Los contribuyentes de Nueva York gastan millones en un centro cibernético que tiene vínculos controvertidos con la inteligencia israelí

Por Whitney Webb | 28/02/2020 |

Palestina y Oriente Próximo

Fuentes: Mint Press NewsTraducido del inglés para Rebelión por J. M.

Gráfico de Claudio CabreraLos contribuyentes de la ciudad de Nueva York pagan una cifra multimillonaria que costó un centro cibernético ubicado en el corazón de Manhattan y que tiene profundos vínculos con el aparato de inteligencia de alta tecnología de Israel.

A principios de la semana pasada la ciudad de Nueva York lanzó, con poco reconocimiento mediático, uno de los dos nuevos centros masivos de seguridad cibernética que serán administrados por empresas privadas israelíes con estrechos vínculos con el Gobierno de Israel, el llamado «Mega Group» vinculado al escándalo de Jeffrey Epstein y destacadas organizaciones de presión pro-Israel que operan en los Estados Unidos. Los centros se anunciaron por primera vez en 2018, al igual que la identidad de las empresas que los dirigirían: Jerusalem Venture Partners y SOSA, con sede en Israel.

Como MintPress ha informado en varias ocasiones, estas tres entidades tienen un historial de espiar agresivamente al Gobierno federal de los EE.UU. y/o chantajear a los principales políticos estadounidenses, lo que genera preocupaciones sobre por qué estas compañías fueron elegidas para administrar los nuevos centros en el corazón de Manhattan. La noticia también llega cuando se reveló que las compañías de ciberseguridad israelíes vinculadas a la Unidad 8200 de inteligencia militar israelí tenían acceso a los sistemas más clasificados del Gobierno de EE.UU. y simulaban la cancelación de las próximas elecciones presidenciales de 2020.

Los nuevos centros de ciberseguridad son parte de una nueva sociedad pública-privada de la ciudad de Nueva York llamada «CyberNYC» que está valorada en más de $100 millones y tiene –oficialmente- el objetivo de «estimular la creación de 10.000 empleos de ciberseguridad y hacer de la ciudad de Nueva York un líder mundial en innovación cibernética». CyberNYC es una iniciativa de la Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York.

Sin embargo, las compañías que serán responsables de crear esos trabajos de seguridad cibernética beneficiarán a las compañías extranjeras, es decir, israelíes, y la mayoría de los empleos que se crearán también serán para extranjeros, como han señalado los informes de los medios sobre la asociación. Esos informes también declararon que, si bien el propósito declarado de los centros es crear nuevos empleos, las empresas israelíes elegidas para administrarlos, Jerusalem Venture Partners (JVP) y SOSA, lo ven como una oportunidad para proporcionar a las empresas israelíes de ciberseguridad un punto de apoyo para el mercado estadounidense y ver productos de seguridad cibernética israelíes adoptados para pequeñas y medianas empresas estadounidenses y no solo por grandes corporaciones y agencias gubernamentales.

Por ejemplo, el fundador de JVP y exmiembro de la Knéset ErelMargalit, le dijo al Jerusalem Post que “el centro que estamos estableciendo [en Nueva York] ayudará a las compañías israelíes de alta tecnología a colaborar con clientes y compañías de los Estados Unidos y sus alrededores en todo el mundo». Más recientemente, antes de la apertura del centro de ciberseguridad que administrará la firma de Margalit, le dijo al Times of Israel que «Nueva York se trata de otra cosa, se trata del escenario de tomar inversores de Israel, España, París u otros lugares y elevarlos al siguiente nivel de negocios». En otras palabras, las compañías que se beneficiarán de estos nuevos centros serán extranjeras y principalmente israelíes, ya que JVP invierte la gran mayoría de sus fondos en nuevas empresas israelíes.

Wilson Lin, el jefe de CyberNYC, explicó la razón detrás de la iniciativa diciendo que «dado que no hay suficientes personas bien capacitadas en seguridad cibernética para ocupar los puestos necesarios para un sector comercial más seguro y próspero», las declaraciones del fundador de JVP sugieren que esas «personas bien capacitadas» no serán estadounidenses en Nueva York, sino que serán traídas del extranjero, es decir, del sector de ciberseguridad de Israel.

Las dos compañías elegidas por CyberNYC para administrar sus nuevos centros de seguridad cibernética tienen vínculos claros y demostrables con el Gobierno y la inteligencia militar de Israel, así como con grupos controvertidos de donantes pro-Israel con considerable influencia política en los Estados Unidos.

Jerusalem Venture Partners -por ejemplo- fue fundada por Erel Margalit en 1993 con fondos del Programa Iotzmá, un programa del Gobierno israelí para «incentivar la inversión de capital de riesgo» en Israel. Desde entonces ha sido una fuerza impulsora en el desarrollo del sector de alta tecnología de Israel y colabora regularmente con el Ministerio de Economía e Industria de Israel y la organización de exalumnos del EISP (Programa de apoyo al emprendimiento e innovación) de la Unidad 8200. Hoy es el segundo mayor fondo de capital de riesgo en Israel.

JVP también fue el único fondo de capital de riesgo elegido para asociarse con el gobierno y las fuerzas armadas de Israel para establecer el «centro cibernético» público-privado en Beer Sheba. Este «centro» no solo alberga el campus de tecnología del ejército israelí, sino también la Dirección Nacional Cibernética de Israel, que informa directamente al Primer Ministro de Israel, así como un parque corporativo de alta tecnología que alberga principalmente empresas de tecnología con vínculos con el aparato de inteligencia militar de Israel. El área ha sido citada en varios informes de los medios como un indicador visible de la fusión pública-privada entre compañías tecnológicas israelíes, muchas de ellas iniciadas por exalumnos de la Unidad 8200, el Gobierno israelí y sus servicios de inteligencia.

Una imagen futurista del centro cibernético de Nueva York financiado por JVP. Foto | Comunicado de prensa de JVP

Además de los estrechos vínculos de JVP con el Gobierno de Israel y su papel clave en la fusión del sector de ciberseguridad privado de Israel con la inteligencia militar israelí, JVP también tiene estrechos vínculos con la familia Bronfman a través de su oficial principal de operaciones y socia general Fiona Darmon. Antes de trabajar con JVP Darmon trabajó para Claridge Israel, el brazo de inversiones de la familia Bronfman, fundado por Charles Bronfman en 1987.

Charles Bronfman fue socio comercial por única vez del agente del Mossad Robert Maxwell, padre de la supuesta madame de Jeffrey Epstein, Ghislaine Maxwell, y cofundó el «Mega Group», un grupo de oligarcas proisraelíes con vínculos claros y directos con el crimen organizado, junto a Leslie Wexner, el principal financiador de las operaciones de Jeffrey Epstein que involucraron el tráfico sexual de menores en nombre de la inteligencia militar israelí.

SOSA se fundó mucho más recientemente que JVP, pero también tiene estrechos vínculos con el Gobierno y el ejército de Israel. Creada en 2014, SOSA ha crecido rápidamente al conectar nuevas empresas, la mayoría israelíes, con inversores y a través de sus asociaciones con el ejército de Israel. Esta asociación se hizo evidente por primera vez en 2018, cuando SOSA creó el Centro de Innovación de Seguridad Nacional (HLST), que el Times of Israel describió como «el primer programa de este tipo que tiene como objetivo crear una comunidad de innovación de defensa y seguridad que coincida con la seguridad nacional y empresas de la industria de defensa con nuevas empresas, para ayudar a los gigantes de la industria a mantener su vanguardia».

El año pasado SOSA se convirtió en una de las dos compañías en gestionar el programa INNOFENSE del Ministerio de Defensa de Israel, un programa de innovación para empresas civiles de nueva creación en la industria de defensa del país. La colaboración de SOSA con el ejército israelí también implica la creación de «actividades comerciales conjuntas entre empresas internacionales, organizaciones de seguridad [gubernamentales], inversores y nuevas empresas», lo que convierte a SOSA en un actor clave en la mezcla entre la inteligencia militar israelí y su sector tecnológico privado.

SOSA también se asoció directamente con dos de los principales fabricantes de armas de Israel, Rafael Advanced Defense Systems, así como con las compañías de electrónica de defensa ELTA Systems y Elron  Electronics, la antigua compañía matriz de otro fabricante israelí de armas, ElbitSystems. También está asociado con la empresa de tecnología fundada por antiguos alumnos de la Unidad 8200 Check Point Systems y Leumi Tech, la subsidiaria de alta tecnología de uno de los bancos más grandes de Israel, el Leumi. Leumi Tech solo existe en los EE.UU. y su objetivo específico es «proporcionar un conjunto integral de productos y servicios a las empresas israelíes de alta tecnología que operan en los EE.UU.».  El banco se vio obligado recientemente a pagar $400 millones al Gobierno de los Estados Unidos por ayudar a los ciudadanos estadounidenses -la mayoría de ellos ciudadanos tanto estadounidenses como israelíes- a preparar declaraciones de impuestos falsas y ocultar sus activos en cuentas en el extranjero.

El Gerente General de SOSA, Guy Franklin, es de particular interés debido a sus estrechos vínculos con el Consejo Israelí Americano (IAC), un grupo de presión proisraelí creado por el convicto criminal y millonario ultrasionista Adam Milstein y financiado en gran parte por Sheldon y Miriam Adelson. Los Adelson también son los mayores donantes tanto para el presidente Trump como para el Partido Republicano en los Estados Unidos.

En esta foto publicada en la página de Facebook de SOSA, los ejecutivos de SOSA Uzi Scheffer y Guy Franklin posan en el Time Square de Nueva York

De los $ 100 millones en fondos para la iniciativa CyberNYC, $ 30 millones provienen de los contribuyentes de Nueva York y los fondos restantes provienen de los socios del programa, que incluyen a Goldman Sachs y la incubadora de la Unidad de inteligencia militar israelí 8200 Team8, un acelerador de arranque que ha sido discutido extensamente en varios  informes anteriores de MintPress News, incluida la reciente  investigación de MintPress sobre la compañía israelí Cybereason, socia de Team8.

La presencia de Team8 en Nueva York se ha asociado -particularmente- durante mucho tiempo con el impulso del donante político proisraelí y el administrador de fondos de inversión estadounidense Paul Singer y el Gobierno de Israel para hacer de Israel el  líder mundial en ciberseguridad como un medio para evitar que los países boicoteen a Israel por sus violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra. El papel de Team8 en CyberNYC se verá no solo en financiar parte de la iniciativa sino también en capacitar a los trabajadores de seguridad cibernética  que serán contratados como parte de la asociación.

Singer, con sede en Manhattan, creó Start Up Nation Central en 2012 para externalizar específicamente los empleos tecnológicos estadounidenses a Israel en colaboración con altos funcionarios de AIPAC y el Gobierno de Israel. Mientras tanto, y en paralelo, el Gobierno de Israel y el aparato de inteligencia comenzaron ese mismo año una política que involucraba la subcontratación de operaciones de inteligencia e inteligencia militar a compañías privadas creadas para ese mismo propósito, particularmente en el campo de la ciberseguridad.

Por lo tanto, al igual que la industria de seguridad cibernética de Israel se ha fusionado durante mucho tiempo con los aparatos militares y de inteligencia de Israel, la política financiada por Paul Singer y respaldada por Israel ha intentado abiertamente atraer a las empresas estadounidenses y a las agencias gubernamentales para evitar boicoteos a Israel. Aunque las llamadas «leyes anti-BDS» que se han aprobado en varios estados de EE.UU. son una de las facetas de este impulso, el uso del sector de la tecnología israelí, a saber, la ciberseguridad para perseguir este mismo fin, ha recibido una cobertura decididamente menor.

La ciudad de Nueva York ha sido durante mucho tiempo un foco importante en esta política, con el crecimiento de nuevas empresas de alta tecnología de Israel presentes en Nueva York y dirigidas por exmiembros de la Unidad 8200 desde que esta política comenzó oficialmente en 2012. De hecho Haaretz señaló que, solo entre 2013 y 2017, el número de nuevas empresas tecnológicas israelíes en la ciudad de Nueva York se multiplicó por cinco y el número de exalumnos de la Unidad 8200 que trabajan en nuevas empresas tecnológicas de Nueva York también se ha disparado  en ese mismo período de tiempo.

El número de exalumnos de la Unidad 8200 que trabaja en el sector tecnológico de Nueva York ha crecido tanto que organizan una gala anual cerrada a la prensa donde el objetivo, según Haaretz, es «tratar de conectar nuevas empresas y emprendedores en etapa temprana del 8200 EISP (el acelerador israelí para alumnos de la Unidad 8200) con clientes y fondos de capital de riesgo en los Estados Unidos». Uno de los principales actores en esa gala es Guy Franklin, el CEO de SOSA, que fue elegido para dirigir el otro sector de ciberseguridad de Nueva York.

La decisión de crear nuevos y costosos centros de ciberseguridad dirigidos por JVP y SOSA, dos firmas israelíes con vínculos claros con la controvertida organización de lobby pro-Israel y los donantes, así como el Gobierno de Israel y el aparato de inteligencia, revela que no solo está respaldado por Singer e Israel. La política continúa desarrollándose y expandiéndose a un ritmo rápido, pero ahora el dinero de los contribuyentes de la ciudad de Nueva York se está utilizando para impulsarlo a nuevas alturas, aunque esa misma política beneficia a la economía de Israel a expensas de los Estados Unidos.

Fuente: https://www.mintpressnews.com/cybernyc-taxpayers-millions-cyber-center-israel-ties-intelligence/264984/

Fuente: Rebelión

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner