Brasil cierra filas con Trump y con Israel al trasladar su embajada a Jerusalén

Foto: Amanecer en la Ciudad Vieja de Jerusalén – ABC

29 de noviembre de 2018

Por Francisco de Andrés, ABC.Es

La decisión del coloso sudamericano es un jarro de agua fría para las esperanzas de reanudación del proceso de paz.

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, ha dado otro argumento a quienes lo consideran como el «Trump sudamericano» al anunciar que su país trasladará su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, tal como hace meses hizo el Gobierno norteamericano. La histórica decisión ha sido publicitada en Washington por el hijo del nuevo mandatario, Jair Volsonaro -diputado federal por Río de Janeiro-, tras mantener un encuentro con Jared Kushner, yerno y asesor para Oriente Próximo del presidente Trump.

El anuncio ha sido recibido con alborozo en Israel y con consternación en el mundo árabe. Brasil se convierte en elprimer gran país en respaldar la reivindicación israelí sobre Jerusalén-como capital única e indivisa de su Estado-, después de la decisión de Donald Trump, anunciada hace un año. Tras el traslado de la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén, materializada en mayo, siguieron su ejemplo un puñado de países pequeños; Guatemala imitó el traslado dos días después, y Paraguay, Honduras, República Checa y Rumanía anunciaron que podrían hacerlo en breve.

El movimiento de Bolsonaro -que asumirá la Presidencia de Brasil el próximo 1 de enero- agrieta aún más el consenso internacional en torno a Jerusalén, que los palestinos también reivindican como capital de su futuro Estado. El hecho de que, hasta hace poco, todas las embajadas estuvieran localizadas en Tel Aviv obedece al pacto -respaldado por la ONU- de que el estatus de Jerusalén debe decidirse solo en el marco de un diálogo de paz entre israelíes y palestinos.

A las reivindicaciones políticas palestinas -además de que Jerusalén Este es, de hecho, una población exclusivamente árabe- se suma la cuestión del carácter «sagrado» de la ciudad, capital de las tres grandes religiones monoteístas: cristiana, judía y musulmana. Cuando en 1947 Naciones Unidas aprobó la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe, estaba ya en la mente de todos el carácter de Jerusalén como «ciudad internacional», con un estatus especial que protegiera los derechos -y propiedades- de las tres religiones. Las guerras que siguieron, y la conquista militar de toda la ciudad por parte de Israel en 1967 trastocaron el equilibrio de poderes sobre el terreno, pero no la cuestión de principios, que hasta ahora -salvo para el Estado hebreo- se mantenía inalterable.

Las decisiones de Trump, hace un año, y ahora de Bolsonaro demuestran hasta qué punto ha encallado el viejo proceso de paz de Oriente Próximo, ensombrecido por los conflictos regionales surgidos con la mal llamada Primavera Árabe. Tras los acuerdos de Oslo de 1993, Arafat perdió la oportunidad de concluir la constitución de un Estado palestino, hoy más alejado probablemente que nunca de un final feliz rápido.

Fuente: Francisco de Andrés, ABC.es

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner