Territorio Ocupado Palestino: Israel intensifica la expansión de las colonias judías alrededor de Belén

Un asentamiento judío en Har Homa, al este de Jerusalén, en una imagen de arachivo. / AFP – AHMAD GHARABLI

29 de enero de 2019

Por Eugenio García Gascón

El 26 de diciembre el gobierno israelí aprobó la concesión de una gran extensión de tierras palestinas al ministerio de la Vivienda. Las tierras en cuestión se encuentran al sur de Belén, en la Cisjordania ocupada, y el proyecto de construcción de una nueva colonia en la zona va a estrangular aún más el desarrollo de Belén.

Mohammad Ayesh se gana la vida como campesino y pastor en unas tierras que han pertenecido a su familia durante varias generaciones. Sin embargo, ya han pasado muchos años desde que el ejército israelí y los colonos judíos de los asentamientos vecinos no le dejan dormir.

El paisaje del sur de Belén, en la Cisjordania ocupada, es agreste, característico de la zona. La tierra está húmeda a causa de las lluvias del invierno y una fina capa de hierba crece por todas partes. Sin embargo, habitualmente es un terreno pedregoso y seco, aunque los campesinos son capaces de plantar con éxito olivos, árboles frutales y trigo cuando llega la temporada.

“Como hemos hecho desde tiempo inmemorial, los campesinos cultivamos la tierra donde no hay piedras. Tenemos también ovejas y cabras que pastan aquí. Los colonos han falsificado documentos que dicen que han comprado estas tierras. En 1980 conseguimos frenarlos en los tribunales (israelíes) y poco después el ejército dijo que las tierras con piedras son propiedad del estado (de Israel) porque no están cultivadas”, explica Ayesh.

Es una zona situada a cerca de mil metros de altura. A su izquierda y a su derecha hay un gran número de colonias judías que forman parte del bloque de asentamientos conocido como Gush Etzion, asentamientos que estrangulan la ciudad de Belén. Al oeste está la colonia de Efrat, la más cerca, estrecha y alargada como un bastón.

El 26 de diciembre, el gobierno de Benjamín Netanyahu aprobó la concesión de estas tierras al ministerio de la Vivienda. Se trata de 1.182 dunams (el dunam es una medida turca de superficie de 1.000 metros cuadrados) que los palestinos designan como E-2, en relación al territorio E-1 que está al este de Jerusalén, y donde Israel también planea la construcción de miles de viviendas para sus colonos.

Solo unos días antes de la apropiación de las tierras por parte del estado de Israel, un miliciano palestino mató a un colono judío que reclamaba las tierras. Era un colono oriundo de Estados Unidos que vivía en la colonia de Efrat. “¿Qué hace aquí un norteamericano? ¿Por qué reclama estas tierras que son de los palestinos desde tiempo inmemorial?”, pregunta Ayesh.

Hagit Ofran es una activista de la ONG israelí Paz Ahora que sigue de cerca las operaciones del ejército y del gobierno israelí en el sur de Hebrón. “En 1995 Israel construyó una carretera de circunvalación al oeste de Belén para atender a los colonos de Gush Etzion, para que no tuviesen que entrar en Belén. Desde entonces la población de colonos se ha multiplicado por cinco. La carretera de circunvalación se ha quedado pequeña y ya no puede atender a sus necesidades, de manera que Israel está preparando la construcción de una segunda carretera de circunvalación”.

Lo más habitual es que Israel justifique las confiscaciones diciendo que se hacen por motivos de seguridad

Israel no solo amplía las carreteras para los colonos, lo que es muy revelador de sus verdaderas intenciones. También ha construido una parte del muro de separación alrededor de Belén, pero el muro no se ha completado. “La causa de esta parálisis es muy sencilla y comprensible: el gobierno de Netanyahu quiere expandir más colonias en la zona”, dice Ofran. El plan previsto para la zona E-2 forma parte de esta expansión. Su objetivo es bloquear completamente el desarrollo de Belén hacia el sur y hacia el oeste.

Para conseguir su objetivo, Israel aplica varias regulaciones. El sistema de leyes que gobierna Cisjordania es muy complejo: hay leyes otomanas, británicas, jordanas y también del ejército israelí. Israel aplica en cada caso las más convenientes para quedarse con la tierra de los palestinos. “Desde los años ochenta, Israel se ha anexionado más de un millón de dunams de Cisjordania”, dice Ofran.

Lo más habitual es que Israel justifique las confiscaciones diciendo que se hacen por motivos de seguridad, pero después entrega las tierras a las colonias judías que hay en la zona. En los últimos años, coincidiendo con la presidencia de Donald Trump, Israel ha reanudado el establecimiento de nuevas colonias en los territorios ocupados, después de algunos años de parálisis, concretamente desde la presidencia de George Bush hijo.

Yusef Rayan es un campesino palestino vecino del pueblo de Al Nahla. “Tengo aquí una casa que construyó mi abuelo. Quise plantar árboles en mi tierra pero los israelíes no me lo permitieron. Tengo ovejas y cabras. Fui a los tribunales israelíes para poder cultivar la tierra pero los tribunales decidieron que era una tierra en disputa y no se podía plantar nada”.

“Después llegó un colono y arrancó 104 de los 230 olivos que tenía. Un día vino una televisión y los colonos dejaron de arrancar olivos. En 2008 arreglé la cisterna para retener el agua de la lluvia, pero los colonos la llenaron de basura y la destruyeron. Los israelíes no permiten que hagamos nada y solo me han dejado la casa de mi abuelo y terreno de delante”, dice Rayan.

“La tierra está a nombre de mi abuelo. Se la compró a su propietario anterior, un señor de Beit Sahur, en 1952, cuando Cisjordania formaba parte de Jordania. Israel dice que no cultivo la tierra, un pretexto para quedarse con ella, aunque tengo fotografías que prueban que cultivo trigo. He tenido que pagar 2.500 shekels (más de 500 euros) a un experto para que certifique el cultivo trigo”, dice Rayan.

Uri Raicher, un arquitecto israelí que colabora con Paz Ahora, es pesimista. Cree que será muy difícil revertir la tendencia creciente de expansión colonial en la zona E-2, y pronostica que pronto habrá miles de colonos adicionales viviendo en el nuevo asentamiento judío que Israel prepara. “Israel está trabajando en el Programa 2048, cuando se cumplirán cien años del establecimiento del estado, y una parte importantes de este Programa consiste en expandir las colonias”, dice Raicher.

Fuente: Eugenio García Gascón, Público – España

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner