El desigual saldo de victimas en el conflicto entre Israel y Palestina en el siglo XXI

Foto: un manifestante palestino tira una piedra durante una protesta en la Franja de GAza el pasado viernes 18 de mayo.

20 de mayo de 2018

Por Laura Aragó

Desde el año 2000 han muerto cerca de 9.500 palestinos y 1246 israelíes. “Este es un nuevo capítulo de la deshumanización de mi pueblo” declaraba la embajadora palestina en La Haya, Rawan Sulaiman. Se refería a una nueva intervención del ejército israelí que ha matado en el último mes a más de 100 palestinos y ha herido a otros 3.000.

Hacía un mes que la resistencia palestina se manifestaba todos los viernes en una campaña de acercamiento a las zonas fronterizas. Era la llamada “Marcha del Retorno” que culminaba este martes 15 mayo con una gran protesta por la conmemoración de los 70 años de la fundación del Estado de Israel, también llamada Nakba —catástrofe, en árabe— para los palestinos.

La jornada del lunes es la más sangrienta desde el año 2014

El día antes de la celebración Israel abrió fuego y obligó a la organización a suspender la convocatoria: un dispositivo militar que contaba con francotiradores y drones de gases lacrimógenos mató este lunes a 62 personas e hirió a otras 2.771 —casi la mitad de ellas con heridas de bala y metralla—. Ese día más de 44.000 palestinos habían salido a la calle para protestar, además, contra la inauguración de la embajada de EE.UU. en Jerusalén.

Desde el año 2000 han muerto a manos del ejército de Israel 9.476 palestinos en Israel y en los territorios ocupados de Cisjordania y la Franja de Gaza. Son datos recopilados por el B’TSELEM — el Centro de Información Israelí por los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados— y según los cuales también han muerto durante este período de tiempo y a causa del conflicto 1.246 israelíes.

Aún así, la jornada del lunes es la más sangrienta desde 2014, cuando Israel emprendió la operación militar “Margen Protector” y acabó en dos meses con la vida de 2.310 palestinos. Entre el 8 de julio y el 26 de agosto de 2014, Israel lanzó una ofensiva contra Gaza con fuego de aviación y artillería que destruyó 18.000 viviendas y más de 108.000 familias se quedaron sin hogar. El balance para los israelíes fue de 73 bajas —67 militares y 6 civiles—.

La ofensiva pretendía dar respuesta al asesinato de tres jóvenes israelíes que fueron secuestrados cuando hacían autostop en la Cisjordania ocupada y al lanzamiento de cohetes por parte de la milicia de Hamas.

Desde que en 2007 desalojaron los colones de la franja de Gaza y empezó el bloqueo, Israel ha protagonizado una de esas acciones militares cada dos o tres años

Para Félix Arteaga, investigador principal de seguridad y defensa del Real Instituto Elcano, este tipo de ofensivas le sirven a Israel para marcar las reglas del enfrentamiento y como medidas disuasorias de cara a futuras acciones.

Y por desproporcionada que sea la actuación, Israel justifica el uso de la fuerza como medida reactiva. “Forman parte de actuaciones rutinarias de control de fronteras que en ningún caso implican un estado de emergencia o situación de guerra para el Ejército de Israel, que tiene la atención puesta en el Líbano y Siria”, explica el académico.

“Israel es consciente de que Hamas no ha tenido ni tiene capacidad para enfrentarse militarmente a las fuerzas israelíes

FÉLIX ARTEAGA Investigador principal de seguridad y defensa del Real Instituto Elcano

Desde que en 2007 desalojaron los colones de la franja de Gaza y empezó el bloqueo, Israel ha protagonizado una de esas acciones militares cada dos o tres años. Antes de la operación “Margen Protector”, entre diciembre de 2008 y enero de 2010 el ejército emprendió una ofensiva por tierra, mar y aire llamada “Plomo Fundido”. Bajo el pretexto de destruir objetivos de Hamás la intervención se saldó con 1.300 muertos y 5.000 heridos. La mayor masacre en la zona desde hacía 40 años.

En este sentido, Mar Benseny, responsable de Oriente medio en el Instituto Internacional para la Acción Noviolenta (Novact) pone el foco en la importancia de la industria armamentística para Israel. “Los enfrentamientos en Gaza les sirven como un escaparate para después vender armas a occidente”, cuenta.

“Los enfrentamientos en Gaza les sirven como un escaparate para después vender armas a occidente”

MAR BENSENY Responsable de Oriente medio en Novact

“La estrategia militar solo refuerza la política” explica Benseny. Una táctica de bloqueo mediante la cual llevan a la población de Gaza al límite de la desesperación. Según los datos de Naciones Unidas, actualmente el 95% del agua no es potable, solo tienen acceso a 4 horas de electricidad al día y la tasa de desempleo es del 45% sin capacidad para movilizarse libremente a otras áreas.

Y frente a cualquier protesta, el ejército Israelí responde con una capacidad armamentística que no disponen los palestinos. “Prueban nueva tecnología que les permite entrar en combate sin que se pongan en riesgo sus vidas”.

El enfrentamiento entre palestinos e israelíes no es, ni de lejos, de igual a igual. Arteaga insiste en que “Israel es consciente de que Hamas no ha tenido ni tiene capacidad para enfrentarse militarmente a las fuerzas israelíes”. Existen unos ocupantes y unos ocupados y es difícil establecer una vía de diálogo mientras las posiciones de poder sean tan desequilibradas.

La madre de una niña de 8 meses llora su muerte , después de inhalar gas durante las protestas en Gaza.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/internacional/20180520/443683998569/victimas-conflicto-israel-palestina.html

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner