Turquía acusa a Arabia Saudí y a Emiratos Árabes Unidos de conspirar contra la causa palestina

Foto: el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en Doha, Qatar, el 3 de noviembre de 2019 [Cem Özdel / Agencia Anadolu].

Por Adnan Abu Amer

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu, ha atacado de manera algo sorprendente a Arabia Saudí y a los Emiratos Árabes Unidos por el tema palestino. Acusó a los saudíes de presionar a la Autoridad Palestina para que no tome medidas contra las violaciones israelíes en Jerusalén, y acusó a los Emiratos Árabes Unidos de conspirar para nombrar a Mohammed Dahlan, un “agente israelí”, como presidente palestino en lugar de Mahmoud Abbas. Esto tendrá repercusiones.

Çavuşoğlu criticó la posición saudí sobre Palestina, especialmente con respecto a Jerusalén. La presión estadounidense e israelí, dijo, se está aplicando a los saudíes, que a su vez la están aplicando a Jordania y a los palestinos para guardar silencio sobre la situación en Jerusalén. Las acusaciones de Turquía coinciden con lo que puede describirse como la negligencia de Jerusalén, la mezquita de Al-Aqsa y los santuarios islámicos en la ciudad santa. Ankara está izando la bandera en defensa de la ciudad, con eventos especiales que incluyen una conferencia internacional —”Jerusalén: la ciudad santificada por revelación”— con participantes de 20 países y el viceprimer ministro y jefe de Asuntos Religiosos de Turquía, así como el ministro palestino de Dotaciones Religiosas. La conferencia recomendó incluir a Jerusalén en los planes de estudio escolares en todo el mundo islámico, y rechazar la decisión de Estados Unidos de reconocerla como la capital de Israel y trasladar su embajada allí.

Turquía no oculta su compromiso histórico con Jerusalén. Podría decirse que su anterior presidencia de la Organización de Cooperación Islámica se ha preocupado aún más por la causa palestina. Esto se refleja en el aumento del turismo religioso y el número de visitantes turcos que viajan a Jerusalén (alrededor de 100.000 al año).

El Grupo de Amistad Parlamentaria Turco-Palestina se formó para discutir la cooperación conjunta entre Palestina y Turquía con el fin de enfrentar las políticas israelíes y estadounidenses en Jerusalén. Esto ha fortalecido la relación de Turquía con la Autoridad Palestina; Arabia Saudí no expresó tanta oposición a la medida de Washington como lo hizo Turquía.

El presidente Recep Tayyip Erdogan ha ganado popularidad entre los palestinos por celebrar una cumbre extraordinaria en Estambul en respuesta a la decisión de Washington sobre Jerusalén. También anunció que el ministro de Relaciones Exteriores Çavuşoğlu abriría la embajada de Turquía ante la Autoridad Palestina en la ciudad de Jerusalén Oriental.

Las acusaciones turcas contra Arabia Saudí coinciden con los intentos de Estados Unidos e Israel de fortalecer la influencia saudí en Jerusalén a costa de los palestinos y los jordanos. Esto ha suscitado preocupación en Ramallah y Ammán, porque el acercamiento entre Tel Aviv y Riad hace que el vínculo entre Arabia Saudí y Jerusalén sea más beneficioso para Israel que para el Reino.

Normalisation with Israel -Cartoon [Arabi21News]

Normalización con Israel – Viñeta [Arabi21News]

La creencia general palestina es que Washington anunciará el establecimiento de una administración islámica bajo la supervisión de Arabia Saudí durante el acuerdo del siglo. Con la responsabilidad de los lugares sagrados islámicos, esto eliminaría el papel de Jordania y de la Autoridad Palestina. Esto será un problema para los jordanos y los palestinos, que no reconocerán esta administración. El temor de que Arabia Saudí tome parte en el asunto como guardián de los lugares religiosos en Jerusalén y se convierta en el adversario de Jordania puede obligar a Ammán a reconsiderar sus alianzas regionales. Esto incluiría un acercamiento con Turquía, que tiene una influencia creciente en Jerusalén.

La sociedad civil turca y las organizaciones benéficas participan directamente en la ciudad santa, con decenas de miles de dólares que se utilizan para financiar a sus homólogos palestinos. En las visitas de intercambio, miles de personas exhiben banderas turcas e imágenes de Erdogan en lugares islámicos amenazados por la judaización, incluido el Noble Santuario de Al-Aqsa.

Los proyectos financiados por Turquía en Jerusalén incluyen instalaciones deportivas, alojamiento para estudiantes, apoyo para el archivo del Tribunal de la Sharia, una residencia de ancianos y miles de comidas para romper el ayuno durante el Ramadán. Las escuelas también reciben apoyo, incluidos equipos, aulas y ordenadores nuevos.

La presencia de Turquía en Jerusalén contrasta fuertemente con la virtual ausencia de Arabia Saudí de la ciudad santa. Esto aumenta la ira palestina contra el Reino, que está acusado de coordinar sus pasos con Tel Aviv y Washington.

El ataque de Çavuşoğlu a los Emiratos Árabes Unidos es sobre Dahlan, a quien el ministro acusó de ser un “terrorista” y un “agente de Israel”, y que está siendo acogido por el gobierno en los Emiratos. Ésta no es la primera vez que Dahlan ha atraído tanta atención. Turquía ya ha alegado que había desempeñado un papel en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el Consulado de Arabia Saudí en Estambul el año pasado, y el golpe de Estado fallido contra Erdogan en 2016, principalmente a través de su estrecha relación con los Emiratos Árabes Unidos.

En respuesta, Dahlan ha lanzado duras acusaciones contra Erdogan, alegando que tiene ilusiones sobre la restauración del Imperio Otomano en el mundo árabe. Los partidarios del ex funcionario de Fatah lanzaron un ataque radical contra Turquía, acusándolo de sabotear las relaciones palestinas.

Algunos palestinos piensan que Turquía está exagerando sobre Dahlan. Podrían estar en lo cierto. Tiene poco potencial para crear un esfuerzo regional para enfrentar a Turquía, a pesar de su dependencia de los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Egipto. El énfasis en su presunto papel y la publicidad resultante puede ser más de lo que merece, para su beneficio.

Cabe señalar que la Autoridad Palestina, que está en conflicto casi permanente con Dahlan, no ha abordado las acusaciones turcas, aunque el pensamiento predominante en Ramallah es que está vinculado a un eje regional en lugar de uno palestino. Esto lo acerca a una agenda política que no tiene nada que ver con Palestina e Israel, y que a veces es antipalestina. Sus posibilidades de regresar a la arena política palestina son, por lo tanto, muy bajas.

El razonamiento turco detrás de las acusaciones contra Dahlan es que su actividad política regional e internacional no es solo porque es palestino, sino también porque está cerca de los Emiratos Árabes Unidos. Eso le hace que sea de interés para las agencias de seguridad regionales y asegura que reciba un trato especial cuando viaja. Sin embargo, esto no significa necesariamente que sea una opción automática para los puestos de liderazgo palestinos a corto plazo, sobre todo porque fue despedido formalmente de Fatah.

Como asesor de seguridad del príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos y muy cercano al presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi, Dahlan tiene conexiones importantes en El Cairo y Abu Dhabi, con más autoridad que muchos funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos y Egipto. Sin embargo, Turquía lo considera el eslabón más débil de la alianza entre Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos. Es por eso que puede aumentar la presión y lanzar más acusaciones contra Dahlan para obligar a estos países a sacrificarlo a cambio de mejores relaciones con Ankara.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner