Ramzy Baroud: 8 cosas que aprendí sobre Palestina mientras recorría 8 países occidentales

Foto: lanzamiento del último libro de Ramzy Baroud – “La última tierra: una historia palestina” el 27 de marzo de 2018.

30 de mayo de 2018

Por Ramzy Baroud,

El 20 de febrero, me embarqué en una gira literaria mundial que, hasta el momento, me ha llevado a ocho países diferentes. El tema principal de todas mis charlas en diversas plataformas culturales, académicas y medios fue la apremiante necesidad de reenfocar la discusión sobre Palestina en la lucha, las aspiraciones y la historia del pueblo palestino.

Pero, al interactuar con cientos de personas y al estar expuestos a múltiples medios de comunicación, tanto convencionales como alternativos, también aprendí mucho sobre el cambiante estado de ánimo político en Palestina en el mundo occidental.

Mientras que las naciones que he visitado – EE. UU., Canadá, el Reino Unido (Inglaterra y Escocia), los Países Bajos, Austria, Australia y Nueva Zelanda – de ninguna manera representan a todos los países occidentales, las diversas plataformas existentes me permitieron para obtener una perspectiva razonablemente buena sobre las ideas, las percepciones y las actitudes de las personas en el gobierno, los medios, el mundo académico y la sociedad civil.

En primer lugar; la base de apoyo de la sociedad civil para Palestina está creciendo exponencialmente, no solo por la cantidad de personas que están interesadas o preocupadas en aprender sobre Palestina, sino también en la naturaleza de ese compromiso. El desapego o la pérdida de esperanza del pasado, ha desaparecido por completo, siendo reemplazado por un enfoque proactivo, en tanto las personas quieren ser agentes de cambio a nivel local y nacional.

Segundo; el consenso con respecto al apoyo al movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) está en constante aumento entre sindicatos, iglesias, campus universitarios, etc. La vieja opinión de que este movimiento era divisivo y contraproducente difícilmente tiene mucho terreno en estos días, y la mayoría de los debates restantes sobre el movimiento no se refieren a la ética de la estrategia de boicot, sino a la naturaleza y el alcance del boicot.

En tercer lugar; el grado de decisión en el apoyo a los palestinos también se ha acentuado. Las posturas tibias que apostaron en el “movimiento por la paz” israelí o “palomas” del Partido Laborista, mientras que condenaban a “extremistas de ambos lados”, tienen un atractivo cada vez menor.

De hecho, las sucesivas guerras israelíes en Gaza y el asedio continuo en la Franja han llevado gradualmente, pero irreversiblemente, la narrativa de Palestina hacia una dirección completamente nueva, que tiene poco margen para esperar un despertar israelí. La reciente respuesta letal de Israel a las protestas pacíficas de la Gran Marcha del Retorno en Gaza ha impulsado aún más el apoyo a los palestinos, incluso entre audiencias relativamente apolíticas.

En cuarto lugar; incapaces de rechazar los crecientes movimientos pro-palestinos, los partidarios israelíes y los pro-israelíes están impulsando, como nunca antes, la acusación de antisemitismo contra quienes cuestionan la ocupación israelí, usan el término “apartheid israelí” o apoyan al movimiento BDS.

Mientras la táctica ya no silencia la discusión sobre Palestina, se está creando la distracción necesaria para desviar la atención, la energía y los recursos hacia cuestiones menos urgentes. Un ejemplo de ello es la obsesión de los medios británicos por el, supuestamente, desenfrenado antisemitismo dentro del Partido Laborista en un momento en que miles de habitantes de Gaza resultaron heridos y decenas murieron mientras protestaban pacíficamente en Gaza.

Quinto; es menos probable que los jóvenes se sientan intimidados por tácticas israelíes de larga duración. Si bien la generación anterior de líderes y activistas de la sociedad civil están involuntariamente en deuda con las muchas tácticas de difamación utilizadas por Israel y sus seguidores, la generación más joven no se intimida tan fácilmente. Parte de la razón es que los medios digitales, en particular las redes sociales, han ayudado a los jóvenes a alcanzar un grado de conectividad global que ha aumentado su sentido de unidad y resolución.

La nueva generación de estudiantes universitarios palestinos y jóvenes intelectuales también están reclamando su papel en esta trayectoria. Su capacidad de conectarse con las sociedades occidentales como personas internas y externas ha ayudado a cerrar brechas culturales y políticas.

En sexto lugar; aunque las ideas de “la soluión d eun úncio Estado democrático” aún no han alcanzado la masa crítica que podría junto a la intención de, eventualmente, impulsar un cambio en las políticas entre varios gobiernos, la llamada “Solución de Dos Estados” ya no requiere un seguimiento dedicado. Es casi una inversión total de los puntos de vista que impregnaron los discursos durante mis giras mundiales anteriores, hace casi 20 años.

Siete; algunos círculos intelectuales, e incluso círculos de la sociedad civil, todavía están obstruidos por el pensamiento erróneo de que la mejor manera de transmitir el punto de vista palestino es a través de los no palestinos. Esta creencia incluso es defendida por algunos palestinos (especialmente miembros de generaciones anteriores que sufrieron marginación y discriminación política y cultural).

Asistentes al lanzamiento del último libro de Ramzy Baroud, The Last Earth: A Palestinian Story, el 27 de marzo de 2018 [Jehan Alfarra / Middle East Monitor]

Aunque muchos intelectuales judíos y occidentales anti-sionistas han sido colocados en el centro de la escena para articular un mensaje palestino, la alienación de los palestinos de su propio discurso ha resultado costosa. A pesar del fuerte y creciente apoyo a Palestina, todavía existe una seria deficiencia en una comprensión auténtica de Palestina y las aspiraciones del pueblo palestino: su historia, cultura, realidades cotidianas y puntos de vista.

No es necesario decir que lo que se necesita es una recuperación urgente y completa de la narrativa sobre Palestina y la descolonización del discurso palestino.

Ocho; a menudo se destaca la conexión entre la lucha palestina por la libertad y la de otros grupos de poblaciones sujetas a colonización, pero se puede hacer mucho más. Los partidarios israelíes están promoviendo activamente la noción engañosa de que los israelíes son los “nativos” de la tierra y, por lo tanto, están llegando a las comunidades indígenas de todo el mundo en busca de un terreno común. La realidad es todo lo contrario, los grupos pro-palestinos pueden hacer mucho más para vincular la lucha de los indígenas palestinos con la de otros grupos indígenas y otros grupos oprimidos e históricamente marginados en todo el mundo.

Una experiencia general, pero igualmente importante, que he experimentado a lo largo de mi viaje de tres meses han sido las numerosas iniciativas personales y grupales llevadas a cabo por miles de personas en todo el mundo en solidaridad con el pueblo palestino: Salma, de 11 años, quien convenció a todos sus compañeros de clase en Perth, Australia, para que escribiesen Palestina en el mapa de su clase de geografía, a pesar de saber que todos serían marcados por su acción; a la pareja de ancianos en Auckland, Nueva Zelanda, quienes, bien entrados en sus 80 años y caminando con mucha dificultad, continúan repartiendo volantes de Palestina a los transeúntes en una concurrida esquina de la calle, todas las semanas, durante los últimos 20 años.

Son estas personas, y millones como ellos, quienes representan la verdadera circunscripción para Palestina. Son luchadores en las trincheras de la solidaridad humana que ni Israel ni nadie puede vencer.

Fuente: Ramzy Baroud, Middle East Monitor en Español

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Palestina Soberana - Nuestro Sitio