Editorial del diario colombiano “El Tiempo”: Los muertos de Gaza

16 de mayo de 2018

Desmedida e inaceptable la respuesta de Israel a las protestas del pueblo palestino el lunes pasado.

Desde que fue un hecho la fecha del 14 de mayo como día de la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, aumentaron los temores sobre lo que podría ocurrir ese día en términos de las protestas de la población palestina.

El evento fue visto por varios observadores como un cierre con broche de oro de las celebraciones de este país con motivo de su aniversario 70. Desde la otra orilla, la palestina, se conmemoran 70 años de la Nakba: el desplazamiento masivo de miles de palestinos como consecuencia del nacimiento del Estado de Israel y del conflicto que inmediatamente se generó con este pueblo.

Y si bien se esperaba que una fecha tan crítica tuviera un marco de extrema tensión, nadie se imaginó el balance de muertos y heridos que dejó la jornada de protesta del pueblo palestino: más de 60 perdieron la vida, mientras que la cifra de heridos ronda los 2.400, muchos de ellos con bala. Los hospitales de la Franja de Gaza lanzaron este martes un SOS: el personal médico no logra atender a todos los heridos que han recibido en las últimas horas, y, en general, en los días recientes, pues ya son siete semanas de protestas que han dejado, en total, más de 10.000 heridos y más de cien muertos.

Les corresponderá a otros países, ya no a Estados Unidos, esforzarse al máximo para que no reine la insensatez.

Más allá de las consideraciones que puedan hacerse sobre el conflicto palestino-israelí, que también completa ya siete décadas, el baño de sangre del lunes pasado tiene que ser objeto de condena. Aquí hubo un uso desproporcionado de la fuerza de un Estado contra civiles. Que algunos de estos pudieran estar armados por pertenecer a agrupaciones radicales —lo cual entra dentro de lo factible— no puede justificar, de ninguna manera, el poder de fuego desplegado por el Ejército israelí.

Distintas voces en el mundo, desde Estados hasta analistas, han condenado, con toda la razón, que en lugar de recurrir a armamento antidisturbios, que es el que debe utilizarse en caso de protestas como la de marras, Israel haya optado por enfrentarla con francotiradores dotados de armas de fuego, con proyectiles no precisamente de goma.

No es bien vista tampoco la postura asumida por Estados Unidos, de bloquear la adopción de un comunicado del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para pedir una investigación independiente sobre lo sucedido. Claridad debe haber, en todo caso.

A lo anterior hay que agregar el hecho de que la determinación de Trump de hacer realidad el traslado, sumado a lo ocurrido el lunes y a las consecuencias que ha tenido en la región la decisión de Estados Unidos de abandonar el pacto nuclear con Irán —actitud aplaudida por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu—, ha minado notablemente su rol de mediador en la búsqueda de una salida negociada del conflicto que en las últimas décadas había asumido el país del norte.

Hoy, para tristeza del mundo, la situación en esta conflictiva zona del planeta parece haber tomado el rumbo de la insensatez. Por fortuna, voces y actitudes prudentes que se han visto en estos días permiten albergar la esperanza de que tal dirección no sea irreversible.

editorial@eltiempo.com

Fuente: http://www.eltiempo.com/opinion/editorial/los-muertos-de-gaza-protestas-en-palestina-217866

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Palestina Soberana - Nuestro Sitio