heridas «. Rabin explicó: «Para hacer frente al terror de Hezbollah tuvimos que provocar el movimiento de los residentes libaneses del sur del Líbano». Rabin «provocó» ese «movimiento» al ordenar al ejército que matara y destruyera a civiles libaneses en el sur del Líbano. Cuando quieras obligar a cientos de miles a huir aterrorizados, tienes que demostrar que eres serio. Es difícil encontrar un acto más descarado de asesinato en masa y una mejor definición en el diccionario.

Recordando a Rabin

Si Rabin no es condenado por la historia por este salvajismo, la razón obvia es que los líderes israelíes disfrutan de inmunidad automática frente a etiquetas descriptivas y precisas como «asesinato en masa» y «terrorismo». Y si la Operación Responsabilidad ha desaparecido en su mayor parte en el agujero de la memoria, probablemente sea porque es solo uno de los muchos ataques de este tipo que Israel ha perpetrado contra civiles en Palestina y el Líbano durante sus siete décadas de experiencia. Israel ha exigido con frecuencia duras represalias por los ataques contra sus soldados y civiles matando a un número mucho mayor de civiles «árabes» (Qibya 1953, campos de refugiados de Líbano y Siria en 1972, Túnez en 1985 y Gaza en 2009, 2012 y 2014). En el contexto de su salvajismo solo en el Líbano, la Operación Rendición de Cuentas compite por el récord histórico con los ataques a gran escala de Israel en 1978, 1996 y 2006 y el bombardeo/invasión más mortífera de todos en 1982. La gran cantidad de hechos con víctimas civiles masivas perpetrados por Israel ha reducido el horrible episodio de Rabin de 1993 al estado de «indiferencia».

¿Por qué los sionistas liberales como Americans for Peace Now, J. Street y Roger Cohen perdonan y olvidan estos eventos? Porque ven el experimento sionista como esencialmente noble que a veces se ha descarrilado parcialmente por la desafortunada elección de extremistas como Sharon y, especialmente, Netanyahu. Los liberales sionistas se aferran a una historia alternativa color de rosa que aún podría lograrse cuando el electorado israelí recobre la razón. Es esencial que sigan ignorando deliberadamente que los «mejores» líderes israelíes -Ben-Gurion, Meir, Rabin y Peres- también participaron en estas masacres de inocentes al por mayor.

Luego está la explicación fundamentalmente emocional de que Rabin fue asesinado por un fanático aún más de derecha. La muerte de Rabin no disminuyó la maldad de sus crímenes, pero la convención a menudo inapropiada de no hablar mal de los muertos tiene una tendencia a extenderse durante décadas en tales circunstancias. Sin duda Ehud Barak enfureció a muchos con sus falsos gestos hacia la conciliación, pero evitó el mismo destino mediante una combinación de mala suerte o mejor seguridad. Quizás hubo un reconocimiento más amplio entre sus detractores de derecha de que él, como Rabin, nunca fue una amenaza genuina para el statu quo.

Si bien una evaluación honesta de la carrera de Yitzhak Rabin no pasaría por alto sus asesinatos a gran escala durante casi medio siglo, hay varias razones para estarle agradecido. Primero, está su relativa honestidad. Rara vez los líderes israelíes son tan torpes como para admitir abiertamente sus acciones y motivaciones nefastas como lo hizo Rabin en las citas anteriores. Desde al menos el artículo de opinión de Ariel Sharon en el NY Times de 1982 durante su brutal incursión de meses en el Líbano (“Nuestros soldados fueron bienvenidos a pesar de las bajas resultado inevitable de la lucha contra los terroristas de la OLP que utilizaron a civiles como escudos humanos y que colocaron deliberadamente sus armas y municiones en medio de casas de apartamentos, escuelas, campamentos de refugiados y hospitales”), otros líderes han blanqueado sus crímenes con excusas absurdas, la más destacada es que bombardean de mala gana áreas civiles porque los terroristas esconden sus armas entre ellos.

La relativa honestidad de Rabin también se puso de manifiesto en 1979 cuando envió para su publicación unas memorias en las que reconocía haber seguido la orden de Ben-Gurion de evacuar por la fuerza a los residentes de Lydda y Ramle. El texto original de Rabin no fue hondamente explícito y se centró más en la dificultad de sus soldados para cumplir sus órdenes y las de Ben-Gurión que en la miseria de las verdaderas víctimas:

 “Psicológicamente, esta fue una de las acciones más difíciles que emprendimos. La población de Lod no se fue voluntariamente. No había forma de evitar el uso de la fuerza y ​​los tiros de advertencia para hacer que los habitantes marcharan de 10 a 15 millas…

Se infligió un gran sufrimiento a los hombres que participaron en la acción de desalojo. Entre los soldados de la Brigada Yiftach había graduados del movimiento juvenil, a quienes se les habían inculcado valores como la hermandad internacional y la humanidad. La acción de desalojo fue más allá de los conceptos a los que estaban acostumbrados.

Algunos becarios se negaron a participar en la acción de expulsión. Se requirieron actividades prolongadas de propaganda después de la acción para eliminar la amargura de estos grupos de movimientos juveniles y explicar por qué nos vimos obligados a emprender una acción tan dura y cruel».

Los censores israelíes se abalanzaron para proteger la narrativa falsa de que los palestinos abandonaron «voluntariamente», pero la admisión salió a la luz cuando el traductor al inglés del libro, Peretz Kidron, reveló el relato censurado al New York Times.

Luego está la claridad de Rabin al invitar al primer ministro sudafricano John Vorster a Israel en 1976, celebrando abiertamente y entrando en acuerdos de «seguridad» con el líder del apartheid al que se desprecia en todo el mundo verdaderamente civilizado. Si bien no hay escasez de respuestas al apoplético hasbara quejándose de que el pobre Israel es víctima de la difamación asociándolo con una ideología y un régimen repugnantes, la invitación a Vorster (sin mencionar la estrecha cooperación de Israel en materia de seguridad y armas con Sudáfrica) es seguramente la mejor respuesta, lo que demuestra que Israel se asoció con entusiasmo con el apartheid. Aún más sorprendente, Vorster había pasado los años de la guerra animando a los nazis y más tarde fue encarcelado por los británicos por sus actividades pronazis. Pero en 1976, Rabin disculpó el pasado inconveniente de Vorster considerándole un alma gemela, un caballero de linaje europeo obligado a ejercer un duro gobierno sobre los nativos de piel más oscura en un barrio difícil.

Finalmente, Rabin posiblemente sea el primer ministro israelí más progresista desde el punto de vista de considerar los arreglos con la población palestina victimizada por el éxito del proyecto sionista. Sin embargo «más progresista» es un término de comparación con otros líderes israelíes. Teniendo en cuenta el historial de brutalidad empapado de sangre de Rabin, su estatus en algunos círculos como un ícono de la paz dice mucho sobre los líderes israelíes y no hace nada para apoyar la reverencia inmerecida de Rabin como un hombre que dio su vida luchando valientemente por la reconciliación.

Sin duda la propia Alexandria Ocasio-Cortez desconocía los peores aspectos de la carrera de Rabin, pero aprendió lo suficiente para tomar la decisión correcta. Sabía que sería atacada, en el mejor de los casos como ingenua e ignorante, y en el peor como antisemita. Eso es valor genuino. Bien por ella.

Fuente: https://mondoweiss.net/2020/10/liberal-zionist-icon-yitzhak-rabin-was-a-mass-murderer-until-the-very-end/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner