Con el arresto de un activista de izquierda israelí, la corte baila al ritmo de la incitación de los colonos

14 de enero de 2020

Por Michael Sfard
Haaretz

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El activista de izquierda Jonathan Pollak tras las rejas en un vehículo policial, 7 de enero de 2020. Oren Ben Hakoon.

El activista de izquierda Jonathan Pollak fue arrestado el lunes. Oficiales encubiertos llegaron a su lugar de trabajo, le informaron que estaba bajo arresto, lo esposaron y lo metieron en un automóvil policial. Actuaban siguiendo las instrucciones del juez de la corte de magistrados de Jerusalén Dov Pollock. Pollock hizo arrestar a Pollak por no comparecer ante el tribunal para responder a una denuncia penal privada presentada contra él y dos activistas por la organización de infiltración y espionaje Ad Kan. Al firmar la orden judicial injusta y superflua, el juez dio a Ad Kan una rara victoria y una vez más convirtió el poder judicial en un importante colaborador de la derecha antidemocrática en su persecución de la izquierda ideológica, que es firme en su negativa de aceptar el crimen de la ocupación.

Antes de continuar, una revelación justa: Jonathan Pollak es un javer, amigo, en el sentido de camarada, un hermano en la lucha, un hombre que admiro mucho y del que he aprendido mucho a lo largo de los años, cada uno de nosotros hemos sido activistas, él en el terreno y yo en los tribunales.

Revelación Nº. 2: desprecio a Ad Kan y estoy ocupado rechazando sus ataques a mis clientes, con notable éxito. Toda la existencia de esta organización, famosa por plantar espías en grupos como Ta’ayush y Breaking the Silence y por enredar a los periodistas en titulares sensacionalistas, que resultan ser infundados, por supuestos delitos gravesde seguridad cometidos por activistas contra la ocupación, depende de sus mecenas políticos de derecha que están en posiciones de poder.

En otras palabras, tan pronto como termine el régimen de colonos, la organización desaparecerá en el olvido: no puede sobrevivir sin acceso a los centros de poder del Gobierno que le dan una plataforma e influencia. Ad Kan es una de las organizaciones mutantes de la sociedad civil que se ha arraigado recientemente aquí, que actúa en nombre del Gobierno y en gran medida en coordinación con él, para fortalecer a los fuertes y debilitar y silenciar a los débiles y a las minorías. Esta es la organización a la que el honorable juez regaló el arresto de Pollak.

Como el modus operandi de Ad Kan para lograr sus objetivos es la incitación y el hostigamiento de sus rivales, los procedimientos legales sin fundamento son parte de su repertorio. De hecho, es difícil pensar en un procedimiento legal más dañino y ridículo que la denuncia de la organización que acusa a los tres activistas de -entender esto- asaltar a soldados y oficiales de la Policía de Fronteras durante las protestas en las aldeas palestinas de Bil’in y Na’alin en Cisjordania. Ad Kan, que hasta ahora ha fracasado en sus numerosos intentos de estimular una investigación criminal de BreakingtheSilence y parece haber fallado en causar una investigación de Pollak y sus compañeros activistas, ha asumido el papel de la fiscalía estatal a través de una queja criminal privada. Este instrumento permite a entidades privadas iniciar un proceso penal con respecto a una gama limitada de delitos menores y en situaciones donde el interés dominante es privado, como disputas entre vecinos o competidores comerciales.

La presentación de una denuncia penal por parte de alguien que no es víctima del presunto acto, y cuando la acusación se refiere a lesiones a los soldados, dice mucho más sobre el denunciante que sobre el acusado. Indica que el presentador se considera a sí mismo sinónimo del Estado y tiene la misión de defender a las fuerzas de seguridad y el honor nacional. Pero además de plantear cuestiones interesantes sobre la psicología de Ad Kan, esta queja es un claro ejemplo del uso indebido de los procedimientos judiciales para incitar a un adversario político y, como tal, amenaza con convertir la corte en el peón de un campo político.

En realidad, en este caso, la amenaza ya se ha cumplido. En el momento en que Pollock acordó escuchar la denuncia en lugar de desestimarla y ordenar a Ad Kan que pague los costos de la corte por esta escandalosa maniobra, en el momento en que convocó una sesión tras otra y acordó tratar la queja como un documento legal en lugar de descomponer su trama y exponerla por lo que realmente es: un manifiesto político más adecuado para un volante distribuido en la calle, permitió que Ad Kan convierta la corte en un martillo en alto que se mueve en concierto con los caprichos de sus activistas.

Así es, mientras Pollak desafió a la corte cuando anunció al mundo que no asistiría a las audiencias (“Por qué no asistiré a mi juicio por presunto asalto a la policía israelí en Cisjordania», Haaretz, 12 de junio de 2019), los jueces se muestran indiferentes a su propio respeto por su honor y por el sistema judicial. Pero la sensación de afrenta a un juez no es un pretexto válido para el arresto. De hecho, la historia de decisiones valientes que promueven los derechos humanos y los valores democráticos está llena de peticionarios y acusados ​​»no agradables» cuyos derechos, sin embargo, estaban protegidos. Mucho antes de que Pollak no compareciera ante el tribunal, la queja era un acto legal inherentemente defectuoso, y un arresto basado en un procedimiento incorrecto equivale a un arresto falso.

Gaby Lasky, el abogado que representa a los compañeros acusados ​​de Pollak, presentó una moción para suspender los procedimientos ante el fiscal general. Si se concede el aplazamiento, contribuiría a deshacer el daño causado al sistema de justicia como resultado de su consentimiento para bailar al son de los perseguidores de activistas de izquierda.

Michael Sfard, es un abogado de derechos humanos que representa a numerosas organizaciones palestinas e israelíes, es el asesor legal de Breaking the Silence.

Fuente: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-judge-pollock-v-jonathan-pollak-1.8375351

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner