Netanyahu acusado de haber hecho uso ilegítimo del poder gubernamental

06 de abril de 2021

La fiscal principal de Israel, Liat Ben-Ari, dijo ayer a los jueces que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, «hizo un uso ilegítimo del gran poder gubernamental que se le confió» para servir a sus «asuntos personales».

Al esbozar el caso en el que Netanyahu está siendo juzgado por corrupción, Ben-Ari dijo al tribunal que el primer ministro estaba involucrado en «un grave caso de corrupción gubernamental». Añadiendo que Netanyahu había «hecho un uso ilegítimo del gran poder gubernamental que se le ha confiado», en sus relaciones con los ejecutivos de los medios de comunicación «con el fin de promover sus asuntos personales.»

Netanyahu está acusado de aceptar regalos indebidos y de tratar de intercambiar favores reglamentarios con los magnates de los medios de comunicación a cambio de una cobertura positiva, acusaciones que él niega.

Tras la intervención de Ben-Ari, insistió en que fue la fiscalía la que abusó de su cargo. «Esto es lo que parece un intento de golpe de estado», dijo Netanyahu.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

La AP pide al Cuarteto que presione a Israel para que permita elecciones en Jerusalén

Foto: el ministro de Asuntos Exteriores palestino, Riyad al-Maliki, el 26 de febrero de 2020 en la Oficina de la ONU en Ginebra [FABRICE COFFRINI/AFP vía Getty Images. 

06 de abril de 2021

La Autoridad Palestina (AP) instó ayer al Cuarteto para Oriente Medio a que presione a Israel para que permita la celebración de elecciones parlamentarias palestinas en la Jerusalén Oriental ocupada, informó la agencia de noticias Wafa.

En una carta enviada por el ministro de Asuntos Exteriores y Expatriados de la AP, Riyad Al-Maliki, a los miembros del Cuarteto -el secretario general de la ONU, António Guterres, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, el ministro de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, y el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken-, el funcionario palestino destacó los pasos dados para la celebración de las elecciones en mayo, incluida la actualización del registro electoral y la aceptación de las listas de candidatos electorales.

Subrayó la importancia de celebrar las elecciones, especialmente en el Jerusalén Este ocupado, de acuerdo con el derecho internacional.

Reiteró la necesidad de que el Cuarteto intervenga inmediatamente para presionar a Israel, la potencia ocupante, para que permita a los palestinos de la Jerusalén Oriental ocupada participar en las elecciones emitiendo su voto, presentándose como candidatos electorales y haciendo campaña.

Señaló que el decreto presidencial sobre las elecciones estipula la celebración de elecciones en todos los territorios ocupados, incluido Jerusalén Oriental, al tiempo que reiteró la firme posición de los dirigentes de que las elecciones no se llevarán a cabo si Israel impide que se celebren en Jerusalén.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

La designación de EE.UU. está ocultando el colonialismo en Palestina

Foto: el presidente estadounidense Joe Biden en Washington, DC, el 1 de marzo de 2021 [Anna Moneymaker-Pool/Getty Images].

06 de abril de 2021

Por Ramona Wadi @walzerscent

En otro movimiento que demuestra que el presidente estadounidense Joe Biden navega entre la era de la administración Trump y el retorno a la política de los dos estados, los informes por países sobre derechos humanos del Departamento de Estado de EE. UU. de 2020 presentaron dos facetas de la política de la administración actual.

El título reza, como durante el mandato del ex presidente estadounidense Donald Trump, «Israel, Cisjordania y Gaza». En el texto, el informe reconoce que las tierras están ocupadas desde 1967, con un descargo de responsabilidad: «El lenguaje de este informe no pretende transmitir una posición sobre ninguna cuestión de estatus final que deba negociarse entre las partes del conflicto, incluidos los límites específicos de la soberanía israelí en Jerusalén, o las fronteras entre Israel y cualquier futuro Estado palestino.»

La funcionaria en funciones del Departamento de Estado, Lisa Peterson, dijo que la elección de asignar nombres geográficos era para mayor claridad. «Eso está en línea con nuestras prácticas en general. También creemos que es más claro y más útil para los lectores que buscan información sobre los derechos humanos en esas áreas específicas.»

Utilizar el término «ocupación» al mismo tiempo que se asigna una fragmentación al título es la forma que tiene la administración Biden de oscilar entre dos políticas desastrosas. Los medios de comunicación israelíes no se han tomado muy bien que Estados Unidos vuelva a utilizar el término «ocupación» para describir la empresa colonial de los colonos israelíes, mientras que la aclaración sobre la supuesta neutralidad ante cualquier «cuestión de estatus final» se ha citado como la gracia salvadora del informe, para Israel, por supuesto.

Aunque el daño causado a los palestinos por el uso del término «ocupación» no puede atribuirse únicamente a Biden, Estados Unidos, que se autoproclama faro de los derechos humanos, persiste en promover la aniquilación del pasado palestino por parte de Israel.

OPINIÓN: Exportar y bloquear, dos formas de ayudar

Si la claridad geográfica es la excusa que el Departamento de Estado ha utilizado para justificar el título relativo a la Palestina colonizada, ¿por qué hay una discrepancia entre el título y el contenido? Además, si la claridad es el resultado deseado, ¿cómo aclaran Israel, Cisjordania y Gaza el pasado de Palestina?

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, aclaró la posición actual de Estados Unidos. «Nuestro objetivo final aquí es facilitar -ayudar a que se produzca- una solución de dos Estados porque es el mejor camino para preservar la identidad de Israel como Estado judío y democrático, a la vez que se conceden a los palestinos sus legítimas aspiraciones de soberanía y dignidad en un Estado propio».

Sólo el paradigma de los dos Estados cumple la primera premisa a costa de que los palestinos pierdan su tierra y su independencia. El lenguaje del informe del Departamento de Estado de Estados Unidos es otro ejemplo de cómo se afirma la pérdida palestina, basándose en la anterior apropiación de tierras legitimada y normalizada por la ONU. Hasta el punto de que las ciudades y pueblos palestinos destruidos son ahora meros proyectos de importancia para la memoria histórica, en lugar de pruebas del derecho palestino a la tierra.

El lenguaje juega un papel importante que muchos no tienen en cuenta. Décadas de negar a los palestinos su derecho a liberar su tierra han dado lugar a representaciones inexactas del territorio palestino y el debate se simplifica ahora a utilizar la designación de Trump o el término estándar sobre el que hay consenso internacional. Pero Palestina está casi perdida, y el triunfo o la indignación por el título utilizado por el Departamento de Estado de EE.UU. y la aclaración en el informe glosan la realidad colonial que ha vedado a los palestinos su tierra y su exactitud geográfica.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Los Checkpoints de la muerte: Otro palestino asesinado por militares israelíes, su esposa gravemente herida en Jerusalén ocupada

06 de abril de 2021

Nuevamente, y sin justificación alguna, un palestino asesinado por soldados que le dispararon a sangre fría y por la espalda. Estos casos siempre quedan sin responsables, si castigos y en la más absoluta impunidad. 

Esta mañana un palestino resulto muerto y su esposa gravemente herida, luego de que las fuerzas de ocupación dispararan contra el automóvil en el que viajaban por la ruta que conduce desde el pueblo de Baddu hacia la localidad de Al-Yib, al noroeste de Jerusalén ocupada.

La nueva víctima fue identificada como Osama Mansour de 42 años, de la aldea de Baddu, a quien soldados israelíes le dispararon en la cabeza mientras conducía su automóvil en compaña de su esposa, que resultó gravemente herida. Mansour recibió a lo menos 10 disparos por la espalda.

El ejército de ocupación afirmó que el conductor palestino habría tenido la intención de atropellar a los soldados en un puesto de control militar establecido por los militares. Según versión israelí, Mansour se detuvo en el puesto de control y habló con los soldados: «Luego aceleró su automóvil rápida y repentinamente».

La versión de la esposa de Mansour fue que los militares ordenaron al conductor que se detenga y que apague el motor, le hicieron preguntas y luego un soldado le dijo que se vaya, al encender el vehículo e iniciada la marcha los militares comenzaron a dispararles. Esta versión fue confirmada por los otros conductores que se encontraban detenidos en el puesto militar de control.

Asesinar palestinos a sangre fría es algo rutinario y habitual en Palestina bajo ocupación. Normalmente los casos se cierran, simplemente con la sola versión del militar involucrado y nunca ha habido responsables a pesar de la gran cantidad de palestinos asesinados.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada 

Israel y Palestina: la injusta y cruel vacunación desigual

Amnistía Internacional la considera un ejemplo claro de la discriminación institucionalizada que define la política del gobierno israelí hacia los palestinos

Por Quim González Muntadas

06 de abril de 2021

La estrategia de la Unión Europea está siendo objeto de feroces críticas por parte de algunos comentaristas y opinadores, especialmente de los euroescépticos, por el ritmo de la campaña de vacunación. Sería útil que estas voces hipercríticas se preguntaran qué hubiera sucedido si, en lugar de la estrategia común de compra y distribución coordinada y equitativa de antivirales a nivel europeo, hoy estuvieran compitiendo entre ellos cada país de la UE por la compra de vacunas. En este caso es muy probable que estuviéramos viviendo lo que se respondió el presidente francés Macron a esta pregunta: «Sería una escena de desorden, contraproducente desde el punto de vista económico y sobre todo desde el punto de vista sanitario». Y posiblemente, España, por tamaño y poder económico, no seríamos los más beneficiados.

Entre los argumentos de esta crítica está la generalizada comparación con otros países que no pertenecen a la UE. Y el ejemplo más repetido, el más envidiado, el que se presenta a seguir sea el de Israel, que acapara titulares por su eficaz campaña de vacunación. Comenzó el pasado mes de diciembre y es el primer país del mundo en número de dosis por habitante, lo que le ha permitido, en muchos aspectos, entrar prácticamente en lo que podríamos llamar la normalidad social post-Covid.

Pero son muy pocos los medios que ponen de manifiesto, y está pasando desapercibida, la otra cara de la moneda del supuesto ejemplo de Israel. Me refiero al incumplimiento de su responsabilidad legal y moral de vacunar a los alrededor de cinco millones de palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza. Israel sólo ha decido vacunar a los 133.000 palestinos que trabajan como jornaleros en Israel. Hasta la fecha 24 de marzo, sólo había donado 5.000 dosis adicionales a las zonas palestinas, y ello tras la presión pública. Pero no tiene ningún plan para vacunar a los palestinos, aunque los colonos israelíes de Cisjordania ya hayan sido todos vacunados.

Israel ha rebuscado tecnicismos en el derecho internacional con los que argumentar que le eximen de la obligación de vacunar a los palestinos de los territorios ocupados, en concreto en los Acuerdos Interinos de Oslo de 1995 firmados por Israel y la Organización para la Liberación de Palestina. Interpreta que le corresponde a la Autoridad Palestina la supervisión de la sanidad pública, pero el consenso jurídico internacional defiende, y exige a Israel como potencia ocupante, que está obligada a vacunar a los palestinos de estos territorios.

Es la Convención de Ginebra, una ley superior a los Acuerdos de Oslo, la que exige que Israel se responsabilice de las millones de vidas palestinas que controla porque viven bajo el dominio militar israelí. En Cisjordania mantiene los puestos de control, los tribunales militares y la autoridad última sobre la distribución de la tierra en la mayor parte de este territorio. Es el árbitro último de la circulación de personas y bienes. Y en la asediada Franja de Gaza, Israel mantiene el control sobre el espacio aéreo, las aguas territoriales y los cruces terrestres, donde decide qué y quién entra o sale de este asediado enclave. Por esto el organismo de derechos humanos de las Naciones Unidas (ONU) ha emitido una declaración en la que reafirma que es responsabilidad de Israel proporcionar un acceso equitativo a las vacunas Covid-19 a los palestinos de Gaza y Cisjordania.

Pero más allá de tratados internacionales y de resoluciones, esta situación es moralmente inaceptable, como se ha expresado desde algunos sectores israelíes que afirman: “no podemos perdemos en debates tan mezquinos, no queremos una nación de insensibles. Ninguna disposición de ningún tratado puede obviar la realidad moral de que si podemos ayudar a vacunar a otros -especialmente a los que viven al menos parcialmente bajo nuestro control-, deberíamos hacerlo”. Vacunar a toda la población palestina «es un objetivo importante, desde el punto de vista de la salud pública y, por supuesto, también desde el punto de vista humanitario, y tenemos medios para hacerlo», ha dicho Itamar Grotto, ex subdirector general del Ministerio de Salud de Israel.

Es ésta una situación que está provocando la protesta pública de múltiples organizaciones internacionales de salud y derechos humanos. Amnistía Internacional la considera un ejemplo claro de la discriminación institucionalizada que define la política del gobierno israelí hacia los palestinos. Como ha escrito Matthias Kennes —referente médico de la respuesta COVID-19 de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Hebrón, Cisjordania— “si me preguntan por qué no se puede vacunar a las personas vulnerables en Palestina, no sé cómo responder: Es inexplicable e increíble. Peor que eso: es injusto y cruel”.

Ah, por cierto, en España parece que en esta semana ya empezamos a conseguir una buena velocidad de crucero en la campaña de vacunación.

Fuente: nuevatribuna.publico.es

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner