A dos años de la promulgación de la ley “Estado-Nación” judío, Israel profundiza el Apartheid en Palestina

19  de julio de 2020

El Parlamento israelí —Kneset— aprobó hace 2 años la controvertida Ley del Estado-Nación, que define oficialmente Israel como el “Estado Nación del pueblo judío”, reserva el derecho a la autodeterminación a este colectivo y establece que el hebreo sea la única lengua oficial, y el árabe a un segundo plano al dejar de considerarlo lengua cooficial del Estado y concederle un “estatus especial”, medida que deja de lado a los palestinos que viven al interior de Israel, que profundiza las políticas de Apartheid hacia la población nativa.

Esta polémica ley no es sólo una más del ordenamiento jurídico israelí, sino pasó a formar parte de las llamadas leyes básicas, las que rigen el sistema legal a modo de Constitución —que Israel no tiene— y que son más difíciles de derogar una vez aprobadas, modificables solo por otra norma del mismo rango. Con esta nueva ley, ya son 12 las leyes básicas del Estado hebreo.

Algunos de los parlamentarios contrarios a su aprobación indicaron esa vez, que en el texto no se mencionan ni la palabra democracia, ni la palabra igualdad, y que además la norma discrimina a las minorías no judías de Israel. Entre ellas, el casi 20 por ciento de población palestina que tiene el país.

“Es un crimen de odio contra las minorías y contra la democracia. Esto es una etnocracia. Que se considere un valor nacional que los judíos se establezcan en esta tierra significa que seguirán demoliendo casas palestinas y que no desarrollarán nuestras infraestructuras”, aseguró Ahmad Tibi, diputado palestino de la Kneset.

En otro punto, la ley aprobada indica que la capital de Israel es “Jerusalén completa y unida”, algo que contradecía los acuerdos firmados hasta ahora con la Autoridad Nacional Palestina en los que se contempla que el estatus de la ciudad será acordado por las partes en negociaciones futuras.

“Es una decisión en la línea de la doctrina Trump. No hay un plan de paz público del presidente norteamericano, pero el traslado de la embajada a Jerusalén, el recorte de fondos de ayuda a los palestinos y su falta de crítica hacia los asentamientos refuerzan la política de hechos consumados de Netanyahu”, aseguró Nabil Shaat, asesor en política exterior del presidente palestino, Mahmoud Abbas. “El mundo puede ver ahora a Israel como es en realidad, no como una democracia, sino como un sistema de apartheid, primero implantado de facto y ahora de iure”, añade.

UNA LEY QUE PROFUNDIZA EL APARTHEID ISRAELÍ

Declararse como un “Estado Nación del Pueblo Judío”, se traduce en convertirse en un estado de carácter religioso, confesional y teocrático, desde el cual de manera racista se promueve la superioridad étnica, privilegiando a ciertos grupos por sobre otros, desconociendo y negando completamente la existencia de los palestinos, su derecho a la autodeterminación y a establecer su estado palestino independiente con Jerusalén Este como su capital, de conformidad a lo establecido en la Legislación Internacional.

Además, esta ley pretendió dar una apariencia de legalidad a las continuas prácticas israelíes que se han venido desarrollando en contra de la población palestina desde 1948, quienes sufren a diario una limpieza étnica y desde que fue aprobada la ley deberán enfrentar un sistema de discriminación institucionalizada por parte del Estado de Israel.

También, la ley que reserva el derecho a la autodeterminación exclusivamente al “pueblo judío”, proclama a Jerusalén “completa y unida” como la capital de Israel, elimina el idioma árabe como lengua oficial y establece el compromiso de avanzar con los asentamientos judíos declarándolos de “interés nacional”.

Asimismo, todo judío tendrá el derecho de migrar a Israel y obtener la ciudadanía de acuerdo a las disposiciones de la ley, el estado actuará para reunir a los judíos en el “exilio” y promoverá los asentamientos judíos en su territorio y asignará recursos con este propósito, en desmedro de los palestinos que fueron expulsados de sus hogares en 1948, que no pueden retornar a sus tierras.

Fuente: Comunidad Palestina de Chile

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner