Nuevo programa califica a los estudiantes de Palestina para las escuelas Ivy League

Foto:  la iniciativa de $ 2 millones, llamada Bridge Palestine, es el primer programa de este tipo en el país

13 de marzo de 2018

Por
El programa gradúa a su primer grupo de 110 estudiantes y 50 de ellos son aceptados tempranamente en escuelas como Harvard.

Nora Marzouqa, una palestina de 17 años de Belén ha querido estudiar en la Universidad de Harvard desde que tiene memoria. Pero la aspirante a médico  creció creyendo que su sueño estaba fuera de su alcance.

“He visto a miembros de mi familia tratar de estudiar en el extranjero pero no pudieron por razones financieras y también porque tenemos que hacer el Tawjihi [examen de matriculación palestina] y la mayoría de las universidades en el extranjero no reconocen estos puntajes en las pruebas”, dice a Al Jazeera. “Parecía imposible para mí, no sabía cuál era el proceso ni cómo hacerlo”.

Cuando llegó al décimo grado, a los 14 años, Nora se enteró de un nuevo programa nacional de educación de tres años que prometía la aceptación de los estudiantes de secundaria a las mejores universidades de los Estados Unidos y el Reino Unido .

La iniciativa llamada Bridge Palestine es el primer programa de este tipo en el país. Su objetivo es llenar los vacíos en el sistema educativo local mediante el suministro de clases extracurriculares diseñadas para capacitar a estudiantes de alto potencial para competir por la educación en el extranjero.

El proyecto de $ 2 millones fue lanzado por Taawon, la mayor organización palestina sin fines de lucro comprometida con el desarrollo local.

“Es muy importante para nosotros decir que aquí estamos, somos palestinos, estamos bajo ocupación, y debido a eso, no podemos acceder a una buena educación. Ahora, estamos haciendo esto para demostrar que podemos desafiar esta realidad.”

Tafeeda Jarbawi, director general de Taawon

De los 3,350 postulantes al programa de toda la Palestina histórica , Nora fue una de los 400 estudiantes que tuvieron éxito. Después de completar el Bridge Palestine recibió su carta de aceptación de la Universidad de Harvard en su cumpleaños número 17. “Fue una sensación surrealista”, dice, y agrega que ganó una beca del 85 por ciento.

Nora dice que escogió la Universidad de Harvard para sus oportunidades de investigación en medicina [Cortesía de Taawon]

La ambiciosa adolescente fue capitán del equipo de debate nacional palestino durante dos años, compitiendo en campeonatos escolares internacionales en Singapur, Alemania y Eslovenia.

“Conocí a mucha gente que terminó yendo a universidades prestigiosas”, dice Nora. “La participación en estos campeonatos me permitió ver que no soy muy diferente de las personas que ingresan en estas universidades”.

Ese es el mensaje exacto del programa que ayudó a propulsar a Nora a la Universidad de Harvard: los estudiantes palestinos también pueden hacerlo.

‘La mejor inversión para Palestina’

Aunque 400 estudiantes fueron aceptados en el programa al principio, los estudiantes fueron filtrados cada año en función de sus habilidades y calificaciones para continuar en el programa y postularse para universidades en el extranjero, dejando 110 estudiantes que lograron graduarse.

Hasta el momento, 50 estudiantes han recibido aceptaciones anticipadas en universidades de primer nivel como la Universidad de Stanford, King’s College London y la Universidad de Manchester y 60 candidatos restantes esperan recibir noticias en los próximos meses.

Para ingresar a Bridge Palestine, los postulantes debían superar tres etapas: una prueba de aptitud, entrevistas grupales e individuales, además de pruebas sobre su capacidad para resolver problemas y desafíos.

Una delegación de estudiantes fue enviada a las universidades de los Estados Unidos durante un mes para aprender sobre el sistema educativo, como parte del programa [Cortesía de Taawon]

Según Tafeeda Jarbawi, directora general de Taawon, el programa empleó selección positiva para aumentar la representación de mujeres y estudiantes desfavorecidos.

“Les enseñamos cómo escribir buenos ensayos, cómo tener éxito en las entrevistas, cómo ser buenos ciudadanos, las habilidades básicas del diálogo, cómo ser conducidos racionalmente y no emocionalmente, qué tipo de preguntas deben hacer, cómo tener una actitud abierta y estar abierto a la diversidad “, dijo Jarbawi a Al Jazeera desde la ciudad ocupada de Cisjordania de Ramallah.

“Realmente creo que si estas personas regresan a Palestina, harán una gran diferencia. Volverán como líderes”.

Tafeeda Jarbawi, director general de Taawon

Durante el verano, una delegación de estudiantes fue enviada a universidades estadounidenses durante un mes para aprender sobre el sistema educativo y los diferentes tipos de profesiones que podrían considerar.

“Todos los días traían a otra persona para que nos hablara de su profesión. Por ejemplo, un agente de policía. Nos hablaban durante una hora y respondían a todas nuestras preguntas sobre su campo de trabajo para que fuera una carrera profesional”Akram Sbeih, un estudiante que fue aceptado en la Universidad de Stanford, le dijo a Al Jazeera.

Akram Sbeih, de 17 años, es de la aldea de Kufr Rai en el norte de Cisjordania [Cortesía de Taawon]

Taawon ahora está considerando transformar el proyecto en una academia.  “Cuando el estudiante se gradúa y se convierte en científico o economista o incluso regresa [a Palestina] para trabajar en política y trata de resolver problemas sociales o políticos, esta inversión es realmente la mejor inversión para Palestina y para el mundo árabe”. dijo Jarbawi.

Cree que el programa es requerido para remediar muchos problemas dentro del sistema educativo local así como aquellos que resultan de la ocupación israelí, es decir, restricciones en el currículo y financiamiento palestino.

Llenar las lagunas

Yahya Hijazi, un investigador de educación que trabaja en la Universidad Al Quds, dice que las escuelas en la Palestina histórica tienden a no tener la capacidad de preparar a los estudiantes para la aceptación en universidades en el extranjero.

“El problema principal es que el sistema educativo es muy tradicional. No tienen los recursos y no hay nadie que encienda la chispa de excelencia y creatividad dentro de los estudiantes”, le dice Hijazi a Al Jazeera desde Jerusalén.

“Si gasto seis o siete años de mi vida en el extranjero para aprender, quiero volver y proporcionar a Palestina nuevas soluciones”.

Marah Akhdar, aceptada en el King’s College de Londres

“Todo lo relacionado con la personalidad del alumno, su capacidad para tomar decisiones, expresarse, cambiar, liderar, participar en discusiones y debates, escribir bien, proponer una idea o criticarla, estas cosas no existen en nuestros libros, desafortunadamente “, agrega.

“Los estudiantes que tienen un gran potencial no tienen la oportunidad de explorar sus habilidades y desarrollarlas”.

Fondos

Pero aunque Bridge Palestine puede ofrecer a los estudiantes la oportunidad de estudiar en el extranjero, no puede asegurar becas o fondos para ellos.

Marah Akhdar, una estudiante de Beit Hanina en Jerusalén, fue aceptada en el King’s College London para estudiar medicina, pero aún no ha podido obtener fondos.

“No hay nada seguro hasta que aseguremos los fondos para mi matrícula”, le dice a Al Jazeera. “No obtener una beca es mi mayor temor”, continúa Marah, que espera convertirse en cirujana cardiotorácica.

Taawon está listo para lanzar una campaña de recaudación de fondos,  Jarbawi dice que los miembros de la junta directiva intervendrán.

“Los estudiantes sabían desde el principio que no se trata de obtener becas, sino de garantizar las aceptaciones, pero no los vamos a dejar solos, ” afirma.

“Este es un problema que planteamos desde el inicio del programa. Pero es muy importante para nosotros decir que aquí estamos, somos palestinos, estamos bajo ocupación, y debido a eso, no podemos acceder bien a la educación. Ahora estamos haciendo esto para demostrar que podemos desafiar esta realidad “, dice Jarbawi.

“Realmente creo que si estas personas regresan a Palestina, harán una gran diferencia. Volverán como líderes”.

El programa incorpora estudiantes de toda la Palestina histórica, incluida Gaza [Cortesía de Taawon]

Los estudiantes también están ansiosos por regresar y contribuir. Akram, quien fue aceptado en Stanford quiere estudiar informática. “Las empresas de programación pueden generar una gran cantidad de ingresos para Palestina mediante la exportación de sus programas en el extranjero”, dice.

Del mismo modo Marah, la aspirante a cirujana cardíaca, dice que quiere mejorar el sector de salud palestino. “Si invierto seis o siete años de mi vida en el extranjero para aprender, quiero volver y proporcionar a Palestina nuevas soluciones. “Cuando ves universidades en el extranjero, sientes que pueden darte una ventaja, que pueden enseñarte cosas nuevas para que puedas implementarlas en casa”.

Fuente: https://www.aljazeera.com/indepth/features/programme-qualifies-palestine-students-ivy-league-schools-180312111727408.html

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner