Mi judaísmo es antisionismo

Foto del muro de separación publicado por Emily Bloch el 27 de diciembre, luego de que ella y otros dos judíos fueran expulsados ​​del viaje de Birthright por hacer preguntas sobre Palestina.

03 de enero de 2019

Por Philip Weiss

En la víspera de Navidad, fui con mi cuñada y sus dos hijos a la misa de medianoche en una iglesia en Richmond. La procesión y el canto de «O Come All Ye Faithful» – Venid todos vosotros fieles- es una de las actuaciones más conmovedoras que puedo esperar ver. El coro, la luz de las velas, las voces hinchadas en la iglesia gótica traen lágrimas a mis ojos.

A la mañana siguiente, recorriendo con mis suegros el campo de golf del Country Club de Virginia, reflexioné: ¡En qué despiadado judío me he convertido!, utilizando la ofensa según la tenía registrada de mi infancia. Entonces, ¿cuán asimilado estoy? ¿He dejado la comunidad judía por completo? Últimamente he llegado a admitir que me enfureció profundamente que mi comunidad original condenara lo mejor que hice en la vida cuando conocí a mi esposa hace muchos años. Y sobre esa base de las actitudes de clanes, el difunto Joel Kovel abandonó el judaísmo y se convirtió en cristiano.

Nunca haría eso. «¡No cambies de bando!», dijo mi esposa cuando la dejamos en la habitación antes de la misa de medianoche. Eres tan judío, dice siempre. Ella quiere decir que esa es la tribu que me marcó para siempre. Al principio, cuando le dije que no había ido a terapia, ella dijo: ¡pero tu ADN es freudiano! Hace unos meses hice la prueba de saliva para averiguar si tengo hermanos desconocidos y aprendí que soy 99,7 por ciento parte de los judíos askenazíes, según los resultados. Es decir, mis antepasados ​​tomaron sus precauciones, algo que yo no hice.

A nadie parece importarle más. No soy el único judío que ha aterrizado en la familia de mi esposa y los cristianos dan la bienvenida a los judíos. Soy excéntrico en muchos sentidos, pero en este caso soy muy convencional: el 70 por ciento de los judíos estadounidenses se casan fuera de la tribu. Entonces soy más característico de mi grupo que todos aquellos judíos que comen comida china en Navidad, o más o menos, ¿tienes un árbol de Navidad o cuándo vamos a tener una oración laica en el muro occidental? Yossi Gurvitz diceque los judíos se casarían en masa si no hay prohibiciones: «la búsqueda de la felicidad es un concepto goy».

Cuando mi comunidad rechazó a mi esposa, en 1991, el matrimonio fuera de la tribu había alcanzado el 50 por ciento, la comunidad judía estaba en crisis por «continuidad» y decidió construir los muros para mantener a los jóvenes judíos. El movimiento de la escuela diurna judía era parte de la estrategia. Así se creó Birthright, el programa para llevar a los jóvenes judíos a Israel de forma gratuita para que se casen con otros judíos y apoyen a Israel.

Eso concordaba perfectamente con la definición de judaísmo en la década de 1990: el «israelismo» era judaísmo, como Michelle Goldberg explicó recientemente a los lectores del New York Times. Esa conversión había tenido lugar en la década de 1970. Mi hermano y yo tuvimos propaganda sionista en nuestro bar mitzvahs.

Ahora todo eso está bajo asedio. La mañana que salí para Virginia publiqué un post sobre otro evento revolucionario: los tres jóvenes judíos que fueron expulsados ​​de su viaje de Birthright por cuestionar el muro de separación. Rechazaron los derechos de nacimiento antes de irse, como han hecho muchos otros judíos.

Si ves publicado el video que Birthright rechaza verás por qué Ben Doernberg dijo que estaba traumatizado. El funcionario de Birthright que les dice que se van a casa es un estúpido matón que insiste en que Birthright se trata de ver diversos puntos de vista y desafíos intelectuales. Los jóvenes se niegan a comprar su línea y exigen saber por qué los están expulsando, se niegan a tomar el viaje en avión gratis a casa si no pueden ser informados de la razón. Luego los tres se fueron rápidamente a Palestina para observar las odiosas condiciones allí.

Observar a los jóvenes judíos experimentar el rechazo y el trauma, y ​​manejarse con recursos y calma, son los judíos que amo, con los que me siento familiar. Cuando era más joven habría dicho que están haciendo lo que hacen los judíos, cuestionando la autoridad. Ahora digo, están haciendo lo que hacen los jóvenes inteligentes. No son sus «valores judíos» los que impulsan sus elecciones. Podrías decir que son los «valores judíos» de AIPAC y de Israel los que los impulsan a construir un muro para tener un Estado de mayoría judía y para caracterizar a la otra raza con la que viven en el país como terroristas y enemigos, y para castigar a los políticos estadounidenses que disienten.

A lo largo de los años, algunos cristianos me han dicho: «Deja de pensar que eres judío, es neurótico». Pero no he podido hacer eso, o de todos modos nunca lo he intentado. No me gustan los derechos y el lobby israelí, pero creo en la tribu, y en cierto nivel amo a mi grupo y le agradezco por cultivar los rasgos que aprecio, la lectura y el desapego intelectual. Un buen número de mis amigos más cercanos son judíos y estoy tomando el hebreo por primera vez en 50 años, para estudiar lo que dicen los supremacistas en Israel.

Mi judaísmo es antisionismo. Ese es el desafío espiritual que me ha impulsado a mí y a este sitio. Mi identidad social y política es judía y mi tarea es claramente judía. Ser judío significa ayudar a liberar a mi grupo y al mundo del trauma histórico que generó el nacionalismo religioso y todos sus males. Esta me parece la famosa definición que el rabino Hillel nos dio en la Torá. Lo que es odioso para ti, no lo hagas a otro. Esto es lo que marca el rumbo de los judíos en Palestina. Todo lo demás es comentario.

Sobre el autor: Philip Weiss es fundador y coeditor de Mondoweiss.net.

Fuente en inglés: My Judaism is anti-Zionism

Fuente: Philip Weiss, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner