Resolución de la declaración del Consejo de Ministros de la Liga Árabe con respecto al plan de paz de EE.UU.

01 de febrero de 2020

El consejo de la Liga Árabe celebró una reunión extraordinaria a nivel ministerial presidida
por la República de Iraq el 01 de febrero de 2020 a petición y con la asistencia del Presidente
del Estado de Palestina Mahmoud Abbas así como del Secretario General de la Liga Árabe y
los Ministros de Asuntos Exteriores de los Estados miembros, en la sede de la Liga Árabe en
El Cairo.

Habiendo revisado el memorándum presentado por la secretaría de la Liga Árabe y tras
escuchar el discurso de S.E. el Presidente Mahmoud Abbas y las presentaciones de los
Ministros de Asuntos Exteriores y de los jefes de las delegaciones y a la luz de las discusiones
relevantes sobre el llamado “Acuerdo del siglo” presentado por el Presidente de los Estados
Unidos y el por Primer Ministro del gobierno de ocupación el 28 de enero de 2020.
El así llamado “Acuerdo” no constituye un fundamento apropiado para lograr una paz justa,
integral y permanente basada en las resoluciones y en las leyes internacionales pertinentes. Por
el contrario, este acuerdo conforma, a todos los efectos, un retroceso en los esfuerzos de paz
llevados a cabo a lo largo de las últimas tres décadas. Dicho acuerdo ha conformado el culmen
de una larga serie de injustas decisiones tomadas, unilateralmente, por parte de los Estados
Unidos y que constituyen una violación del derecho internacional en lo que respecta a
Jerusalén, a las actividades de asentamiento colonialista, a los Altos del Golán así como a la
cuestión de los refugiados y la UNRWA. Todas estas decisiones no son válidas ya que
conforman una flagrante violación de los mandatos internacionales y no cumplen con el nivel
mínimo de las aspiraciones del pueblo palestino ni respetan los derechos inalienables del
mismo, incluido el derecho a la libre determinación y al establecimiento de un estado
independiente sobre las líneas establecidas el 4 de junio de 1967 con Jerusalén Este como
capital, así como el derecho al retorno basado en la resolución nº 194 de la Asamblea General
de Naciones Unidas del año 1948.
Por consiguiente, el Consejo reafirma todas las resoluciones emitidas anteriormente a nivel de
Cumbre, en particular aquellas emitidas en la Cumbre de Dahran en 2018 y en la Cumbre de
Túnez en 2019 así como el resto de resoluciones aprobadas a nivel ministerial que hagan
referencia a la causa palestina y al conflicto árabe israelí.
En consecuencia, el Consejo decide lo siguiente:
1- Reafirmar nuevamente la importancia y la naturaleza central de la causa palestina para la
naciones árabes al completo y reafirmar el carácter árabe de la Jerusalén Oriental ocupada,
como capital del Estado de Palestina así como el derecho del Estado de Palestina a ejercer la
soberanía en la totalidad de sus territorios ocupados desde 1967, incluyendo Jerusalén
Oriental, así como en su espacio aéreo, en sus aguas territoriales, respecto a sus recursos
naturales y en las fronteras con sus países vecinos.
2- Rechazar el “Acuerdo del siglo” estadounidense que no cumple con el nivel mínimo de las
aspiraciones y derechos del pueblo palestino y viola todos los mandatos del proceso de paz
que se basan en las resoluciones y en las leyes internacionales pertinentes. Hacer un
llamamiento a la administración de los Estados Unidos para que cumpla con los términos de
referencia internacionalmente reconocidos de un proceso de paz justo, permanente e integral.
3- Afirmar el rechazo y la negativa a lidiar con este acuerdo injusto y no cooperar con los
esfuerzos de la administración de los EE. UU.
4- Reafirmar que el texto de la Iniciativa de Paz Árabe, aprobado en 2002, comporta los niveles
mínimos aceptables para lograr la paz poniendo fin a la ocupación israelí en todos los
territorios palestinos y árabes ocupados en 1967 y crear el Estado palestino independiente y
soberano con Jerusalén Oriental como su capital así como para llegar a una solución justa y
acordada por ambas partes al problema de los refugiados de conformidad con las resoluciones
pertinentes. Asimismo, reafirmar que Israel, la potencia ocupante, no logrará la normalización
de las relaciones con los estados árabes mientras no acepte e implemente dicha Iniciativa de
Paz Árabe.
5- Reafirmar la paz como una opción estratégica para resolver el conflicto. Y afirmar que la
base del proceso de paz es la solución de dos estados de acuerdo con las resoluciones
internacionales, la Iniciativa de Paz Árabe y los mandatos internacionales reconocidos.
Asimismo afirmar que el camino para alcanzar la paz conduce a través de negociaciones serias
en un marco multilateral internacional que confluyan en el logro de dicha paz mediante la
materialización del Estado independiente y soberano de Palestina en las líneas establecidas el
4 de junio de 1967 con Jerusalén Este como su capital a fin de vivir en paz y seguridad lado a
lado con Israel.
6- Trabajar junto a las potencias internacionales influyentes y amantes de la paz para adoptar
las medidas pertinentes contra cualquier plan que menoscabe los derechos del pueblo palestino
y los mandatos del proceso de paz. Esto incluye dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU
y la Asamblea General de la ONU así como a otras organizaciones internacionales.
7- Advertir a Israel, la potencia ocupante, sobre el incumplimiento por la fuerza de las
disposiciones de este acuerdo sin tener en cuenta las resoluciones internacionales y el derecho
internacional. Israel será plenamente responsable de las consecuencias de tales prácticas y
políticas. Hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que confronte las medidas
que Israel pueda aplicar en el terreno.
8- Constatar el pleno apoyo a la lucha del pueblo palestino y de su liderazgo nacional por parte
del Presidente del Estado de Palestina Mahmoud Abbas al enfrentar este acuerdo y cualquier
otro esquema que socave los derechos inalienables del pueblo palestino y apunte a imponer
realidades (de facto) que violen las resoluciones internacionales, el derecho internacional y la
Iniciativa de Paz Árabe.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner