Dinero judío continua aceitando decisiones estadounidenses

23 de febrero de 2018

Por Daniel Kupervaser

Probablemente no se pueda encontrar una expresión más apropiada para caracterizar la conducta de ciertos donantes judíos en la política estadounidense que aquella que dice “el apetito viene con la comida”.

Como ya se informó oportunamente, la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel se materializó dentro de su administración como resultado de presiones con enorme poder de influencia, entre otros, de Sheldon Adelson, conocido magnate judío que goza del título de mayor donante a la campaña electoral de Trump a la presidencia[1]. El mismo Trump aseguró que el traspaso de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén requería un plazo determinado por lo que no se llevaría a cabo en términos inmediatos, sino en un plazo razonable de años.

Como se sabe, la paciencia y la tolerancia no son caracteres propios del judaísmo, y menos de la sociedad israelí. Ante la imprecisa y vaga agenda de la promesa de Trump, la topadora de la presión judía en Estados Unidos puso en marcha sus motores exigiendo el traslado inmediato de la embajada. La diplomacia estadounidense, con su Secretario de Estado Tillerson a la cabeza, expresó repetidamente su oposición a la anticipación del traspaso. De nada valió esta jerárquica función frente a un donante como Adelson. Trump tomó la decisión de abrir la embajada estadounidense en Jerusalén el 14 de mayo próximo, coincidiendo con los festejos del 70 aniversario de la independencia de Israel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Adelson y Trump

Pero aquí no termina la proeza del dinero judío. Aparentemente, en discusiones internas se mencionaron argumentos de un elevado costo financiero para llevar a cabo el traspaso completo en el futuro y no reducido a un pequeño edificio ya existente como está previsto para el mes de mayo. Se debe tener en cuenta que se trata de una embajada que ocupa a más de mil funcionarios.

¿Cuál es la solución? Nuevamente dinero judío que aceita la toma de decisiones a favor de Israel en la administración estadounidense. Y así lo describen los diferentes medios informativos de Israel y del mundo: “Adelson propuso al gobierno de Trump financiar parte del costo del traspaso de su embajada a Jerusalén que según los expertos podría sumar varios cientos de millones de dólares”.

Que el pueblo estadounidense se comporte pasivamente ante su gobierno dominado por dinero detrás de intereses foráneos, allá ellos. Pobres. La situación es mucho más problemática para el pueblo judío y la colectividad judía estadounidense. Si no se logra detener esta nefasta conducta de basarse en dinero judío estadounidense para influir en la toma de decisiones a favor de Israel, tarde o temprano esto puede llegar a terminar en una tragedia. No en vano ciertos sectores allegados a la comunidad judía del país del norte expresaron su malestar.

Ojalá me equivoque

Herzlya – Israel 23-2-2018

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

[1] “Pence, Adelson y Friedman presionaron a Trump por la embajada en Jerusalén”, Walla, 9-12-18, “Anticipación en el traspaso de la Embajada a Jerusalén”, New 1, 23-2-18.

Fuente: http://daniel.kupervaser.com/2018/02/24/dinero-judio-continua-aceitando-decisiones-estadounidenses/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner