El Fondo Nacional Judío planea ampliar los asentamientos en la Cisjordania ocupada

17 de febrero de 2021

Foto: asentamiento ilegal israelí en Cisjordania el 10 de junio de 2020 [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images].

El Fondo Nacional Judío (JNF) ha aprobado oficialmente los planes de expansión de los asentamientos ilegales israelíes en la Cisjordania ocupada, según informaron el lunes los medios de comunicación locales.

Sin embargo, según Haaretz, el JNF aún debe aprobar la compra de tierras privadas palestinas en el área C del territorio ocupado, potencialmente por cientos de millones de dólares. Estas compras, explicó el portal de noticias Walla, se utilizarían para el desarrollo de los asentamientos existentes en el Área C.

El JNF se creó en 1901 para recaudar fondos para comprar tierras en Palestina y construir asentamientos judíos. En 2007, poseía el 13% del total de las tierras de Israel para uso exclusivo de los judíos.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Los refugiados palestinos en el Líbano tienen tres veces más probabilidades de morir por COVID-19

Foto: trabajadores desinfectan el campamento de Wavel para refugiados palestinos en el valle oriental de la Bekaa, el 22 de abril de 2020 [AFP vía Getty Images]. 

17 de febrero de 2021

Los refugiados palestinos en el Líbano tienen tres veces más probabilidades de morir de COVID-19 que el conjunto de la población, según cifras de la ONU que ponen de manifiesto el enorme impacto de la pandemia en la comunidad, informa Reuters.

Se calcula que 207.000 refugiados palestinos viven en el Líbano después de haber sido expulsados de sus hogares o de huir del conflicto que rodeó la creación de Israel en 1948, la gran mayoría en campamentos estrechos donde el distanciamiento social es imposible.

En el año transcurrido desde que el Líbano registró su primer caso, unos 5.800 se han infectado con el coronavirus y alrededor de 200 de ellos han muerto, dijo una portavoz de la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, UNRWA.

Esta cifra triplica la tasa de mortalidad por COVID-19 en el conjunto del país, que apenas supera el 1%.

La mayoría de los palestinos que murieron tras contraer la enfermedad en el Líbano tenían problemas de salud, como problemas cardíacos o pulmonares, que se ven agravados por la pobreza y las condiciones de los campamentos, dijo la portavoz de la UNWRA, Hoda Samra.

Las condiciones de vida de hacinamiento y la necesidad de salir a trabajar hacen que los refugiados palestinos sean más propensos a estar expuestos al virus, añadió.

«Las comunidades vulnerables tienden a tener peores condiciones de salud de base, por lo tanto más comorbilidades y condiciones de salud crónicas», dijo Joelle Abi Rached, investigadora asociada de la Universidad Sciences Po de París.

Las autoridades libanesas prohíben a los palestinos obtener la nacionalidad libanesa o trabajar en muchas profesiones cualificadas, por lo que los refugiados se ganan la vida en gran medida realizando trabajos mal pagados en la construcción y la artesanía, o como vendedores ambulantes.

«La gente sale porque no puede permitirse quedarse en casa», dijo Samra a la Fundación Thomson Reuters.

Dijo que el número total de infecciones entre los palestinos era probablemente mayor, dado que sólo se analizaron los sospechosos de haber estado expuestos a los casos confirmados de COVID-19.

Líbano, que inició su programa de inoculación el domingo, ha dicho que vacunará a los refugiados palestinos y sirios junto con el resto de la población.

El número total de dosis que el Líbano ha encargado hasta ahora cubriría aproximadamente la mitad de su población de más de seis millones de personas, incluyendo al menos un millón de refugiados sirios, que también se han visto muy afectados por la pandemia.

Nueve de cada diez vivían en la pobreza extrema el año pasado, según las Naciones Unidas.

El Líbano se ha visto afectado el año pasado por una aguda crisis financiera y una explosión masiva en la capital, además de enfrentarse a una de las tasas de infección por coronavirus más altas de la región.

Pero hay preocupación por la aceptación de la vacuna. Hasta el martes, sólo se habían inscrito para la vacunación unas 540.00 personas, de las cuales unas 6.200 eran palestinas y 5.300 sirias, según datos del gobierno.

«Hay una falta de estímulo para tomar la vacuna que creo que se aplica a muchas comunidades en el Líbano», dijo Samra.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Los demócratas son una amenaza tan grande para una paz justa en Palestina como los republicanos

17 de febrero de 2021

Por Ramzy Baroud

Motivados por su justificada aversión al ex presidente estadounidense Donald Trump, muchos analistas han pintado, de forma bastante precipitada, creo, una imagen color de rosa de cómo los demócratas podrían borrar rápidamente la sombría trayectoria de la anterior administración republicana. Esta ingenuidad es particularmente pronunciada en el actual giro del discurso palestino-israelí, que está promoviendo, de nuevo, la ilusión de que los demócratas tendrán éxito donde sus rivales políticos han fracasado.

Hay diferencias evidentes en el enfoque demócrata del conflicto palestino-israelí, pero sólo en la semántica y el patrioterismo político, no en la política. Esta afirmación puede justificarse si se examina el lenguaje oficial de la administración demócrata sobre Palestina e Israel, y luego se considera dentro del contexto de las políticas sobre el terreno.

Tomemos como ejemplo las recientes declaraciones del Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken durante una entrevista en la CNN el 8 de febrero. Blinken nos recordó la inteligente -aunque poco sincera- política exterior estadounidense de anteriores administraciones demócratas. Sus palabras, sin duda cuidadosamente seleccionadas, pueden parecer que se alejan completamente del enfoque beligerante, aunque directo, de su predecesor Mike Pompeo, pero…

«Mire, dejando de lado las legalidades de esa cuestión [la ocupación ilegal israelí de los Altos del Golán sirios], como cuestión práctica, el Golán es muy importante para la seguridad de Israel», dijo Blinken. Más adelante en la entrevista, volvió a dejar de lado las «legalidades». «Las cuestiones legales son otra cosa», insistió, antes de seguir hablando vagamente y sin compromiso sobre el futuro de Siria.

Ahora yuxtaponga la posición de Blinken sobre la ocupación ilegal israelí de los Altos del Golán sirios con las declaraciones hechas por Pompeo en noviembre. «Esta es una parte de Israel y una parte central de Israel», dijo el entonces Secretario de Estado de EE.UU. mientras estaba acompañado por el Ministro de Asuntos Exteriores israelí Gabi Ashkenazi en una gira por el territorio ocupado.

La posición de Pompeo, que constituye una flagrante violación del derecho internacional, fue debidamente condenada por palestinos y árabes, y criticada por varios gobiernos y organismos internacionales. Sin embargo, la posición de Blinken generó poca atención de los medios de comunicación e insignificante, si es que hubo alguna, crítica seria a nivel regional o internacional. Esto no debería haber sido así.

Al reconocer la relevancia de la cuestión de las «legalidades», pero luego «dejarlas de lado», en favor de la cuestión aparentemente más apremiante de la seguridad israelí, Blinken simplemente defendió el statu quo de la perpetua ocupación militar israelí. Eso también lo defienden con entusiasmo los republicanos.

Sucintamente, esta es la doctrina demócrata sobre Palestina e Israel, y ha sido, en efecto, más o menos desde la era de Bill Clinton. La actual administración de Joe Biden sigue sin duda el mismo modelo, que permite a Washington ofrecerse como una parte neutral -un «honesto agente de la paz«- mientras ayuda a Israel a alcanzar sus objetivos estratégicos a expensas de los palestinos y los árabes.

Cualquier distinción entre los discursos demócrata y republicano sobre Palestina e Israel es un fenómeno relativamente nuevo. Curiosamente, fue la administración del republicano George H. W. Bush la que, en 1991, estableció la actual narrativa demócrata sobre Palestina. Al final de la Primera Guerra del Golfo, Bush defendió las conversaciones multilaterales entre Israel y los Estados árabes en Madrid. En pocos años, se formuló todo un nuevo discurso estadounidense.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo (C), y el Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi (3º izq.), inspeccionan los Altos del Golán el 19 de noviembre de 2020. [Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel – Agencia Anadolu]

Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos suplantaron el discurso del proceso de paz en la literatura de la política exterior republicana por uno nuevo, dedicado abiertamente a la lucha contra el «terror islámico». Israel aprovechó la oportunidad para subirse al carro y utilizó la nueva terminología y conducta estadounidense en Oriente Medio para presentarse como socio en la «guerra contra el terror» mundial dirigida por Estados Unidos.

Para evitar el colapso del liderazgo político mundial de Estados Unidos como resultado de la invasión de Irak en 2003, la administración de Barack Obama restauró rápidamente la posición tradicional estadounidense, ofreciendo de nuevo los servicios de Estados Unidos como «intermediario honesto» para la paz en Oriente Medio. Es cierto que Obama se esforzó por restaurar la relevancia de Estados Unidos como «pacificador». Su administración seguía utilizando el lenguaje poco sincero del pasado, que hacía recaer constantemente en los palestinos la responsabilidad de hacer concesiones, al tiempo que recordaba suavemente a Israel sus responsabilidades hacia la población civil palestina.

El discurso de Obama en El Cairo, en abril de 2009, sigue siendo el más impactante de todos, pero proporciona una prueba condenatoria de los numerosos errores morales y puntos ciegos legales de la política exterior estadounidense, especialmente bajo las administraciones demócratas. El discurso, que pretendía ser un punto de inflexión en el enfoque de Estados Unidos hacia Oriente Medio, expuso las advertencias del sesgo de Washington hacia Israel, basado sobre todo en la manipulación emocional y la tergiversación histórica.

De hecho, Obama fluctuó deliberadamente entre la persecución de las comunidades judías a lo largo de la historia y el «derecho» de Israel a garantizar su seguridad a expensas de los palestinos oprimidos, como si la violencia sistemática israelí fuera un intento genuino de evitar una mayor persecución de la judería mundial. Por el contrario, Obama insistió, con poca simpatía o contexto, en que «los palestinos deben abandonar la violencia», pintando así a los palestinos y su legítima resistencia a la ocupación israelí de su tierra como el verdadero obstáculo para una paz justa en Palestina. Culpar a la víctima ha sido un pilar central de la política exterior de Estados Unidos en lo que respecta a Palestina-Israel, y es un rasgo compartido por demócratas y republicanos por igual.

Sin embargo, mientras los republicanos ignoran cada vez más los derechos y, a veces, la propia existencia de los palestinos, los demócratas siguen apoyando a Israel con la misma pasión, pero utilizan un lenguaje más moderado -aunque intrascendente-. Por ejemplo, los demócratas creen que los palestinos son los instigadores de la violencia, aunque Israel pueda haber utilizado a veces una «fuerza desproporcionada» en su «respuesta» a la violencia palestina. Para los demócratas, el derecho internacional existe, pero puede ser fácilmente «dejado de lado» para adaptarse a la seguridad israelí. Para los demócratas, existen las fronteras reconocidas internacionalmente, pero estas fronteras son flexibles para acomodar los temores demográficos, los intereses estratégicos y la «ventaja militar» de Israel.

De ahí que sea más fácil desacreditar y descartar la agenda de política exterior de Trump, Pompeo y otros republicanos simplemente porque su lenguaje y acciones agresivas y despectivas fueron y siguen siendo inequívocamente objetables. El discurso demócrata, sin embargo, no puede ser censurado con la misma facilidad, ya que utiliza una mezcla engañosa de superficialidad, tópicos políticos y clichés históricos, redactados meticulosamente con el objetivo de volver a situar a Estados Unidos en el puesto de mando de cualquier proceso político en curso.

Mientras el discurso demócrata siga comprometido con el armamento y la defensa de Israel, el gobierno de Biden no puede proporcionar a los palestinos y a los árabes ningún cambio significativo. El cambio sustancial sólo puede producirse cuando se respete el derecho internacional. Desgraciadamente, según la lógica retorcida y pro-israelí del Secretario de Estado Blinken, estas legalidades aparentemente triviales deben, por ahora, ser «dejadas de lado».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Un joven palestino muere arrollado por coche de colono israelí

16 de febrero de 2021

Foto: soldados israelíes inspeccionan coche de un colono que atropelló a un palestino en la ocupada Cisjordania.

Un joven palestino perdió la vida el lunes al ser arrollado por el coche de un colono israelí en Haifa, en el noroeste de territorios palestinos ocupados.

Según los medios locales, varios palestinos se han congregado en el lugar del incidente para condenar la violencia con que actúan los colonos israelíes.

El miércoles por la noche, un colono mató a otro joven palestino cuando se dirigía del trabajo a su casa en el norte de la Cisjordania ocupada.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió en 2019 del aumento de los actos de violencia de los colonos israelíes contra los palestinos en Cisjordania y Jerusalén.

Fuente: https://www.hispantv.com/

Operativos de Israel contra palestinos ‘califican como crímenes de guerra’

17 de febrero de 2021

Las denuncias por crímenes de lesa humanidad realizadas por Palestina en contra de Israel podrán ser juzgadas por la Corte Penal Internacional (CPI), que aceptó la jurisdicción sobre todos los territorios palestinos. Más de 300 militares podrían verse involucrados en la pesquisa y recibir pedidos de captura internacional.

Parecería que hay una intención clara de los mandos medios y altos de Israel de aumentar exponencialmente el daño a la población civil palestina. Y eso califica perfectamente como un crimen de guerra», sentenció el docente de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica.

«En 2010 se conoció un cable de WikiLeaks que decía que, en una reunión entre diplomáticos israelíes y norteamericanos, el propio jefe del Departamento de Derecho Internacional del Ejército de Israel hizo ver que para ellos la principal amenaza es la CPI», ilustró.

El 5 de febrero la Sala de lo Preliminar de la Corte Penal Internacional (CPI) decidió que el organismo tiene plena jurisdicción para juzgar los presuntos crímenes de guerra de Israel.

Comenzará el trabajo de investigación, que podría derivar en la confección de una nómina con los funcionarios militares vinculados a diferentes episodios ocurridos desde 2014 a la fecha, incluyendo las ocupaciones.

Ese año Israel comenzó una ofensiva militar para frenar el lanzamiento de misiles palestinos desde la Franja de Gaza. El saldo fue de más de 2.500 palestinos asesinados, entre ellos al menos 550 niños, algunos de los cuales murieron por bombardeos mientras estaban en sus escuelas.

Del lado israelí murieron tres civiles y 67 uniformados, lo cual habla de la «desproporcionalidad» de las acciones contra una población mayoritariamente civil y desarmada, tal como lo señaló a Sputnik el experto Nicolás Boeglin.

Ha lugar

«La sala de la CPI, que era la encargada de verificar si tenía competencia y si se extendía a todos los territorios palestinos, decidió y confirmó en todos sus extremos la petición hecha por la fiscal Fatou Bensouda en diciembre de 2019, por lo cual ahí no hay marcha atrás», aseguró.

«No hay cómo evitar lo que Israel y EEUU están intentando por todas las vías», indicó en referencia a las presiones diplomáticas que realizan ambos países contra la CPI, de la cual no son parte por no haber firmado el Estado de Roma, constitutivo de dicho organismo. En cambio sí lo hizo Palestina, que en 2015 fue aceptada por la CPI, luego que en 2012 lo hiciera la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

«La Corte está perfectamente habilitada para conocer de todos los crímenes que se han dado en todos los territorios palestinos desde 2014, lo cual incorpora todas las operaciones militares israelíes en la ofensiva de Gaza», enfatizó Boeglin.

El experto consideró que las acciones israelíes y estadounidenses para desprestigiar el trabajo de la CPI no darán resultado, y que el cambio en la Fiscalía —que a mediados de año quedará a cargo del abogado británico Karim Khan— tampoco debería significar una marcha atrás, como algunos medios especulan.

A la defensiva

Boeglin señaló que, si bien Israel no forma parte de la Corte, su existencia es vista como uno de sus mayores problemas de política exterior.

En la misma línea, pero 10 años después y ya con la denuncia palestina presentada en la Corte, los medios filtraron una nueva señal de preocupación sobre este tema. Los diarios locales —precisó el académico costarricense— difundieron que el Ejército analizaba cuáles militares podrían verse comprometidos por las investigaciones.

La información indicaba que los altos mandos elaboraban «una lista secreta de oficiales involucrados en actos que califican en crímenes de guerra o de lesa humanidad». (…) No es que Israel pensara colaborar, sino que era para informar a esos oficiales, que son más de 300, cuáles son los países a los que sí pueden ir a veranear y a cuáles mejor no».

Esto último —explicó el entrevistado— en el supuesto de que la justicia de esos países «los arreste bajo orden de la CPI». «Posiblemente tenemos que pensar que el Estado de Israel verá de qué manera dificulta la identidad de las personas en los documentos que portan cuando viajan al exterior».

Boeglin recordó que el primer intento de Palestina para que la CPI aceptara su denuncia fue en 2009, y que recién 12 años después fue confirmada. De ahora en más también se abre un proceso que puede «terminar llevando varios años mientras la Fiscalía hace el trabajo de recopilación de información. Pero creo que el simple hecho de que la CPI emita órdenes de arresto contra ciertos militares ya es una gran señal».

Fuente: Agencia Sputnik

 
 
 

 

Por fin, Israel autoriza el envío de las primeras vacunas a Gaza que tenía bloqueado

17 de febrero de 2021

Por fin Gaza tendrá vacunas. Es una cantidad mínima y simbólica, pero es el primer paso para romper el bloqueo israelí a los medicamentos a Gaza
La llegada de las 1000 vacunas a Gaza – Foto agencia Maan

Este miércoles, se transportaron 1000 dosis de la vacuna Sputnik desde Ramallah a la Franja de Gaza para vacunar a los equipos médicos.

Los sitios web israelíes informaron que el envío de vacunas donadas por Rusia a la Autoridad Palestina llegó al cruce de Beit Hanoun en su camino hacia la Franja de Gaza, con la aprobación de Netanyahu y Gantz.

Lamentablemente, la salud y la vida de la población palestina depende del capricho de Netanyahu y los generales israelíes.

Cabe señalar que la decisión de aprobar la transferencia de vacunas de Cisjordania a la Franja de Gaza se debe a la presión internacional a Israel para terminar con esta arbitraria medida de condicionar el ingreso de las vacunas a temas políticos y electorales del estado sionista.

Fuente: corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner