Grupos de derechos humanos exigen que Israel deje de armar a los neonazis en Ucrania

Foto: El Batallón Azov usa el símbolo nazi Wolfsangel como su logotipo. Su fundador, Andriy Biletsky (centro) promueve prohibir la “mezcla racial” en el parlamento ucraniano. (Azov / Twitter). 

11 de julio de 2018

Por  John Brown publicado originalmente en el diario israelí Haaretz. Fuente original en inglés.

Activistas de derechos humanos solicitan a un tribunal [israelí] que cese las exportaciones israelíes de armas a Ucrania, ya que algunas de estas armas llegan a efectivos neonazis de las fuerzas de seguridad ucranianas.

Un grupo de más de 40 activistas de derechos humanos ha presentado una petición ante el Tribunal Superior de Justicia, exigiendo el cese de las exportaciones israelíes de armas a Ucrania.

Argumentan que estas armas sirven a las fuerzas que defienden abiertamente una ideología neonazi citando como prueba que la milicia ultraderechista Azov, cuyos miembros son parte de las fuerzas armadas de Ucrania y cuentan con el apoyo del Ministerio del Interior del país, está utilizando estas armas.

Una petición previa al Ministerio de Defensa quedó sin respuesta. Los criterios del ministerio al otorgar licencias de exportación de armamento no se revelan al público, pero la aparición de armas israelíes en manos de neonazis declarados debería ser una consideración válida para oponerse a la concesión de tales licencias.

No es la primera vez que el Ministerio de Defensa proporciona armas a fuerzas que adoptan una ideología nacionalsocialista.

En el pasado, Israel a armado a gobiernos antisemitas, como el régimen de los generales en Argentina, que asesinó a miles de judíos en campos mientras sus soldados permanecían en atalayas custodiando a los prisioneros secuestrados con sus metralletas Uzi [de fabricación israelí].

Israel también ha armado a nazis, como el criminal de guerra Klaus Barbie en Bolivia. En el caso de Ucrania, las fuerzas que utilizan armas israelíes manifiestan abiertamente su apoyo a las ideas racistas y antisemitas en diversas publicaciones.

La milicia de Azov se estableció en Ucrania tras la invasión rusa de la península de Crimea en 2014. La milicia utiliza conocidos emblemas nacionalsocialistas. Sus miembros usan el saludo nazi y llevan esvásticas e insignias de las SS. Además, algunos de ellos admiten abiertamente que tienen sentimientos neonazis y son negacionistas del Holocausto.

Un miembro de la milicia afirmó en una entrevista que estaba luchando contra Rusiaporque Putin era judío. Un sargento de Azov dijo que era nacionalsocialista, aunque no estaba a favor del genocidio, y mientras las minorías en Ucrania no exigieran derechos especiales, no tendría ningún problema con ellos. El fundador de la milicia, Andriy Biletsky, actualmente miembro del parlamento de Ucrania, encabezó anteriormente un grupo neonazi llamado Patriotas de Ucrania, ahora desaparecido. Sus miembros comprenden el núcleo fundador de Azov.

La misión histórica de nuestra nación en este momento crítico es liderar la marcha final de la raza blanca hacia su supervivencia“, dijo Biletsky. “Esta es una marcha contra los subhumanos que son dirigidos por la raza semita“. Según informes de grupos de derechos humanos, los miembros de las milicias son sospechosos de crímenes de guerra, tortura y violencia sexual.

Junto al creciente poder de Azov, que cuenta con más de 3.000 miembros, hay un aumento en los incidentes y ataques antisemitas contra las minorías de Ucrania. Grupos neonazis han atacado a judíos y sitios conmemorativos judíos en Ucrania, así como a periodistas, gitanos y miembros de la comunidad LGBT.

Un miembro del parlamento ucraniano declaró, en respuesta a una pregunta sobre el “problema judío” del país, que “la cuestión de que haya sangre no ucraniana en el gobierno debe ser abordada“. El pasado mayo grupos de extrema derecha marcharon a través de Odessa, y sus líderes afirmaron que el la ciudad pertenece a los ucranianos, no a los judíos, y que se desharían de ellos.

Todo esto está sucediendo en parte porque la administración ucraniana está tratando de negar el papel del país en el Holocausto, tal como está sucediendo en Polonia (ahora con el apoyo del gobierno de Netanyahu).

Estos intentos incluyen la reescritura de la historia de la Segunda Guerra Mundial y la glorificación de los soldados de Ucrania, utilizando legislación y varias publicaciones, así como inventando historias sobre judíos que fueron aliados de las fuerzas nacionales ucranianas durante la guerra, cuando en realidad, los judíos tenían que ocultar su identidad.

.En 2015, el Museo del Holocausto en Washington denunció la legislación ucraniana que pretendía evitar las críticas a la colaboración con los nazis. El Centro Simon Wiesenthal y el Congreso Judío Mundial condenaron la decisión de renombrar importantes avenidas en Kiev con nombres de colaboradores de los nazis. Más aún, el pasado abril se llevó a cabo una marcha en honor a las unidades de las Waffen SS ucranianas que masacraron a miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. En junio, el principal fiscal militar de Ucrania, Anatoli Matios, dijo en una entrevista que los judíos quieren “ahogar a los eslavos en sangre”.

Desde la primavera de 2015, miembros de la milicia de Azov han formado parte de las fuerzas de seguridad regulares en Ucrania, una parte de la Guardia Nacional dependiente del Ministerio del Interior del país. La milicia alienta a los miembros y seguidores a alistarse en el ejército. Sin embargo, la milicia se mantiene como una organización separada.

En diciembre de 2016, el ministro de Interior de Ucrania, Arsen Avakov, considerado el mecenas de Azov y candidato para primer ministro, se reunió con una delegación de laKnesset [parlamento israelí] encabezada por David Amsalem, en una visita oficial a Ucrania. Avakov también se ha reunido con Arye Dery, ministro de interior israelí. Avakov nombró a Vadym Troyan, comandante de Azov de alto rango, jefe de la policía de Kiev. Otro fundador de la milicia recibió otro destacado puesto policial. Estos vínculos se formaron cuando Avakov era gobernador regional, cooperando con las fuerzas neonazis de Patriotas de Ucrania, grupo precursor de Azov.

En enero pasado, el Congreso de los EE. UU. prohibió cualquier apoyo a la milicia ucraniana. Dado que el Ministerio de Defensa de Israel no divulga ninguna información sobre exportaciones de armas, particularmente a Ucrania por temor a la ira rusa, es difícil evaluar el alcance de los vínculos con Kiev, pero estos existen de forma evidente.

La solicitud al tribunal, presentada por el abogado Itay Mack, contiene abundantes evidencias que muestran el aprovisionamiento israelí de armas al régimen ucraniano y asus fuerzas de Azov. Por ejemplo, se han visto soldados ucranianos llevando rifles Tavor de fabricación israelí en desfiles militares en Kiev. En febrero de 2016, se reveló que Elbit Systems [una empresa israelí] formará parte de un grupo que invertirá en el ejército de Ucrania. En abril de 2016, el jefe de la fuerza aérea de Ucrania se reunió con un representante de una compañía de defensa israelí para analizar la mejora de los sistemas de comunicaciones en los aviones de combate y helicópteros de ese país. La compañía ucraniana Fort obtuvo licencia de Israel para fabricar rifles Tavor, Negev y Galil.

En la ciudad de Dnepropetrovsk, en el este de Ucrania, hay una escuela de entrenamiento militar. Su sitio web indica que allí se imparte capacitación a ex oficiales de las FDI [ejército de Israel] y que sus instructores fueron entrenados por israelíes. El sitio web tiene una foto de práctica de tiro con un rifle Tavor. Señala que la escuela entrena aunidades de la Guardia Nacional de Ucrania, cuyos miembros incluyen a milicianos deAzov.

En mayo de 2017, el primer ministro de Ucrania, Volodymyr Groysman, visitó Israel y se reunió con el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, para negociar el suministro dearmas al ejército de Ucrania. En diciembre de ese año, un hombre que afirmaba ser un ex oficial de las FDI [Ejército de Israel] fue entrevistado por los medios de comunicación ucranianos, diciendo que había participado en batallas en el este de Ucrania, donde estaba instruyendo a los soldados. El sitio web de Azov también muestra a miembros de la milicia utilizando rifles Tavor.

Todo esto es una prueba inequívoca de que Israel está exportando armas a Ucrania, sabiendo que llegan a las milicias ultraderechistas, algunas de las cuales son neonazis declarados que cuentan con el apoyo de las autoridades. El Ministerio de Defensa, como es su costumbre, se niega a abordar este tema, respondiendo solo en generalidades sin detallar las consideraciones subyacentes a sus decisiones de aprobación de las exportaciones de armas.

Parece que en este caso el público merece una respuesta más detallada, al igual que los judíos ucranianos que el gobierno israelí supuestamente dice proteger. Incluso si estas armas están actualmente dirigidas a combatir a los rusos, se debe tener en cuenta la posibilidad razonable de que en el futuro se utilicen para lograr otros objetivos, tal vez dirigidos a los grupos minoritarios del país. Entonces será demasiado tarde para detener la colaboración del establishment israelí con el asesinato de judíos y otros. Este sería un capítulo más en la lúgubre historia del uso de armas de fuego israelíes en actos como estos.

Fuente: https://mentirassionistas.wordpress.com/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner