Entrevista al profesor Johnny Mansour, palestino nacido en Haifa, ciudadano israelí “La cuestión palestina tiene que ver con el conjunto de Palestina y no sólo con parte de ella”

21 de octubre de 2019
El profesor Johnny Mansour nació en Haifa, ciudad costera del Mediterráneo, que se encuentra en la Palestina del 48, actualmente Israel, en 1960. Estudió historia del Islam y Medio Oriente en la Universidad de Haifa. Completó su doctorado. en la Universidad de San Petersburgo en 1998 sobre los manuscritos medievales musulmanes y cristianos en el siglo X. Su investigación se centra en cuatro campos principales: el islam y la historia de Oriente Medio, los cristianos árabes en Palestina y Oriente Medio, el conflicto árabe-israelí y las ciudades palestinas, con énfasis en la ciudad de Haifa.

Es profesor de Historia del Medio Oriente y ha publicado varios libros e investigaciones en sus campos. Durante los próximos dos años, trabajará en el tema de los refugiados en el Medio Oriente: una investigación comparativa entre los refugiados palestinos en 1948 y los refugiados sirios durante la actual crisis, con un enfoque en la solidaridad de las sociedades locales en diferentes lugares y tiempos.

Ha desarrollado una intensa actividad para recopilar testimonios orales y fotográficos de la Palestina anterior a la Nakba. Fruto de esa labor es coautor del libro de fotografías ‘Contra el Olvido: Memoria Fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948’ junto a Sandra Barrilaro, Teresa Aranguren, Bichara Khader y prólogo de Pedro Martínez Montávez. Libro bilingüe en árabe y español de Ediciones del Oriente y del Mediterráneo.

Sr Johnny Mansour, usted es profesor, palestino y ciudadano israelí, y forma parte de la comunidad palestina del 48 que se quedó en Haifa tras la partición de la Palestina histórica y la Nakba. ¿Cómo describirías la discriminación, la política de igualdad de oportunidades entre la ciudadanía israelí dependiendo de su origen?

Hay dos nacionalidades en Israel, una para los judíos y otra para los palestinos que se quedaron en la parte de la patria, después de la ocupación de Palestina, en el espacio que se conoce como Israel.

En lo que respecta a la ley, todos los ciudadanos son iguales, pero esta igualdad no es cierta en la vida diaria, en la mayoría de los campos. Sólo por poner un ejemplo: en la Universidad de Haifa hay un 37% de estudiantes árabes palestinos, pero trabajan menos de 35 o 40 profesores árabes palestinos en esta universidad. Otro ejemplo: el presupuesto para el alumno judío en el colegio es 3 veces mayor que el presupuesto para el alumno árabe palestino en el mismo nivel, es decir, en escuelas primarias o secundarias.

Eso significa que hay discriminación en la distribución de los presupuestos.

Si observamos la Ley Nacional para la Nacionalidad Judía, se hace evidente que el Estado de Israel se niega a reconocer los derechos de todos los ciudadanos en condiciones de igualdad. Aquí ponen a los judíos en el primer lugar y a los demás en el segundo, mientras cuentan de la mañana a la noche que Israel es el único y exclusivo Estado democrático de Oriente Medio.

Hace poco, Israel excarceló a Ameer Makhoul [i], de Ittijajh, luchador contra la discriminación árabe palestino, que ha estado diez años en la cárcel. ¿Cuántos presos palestinos israelíes hay en las cárceles israelíes?

El Alto Comité de los Presos Palestinos hace la siguiente estimación del número de presos: 6500 prisioneros presos palestinos, de los que 148 son palestinos israelíes.

La reciente ley de Israel, Nación Estado judío ¿en qué altera la situación?

Esta ley otorga todos los derechos políticos y judiciales a los judíos sin ningún reconocimiento por parte del Estado del pueblo indígena de Palestina. Por otro lado, esta ley demuestra que la derecha israelí no está interesada en impulsar ningún proceso de paz. Más todavía si cabe, esta ley promueve la idea de los judíos como pueblo del gueto. Esta ley ignora los derechos básicos de los palestinos como ciudadanos del Estado (de Israel) que les otorgó ciudadanía hace siete decenios.

Hace tiempo se proyectó en Madrid una película israelí (The Great Book Robbery, de Benny Brunner) que contaba que, además de la expulsión de vecinos palestinos de Jaffa y de tantos otros lugares, había un comando especial del ejército israelí que robaba libros de casas palestinas que, secuestrados, se encuentran en la Biblioteca Nacional de Israel. Las razzias israelíes en Beirut también robaron material cultural de la OLP y del pueblo palestino. ¿Qué trabajo de reconstrucción haces y conoces que se está haciendo de recuperación?

Conozco las pruebas de estas historias, como de otras. Sí, los israelíes robaron miles de libros de las bibliotecas particulares de casas palestinas de Jerusalén, Jaffa y Haifa, e incluso de las aldeas de Galilea. Tienen presos estos libros, y no quieren que ningún palestino le muestre al mundo lo que Palestina leía antes de la Nakba. Palestina era bien conocida por comprar libros de Egipto y Líbano. Los palestinos son muy conocidos como pueblo de alto nivel educativo y buena formación… Por lo tanto, estos libros abundan en la Biblioteca Nacional de Israel. Pero, este acto demuestra cien veces que el Proyecto Sionista no sólo está construyendo un estado judío, sino que también está robando a la gente y a su cultura, e incluso una forma de intentar mostrar, por omisión, la pobreza de la cultura y la herencia palestina.

¿Cree que la población palestina con documentos israelíes se siente representada por las autoridades palestinas, ya sea la OLP o la ANP?

Creo que esta cuestión es un poco complicada, porque la ANP [Autoridad Nacional Palestina] quiere establecer un Estado sobre los parámetros de las fronteras existentes en 1967, y el futuro de los palestinos dentro de Israel ha de quedar bajo las leyes israelíes. Eso significa que lo que la OLP [Organización para la Liberación de Palestina] y la ANP tratan de decirnos es que, vosotros, los palestinos que estáis dentro de Israel, tenéis un Estado, y estáis viviendo en un Estado, y nosotros, la OLP, queremos un pequeño Estado para empezar…. Así que haced vuestra vida de acuerdo con las reglas y leyes israelíes, y dejadnos completar el establecimiento de nuestro Estado sobre esta base.

Creo que esta forma de pensar no conducirá a una solución real para los palestinos, porque la cuestión palestina tiene que ver con el conjunto de Palestina, y no sólo con parte de ella. Por lo tanto, toda pequeña solución dará a luz a un niño que vivirá sólo un corto período de tiempo.

Nota

[i] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106805

Fuente: Rebelión

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner