Nueva elección en Israel es la oportunidad de oro para los partidos árabes

Foto: Ahmad Tibi junto a Shlomo Karhi y MK Miki Zohar en la Knesset, Jerusalén, 28 de mayo de 2019

31 de mayo de 2019

Por Jack Khoury

Traducción: Palestina Soberana

Los líderes árabes israelíes planean restaurar la Lista conjunta, pero si no se unen a los partidos judíos para presentar una alternativa a Netanyahu, pueden olvidarse del cambio.

Se esperaba la decisión de los partidos árabes de votar a favor de nuevas elecciones, a pesar de los desacuerdos internos en Hadash-Ta’al y la Lista Arabe Unida de Balad. El apoyo de los partidos para nuevas elecciones fue el resultado del mensaje claro que recibieron de sus votantes.

En las elecciones del 9 de abril, la participación de votantes en la comunidad árabe cayó a menos del 50 por ciento , y la Lista Arabe Unida-Balad recibió solo el 3.3 por ciento de todos los votos emitidos, solo un 0.05 por ciento por encima del umbral mínimo de votos para ingresar al Knesset. Los partidos árabes ganaron 10 escaños en el Knesset actual, en comparación con 13 en el anterior cuando se presentaron juntos como la Lista Conjunta. Además, el 27 por ciento de los votantes optó por los partidos sionistas y Meretz en particular.

Desde las elecciones de 2015, los partidos que componen la Lista conjunta han cometido todos los errores posibles: las acciones individuales de los miembros de la Knesset, las batallas por el crédito entre el presidente de la Lista conjunta , MK Ayman Odeh y MK Ahmad Tibi, y un acuerdo de rotación de aficionados que erosionó la confianza del público . Y como si todo esto no fuera suficiente, al final las partes desmantelaron su cooperación debido a las batallas sobre el ego y quienes merecen más escaños en la Knesset. Esto es lo que finalmente vació el viento de las velas de decenas de miles de votantes árabes, quienes dieron a los representantes electos de la comunidad árabe su mayor logro en las elecciones de 2015.

Al enfrentarse a una baja participación de votantes en la sociedad árabe el día de las elecciones, los partidos se vieron obligados a rogar a los votantes que los salvaran del colapso. Sólo entonces los MK comprendieron que no era suficiente ondear la bandera roja llamada ley del estado-nación y advertir sobre la extrema derecha liderada por Bezalel Smotrich e Itamar Ben Gvir para ganar apoyo.

Las cuatro partes ahora creen que las cosas solo pueden mejorar después de alcanzar un punto tan bajo. Ayer comenzaron conversaciones no oficiales para recrear la Lista Conjunta. Los resultados de las elecciones y la división de los votos entre los partidos aún son recientes y dolorosos. Los egos de los MK han sido destrozados pero no se espera que sean un factor importante en las negociaciones como en las últimas elecciones.

Las partes esperan que las negociaciones para armar una nueva pizarra cambien a alta velocidad después del final del Ramadán y las vacaciones de Eid al-Fitr, hacia mediados de junio. Hasta entonces, cada uno de los cuatro partidos tendrá que tomar una decisión acerca de las primarias: si se realizará una primaria interna o la lista con la que se presentaron en la última elección para ahorrar tiempo y concentrarse en la campaña.

Los cuatro partidos saben que para restaurar la confianza de los votantes, la Lista Conjunta debe garantizar la representación de los árabes de Negev. Los lugares quinto y séptimo en la lista de la Lista Árabe Unida-Balad permanecieron fuera de la Knesset en las últimas elecciones y la presión masiva de activistas políticos en el sur sobre los partidos árabes fue una consideración importante para que el partido vote por nuevas elecciones en la votación preliminar en la Knesset. Parece que los partidos árabes también se dan cuenta de que tendrán que buscar nuevas fuerzas que no estén afiliadas a ningún partido específico y que simplemente reorganizar el orden de los candidatos en la pizarra no será suficiente.

Otro paso que tendrán que dar las partes es presentar una visión clara para el público que representan, que incluirá planes operativos para los problemas candentes en la sociedad árabe, y ante todo la batalla contra el crimen y la planificación y los permisos para la construcción legal. Estos son asuntos civiles que también interesan a la sociedad judía israelí. Si se puede llevar a cabo un diálogo fructífero, no es irrazonable que las partes árabes logren reclutar también a partes judías para esta batalla y crear una verdadera asociación.

Sin embargo, uno debe recordar que los ciudadanos árabes en Israel son una minoría, y junto con sus agrupamientos, por muy fuertes que sean, debe surgir una iniciativa de quienes afirman presentar una alternativa al gobierno de derecha en Israel. Si continúan viendo a los árabes como el enemigo y no como socios, incluso una lista conjunta renovada no producirá un cambio real en el sistema político israelí.

Fuente: https://www.haaretz.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner