¿Qué viene primero, una zona de tiro del ejército israelí o pueblos palestinos?

03 de agosto de 2020

Por Amira Hass

El próximo lunes, los jueces del Tribunal Superior de Justicia discutirán la demanda del Estado de Israel de destruir ocho aldeas palestinas en el sur de Cisjordania. Debo decir: discutiremos una vez más, porque la demanda del gobierno no es nueva.

Durante aproximadamente 40 años, las Fuerzas de Defensa de Israel y la Administración Civil hicieron todo lo posible para hacer desaparecer a estas comunidades, mientras que, en su heroica y prolongada batalla contra la orden de extinción, también recurrieron a canales legales y a peticiones. En hebreo militar, el área designada para la demolición y el desalojo de sus residentes palestinos se conoce como Zona de fuego 918. En árabe y hebreo ordinario es Masafer Yatta.

Ahora se les pide a los jueces del Tribunal Superior que decidan de una vez por todas qué es lo primero: un área para ejercicios de entrenamiento militar, o un tejido antiguo de la vida y las relaciones entre una ciudad y las aldeas que crecieron a su alrededor.

«Lo que viene primero» es una cuestión de cronología, principio y ética. Israel afirma que la zona de tiro fue declarada como tal en 1980 y que los residentes son «ocupantes ilegales» que se establecieron allí después. Los hechos geohistóricos, que no están sujetos a fechas, mapas y las intenciones abiertas y encubiertas de la potencia ocupante, indican lo contrario.

Las raíces rurales de la ciudad de Yatta, ya en el período otomano, no están en duda. El pastoreo de ovejas y la agricultura fueron la base de su existencia y el patrimonio cultural de sus familias. Su expansión y el proceso de urbanización que ha experimentado son fenómenos naturales. En la segunda mitad del siglo XIX había alrededor de 2.000 residentes. Hoy hay casi 70,000. El área total de su tierra, que fue reconocida y determinada mucho antes de 1967, es de 170,000 dunams.

El aumento constante en el número de residentes y el tamaño de las bandadas condujo a la creación de ramas rurales, por personas que buscaban más tierras disponibles para el pastoreo y la siembra, y fuentes adicionales de agua o un lugar para cavar una nueva cisterna para recoger agua de lluvia. .

En Yatta, como en todo el país, permanecieron en el lugar distante durante varios días y semanas, dependiendo de la temporada, el parto y el esquileo. Las cuevas naturales a veces fueron adaptadas para fines residenciales. Poco a poco, la rama estacional se convirtió en permanente.

Fuente: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-what-comes-first-an-israeli-army-firing-zone-or-palestinian-villages-1.9043528

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner