Israel es el ahijado nuclear de EE.UU. en Medio Oriente

30 de agosto de 2018

Por Prensa Latina

Que Israel tiene la bomba atómica es quizás uno de los secretos peor guardados en la política internacional, aunque su padrino, Estados Unidos, lo obvia y dirigire sus ataques hacia Irán.

Pese al revuelo armado por el presidente estadounidense, Donald Trump, contra el acuerdo nuclear de Teherán con seis potencias mundiales, no fue el país persa el introductor de esas armas de destrucción masiva en Medio Oriente, sino Israel.

La República islámica firmó el Tratado de No Proliferación -que prohíbe la producción de armas nucleares- y el régimen de Tel Aviv, no.

El primer ministro israelí, Benjamin Nentanyahu, se empeña en desacreditar a la nación persa, para lo cual montó un espectáculo basado en mostrar unos 100 mil documentos robados a Irán para demostrar que Teherán miente.

Netanyahu quería condenar a Irán por engaño a las potencias occidentales y a los inspectores de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), pese a que en 10 ocasiones expertos comprobaron que los iraníes cumplen con lo estipulado en un acuerdo sellado en 2015.

Ese tratado obliga al país persa a no enriquecer uranio más allá de 3.67 por ciento y los excedentes remitirlos a Rusia, uno de los firmantes del convenio, del que en mayo último se salió Estados Unidos.

Israel si mintió a los expertos de la OIEA cuando en los años 60 del pasado siglo instaló en la central de Dimona una falsa sala de control y ocultó su objetivo real de hacerse con la bomba atómica, según el periodista Seymour Hersh en su libro The Samson Option (1991).

Desde que la consiguió, la política israelí ha sido clara: ni confirmar ni desmentir.

Israel empezó a investigar temas nucleares poco después de 1948 y, con apoyo francés, comenzó a construir en secreto un reactor nuclear y una planta de reprocesamiento a finales de los años 50 del siglo pasado.

Si bien hay sospechas de que construyó su primera bomba nuclear en la década de los años 60, la confirmación pública corrió a cargo de Mordejai Vanunu, un extécnico nuclear israelí, quien reveló detalles del programa de Tel Aviv a la prensa británica en 1986.

En la actualidad, se estima que Israel posee de 75 a 400 ojivas, con la posibilidad de lanzarlas desde aeronaves o submarinos.

Durante la guerra de los Seis Días en 1967, ese país estuvo a punto de utilizar un dispositivo nuclear como último recurso contra Egipto, según un informe del periódico digital estadounidense Político.

El diario se basó en el Centro Woodrow Wilson que publicó testimonios del difunto general israelí Itzhak Yaakov, quien reveló los esfuerzos de Tel Aviv por disponer de su primer dispositivo nuclear.

En mayo de 1967, segun el texto, ante una amenaza sin precedentes proveniente de Egipto y otros vecinos, Israel ensambló por primera vez dos bombas atómicas rudimentarias, y el Gobierno y alto mando militar israelí elaboraron un plan para detonarlo en la península del Sinaí.

De esa manera, estimaba Tel Aviv, se enviaba un mensaje disuasorio para sus enemigos.

El plan, denominado Operación Sansón, preveía que el dispositivo fuera trasladado en helicóptero hasta una montaña, a 20 kilómetros de la base militar egipcia de Abu Ageila, donde un equipo montaría el dispositivo y luego lo detonaría, agrega el rotativo.

Yaakov dijo que en caso de que la operación se hubiera llevado a cabo, el destello nuclear habría sido visible a través de los desiertos del Sinaí y del Negev.

La mañana del 5 de junio de 1967 los responsables de la Operación Sansón se encontraban en alerta máxima, a la espera de activar el artefacto nuclear.

Pero, poco antes del mediodía cuando se supo que la Fuerza Aérea israelí destruyó gran parte de la aviación militar egipcia, descartaron el plan y desmantelaron la operación.

Fuente: Agencia Prensa Latina

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner