Para salvarse Netanyahu va a la guerra con Gaza

18 de noviembre de 2019

Por Edo Konrad
972mag

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Incluso cuando Israel se vuelve crónicamente incapaz de formar un gobierno, el “consenso de Gaza”, los interminables ataques a la franja hasta el exterminio, persisten. Además podrían inclinar la balanza a favor de Netanyahu.

Los palestinos evacuan a los heridos de los ataques aéreos israelíes en la ciudad de Gaza el 12 de noviembre de 2019. Ese mismo día, más temprano, un ataque aéreo israelí mató al comandante de campo de la Jihad Islámica Palestina Baha Abu Al-Atta. (Fadi Fahd / Flash90)

No hay solución militar en Gaza. Pero los líderes de Israel, que están demasiado en desacuerdo para sentarse juntos en un gobierno, de alguna manera pueden estar de acuerdo en que cuando se trata de mantener el asedio de 12 años de Israel, solo hay espacio para ajustes violentos.

Esa violencia se exhibió por completo el martes por la mañana, cuando Israel asesinó al comandante de la Jihad Islámica Baha Abu al-Ata en su casa de Gaza mientras dormía. El proyectil también mató a su esposa e hirió a sus cuatro hijos. Mientras tanto, el hijo de otro líder de la Jihad Islámica fue asesinado en otro ataque en Damasco durante la noche, ampliamente atribuido a Israel. El primer ministro Netanyahu dijo que el asesinato selectivo de Abu al-Ata, al que Israel se refiere como un «golpe quirúrgico», fue una medida preventiva necesaria para detener lo que llamó una «bomba de relojería».

Pocos israelíes conocían a Abu al-Ata hasta hace unos meses, cuando la inteligencia militar lo acusó de orquestar una serie de ataques con cohetes contra el sur de Israel y de planear varios más, incumpliendo los acuerdos de alto el fuego negociados entre Israel y el grupo político rival de la Jihad Islámica, Hamás

El ejército israelí rara vez se atribuye el crédito por iniciar una confrontación militar con Gaza. Por lo general los referentes políticos y de defensa culpan a los grupos terroristas palestinos por disparar cohetes indiscriminadamente al territorio israelí. Israel, según su propia narrativa, toma represalias solo cuando es provocado.

Los militantes de la Jihad Islámica respondieron al asesinato de Abu al-Ata disparando más de 190 cohetes al sur y al centro de Israel, paralizando casi la mitad del país. La Fuerza Aérea de Israel lanzó ataques contra lo que dijo que eran varios objetivos de la Jihad Islámica, matando al menos a seis palestinos e hiriendo a 30. Al momento de escribir esto, Hamás y la Jihad Islámica anunciaron que la «respuesta real» al asesinato de Abu al-Ata estaba aún por comenzar.

Los comentaristas israelíes se apresuraron a señalar que el asesinato de Abu al-Ata era una reminiscencia de Ahmed Jabari, el exsegundo al mando del brazo armado de Hamás que fue asesinado por Israel hace siete años esta semana. El asesinato de Jabari también fue seguido por ataques con cohetes que precipitaron la Operación pilar de defensa. Más de 100 palestinos y dos soldados israelíes fueron asesinados en esa operación militar.

En una conferencia de prensa celebrada el martes por la mañana, el Jefe de Estado Mayor del ejército de Israel, Aviv Kochavi, flanqueado por Netanyahu y el jefe del Shin Bet, Nadav Argaman, dijo que Abu al-Ata fue responsable de socavar los esfuerzos de alto el fuego de Israel con Hamás, y que habían elegido llevar a cabo un asesinato selectivo solo después de que fracasaran los esfuerzos previos para detenerlo. En septiembre el organismo de seguridad y el Fiscal General Avichai Mendelblit bloquearon la orden de Netanyahu de llevar a cabo un asesinato selectivo de una figura entonces desconocida durante el período previo a las elecciones.

“No estamos interesados ​​en una escalada, pero estamos preparados en tierra, en el aire y en el mar. Si es necesario volveremos a nuestra política de asesinatos selectivos”, dijo Kochavi a los periodistas.

Abu al-Ata es el segundo comandante de la milicia palestina que muere en un asesinato extrajudicial solo este año. En mayo el ejército israelí asesinó a Hamed Ahmed Khudary, un comandante de campo de Hamás que presuntamente fue responsable de transferir fondos desde fuera de Gaza a grupos militantes dentro de la Franja. Después de abstenerse durante años de usar ataques aéreos para asesinar a líderes palestinos en los territorios ocupados, la pregunta sin respuesta es por qué el organismo de seguridad de repente decidió eliminar a dos «bombas de relojería» en menos de seis meses, y si Abu al-Ata planteaba tal amenaza que matarlo valiera el precio de otro ciclo de violencia.

El momento de este asesinato también plantea preguntas. Netanyahu ha sido acusado durante mucho tiempo por los críticos de exacerbar o iniciar operaciones militares como una vía de escape de sus atolladeros políticos o legales. Se enfrenta a acusaciones de corrupción y probablemente prefiere la posibilidad de lidiar con eso como primer ministro de un gobierno de unidad en lugar de hacerlo durante una tercera campaña electoral o mientras está sentado en la oposición. Ahí es donde entra su rival político Benny Gantz, jefe del partido Azul y Blanco y exjefe de estado mayor del ejército de Israel.

Gantz enfrenta una enorme presión para formar un gobierno de unidad con Netanyahu con el fin de evitar una tercera elección, al mismo tiempo que intenta esquivar las críticas de la derecha israelí sobre la posibilidad de que pueda formar un gobierno minoritario respaldado por la Lista Conjunta. (Menos de 24 horas antes del asesinato de Abu al-Ata, Netanyahu tuiteó un video de tres meses atrás del MK palestino Ahmad Tibi diciendo que su partido abandonaría el Gobierno si Israel comenzaba a bombardear Gaza). Netanyahu, entonces, espera que la situación de seguridad sea la llave que llegue al corazón del exjefe de gabinete del ejército.

Gantz se encuentra cara a cara con el primer ministro en temas de seguridad, particularmente en Gaza. Cuando lanzó su campaña electoral a principios de este año, el líder de Azul y Blanco presentó como una de sus credenciales un alarde de cuántos palestinos mató durante la guerra de 2014. Pocos, entonces, se sorprendieron cuando lanzó una declaración el martes elogiando al ejército por tomar «la decisión correcta» y agregó que había recibido actualizaciones sobre el ataque antes de que se llevara a cabo. «Azul y Blanco apoyará cualquier acción justificada tomada para mantener a Israel a salvo y colocamos la seguridad de nuestros residentes por encima de la política», dijo Gantz.

Pero por mucho que intente crear consenso, el liderazgo de Israel tarde o temprano tendrá que reconciliarse con el hecho de que no hay una solución militar al asedio. La idea de que Israel simplemente puede eliminar a los militantes, bombardear a la gente para someterla, reducir a cientos de manifestantes en la Franja de Gaza o convertir el bloqueo en la característica más insoportablemente permanente de la dictadura militar de cinco décadas de Israel, es una quimera. Y es precisamente el tipo de engaño peligroso tanto para los palestinos que están aislados del mundo y relegados a una vida de violencia perpetua e indigencia, como para los israelíes que quieren vivir y asegurarse de que sus hijos vuelvan a casa seguros.

Fuente: https://972mag.com/netanyahu-gaza-war-gantz/144399/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner