Una conversación con los activistas palestinos más jóvenes de Hebrón: ‘La cámara es nuestra arma pacífica ‘

Foto: Saleh y Abdullah, ambos de 12 años

Por International Solidarity Movement

20 de junio de 2018

Abdullah y Saleh viven con sus familias en la zona bajo control israelí de Tel Rumeida, en la ciudad ocupada de Hebrón. Ambos tienen doce  años y han sido mejores amigos por alrededor de cuatro años. Son los miembros más jóvenes de Human Rights Defenders (HRD), un colectivo de activistas palestinos que usan el periodismo y el video para exponer los crímenes cotidianos cometidos por las fuerzas de ocupación israelíes y los colonos sionistas en Hebrón (Al-Khalil). Hablamos con ellos sobre su trabajo, su motivación y sus experiencias en el trabajo.

¿Cómo se involucraron con los defensores de los derechos humanos?

Abdullah: Me encanta hacer esto. De todos modos, siempre andaba con mi cámara para filmar a mis amigos, pero empecé a filmar para HRD hace aproximadamente un año. Nuestros padres [Badee Dueik e Imad Abu-Shamsiya, ambos miembros prominentes de los defensores de los derechos humanos y activistas locales] nos enseñaron cómo capturar la violencia del ejército y la humillación sufrida de los palestinos por parte de soldados y colonos en videos.

Saleh: He estado documentando los crímenes de la ocupación desde que tenía unos ocho años. Paso a paso, aprendí a usar la cámara filmando a los soldados. Nuestros padres ayudaron con la parte técnica como la edición, nos dieron ideas sobre cómo hacer películas o de dónde filmar, y nos enseñaron cómo protegernos unos a otros.

¿Y cómo se protegen el uno al otro?

Saleh: Uno de nosotros siempre está filmando al otro. En febrero, estábamos filmando soldados, quienes provocaban, humillaban y detuvieron a palestinos en la mezquita de Ibrahimi, cuando luego arrestaron a Abdullah, yo logré escapar y me aseguré de filmar todo. Esto ayudó con el arresto porque sabíamos a dónde llevaron a Abdullah, y era una prueba de que él no había hecho nada malo. No había ningún medio alrededor, yo era el único allí, así que si no lo hubiera filmado no hubiéramos sabido que había pasado.

Abdullah: Antes de eso, en octubre, fui arrestado y recluido por un día por los soldados, y Saleh filmó eso también. Estaba de camino para visitar a mis abuelos, cuando arrestaron a 18 niños, incluyéndome a mí, porque dijeron que habíamos estado arrojando piedras. Mi padre estaba en Irlanda en ese momento, y solo se enteró cuando vio mi video en nuestra página de Facebook.

Saleh: Usamos los videos como evidencia, prueba de que son los soldados quienes cometen los crímenes, no nosotros. Filmamos para exponer las violaciones del derecho internacional por parte de la ocupación.

¿Han tenido que lidiar con otros problemas cuando han estado filmando?

Abdullah: En diciembre, mi tío estaba enfermo y necesitaba tratamiento en el hospital, así que mi otro tío se fue con él. En la rotonda de Zaher, el ejército no los dejó pasar y comenzó a golpear a mi tío enfermo. Cuando mi otro tío trató de protegerlo, los soldados también lo golpearon, pero logró escapar. Luego llevaron a mi tío enfermo al puesto de control militar, y fui a filmar la situación. Me dijeron que me fuera pero me negué, no estaba haciendo nada ilegal. Entonces me arrestaron y me tuvieron por siete horas.

Saleh: La última vez que detuvieron a Abdullah fue en febrero, cuando lo retuvieron durante tres horas. Todos los adultos fueron a marchar a través del zoco a la mezquita Ibrahimi, y Abdullah y yo fuimos a representar a HRD. Estábamos filmando personas humilladas, registradas y detenidas. Los soldados nos dijeron que nos fuéramos, pero nos quedamos para seguir filmando, así que nos siguieron y arrestaron a Abdullah, situación que filmé.

Abdullah: Mi papá les preguntó a los soldados por qué me habían arrestado. Le dijeron que era porque estaba filmando, y mi padre dijo: “Le enseñé a hacer eso”.

Saleh: Utilizamos estas pequeñas cámaras de video de Panasonic, como todos los miembros de HDR, porque son menos obvias. Pero los soldados y la policía a menudo las confiscan o las rompen, lo cual es otro problema que tenemos que enfrentar.

Saleh nos muestra las cámaras de video que utiliza HRD

Su trabajo puede ser peligroso. Por ejemplo, hemos presenciado que ustedes dos están expuestos a los gases lacrimógenos durante las demostraciones. ¿Cómo lidian con eso?

Abdullah: Da miedo. Sí, me asusto cuando disparan gases lacrimógenos, lo que nos hace llorar, arrojan granadas de aturdimiento y disparar balas de acero recubiertas de goma y munición real al pueblo palestino que no tiene nada con que protegerse.

Saleh: Es peligroso, pero tratamos de protegernos manteniendo una distancia entre nosotros y los soldados, y usando el zoom en las cámaras. También tratamos de proteger a los voluntarios del ISM filmando.

Cuéntenos más sobre lo que han visto y captado con la cámara.

Saleh: Un día, los soldados humillaban a los estudiantes que iban a la escuela en el vecindario de Jaber al lado del puesto de control de la mafia. Amir [otro joven miembro de Defensores de Derechos Humanos cuyo padre, Aref Jaber, también es un activista local y parte de HRD] estaba filmando la evidencia a distancia. Cuando los soldados vieron que estaban siendo grabados, liberaron al niño que estaba siendo registrado y detenido.

Abdullah: La cultura de que los niños puedan documentar los crímenes de las Fuerzas de Ocupación israelíes realmente los asusta. La nueva ley [el Knesset está considerando una ley que prohíbe fotografiar o filmar a los soldados, punible con hasta 10 años de prisión] demuestra que lo que estamos haciendo es trabajar, está haciendo la diferencia. Un niño puede romper la imagen de Israel con solo una cámara.

Saleh: La cámara es nuestra arma pacífica.

Abdullah usa su cámara fuera de su casa en Tel Rumeida

¿Qué quieren hacer cuando sean mayores?

Saleh: Los dos queremos ser periodistas, para poder seguir exponiendo los crímenes de la ocupación israelí. Quiero trabajar con medios internacionales, como Al-Jazeera, porque llega a más personas.

Abdullah: Yo también. Queremos mostrarle a todo el mundo, a árabes, israelíes y a la comunidad internacional, los males de la ocupación.

Saleh: Todavía quiero trabajar para HRD también.

Abdullah: Pero HRD no es internacional, recuerda.

Saleh: ¡Haré ambas cosas!

¿Cómo se obtienen las mejores tomas?

Saleh: Sostenga su muñeca filmadora con su otra mano y mantenga su brazo sosteniendo la cámara cerca de su cuerpo, para evitar que tiemble.

Abdullah: recuerda la regla de los terceros: utiliza la cuadrícula de la cámara para equilibrar lo que está en el cuadro y deja un espacio sobre la cabeza de la persona que estás filmando para mostrar dónde está ocurriendo el incidente. También podemos escalar paredes y techos para tener una mejor vista porque somos más pequeños que los demás, ¡así que puede ser una ventaja!

Saleh: Lo principal para recordar es mantenerse a salvo: mantenerse alejado de los soldados y la violencia.

Los chicos nos muestran cómo mantener la cámara estable

¡Son unos de los activistas más jóvenes en toda Palestina! ¿Pueden decirnos más sobre eso?

Abdullah: Sentimos que es nuestra responsabilidad mostrarle a la comunidad internacional la realidad aquí, y un día esperamos ir al extranjero para contarle al mundo lo que está sucediendo. Me encanta hacer esto.

Saleh: Yo también. Es un mensaje importante que queremos decirle al mundo: hay niños aquí que intentan mostrarte lo que está sucediendo. La ocupación no es solo un problema para los adultos sino también algo que los niños sufren desde el momento en que nacen. Estamos documentando las injusticias cotidianas cometidas por las fuerzas israelíes, y esto prueba que incluso los niños pueden usar la resistencia no violenta para luchar contra la ocupación.

Abdullah: Grabamos lo que los niños tienen que enfrentar esta ocupación militar desde nuestro propio punto de vista, como el encarcelamiento de un niño. Nuestros videos pueden ser utilizados en la corte penal internacional. Subimos nuestro material a YouTube y luego realizamos documentales, que muchas plataformas de medios usan.

¿Hay algo más que quieran decirles a las personas que leerán esta entrevista?

Saleh: Nos gustaría alentar a más niños en Palestina a involucrarse aprendiendo cómo documentar la brutal ocupación y exponer la violencia que ocurre todos los días.

Abdullah: Queremos pedirles a los niños internacionales de todo el mundo que levanten una cámara como arma pacífica para usar contra cualquier injusticia, por pequeña que sea.

Un desconcertado vecino observa mientras los chicos disfrutan de estar frente a la cámara por primera vez

Todos los videos presentados fueron filmados por Abdullah o Saleh para Defensores de Derechos Humanos.

Vea más sobre el trabajo de los Defensores de los Derechos Humanos aquí.

Firme la petición llamando al parlamento de Israel a oponerse al proyecto de ley que criminaliza la documentación de los soldados aquí.

Traducido por: Badee Dueik e interpretado para artículo escrito por miembros de ISM

Fuente: ‘The camera is our peaceful weapon’: In conversation with the youngest activists in Hebron

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: International Solidarity Movement / Traducción: Palestinalibre.org

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner