Sí, el partido Potencia Judía es fascista, pero su ascenso era inevitable

Por Jonathan Ofir, 25 de marzo de 2021

Con más del 90 % de los votos escrutados tras las elecciones del martes 16 de marzo en Israel, la Potencia Judía, el partido de los seguidores del difunto rabino judeofascista Meir Kahane, ha contribuido a conseguir seis escaños para su bloque, el Sionismo Religioso, superando ampliamente el umbral de cuatro (3,25 % de todos los votos legítimos). Ahora está claro que Itamar Ben Gvir, el kahanista que conserva en su salón un póster de Baruch Goldstein, el autor de la masacre de Hebrón de 1994, entrará en el parlamento israelí, la Knéset.

James Zogby y otros analistas han comparado la Potencia Judía con el Ku Klux Klan (KKK) o los neonazis.

De hecho, el primer ministro Netanyahu se ha esforzado por forjar el bloque del Sionismo Religioso para no perder estos votos en su sector derecho. Recientemente enfureció a los líderes ultraortodoxos al instar a los votantes a respaldar al Sionismo Religioso para asegurar su entrada en la Knéset, asegurándoles que los dos partidos ultraortodoxos tradicionales (Shas y Judaísmo Unido de la Torá, JUT) lo estaban haciendo bien. Parece que el Shas obtuvo 9 escaños y el JUT 7.

James Zogby, quien fue amenazado por la Liga de Defensa Judía terrorista de Kahane (JDL, por sus siglas en inglés) en la década de 1970, la cual operaba en Estados Unidos, reflexiona en su artículo en The Nation:

«Imagina que Donald Trump hubiera negociado un acuerdo formal con el KKK o los neonazis a cambio de su apoyo electoral. Eso es el equivalente a lo que está haciendo de nuevo Netanyahu».

Una larga historia

El partido Kach, fundado por Meir Kahane, entró en la Knéset en 1984 con un solo escaño (entonces, el umbral electoral era solo del 1 %). En ese momento, no existía ninguna ley que prohibiera a un aspirante por motivos de racismo. Tras el éxito de Kahane, se aprobó una ley, que se aplicó contra él en 1988, para mantenerlo fuera de la Knéset.

Esta lucha ha contado con el apoyo del propio ministro Netanyahu.

En 2019, Netanyahu presionó mucho para lograr una unión kahanista como la que vemos en la actualidad. Esto sucedió antes de las elecciones de abril, la primera de lo que han resultado ser cuatro elecciones en los últimos dos años. En ese momento, la Potencia Judía entró bajo un bloque llamado Unión de Partidos de la Derecha. Pero al líder de la Potencia Judía, Michael Ben Ari, se le prohibió entrar en el parlamento por racismo. Ben Ari era el número 5 en la lista total, y Ben Gvir el número 8, y tras la prohibición de Ben Ari, Ben Gvir pasó a ser el 7. La Unión recibió 5 escaños, y Ben Gvir solicitó subir al quinto puesto para sustituir a Ben Ari, pero se rechazó dicha opción.

Esas elecciones no consiguieron una mayoría de gobierno viable, y se celebraron unas nuevas en septiembre. La Potencia Judía intentó presentarse en solitario dos veces, pero no consiguió ninguna representación viable. Hasta ahora.

Una gran representación kahanista

Itamar Ben Gvir es el número 3 de la lista del Sionismo Religioso, por lo que tiene garantizado un puesto. Netanyahu ha tratado de enfriar las llamas, ya que el movimiento kahanista ha sido considerado oficialmente fuera de lugar durante mucho tiempo, incluso dentro de la esfera de la derecha. En respuesta a la preocupación de que Ben Gvir pueda convertirse en un ministro de verdad, Netanyahu dijo que simplemente formaría parte de la coalición, pero no recibiría ninguna cartera.

Que los planes de Netanyhu para conseguir una escasa mayoría puedan funcionar y que los kahanistas se sienten actualmente en el gobierno es quizás de menor importancia, ya que parece que actualmente hay un bloqueo de bloques, una vez más, poco después de que los primeros sondeos electorales sugirieran una victoria del Likud.

La importancia de lo que ha sucedido es que han encontrado su camino dentro de la política y la representación oficial israelí, una vez más.

En el sexto lugar del Sionismo Religioso se encuentra Avi Maoz, presidente de una facción llamada NOAM. Se trata de una facción fuertemente religioso-conservadora que es vociferantemente anti-LGBTQ. El nombre NOAM es un acrónimo de «Una nación normal en nuestra tierra» (Am Normali Beartzenu en hebreo). Los «no normales» no son, por supuesto, únicamente los LGBTQ, sino también los no judíos, así como los judíos que no son ortodoxos.

Dado que el Sionismo Religioso parece haber obtenido 6 escaños, es probable que Maoz también sea miembro de la Knéset israelí.

Plataforma del partido Potencia Judía

El mensaje de la Potencia Judía se burla de la izquierda, afirmando: «¡Detengan la ocupación!» Pero cuando dicen esto, no se refieren a la ocupación militar de Palestina por el ejército israelí. No, es al revés:

«El Estado de Israel está siendo conquistado, paso a paso; y nosotros estamos retrocediendo, ¡y perdiéndolo!».

Para la Potencia Judía, Israel está jugando demasiado bien con los «árabes». Incluyen a los verdaderos ciudadanos israelíes, ni siquiera a los ocupados. Los consideran un «problema demográfico» por naturaleza:

«El problema demográfico y el nacionalismo árabe-israelí están arrastrando al gobierno a intentar comprar la lealtad de los árabes con ofertas de beneficios excesivos».

Esta táctica nos está debilitando, dicen:

«La guerra por la supervivencia del Pueblo Judío en su tierra está siendo neutralizada por el uso de terminología falsa y engañosa: racismo, libertad de expresión, ocupación, democracia… y el resto de falacias utilizadas para promover la victoria del enemigo. Muchos en Israel eligen morir en la tarea de preservar el Estado Judío».

Por lo tanto, la respuesta de la Potencia Judía es abordar este «problema demográfico» de frente, para que podamos tener una VERDADERA PAZ (sin palestinos):

«Nosotros, los de Otzma Yehudit (Potencia Judía), reconocemos el problema demográfico y tenemos la intención de abordar de frente, con determinación y poder, el desastre que nos espera. Nos comprometemos a traer la VERDADERA PAZ a nuestros hijos. A hacer frente a los desafíos, no a ignorarlos. A vencer al enemigo, no a rendirnos ante él. A luchar por un Estado judío y a ganar. ¡Este es el único Estado que tenemos!»

Los medios para lograr esta «paz» se señalan en tres apartados principales:

  1. Aliya (inmigración exclusivamente judía desde otros países)
  2. Construcción (asentamiento)
  3. Emigración («traslado del enemigo»)

El primer apartado trata de un refuerzo de los sistemas de inmigración judíos ya existentes, incluyendo la asignación de más recursos.

El segundo apartado trata de los asentamientos masivos exclusivamente judíos por todo Israel, incluidos los Territorios Palestinos Ocupados, que la Potencia Judía denomina simplemente «Judea y Samaria», y la Línea Verde es simplemente una ilusión: 

«Judea y Samaria: Otzma Yehudit (Potencia Judía) borrará la ilusión de la Línea Verde y promoverá la causa de la colonización de toda Judea y Samaria con el fin de fortalecer nuestro dominio sobre todo el territorio de la Tierra de Israel».

El tercer apartado trata de la limpieza étnica («traslado del enemigo»):

«Nosotros, los de Otzma Yehudit (Potencia Judía), estamos elaborando un plan detallado que garantizará una mayoría judía y una población civil leal, mediante la emigración, el traslado del enemigo, el intercambio de poblaciones y cualquier otra forma que ayude al enemigo a abandonar nuestro país».

¿Y a quién hay que definir como enemigo?

«Un enemigo es quien actúe, ayude o apoye un ataque contra el Estado de Israel, su seguridad o los judíos que lo habitan, así como todos aquellos que actúen contra los valores del Estado judío, su himno nacional o sus símbolos, independientemente de su religión, raza, sexo o color del documento de identidad. Esto está en consonancia con el principio judío: Quien venga a matarte, al menos, levántate y elimínalo».

Se trata de un barrido muy amplio. Un «ataque» a los «valores del Estado judío» puede ser alguien como yo, por ejemplo, que defienda el sionismo. ¿Qué me ocurrirá? La Potencia Judía ofrece una versión suavizada del talmúdico «quien venga a matarte, levántate y mátalo primero». En esta versión, el «matar» preventivo se transmite como «eliminar». No necesariamente matar, sino trasladar y quitarlos de la vista, una especie de «eliminación civil selectiva», tomando prestado el mendaz término utilizado por el ministro del Likud, Israel Katz, al referirse a los principales activistas del Boicot, Desinversiones, Sanciones (BDS).

La Potencia Judía parece ser consciente de que está hablando de una limpieza étnica de algún modo o forma, pero dicen que no es tan extrema como parece:

«No estamos hablando de una expulsión al estilo de Milosevic en Yugoslavia, ni de lo que suelen hacer nuestros enemigos en Oriente Medio, y ni siquiera de una limpieza étnica al estilo de Gush Katif».

Arriba, el uso explícito del término «limpieza étnica» se aplica únicamente en el caso de los colonos judíos israelíes que fueron trasladados de la Franja de Gaza en 2005, Gush Katif. Esto, para el Poder Judío, es la verdadera limpieza étnica; nosotros, los judíos, también somos víctimas de ella ahora. Pero no debemos ser demasiado sensibles o sentimentales sobre lo que pueda ocurrir con esos «enemigos».

Este proyecto, de «traslado» sería un proyecto importante y central para la Potencia Judía:

«Nuestra intención es poner este proyecto esencial y vital en la cima de la lista de prioridades del Estado de Israel, y coordinar todos los esfuerzos en los que participarán todos los brazos operativos del Estado: el Mossad, el Shabak, la policía, la Agencia Judía, el Fondo Nacional Judío. La oficina del Primer Ministro reactivará el Departamento de Emigración, que había estado en funcionamiento durante muchos años. Este departamento coordinará el esfuerzo nacional para fomentar la emigración e identificar los países dispuestos a absorber a los emigrantes».

La vena sionista

Uno tiene que hacer una pausa. Esto es fascista. Ni siquiera pretende aceptar otra cosa que una existencia judía populista en el Gran Israel.

Y, sin embargo, hay algo más que da miedo. Es ultra sionista. Muchos de estos principios se hacen eco de una ideología esencialmente sionista. Yair Lapid, que preside el mayor partido además del Likud, el centrista Yesh Atid, que parece haber obtenido 17 escaños, llama «racistas» a la Potencia Judía, y ha advertido que si Netanyahu consigue una coalición de derechas, convertirá a Israel en una «democracia antiliberal». Lapid se explaya: «No una dictadura», sino «un intermedio, un híbrido, en cualquier lugar entre Hungría y Turquía».

Lapid es el más izquierdista de los diferentes líderes de centroderecha que se oponen a Netanyahu. Pero ¿cuál es el principio del propio Lapid? Lo ha dicho claramente:

«Mi principio dice el máximo de judíos en el máximo de territorio con máxima seguridad y con el mínimo de palestinos».

Con tales declaraciones de tales personas es donde uno comienza a entender cómo partidos abiertamente fascistas como la Potencia Judía logran burbujear y prosperar en la sociedad sionista israelí. La gente se escandaliza al ver que esto ocurre. Y, sin embargo, es una veta que es promovida por la ideología estatal centralmente ultranacionalista del sionismo israelí.   

Fuente: Mondoweiss (https://mondoweiss.net/2021/03/yes-jewish-power-party-is-fascistic-but-its-rise-was-inevitable/)

Traducido por: Misión Diplomática de Palestina en España (Helena Alcañiz Sobrino)

 

Un preso palestino es liberado tras 35 años de cárcel

05 de abril de 2021

Las autoridades israelíes liberaron el lunes al detenido palestino Rushdi Abu Mokh, de 58 años, tras cumplir 35 años de prisión, informa Anadolu.

ِAbu Mokh, originario de la ciudad de Baqa al-Gharbiyye, de mayoría árabe, en el interior de Israel, fue detenido en 1986, junto con tres compañeros, acusado de unirse a una célula de resistencia perteneciente al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

A la célula se le atribuía el secuestro de un soldado israelí y el intento de trasladarlo fuera de los territorios palestinos para utilizarlo como moneda de cambio en cualquier canje de prisioneros con Israel.

Un tribunal israelí condenó a Abu Mokh a cadena perpetua antes de reducir la pena a 35 años de prisión.

Según la Sociedad Palestina de Prisioneros, Israel se ha negado a liberar a Abu Mokh y a sus compañeros en cualquier acuerdo de canje de prisioneros con los grupos de resistencia palestinos.

Israel sigue reteniendo a 25 palestinos, que fueron detenidos por Israel antes de los Acuerdos de Oslo.

Según las estimaciones palestinas, hay 4.400 palestinos detenidos en las cárceles israelíes, entre ellos 39 mujeres y 155 niños, y unos 350 detenidos en virtud de la política de detención administrativa de Israel, que permite retener a los palestinos sin cargos ni juicio.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

El 5 de abril es el Día del Niño Palestino: 140 niños aún están en las cárceles de la ocupación, y más de 16.000 niños detenidos y muchos de ellos torturados desde el año 2000

05 de abril de 2021

El 85% de los Niños palestinos arrestados por han sido sometidos a torturas y violencia física, el 68% de ellos fueron llevados esposados y con los ojos vendados y el 57% fueron sacados de sus hogares a medianoche.
Organizaciones humanitarias y de los asuntos de los prisioneros palestinos, informaron hoy, domingo, que las autoridades de ocupación israelíes han arrestado a más de 16.000 menores palestinos menores de 18 años desde el año 2000, y que más del 85% de ellos han sido sometidos a una o más formas de tortura o abuso físico y psicológico a manos de las fuerzas de ocupación e investigadores israelíes. El 68% de los niños detenidos son llevados con ojos vendados y manos atadas y el 57% de los chicos fueron violentamente sacados desde sus hogares a medianoche.

En un informe con motivo del Día del Niño Palestino, que se conmemora cada cinco de abril de cada año, la Comisión Palestina de los Asuntos de los Prisioneros indicó que 140 menores aún se encuentran en las cárceles de la ocupación israelí, repartidos entre las prisiones de Ofer y Majdou, además a los centros militares de investigación y detención

En su informe, la comisión señaló que el arresto de niños palestinos por las fuerzas de ocupación se ha convertido en un objetivo sistemático para atacar el futuro de los niños palestinos, ya que esto deja graves efectos psicológicos, sociales y de salud en ellos, afectando seriamente sus desarrollos y sus futuros, y que el objetivo de la ocupación israelí es destruir la sociedad y la familia palestina arrestando a los niños y dejando en ellos profundas secuelas y heridas e imborrables marcas.

La comisión reveló los brutales métodos a los que están expuestos las niñas y niños y que claramente violan la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, la Convención contra la Tortura, las normas internacionales y humanitarias para la protección de los menores privados de libertad y la Cuarto Convención de Ginebra. Israel nunca ha respetado normas, convenios o resoluciones de la legalidad internacional y el mundo simplemente observa las atrocidades cometidas y de vez en cuando emite condenas inútiles que solo dan luz verde para que se sigan cometiendo los crímenes.

Entre los métodos de tortura documentados por los abogados de la comisión durante sus visitas a los menores presos se encuentran, palizas severas y brutales, privación de sueño, privación de alimentos y agua, privación de ir a los sanitarios, aislamientos prolongados, torturas conocidas como fantasmas en diversas formas, -la tortura fantasma consiste en mantener por largas horas a los niños con los brazos levantados y atados-, golpizas, insultos, amenazas de violación o de agredir a sus familias, no permitir que los padres asista a la investigación, despojo de ropa, apagar cigarrillos en sus cuerpos y muchas otras prácticas. A esto se suman las amenazas de arresto de un familiar, denegación de tratamientos médicos, imposición de arrestos domiciliarios, deportación de los niños de Jerusalén ocupada a otras zonas de Cisjordania, emisión de órdenes administrativas de arresto y otros métodos que violan las normas humanitarias internacionales.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

El robo de las tierras palestinas a toda máquina: La ocupación instala casas móviles en las tierras de Asira Al Qibliya al sur de Nablus

05 de abril de 2021

Todos los días tierras palestinas son usurpadas y traspasadas para proyectos de asentamientos en territorios palestinos ocupados. En los últimos meses se ha visto una alarmante aceleración de la colonización y la apropiación de tierras.

Hoy lunes, las fuerzas de ocupación montaron casas móviles o prefabricadas en las tierras palestinas de la aldea de Asira Al Qibliya, al sur de Nablus, actividad previa a la confiscación -robo- de las tierras de propiedad de los agricultores palestinos de esta zona adyacente al asentamiento de Yitzhar, que está construido en las tierras de los palestinos.

Durante todo el día los equipos del ejército israelí continúan trabajando en la zona y es posible que se coloquen mas casas y otras instalaciones para materializar esta nueva apropiación de tierras a favor de los colonos.

En otra región de Palestina ocupada, hoy, colonos israelíes volvieron a instalar carpas en las tierras de la aldea Toqu al su de Belén para apropiarse de estas posesiones.

En Hebrón, los soldados expulsaron a los campesinos y sus tierras ubicadas en Um Al Kheir en la aldea de Masafer Yatta al sur Hebron y detuvo a un pastor que sus animales han ingresado a estas tierras declaradas “zona militar” que es una maniobra previa a la confiscación.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

Hoy se conmemora el Día del Niño Palestino

05 de abril de 2021

El 5 de abril de 1995, en la Primera Conferencia del Niño Palestino, el presidente Yasser Arafat declaró su compromiso con la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y declaró el 5 de abril como un día para el niño palestino.

Desde el comienzo de la Nakba Palestina en 1948 la historia de los niños palestinos ha sido la del padecimiento de la violencia ejecutada por el Estado Israel de forma sistemática.

El 5 de abril es un día dedicado a destacar el terrible trato que reciben los niños palestinos por parte de la ocupación israelí. Donde estos menores están sujetos a abusos y tratos brutales por las políticas de ocupación militar israelí y sus colonos.

Cada año, cientos de niños son arrestados y detenidos, aislados, amenazados y aterrorizados. Son sometidos a tácticas de tortura y se les obliga a firmar confesiones en hebreo (un idioma que no entienden) admitiendo los presuntos delitos cometidos. Los niños más pequeños son los que peor sufren el trato cruel del gobierno israelí y muchos de ellos quedan traumatizados al ver a sus familiares asesinados o por las condiciones inhumanas a las que son sometidos. El impacto en los niños es perjudicial; muchos nunca se recuperan y quedan con traumas permanentes.

El estado de Israel es responsable de la adecuada aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño en Israel y Conforme al derecho internacional y las convenciones de Ginebra, también en los territorios palestinos ocupados. De hecho, según el Tribunal Internacional de Justicia, como potencia ocupante, es responsable de la situación de los Derechos Humanos en Palestina. Sin embargo, el estado israelí se niega a reconocer esta obligación. En consecuencia, quedan impunes numerosas violaciones de los derechos del niño.

Como resultado de la ocupación los niños palestinos crecen en una espiral de violencia, sufriendo traumas psicológicos, pasando hambre, padeciendo continuas acciones bélicas. Son las primeras víctimas de la ocupación y el bloqueo israelí.

Algunos informes de organizaciones no gubernamentales demuestran que Israel recurre a la fuerza para reprimir las manifestaciones palestinas y no duda en utilizar gases lacrimógenos ni en disparar a la gente, aunque se trate de niños. El ejército israelí considera que “las piedras son proyectiles tan peligrosos como las balas”. En consecuencia, si un niño tira una piedra a un militar israelí, éste puede responder con las armas y el niño podría ser castigado con hasta 20 años de cárcel, según una ley aprobada por el parlamento de Israel que redujo la edad para ser sentenciado a 12 años

Como ejemplo de estas agresiones UNICEF difundió una nota el 05 de diciembre del año 2020, en su portal www.unicef.es, en la que denuncia algunos aspectos del contexto de violación de derechos humanos padecido ese año por la población infantil palestina. La información fue publicada a raíz del asesinato de un adolescente palestino. Parte de la nota indica lo siguiente:

“Un niño palestino de 15 años fue asesinado a tiros ayer en Cisjordania en el Estado de Palestina. En las últimas dos semanas, otros cuatro niños palestinos recibieron disparos y resultaron gravemente heridos en Cisjordania. Estos cuatro niños tienen entre 15 y 16 años. Se lesionaron en el pecho, el ojo y la cabeza. Dos continúan recibiendo tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos. Un niño perdió el ojo. UNICEF ha recibido informes sobre el uso de la fuerza contra niños”.

Además UNICEF le recuerda a la ocupación Israelí que:

“Los niños siempre deben estar protegidos frente a la violencia. De enero a septiembre de este año, según los datos de la ONU hasta la fecha, 232 incidentes supusieron lesiones de niños palestinos, algunos de los cuales sufrieron daños a largo plazo. UNICEF insta a las autoridades israelíes a respetar, proteger y cumplir plenamente los derechos de todos los niños y abstenerse de utilizar la violencia contra los niños, de conformidad con el derecho internacional”.

Por su parte, la organización Save the Children denunció el 20 de octubre del año 2020 que:

“Israel detiene cada año a cientos de menores palestinos, quienes sufren violencia física y verbal, amenazas y aislamiento dentro de las prisiones. Así lo revela la encuesta que hemos realizado a más de 470 menores y jóvenes de toda Cisjordania que han sido detenidos durante los últimos diez años. Los resultados de nuestra investigación reflejan que 8 de cada 10 niños y niñas sufrieron palizas, agresiones verbales y cacheos desnudos y que casi 9 de cada 10 no recibieron una atención médica adecuada, incluso cuando lo solicitaron expresamente. El estudio también revela que al 47% de los niños y las niñas detenidos se les negó el contacto con un abogado y que a más de la mitad se les amenazó con agredir a sus familias”

Fuente: http://palestina.int.ar

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner