España: Cuatro años de cárcel por defender los Derechos Humanos del pueblo palestino

Imagen de presentación de la Declaración de apoyo al pueblo palestino (Parlamento valenciano 2014)

09 de enero de 2019
Nueve activistas valencianos y catalanes, encausados por pedir al festival Rototom que no actuara un cantante defensor de la violencia militar en Palestina.

Nueve activistas por la defensa de los Derechos Humanos han sido acusados por actos de promoción e incitación al odio solicitando, además, penas de hasta cuatro años de cárcel, tras la denuncia presentada por el lobby sionista de España. El lunes, 14 de enero, han sido citados ante el juzgado para declarar. Es una denuncia contra la libertad de expresión contra la criminalización de la resistencia civil y la solidaridad con Palestina, una denuncia que afecta a todas las personas y colectivos que apoyamos al pueblo palestino frente al apartheid del gobierno de Israel.

Los hechos se remontan al año 2015. En el marco de celebración en Benicàssim, en el mes de agosto de 2015, del festival Rototom Sunplash, un amplio grupo de activistas y defensores de los Derechos Humanos y de la libertad del pueblo palestino, manifestamos nuestro rechazo por la presencia en el citado festival del cantante sionista Matisyahu e intentamos convencer a la dirección del Rototom para que cancelara la participación del artista. Este festival, además, es un espacio de defensa de la paz y de los Derechos Humanos en el mundo. De hecho cada año participan numerosos colectivos y activistas en la agenda solidaria del festival, un espacio para el debate y la reflexión sobre la paz, desigualdades y justicia social.

Las redes sociales fueron el espacio que aglutinó las numerosas denuncias pacíficas y el escenario de convocatoria de una concentración en el recinto de festivales de Benicàssim en agosto de 2015 para manifestar el malestar por la presencia del artista sionista. Centenares de personas respaldamos estas acciones promovidas, entre otros, por el grupo BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel). Hay que destacar que la campaña del BDS recoge el apoyo y la adhesión de más de 170 organizaciones, ayuntamientos, diputaciones y partidos políticos que denuncian las políticas de apartheid y racismo contra la población palestina.

Somos decenas de miles de personas en este país las que venimos defendiendo los Derechos Humanos y exigiendo, desde hace muchos años, el cumplimientos de las resoluciones de la ONU y del Tribunal de la Haya sobre la paz y libertad del pueblo palestino. En los meses previos al Festival Rototom, la presión del lobby sionista español e internacionales, y de las embajadas de Israel en España y Estados Unidos fueron constantes, formulando quejas ante instituciones publicas españolas, como ha sido el caso del Gobierno central y de la Generalitat Valenciana.

No parece casual esta campaña de presiones, ya que el país valenciano es uno de los territorios más comprometidos con los derechos humanos en Palestina. De hecho, el Ayuntamiento de València y el Parlamento autonómico aprobaron el pasado año declararse espacios libres del apartheid israelí. Los grupos parlamentarios de Les Corts Valencianes aprobaron condenar todas las violaciones y agresiones en Palestina por suponer una violación grave del derecho internacional y de los derechos humanos. Así consta en una propuesta conjunta presentada por el PSPV, Compromís y Podem en la comisión de Derechos Humanos, aprobada con los votos de estos grupos y la abstención del PP y de Ciudadanos. Asimismo, en 2014 y a iniciativa del PSPV-PSOE se impulsó una declaración de apoyo al pueblo palestino en el Parlamento Valenciano, exigiendo “una salida negociada del conflicto”. Fue aprobado por la unanimidad de todos los grupos políticos.

En este sentido, el sábado 12 de enero, a las 19h, en el Palacio de la Exposición de Valencia, se celebrará un multitudinario acto de solidaridad y apoyo a los nueve activistas. En este acto participa una de las personas encausadas, la periodista valenciana Lola Bañón, directora de la Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM) y recientemente galardonada en los Palestine International Award. También interviene David Couso, portavoz de la asociación Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso, la coordinadora europea de la Red Internacional Judía Antisionista, Liliana Córdova, la diputada autonómica socialista Rosa de Falastin Mustafà y el cantautor Pau Alabajos.

Esta semana se han registrado un multitudinario apoyo en las redes sociales a las nueve personas encausadas. “Defender los derechos humanos, protestar, exigir ética y valores, promover boicots pacíficos basados en principios humanistas no debería estar perseguido por mucho que a Israel le moleste”, según indica el periodista @jdmuriana en Twitter. También señala “Nos preocupa que haya amplios sectores de la judicatura que acepten argumentos falaces basados en el odio y la persecución política de manos de organizaciones opacas del lobby sionista que actúan en nuestro país amedrentando, amenazando y presionando a políticos y periodistas”.

Matisyahu es conocido por su apoyo a las fuerzas militares israelíes y su defensa de la constante violación de los derechos humanos en Palestina. En un principio la organización del Festival decidió suspender la actuación del cantante, pero al final cambió su postura programando la presencia de Matisyahu. El artista ha negado en repetidas ocasiones la existencia del pueblo palestino y de Palestina, ha colaborado en el apoyo a la asociación Amigos del Ejército Isarelí e, incluso, se mostró favorable al asalto que sufrió la Flotilla de la Libertad en 2010 por parte de militares israelíes en el que murieron diez activistas.

Según las informaciones de Público, “detrás de la querella, se encuentra Abel Isaac de Bedoya Piquer, que preside el Comité Legal contra el Antisemitismo y la Discriminación. Tal y como ya difundieron otros medios como Directa, este abogado es conocido en los entornos judiciales por defender acusados por corrupción como Lorenzo Sanz, ex-presidente del Real Madrid, o Carlos Pascual Ortín Barrón, captador de clientes de la empresa Gescartera, que fue condenado a tres años de prisión por apropiación indebida”. Además, este abogado fue quien defendió a Carlos Alfonso de Bedoya, miembro del grupo ultra Bastión y del grupo neonazi TNT, que fue detenido por el asesinato del joven seguidor de la Real Sociedad, Aitor Zabaleta en el estadio Vicente Calderon en 1998.

Las adhesiones y apoyos que están recibiendo las nueve personas encausadas se están manifestando en el siguiente enlace y a través de las redes sociales. Son ya más de 2.000 adhesiones de personas y más de 300 apoyos de organizaciones y más de un centenar de grupos musicales.

Fuente: Amparo Panadero, Diario16

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner