La violencia de los colonos, un mandamiento de Dios

Foto: la escena del incidente en South Hebron Hills después del ataque, 25 de agosto de 2018. B’Tselem

Por Amira Hass

Los ataques a los palestinos, acompañados de un sentimiento de superioridad y misión en nombre de Dios, es una fórmula ganadora para los colonos.

El portavoz del ejército no perdió el objetivo y demostró lo que hemos conocido durante mucho tiempo. En otras palabras su empleador, el ejército, es un cautivo dispuesto de la empresa de las colonias y los colonos.

En una respuesta al ataque a seis activistas de Ta’ayush por una docena o más de israelíes (judíos) en la colonia de Mitzpeh Yair el sábado del 14 del mes judío de Elul, 5778, el portavoz del ejército mintió dos veces: «Fricción» así es como llamó al ataque brutal, después del cual cuatro de las víctimas requirieron tratamiento en el hospital. También afirmó que los soldados declararon una zona militar cerrada. Si lo hicieron, los activistas no lo oyeron.

Soldados evacuando a un activista herido después del ataque en South Hebron Hills, 25 de agosto de 2018.

No hay otro grupo de activistas judíos israelíes que haya sido y esté siendo expuesto a ataques físicos por parte de los colonos más que Ta’ayush. Durante casi 20 años, los activistas de esta organización de izquierda han estado yendo a los campos de batalla: a las tierras de pastoreo, los campos y los huertos en los que los colonos tienen puestos sus ojos.

Después de todo, no se están conformando con las vastas parcelas de tierra que el Gobierno ha robado y está robando, sino que están tratando de desheredar a más y más palestinos de sus tierras. La violencia contra los palestinos, acompañada de un sentimiento de superioridad y misión en nombre de Dios es una fórmula ganadora en los amplios espacios de Cisjordania y Jerusalén Este.

Los activistas de Ta’ayush, muy pocos, acompañan a los pastores y agricultores palestinos todas las semanas y tratan con su presencia de prevenir esta violencia. No es de extrañar que el rapero The Shadow, la ONG Ad Kan y el Consejo Yesha odien a Ta’ayush y hagan todo lo posible para incitar a más y más grupos contra ellos, como los medios de comunicación israelíes.

Los activistas notaron que durante el ataque del sábado pasado, los soldados de la reserva presentes en la escena en realidad no obedecieron a los colonos, lo que generalmente hacen los soldados. «No puedes decirnos qué hacer. Aquí hay un comandante de patrulla», pudo oírse decir a uno de los soldados a un colono, aparentemente el coordinador de seguridad de la colonia.

Fue una sorpresa estimulante para los activistas, que a menudo se toparon con soldados hostiles, incluso soldados que disfrutaban de su angustia, y aquellos que se apresuraron a impedir que los palestinos llegaran a los pastos y campos, bajo las órdenes de sus amos colonos.

No fue así esta vez. En el momento en que los soldados alzaron la voz a los colonos, estos últimos gritaron y les dijeron en tono de «quién eres tú para decirme qué hacer en mi comunidad». Cuando un soldado trató de agarrar a uno de los colonos atacantes, muchos otros colonos acudieron de inmediato y lo detuvieron.

A pesar de su postura, los soldados no pudieron evitar el ataque, porque el ejército, como institución, protege a los colonos y la empresa colonizadora que avanzan con el Estado. Los soldados no tienen autoridad y no tienen permiso para bloquear a colonos furiosos, incluso cuando los atacados son otros judíos israelíes.

Después de todo, miles de quejas de los palestinos sobre los ataques tipo pogromo están acumulando polvo en las estanterías de las oficinas de la policía y la fiscalía, las instituciones que no usan su autoridad para exponer y prevenir el crimen en Cisjordania.

En esta atmósfera de supremacía de los colonos, no es de extrañar que el portavoz del ejército calificara de «provocación» la actitud de los activistas de Ta’ayush que subían al puesto de avanzada. Una declaración idéntica fue hecha por el diputado Bezalel Smotrich, apreciado en los puestos avanzados.

Unos días antes del ataque, un grupo de colonos invadió una aldea palestina cercana, Qawawis e inmediatamente convocó a funcionarios de la Administración Civil. Qué desastre, un palestino estaba construyendo en su tierra sin un permiso del Alto Comisionado (porque Israel no permite que los palestinos construyan).

Aproximadamente dos horas antes del ataque, la Administración Civil y el ejército confiscaron las herramientas de construcción del hombre. La obediencia a los colonos anula el Shabat.

Un puesto de avanzada que está construido en parte en tierras privadas propiedad de palestinos está floreciendo y prosperando, mientras que un palestino que construye sin permiso, es castigado con la confiscación de sus propiedades. El ejército y la Administración Civil respaldan una incursión de colonos en una aldea palestina.

La entrada de israelíes en un puesto israelí en un intento de documentar más de la construcción ilegal es una «provocación». A cambio de lesiones y dolor, los activistas de Ta’ayush demostraron lo que realmente no necesita prueba: Israel también es un gran maestro en el doble rasero.

Fuente: Settler Violence – a Commandment From God

Fuente: Amira Hass, Haaretz / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner