Canadá investiga el Fondo Nacional Judío por financiar los crímenes de Israel

Una única casa palestina se encuentra en medio de las ruinas de las aldeas demolidas por Israel para hacer Canadá Park. JNF Canadá convirtió la tierra de tres aldeas palestinas demolidas en un área recreativa, Canada Park, con un asentamiento adyacente solo para judíos. (Bukvoed)

17 de enero de 2019

El Fondo Nacional Judío está involucrado en actividades de robo de tierras y expulsión de palestinos desde hace décadas, acciones que también violan el derecho internacional.

Presionada por activistas de derechos humanos y un refugiado palestino, la Agencia de Ingresos de Canadá inició una investigación sobre el Fondo Nacional Judío de Canadá por el uso de donaciones caritativas para construir proyectos para los asentamientos ilegales y militares israelíes.

El uso de donaciones caritativas para financiar a militares extranjeros contraviene la ley canadiense.

JNF La organización matriz de Canadá, el Fondo Nacional Judío (JNF), es anterior al establecimiento de Israel y utiliza la plantación de árboles como excusa para limpiar étnicamente a los palestinos de sus tierras.

Después del establecimiento de Israel en 1948, el JNF tomó el control de la mayor parte de la tierra que había sido confiscada a los refugiados palestinos. En la década de 1950, el JNF se convirtió en una organización cuasi estatal, con una política para arrendar tierras solo a judíos sobre una base abiertamente discriminatoria.

Los documentos demuestran que JNF ha usado repetidamente JNF Canadá como un conducto para recolectar fondos para sus proyectos ilegales, señalan los activistas.

JNF Canadá recientemente le indicó a la emisora ​​pública CBC que dejó de canalizar dinero al ejército israelí en el año 2016.

Sin embargo, al actuar como un conducto para su organización matriz, los fondos continúan fluyendo hacia proyectos relacionados con el ejército israelí.

Y el JNF sigue involucrado en actividades de robo de tierras y expulsión de palestinos desde hace décadas, acciones que también violan el derecho internacional.

Además de la queja formal, los activistas han iniciado una petición a través del parlamento pidiendo que se revoque el estado caritativo de JNF Canadá.

Será presentado al parlamento y el gobierno tendrá que responder.

Historia de expulsión

La auditoría se inició después de una queja de octubre del año 2017 presentada por cuatro defensores de los derechos humanos con la ayuda de Independent Jewish Voices Canada, un grupo activista que se ha movilizadocontra el JNF Canada durante años.

Entre los denunciantes se encuentra Ismail Zayid, un médico retirado ahora en sus ochenta años que fue expulsado de su aldea, Beit Nuba, por las fuerzas israelíes durante la Guerra de 1967.

Durante la guerra, Israel demolió la aldea de Zayid junto con las aldeas cercanas de Imwas y Yalu, y se apoderó de la tierra.

El JNF Canadá luego convirtió el terreno en un área recreativa, Canada Park, con un asentamiento adyacente solo para judíos.

Canada Park está dentro de la Cisjordania ocupada, un hecho reconocido por el gobierno canadiense.

Al igual que millones de palestinos exiliados, Zayid y su familia tienen prohibido regresar a su tierra simplemente porque no son judíos.

Zayid comenzó a presentar quejas ante el gobierno canadiense en la década de 1970 para exigir una acción contra el JNF por su papel en la expulsión sistemática, destrucción y demolición de las aldeas, pero dijo a The Electronic Intifada que Canadá no ha responsabilizado a la organización benéfica por ninguno de sus Acciones ilegales.

Al acusar al JNF Canadá de complicidad en las políticas de robo de tierras de Israel que datan de décadas atrás, la queja explica que cuando el ejército israelí demuele los hogares y las tierras de los palestinos, el JNF, como lo hizo con el Parque de Canadá, «entrará y plantará hileras de árboles para reclamar soberanía sobre esa tierra».

El JNF planta árboles «más y más allá de donde están los límites internacionalmente reconocidos», agrega la demanda.

«Para mí, es extremadamente doloroso ver que el país al que llegué con esperanza, Canadá, como una sociedad liberal que apoya el derecho internacional y los derechos humanos, actuaría de manera diferente en este tema», señaló Zayid a The Electronic Intifada desde su casa. Halifax, Nueva Escocia.

«No es solo la pérdida material de mi hogar, mi aldea y mi propiedad, sino el dolor insoportable de la pérdida de mi esperanza y mis sueños», agregó.

Los proyectos militares israelíes continúan

JNF Canadá ha hecho alarde de sus misiones para ayudar con los asentamientos y la infraestructura para el ejército israelí en la Cisjordania ocupada.

Según CBC, «contribuyó directamente a la construcción de al menos un puesto de colonos en una colina» que fue declarado ilegal por Israel.

En el año 2014, la Misión de Solidaridad de Jóvenes Líderes de JNF Canadá ayudó a construir una casa para el guardia de seguridad en el puesto de avanzada de Givat Oz VeGaon, una colonia liderada por colonos extremistas de derecha que trabajan para la colonización judía y aplican la «soberanía» israelí sobre la ocupada Cisjordania.

Ese puesto de avanzada «recibió e ignoró al menos 18 órdenes de demolición» del gobierno israelí, agrega CBC.

La rama canadiense de la organización benéfica también ha patrocinado los proyectos del JNF para beneficio del ejército israelí, incluida la construcción de carreteras y la construcción de bases de la fuerza aérea.

En el año 2011, JNF Canadá ayudó a plantar árboles a lo largo de la frontera de Gaza para «no solo bloquear la visión de los terroristas que disparan contra Israel, sino también para proporcionar un paisaje agradable y sombra».

Un video que promueve el proyecto considera que la plantación de árboles es «similar a una operación militar en todos los sentidos».

JNF Canadá señala que después de haber sido informado de las reglas de la agencia de ingresos con respecto a las donaciones caritativas, dejó de financiar proyectos para el ejército israelí después de 2016.

«Para ser claros, ya no financiamos proyectos ubicados en tierras de las FDI y JNF Canadá opera de acuerdo con las regulaciones de la Agencia de Ingresos de Canadá que rigen su estado como organización caritativa», escribió el CEO de JNF Canadá, Lance Davis, en un correo electrónico al CBC.

Pero su organización matriz solicita donaciones financieras del extranjero, incluso de Canadá, para capitalizar ampliamente sus proyectos.

El JNF «parece estar llevando a cabo los proyectos, que ve como sus propios proyectos, en lugar de los proyectos de sucursales independientes de la organización en el extranjero», explica la demanda.

Por ejemplo, en el año 2017, JNF Canadá ayudó a su organización matriz a construir una «carretera de seguridad perimetral» en Netiv HaAsara, una ciudad judía cerca del límite de Israel con la Franja de Gaza, para ser utilizada por las unidades de patrulla israelíes.

El informe de la Misión del Personal de JNF Canadá 2017 promueve su proyecto para ayudar a construir una carretera para las patrullas israelíes.

La ciudad es un destino popular para los turistas de guerra que se quedan boquiabiertos en la cercada Franja de Gaza desde la comodidad de los autobuses turísticos.

JNF Canadá también recauda dinero para Brothers For Life, que ayuda a los soldados israelíes heridos y envía a ex militares para dirigir giras de propaganda guiadas en Israel para promover el ejército y el sionismo, ideología estatal de Israel, a los turistas.

Además, los reclamantes argumentan que no hay transparencia acerca de dónde se canalizan finalmente las donaciones recolectadas por JNF Canadá, aunque JNF Canadá solo está autorizada para iniciar y financiar sus propios proyectos.

El JNF, indica al demanda, «debería estar ayudando a JNF Canadá a llevar a cabo sus propios proyectos, en lugar de ver a los donantes canadienses como ‘amigos del JNF en Canadá’… que simplemente envían dinero al extranjero» para apoyar los proyectos del JNF.

Activistas en los Estados Unidos han demandado al Departamento del Tesoro por el estado caritativo del JNF.

Su estado caritativo también ha sido cuestionado en el Reino Unido y en los Países Bajos.

En 2013, el ex embajador de Sudáfrica en Tel Aviv rechazó públicamente un regalo del gobierno israelí de 18 árboles plantados en su nombre por el JNF en tierras expropiadas violentamente a  los propietarios palestinos.

“Sentirse bien” Limpieza Étnica

Al utilizar las iniciativas ambientales y de plantación de árboles para ayudar a Israel a expulsar a los palestinos de sus tierras y arrendarlas solo a judíos, las acciones del JNF durante el último siglo han sido emblemáticas de los esfuerzos de Israel por «ecologizar» sus políticas colonos-coloniales.

El JNF admite que siembra bosques en regiones semiáridas de toda Palestina donde es «especialmente difícil para un bosque crecer», incluso sobre las ruinas de aldeas palestinas étnicamente limpiadas.

Promoviendo un evento con el hashtag #FeelGoodFriday, JNF Canadá tuiteó durante el verano que su organización matriz estaba colaborando con las comunidades beduinas en Naqab (Negev) «para proteger el medio ambiente».

Sin embargo, esta «colaboración» desmiente el papel del JNF en el desplazamiento y demolición en curso de las comunidades beduinas palestinas en la región de Naqab para dar paso a los judíos.

En octubre de 2012, representantes de JNF acompañaron a las fuerzas de la policía israelí y funcionarios del ministerio del interior en una redada en la aldea beduina de Bir Hadaj y entregaron órdenes de demolición.

También ha ayudado a los planes del gobierno israelí de expulsar a los aldeanos de Umm al-Hiran para construir un asentamiento judío, llamado Hiran, en su lugar.

Y desde 2010, los residentes de al-Araqib se han resistido a los planes del JNF para borrar su aldea y plantar un bosque sobre sus ruinas. Israel ha demolido al-Araqib al menos 136 veces.

Sheikh Sayeh Abu Madiam, el patriarca de la aldea, fue condenado recientemente a 10 meses de prisión por invadir su propia tierra.

Canadá protege los crímenes del JNF

Esta no es la primera vez que la Agencia de Ingresos de Canadá ha investigado nominalmente el JNF Canadá a instancias de activistas.

Pero el gobierno canadiense, en violación de sus propias leyes, ha protegido a la organización y ha ignorado constantemente, o ha aceptado, el papel del JNF Canadá en las prácticas violentas y discriminatorias de Israel.

Debido a que los políticos canadienses de todo el espectro político han mantenido históricamente vínculos estrechos con el JNF de Canadá, los activistas deberán esforzarse mucho para asegurarse de que sus demandas se tomen en serio.

«Los mecanismos políticos formales están muy dominados por los defensores del JNF», comentó el rabino David Mivasair de Independent Jewish Voices Canada a The Electronic Intifada.

Mivasair se une a Zayid en la demanda ante la Agencia de Ingresos de Canadá.

Explicó que presentar la queja y la petición es parte de una estrategia para presionar a los simpatizantes del JNF Canadá para que cuestionen las políticas de la organización.

Mivasair espera que algunas personas que «dan al JNF sin pensarlo» reconozcan que apoyar a JNF Canadá es tan dañino «como apoyar a la industria de la caza de ballenas, a la industria del tabaco o a la industria del petróleo».

«Espero que este acto ilegal e inhumano de permitir que nuestros dólares de impuestos apoyen a una organización benéfica que es racista y aplique leyes discriminatorias incluso contra sus propios ciudadanos», apuntó Zayid.

Acerca del autor: Nora Barrows-Friedman es editora asociada de The Electronic Intifada.

Fuente Original: Canada investigates Jewish National Fund for funding Israel’s crimes

Fuente: Nora Barrows-Friedman,  The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner