Investigación del Instituto de Estudios Palestinos ¿Los periódicos estadounidenses están predispuestos contra los palestinos? Análisis de cien mil titulares dice que sí

9 de enero de 2019

Por Dorgham Abusalim

Un estudio publicado el mes pasado por 416Labs , una firma de consultoría e investigación con sede en Toronto, respalda la opinión de que los principales periódicos de los Estados Unidos presentan a Palestina de manera más negativa que a Israel, privilegian las fuentes israelíes y omiten datos claves que ayudan a comprender la ocupación israelí. Incluidos los expresados ​​por fuentes palestinas.

El más grande de su tipo, el estudio se basa en un análisis de casi cien mil titulares en cinco periódicos principales que datan de 1967. Los periódicos son los cinco principales diarios de Estados Unidos:  The New York Times , Washington Post , Wall Street Journal , Chicago Tribune y Los Angeles Times .

Los titulares que abarcan cinco décadas se agruparon en dos conjuntos de datos, uno de los cuales incluía 17,492 titulares centrados en los palestinos, y otro compuesto por 82,102 titulares centrados en los israelíes. Usando técnicas de procesamiento del lenguaje natural, los autores del estudio evaluaron el grado en que el sentimiento de los titulares podría clasificarse como positivo, negativo o neutral. También examinaron la frecuencia de uso de ciertas palabras que evocan una visión o percepción particular.

Los principales hallazgos del estudio son:

Desde 1967, el uso de la palabra «ocupación» ha disminuido en un 85% en el conjunto de datos israelí de titulares, y en un 65% en el conjunto de datos palestino;
Desde 1967, las menciones de refugiados palestinos han disminuido en un 93% en general;
Las fuentes israelíes son casi un 250% más propensas a ser citadas que las palestinas;
La cantidad de titulares centrados en Israel se publicó cuatro veces más que los centrados en Palestina;
Las palabras que connotan violencia como «terror» aparecen tres veces más que la palabra «ocupación» en el conjunto de datos palestino;
El reconocimiento explícito de que los asentamientos y los colonos israelíes son ilegales rara vez aparece en ambos conjuntos de datos;
Desde 1967, las menciones de «Jerusalén Este», que distinguen esa parte de la ciudad ocupada por Israel en 1967 del resto de la ciudad, aparecieron solo un total de 132 veces;
El Los Angeles Times ha retratado a los palestinos de manera más negativa, seguido del Wall Street Journal , el Chicago Tribune , el Washington Post y, por último, el New York Times ;
La cobertura del conflicto se ha reducido drásticamente en la segunda mitad del período de cincuenta años.
Aunque en los últimos años se publicaron varios análisis que evalúan cómo algunos medios informativos han cubierto el conflicto, se limitaron a eventos particulares, como la Primera Intifada o la Operación Plomo Fundido. El último estudio, escrito por Usaid Siddiqui y Owais Zaheer, proporciona un punto de vista mucho más amplio. «Queríamos examinar este problema en un plazo mucho mayor. «Creo que nos ayuda a entender diferentes patrones en la cobertura a lo largo del tiempo y nos da mucha más información que las personas no pueden simplemente rechazar», dijo Siddiqui.

«El papel de las noticias en el encuadre y la representación de los temas de las historias es un factor de influencia poderoso en el establecimiento de la agenda y la construcción de narrativas», dijo Zaheer. La relación entre las noticias y la política, así como las narrativas resultantes, ha sido objeto de una gran cantidad de literatura. Como señaló Hayden White en su trabajo de 1980 para Critical Inquiry , «la narrativa en general, desde el cuento popular hasta la novela, desde los anales hasta la» historia «plenamente realizada, tiene que ver con los temas de ley, legalidad, legitimidad o más en general, la autoridad «.

Cuatro años después, en «Permiso para narrar», Edward Said señaló que incluso como los palestinos eran apoyados por la legalidad, la legitimidad y la autoridad del derecho internacional, las resoluciones y el consenso, que es el caso hasta el día de hoy, los políticos y los medios estadounidenses simplemente se negaron a «hacer conexiones, sacar conclusiones, [y] declarar los hechos simples». Esta negativa sigue siendo un pilar de los medios y la política estadounidenses, incluido el rechazo de la verdad central de que la narrativa palestina «se deriva directamente de la historia de su existencia y desplazamiento de Palestina «.

Pero, «los hechos requieren una narrativa socialmente aceptable para absorberlos, sustentarlos y hacerlos circular», agregó Said, y en los Estados Unidos «donde la propaganda israelí parece tener vida propia», los hechos no encajan en los periódicos narrativos como los que se examinaron. En el estudio se han propagado.

Casi treinta y cinco años desde el trabajo fundamental de Said, los números revelados en el estudio respaldan de manera inequívoca su visión con una ventaja cuantitativa, mostrando un sesgo consistente y sistemático contra los palestinos. Es consistente porque abarca cinco décadas, y sistemático porque la cobertura ha respondido repetidamente a la necesidad de Israel de justificar su ocupación, ya que ha hecho metástasis a lo largo de los años. Por ejemplo, al evaluar la frecuencia de ciertas palabras por década, el estudio encontró correlaciones con los objetivos de política establecidos tanto de Israel como de EE. UU. Hubo una disminución similar en las menciones de la ocupación, los refugiados palestinos y Jerusalén Este, además de la imagen de los palestinos desde una perspectiva negativa, en línea con los objetivos de la política estadounidense-israelí.

Una de las omisiones más evidentes cometidas por los periódicos analizados en el estudio puede deducirse de la dramática disminución de la cobertura desde 1993, cuando los palestinos e israelíes iniciaron el proceso de paz, ahora extinta. Según el estudio, «entre 1967 y 1992, hubo un promedio de 1,200 titulares» que cubren ambos conjuntos de datos, «mientras que en el período solo hay 700 en promedio». Esta disminución se puede atribuir razonablemente a cómo los periódicos estadounidenses han presentado a israelíes y Palestinos: como iguales comprometidos en negociaciones, a menudo retratados en los medios de comunicación utilizando el marco de «ambos lados». Sin embargo, el estudio señala que este marco «priva a los lectores de contexto» que es fundamental para comprender la ocupación. Hay dos lados, uno es una potencia ocupante, Israel, y el otro languidece como un sujeto ocupado, Palestina.

Otra objeción evidente se refiere al sitio de Gaza. Ahora en su 11 º año, el bloqueo de la Franja de Gaza obtuvo bajo menciones en cualquiera de los conjuntos de datos de los titulares examinados en el estudio. Mientras tanto, el uso de la palabra «Hamas» se encuentra entre las diez principales palabras utilizadas en los titulares centrados en los palestinos, a pesar de que el movimiento islámico solo se fundó en 1987. Esto confunde la situación en la Franja de Gaza, que Hamas ha gobernado por poco. Durante una década, a menudo los lectores llevaron a asociar el territorio asediado con el terrorismo y la violencia.

Además de los esfuerzos de cabildeo de partidarios pro-israelíes, los cambios recientes en la política de los Estados Unidos hacia Palestina también pueden atribuirse a la cobertura parcial y las omisiones evidentes que confirma el estudio. Ya sea el intento de desmantelar el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (OOPS), o el reconocimiento tácito de Jerusalén como la capital israelí al reubicar la embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, estos cambios de política han sido informados por omisión consistente de los hechos en los periódicos estadounidenses. “No es solo la administración de Trump. «No vemos un retroceso más profundo en temas como el UNRWA porque la cobertura de refugiados palestinos ha sido sistemáticamente censurada», dijo Zaheer.

Los medios de difusión en los Estados Unidos también son culpables de los esfuerzos por omitir las voces palestinas.

En un caso, durante la Operación Protección Edge en el verano de 2014, al examinar solo una parte del asalto de 51 días (29 de junio y 10 de julio), CNN transmitió 28 apariciones de funcionarios públicos y laicos israelíes, y otorgó casi un 40% menos de apariciones para los funcionarios palestinos y laicos, un total de 16 apariciones. La cobertura descaradamente desproporcionada causó una controversia en ese momento, lo que llevó a la CNN a emitir una declaración que insistía en que su cobertura era justa. Al explicar este desequilibrio, la autora y ex periodista Marda Dunsky dijo a PolitiFact que fue causada por un «problema de accesibilidad»: los defensores de las perspectivas palestinas no están fácilmente disponibles ni tienen la capacidad de navegar por el panorama de los medios estadounidenses.

Remitiéndonos a noviembre de 2018: Marc Lamont Hill, profesor de Temple University y ex comentarista de CNN, habló en un evento de las Naciones Unidas que conmemora el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. En sus comentarios, Hill instó a la comunidad internacional a «liberar a Palestina, del río al mar», refiriéndose a la histórica Palestina. Tomando el comentario fuera de contexto, organizaciones pro-israelíes como la Liga Anti-Difamación (ADL) condenaron a Hill como un antisemita. La campaña subsiguiente de la ADL llevó a la CNN a ceder bajo presión y responder disparando a Hill, uno de sus comentaristas populares.

Tras el incidente de Hill, otra personalidad de los medios de comunicación compartió la historia de su despido de CNN International en Twitter: Ahmed Shihab Eldin. En 2015, Shihab Eldin estaba a punto de viajar a Atlanta, el hogar de la sede de CNNI. Pero, antes de llegar, Shihab Eldin recibió una llamada del Director de Programación que lo había contratado: «los altos mandos pesaron … y tenemos que rescindir nuestra oferta», dijo el Director a Shihab Eldin. «La respuesta más cercana que pude dejar constancia después de una larga reunión fue [que] estaba ‘expuesto políticamente’, ya sea mis orígenes palestinos o mis escritos basados ​​en hechos que criticaron al gobierno israelí [sic] en el pasado», Shihab Eldin dijo en Twitter.

Teniendo en cuenta los hallazgos del estudio, lo que revela el despido de Hill y Shihab Eldin es que el problema no es una cuestión de accesibilidad, ya sea en noticias de difusión o impresas. La verdad, como observó Said, es que cuando se expresa una crítica honesta a Israel, el resultado puede ser catastrófico. «Un pequeño índice es el hecho de que la Liga Antidifamación en Estados Unidos y el Comité de Asuntos Públicos de Estados Unidos e Israel han publicado libros que identifican a los ‘enemigos’ de Israel e implican tácticas para la acción de la policía o los vigilantes», agregó en «Permiso para Narrar». «Tales tácticas se han vuelto más crueles en los últimos treinta años, con Canary Mission, un sitio web dedicado a retratar a los defensores de los derechos de los palestinos como antisemitas.

Pero la marea parece estar cambiando. La semana pasada, Rashida Tlaib, la primera congresista palestina-estadounidense, fue inaugurada en el 116 ° Congreso. Tlaib se encuentra entre un contingente progresista emergente que ha desafiado las reglas establecidas desde hace mucho tiempo de los medios y el juego político con respecto a Israel. Ella ha respaldado a BDS y dirigirá un viaje al Congreso para los miembros recién jurados a Palestina, contrarrestando el viaje tradicionalmente ofrecido por AIPAC. Apareciendo en un Thobe tradicional palestino, Tlaib fue juramentado en el Congreso en medio de una campaña de gran alcance en las redes sociales que celebran su herencia y cultura palestinas. Como señaló la investigadora y activista Hanna Alshaikh»Mientras que la comunidad palestino-estadounidense, [y los palestinos en general] han sido invisibles históricamente o han sido dejados a un lado, Tlaib se ha echado atrás, entrando con orgullo en los pasillos del Congreso».

El crecimiento del movimiento de solidaridad con Palestina, la elección de Tlaib y los numerosos recursos disponibles para los periódicos examinados en el estudio plantean la cuestión de si estos y otros medios de noticias continuarán empañando su récord por su evidente desprecio de la narrativa palestina y los hechos sobre Palestina.

Dorgham Abusalim es el editor de contenido en línea del Instituto de Estudios Palestinos. Recientemente obtuvo su Maestría en Asuntos Internacionales del Instituto de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Graduados en Ginebra, Suiza.

Fuente: https://palestinesquare.com/2019/01/09/exclusive-are-u-s-newspapers-biased-against-palestinians-analysis-of-a-hundred-thousand-headlines-says-yes/

Traducción: Palestina Soberana

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner