Israel: Matar palestinos es gratis

07 de enero de 2019

Por María Landi

El mes de diciembre fue especialmente mortífero, no solo en Gaza sino también en Cisjordania. Muchos palestinos perdieron la vida a manos de las fuerzas israelíes. Es algo tan rutinario que no sale en las noticias (salvo cuando los muertos son israelíes a manos palestinas, por supuesto). Elijo compartir este informe de la organización de derechos humanos israelí B´Tselem porque ilustra de manera detallada hasta qué punto las vidas palestinas son desechables para el régimen, y cómo cualquier pretexto es bueno para matarles.

Cualquiera que haya viajado por el territorio ocupado sabe que en cualquier momento, en cualquier vuelta del camino, puede encontrarse con una patrulla militar israelí que tiene poder absoluto para decidir si vivirá o morirá. De hecho, para eso se les entrena y se les manda al territorio ocupado: para colaborar con la limpieza étnica matando todos los palestinos que puedan, sin ningún motivo válido. Igual después siempre vendrá un informe oficial falso que lo justifique. Es gratis, es impune, y lejos de ser castigado, es motivo de premios y ascensos en el único apartheid de Medio Oriente.

Diciembre de 2018: Las fuerzas israelíes disparan y matan a tres palestinos con el pretexto de que atropellaron intencionadamente a israelíes en incidentes que nunca ocurrieron.

Informe de B’Tselem

En el curso de nueve días del mes de diciembre, las fuerzas de seguridad israelíes balearon y mataron a tres palestinos en Cisjordania alegando que habían intentado atacar a israelíes con sus automóviles, incidentes que nunca ocurrieron. Las tres víctimas fueron ejecutadas a pesar de que no ponían en peligro la vida de las fuerzas de seguridad ni de ninguna otra persona. Su muerte es resultado directo de la política irresponsable e ilegal de gatillo fácil que permite −y apoya retroactivamente− el uso de fuego letal en situaciones que no lo justifican.

11 dic. 2018: Omar ‘Awwad (24) fue asesinado por la espalda por las fuerzas de seguridad mientras se alejaba de ellas, cuando regresaba de su trabajo en una fundición de cobre. La policía afirma que los oficiales le dispararon por la espalda con munición letal porque sospecharon que había intentado atropellarlos. Ningún policía resultó herido. Ninguno brindó asistencia médica a Awwad.

13 dic. 2018: Hamdan ‘Ardah (58) fue asesinado a tiros por soldados mientras conducía hacia la zona industrial de Al-Bireh, al parecer después de ser sorprendido por su presencia. Según informes periodísticos, ‘Ardah chocó accidentalmente con un soldado, el cual resultó levemente herido. Los soldados dispararon intensamente contra ‘Ardah, y no dejaron de hacerlo ni siquiera después de haberlo abatido y de que el coche se hubiera detenido. Los mismos impidieron que un equipo médico que arribó al lugar se acercara para asistir a ‘Ardah.

20 dic. 2018: Qassem ‘Abassi (17) recibió un disparo mortal en la espalda cuando el coche en el que iba con tres parientes en un viaje de ocio a Nablus se alejaba del checkpoint de Beit El/DCO. Los soldados no corrían ningún peligro, ni cuando el coche estaba cerca del checkpoint ni cuando se alejó de él.

Estos incidentes son el resultado directo y previsible de la política irresponsable e ilegal de gatillo fácil aplicada en Cisjordania. Esta política permite a las fuerzas de seguridad utilizar la fuerza letal incluso en situaciones en las que no se plantea un peligro real para nadie. El espantoso desprecio por la vida de los palestinos continúa cuando las fuerzas de seguridad no proporcionan ayuda médica a los heridos ni permiten que los equipos médicos hagan su trabajo.

Tras el asesinato de ‘Abassi, la tercera víctima, el Comandante de la División de Judea y Samaria[1], el General de Brigada Eran Niv, declaró: “Estamos matando a personas que no queríamos matar.” Sin embargo, es poco probable que esta observación precisa de un oficial superior tenga repercusiones sobre el terreno. Aunque las ramificaciones de esta política criminal se conocen desde hace mucho tiempo, la misma sigue vigente, y las órdenes no se han modificado. Además, cientos de otras muertes causadas por esta política han sido encubiertas en el pasado, y se puede esperar que el MAG Corps [Procuraduría Militar] también haga un trabajo minucioso de encubrimiento en estos tres últimos casos. Dada la falta de rendición de cuentas, combinada con un clima público alimentado por declaraciones de los políticos que alientan a abrir fuego, las ejecuciones injustificadas de palestinos que no ponen en peligro a nadie seguramente continuarán.

Asesinato de Omar ‘Awwad, al oeste de la ciudad de Idhna, 11 de diciembre de 2018:

Omar ‘Awwad. Foto: cortesía de su familia.

Aproximadamente a las 8:00 a.m. del martes 11 de diciembre de 2018, Omar ‘Awwad, de 24 años, residente en la ciudad de Idhna (al oeste de Hebrón), viajaba hacia una zona cercana a la Barrera de Separación para fundir cobre, con cuya venta se ganaba la vida. Alrededor de las 9:00 a.m., mientras conducía de regreso, llegó a una intersección en las afueras de Idhna, donde un vehículo de las fuerzas de seguridad israelíes estaba bloqueando el giro a la derecha. ‘Awwad giró a la izquierda, hacia una carretera que sube hasta el pueblo. Dos miembros de las fuerzas de seguridad que se encontraban junto al vehículo que bloqueaba la intersección abrieron fuego contra su coche desde una distancia de unos 15 metros, mientras éste se alejaba de ellos. ‘Awwad fue alcanzado por las balas, se desvió de la carretera y se detuvo. Según testimonios recogidos por B’Tselem, ‘Awwad aún estaba con vida en ese momento, pero las fuerzas de seguridad presentes no le proporcionaron ninguna asistencia médica. Los pobladores que llegaron hasta allí intentaron sacarlo de su coche, pero pasaron unos 15 minutos antes de que lo llevaran al hospital en una ambulancia de la Media Luna Roja. Fue declarado muerto al llegar. Según la información proporcionada a B’Tselem, le dispararon por la espalda con munición letal.

Inmediatamente después del incidente, la policía hizo el siguiente anuncio: “Hace un rato, miembros de la Policía de Frontera abrieron fuego contra un vehículo palestino sospechoso de intentar atropellarlos mientras respaldaban las operaciones de la Administración Civil[2] en la ciudad de Idhna. Nadie resultó herido en el incidente.

Asesinato de Hamdan ‘Ardah, en Al-Bireh, 13 de diciembre de 2018:

Hamdan ‘Ardah. Foto: cortesía de la familia

El jueves 13 de diciembre de 2018, un palestino abrió fuego contra una parada de autostop cerca de la entrada de la colonia Givat Assaf, al este de Ramala. Mató a dos soldados e hirió gravemente a otro y a una mujer. Tras el ataque, los militares llevaron a cabo allanamientos en Al-Bireh, al norte de Ramala.

Hacia las 16.30 horas, Hamdan ‘Ardah, de 58 años, residente en Ramala, se dirigía desde su casa hacia la zona industrial de Al-Birah, donde se encuentra la fábrica que administraba. Un grupo de soldados estaba parado detrás de una curva pronunciada del camino, mientras otro grupo estaba haciendo un rastreo en un edificio cercano, propiedad de una firma comercial. Cuando ‘Ardah llegó a la curva pronunciada, disminuyó la velocidad y cambió de rumbo hacia la entrada del edificio, presumiblemente tras la sorpresa de encontrar soldados en el lugar. Los soldados le gritaron e inmediatamente abrieron fuego pesado contra su coche. Según informes periodísticos, el coche golpeó a uno de los soldados, hiriéndolo ligeramente. Un segmento de video obtenido por B’Tselem muestra claramente que los disparos contra ‘Ardah continuaron después de haberlo abatido y su coche se hubiera detenido. Unos diez minutos más tarde, una ambulancia de la Media Luna Roja palestina llegó al lugar, pero los soldados impidieron que el equipo médico se acercara al coche. Después de unos 20 minutos, una ambulancia militar israelí llegó y evacuó a ‘Ardah. Israel todavía retiene su cuerpo y se niega a entregarlo a su familia.

El día del incidente, el portavoz del Ejército afirmó que “un terrorista intentó utilizar su vehículo para atropellar a combatientes de las Fuerzas de Defensa de Israel que participaban en operativos. Un combatiente de las FDI resultó ligeramente herido. Las fuerzas de seguridad en el lugar respondieron disparando y neutralizando al terrorista”.* Sin embargo, según informes periodísticos, los militares no calificaron este incidente como un “ataque en vehículo”.

*Traducción del tweet en hebreo del Ejército.

El tiroteo contra ‘Ardah continúa aún después de que su coche se detuviera:

Asesinato de Qassem ‘Abassi, en el checkpoint de Beit El/DCO, 20 de diciembre de 2018:

Qassem Abassi. Foto: cortesía de la familia

La noche del jueves 20 de diciembre de 2018, cuatro miembros de la familia ‘Abassi que viven en Ras al-Amud (al este de Jerusalén) viajaban hacia Nablus. Cerca de la intersección de Givat Assaf se encontraron con un atasco de tráfico. Un agente de policía que estaba parado cerca les informó que la carretera a Nablus estaba bloqueada, por lo cual dieron la vuelta y se dirigieron hacia Ramala a través de una zona que no les era familiar. Cuando llegaron a la rotonda cerca del checkpoint de Beit El/DCO, giraron a la derecha hacia el poblado de Beitin. Después de darse cuenta de que iban en la dirección equivocada, dieron la vuelta y se dirigieron hacia la rotonda. Los soldados les gritaron que se detuvieran y dispararan munición letal −que según los militares fue disparada al aire−. Cuando el coche regresó a la rotonda cerca del checkpoint, volvió a girar por error hacia Jerusalén. Otros soldados que se encontraban en las proximidades del checkpoint dispararon munición letal directamente contra ellos. Las ráfagas dieron en las puertas y ruedas izquierdas del coche, y alcanzaron a dos de los pasajeros. Qassem ‘Abassi, de 17 años, que estaba sentado detrás del conductor, murió. El conductor resultó herido por la metralla, pero logró seguir manejando. Después de un minuto, cuando el auto estaba a cientos de metros del checkpoint, un jeep militar se acercó por detrás y ordenó al conductor que se detuviera. Dos soldados bajaron del jeep y ordenaron a los pasajeros que salieran y sacaran a Qassem ‘Abassi.

‘Abassi fue llevado en una ambulancia militar. Después de aproximadamente una hora, los otros tres ocupantes del coche también fueron llevados en una ambulancia israelí. Según informes periodísticos, los resultados de la autopsia muestran que ‘Abassi recibió un disparo en la espalda. Esa misma tarde, los militares afirmaron que “hace poco rato, un vehículo atravesó el checkpoint de Focus (…) Una fuerza presente en el lugar abrió fuego en respuesta.” Al día siguiente, los militares anunciaron que el coche, de hecho, no había atravesado el checkpoint.

[1] Nombre que en Israel le dan al territorio palestino ocupado de Cisjordania. (N. de la T.).

[2] La Policía de Frontera es una policía militar que opera en los territorios ocupados, y es famosa por su accionar violento. “Administración Civil” es el nombre eufemístico de la autoridad militar israelí en Cisjordania. (N. de la T.).

Publicado el 3 de enero de 2019. Traducción del inglés: María Landi.

Acerca del autor: María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén). Es columnista del portal Desinformémonos, corresponsal del semanario Brecha, y escribe en varios medios independientes y alternativos.

Fuente: María Landi, Blog Palestina en el Corazón

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner