Bajo presión, el ejército israelí acepta la alianza con EE.UU

Foto: el jefe del Estado Mayor del ejército de ocupación israelí, Aviv Kochavi, el 12 de noviembre de 2019 en Tel Aviv [Amir Levy/Getty Images].

En el transcurso de las discusiones político-seguridad, el Jefe del Estado Mayor del ejército de Israel, Aviv Kochavi, ha acordado formar una alianza de defensa con Estados Unidos, informó ayer Arabs48.

El sitio árabe informó a Haaretz de que Kochavi aceptó la alianza tras recibir presiones del primer ministro Benjamin Netanyahu.

La cuestión de la adhesión a la alianza cobró mayor importancia durante las elecciones celebradas en marzo de 2020, cuando Netanyahu se presentaba a las mismas y calificó de «gran objetivo» tener esos vínculos con Estados Unidos. Los analistas creen que Netanyahu estaba dispuesto a dar este paso en un esfuerzo por impulsar su posición y hacerle aparecer como una potencia mundial.

El ejército israelí se negó a comentar este asunto, diciendo: «No hablaremos de las discusiones llevadas a cabo por el nivel político a puerta cerrada».

LEER: El Mossad participa en la investigación de la explosión de la embajada israelí en la India

Un funcionario de seguridad dijo que ese paso no podía darse sin la aprobación del jefe del Estado Mayor del Ejército, pero reiteró que Kochavi se había unido a esta alianza bajo presión.

Haaretz señaló que los funcionarios de seguridad criticaron la alianza, señalando que Israel ha estado llevando a cabo la cooperación de defensa mutua con los EE.UU. sin un acuerdo de este tipo. Subrayaron que dicha unión tendría grandes desventajas.

Los funcionarios de seguridad dijeron que tal alianza sería un desafío para Rusia, restringiría los ataques israelíes en Siria, obligaría a Israel a considerar los intereses de EE.UU. en Irak y evitaría posibles ataques israelíes contra objetivos iraníes en Irak, mientras que EE.UU. podría pedir a Israel que no utilice armas estadounidenses en cualquier misión israelí en Oriente Medio.

Sin embargo, los ayudantes de Netanyahu han afirmado que Israel se beneficiaría de ser defendido por sus socios en la alianza.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

¿Por qué la UE contrató a un propagandista israelí?

Imagen: La Unión Europea nombra a un periodista sionista portavoz del Embajador europeo en Tel Aviv.

Por David Cronin

Los periodistas israelíes no son famosos por su capacidad para sorprender.

Felicitaciones, entonces, para Raphael Ahren. Él ha demostrado que es posible que te recompensen aquellos a los que has arrastrado por el barro. Ahren se acaba de estrenar en un nuevo trabajo como portavoz de Emanuele Giaufret, el embajador de la UE en Tel Aviv. Ocurre que Giaufret es el mismísimo embajador al que Ahren -que entonces trabajaba para la página web The Times of Israel– contribuyó a poner en una situación embarazosa el año pasado. Cuando otro representante de la UE sugirió que los palestinos que simpatizaban con organizaciones de la lista negra pueden beneficiarse de recibir ayuda bajo ciertas circunstancias, Giaufret fue convocado por el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí para recibir “una reprimenda inusualmente dura”, según declaró Ahren.

Ahren no estaba simplemente informando sobre una imputación. Estaba dando crédito a una campaña de calumnias de Israel y su red de lobistas, que hace tiempo vienen calificando a la financiación de organizaciones palestinas por parte de la UE como apoyo al “terrorismo”.

La contratación de Ahren indica que apenas hay límites para la cobardía de la UE. Incluso cuando los israelíes intentan manchar la reputación de sus enviados, la UE los abraza estrechamente.


La Unión Europea nombra a un periodista sionista portavoz del Embajador europeo en Tel Aviv.

Propagandista

The Times of Israel tiene un gancho comercial excepcional. No muchas otras publicaciones pueden presumir de tener un antiguo jefe del Mossad, una notoria agencia de espionaje y asesinato, en sus consejos de redacción.

Ahren fue el “corresponsal diplomático” de la página web. A lo largo de nueve años en ese puesto, fue un practicante de hasbara, la propaganda israelí.

Hasbara se traduce con frecuencia como “explicación”. Y Ahren adquirió la tendencia de “explicar” los sucesos de un modo deshonesto.

Refiriéndose a la masacre de activistas, principalmente turcos, para romper el bloqueo de Gaza en 2010, Ahren alegaba que los comandos israelíes “abordaron” el buque Mavi Marmara e inmediatamente fueron atacados violentamente por los activistas. La verdad es que Israel atacó con violencia a un buque civil en aguas internacionales.

Para Ahren, en la Gran Marcha del Retorno de 2018 en Gaza hubo “manifestaciones violentas”. Escribió que una médica -cuyo nombre no citó- al parecer fue asesinada cuando intentaba ayudar a los manifestantes heridos.

La verdad es que los manifestantes estaban desarmados y que Israel los abatió a tiros.

La médica antes mencionada tenía nombre, Razan al-Najjar. Ella estaba realmente -no al parecer- atendiendo a los heridos cuando la tirotearon hasta matarla.

Sinvergüenzas consentidos

Irán, según la valoración de Ahren, posee un “programa nuclear deshonesto”. La verdad es que el deshonesto es Israel ya que -al contrario que Irán- se niega a permitir cualquier escrutinio de sus instalaciones nucleares.

Al escribir acerca de las votaciones en la Asamblea General de las Naciones Unidas, Ahren ha aludido a las “supuestas violaciones de derechos humanos” de Israel. Para los palestinos tales violaciones son cualquier cosa menos “supuestas”. Son una realidad diaria.

Ahren ha mimado a los sinvergüenzas.  

 Mark Regev, un portavoz que llegó a embajador de Israel en Londres, es “de voz suave y cortés”, en la opinión de Ahren. Ahren omitió señalar que Regev ha hecho apariciones en televisión en las que disculpaba los bombardeos de escuelas por parte de Israel.

Seguramente eso se considera un comportamiento aceptable. Aunque Regev es un apologista de la brutalidad estatal, siempre mantiene la calma.

Al tiempo que la UE se muestra disgustada por la actividad de los asentamientos de Israel, el embajador de la UE en Tel Aviv adopta una pose amistosa hacia los colonos.

Ahren no debería tener dificultad en mantener esa cordialidad. Él ya ha presentado a prominentes figuras del movimiento de colonos israelí como figuras adorables. Dani Dayan, un veterano diplomático israelí en Nueva York, es un hombre de “encantadora franqueza”, ha escrito Ahren. Es probable que los palestinos no estén muy familiarizados con ese encanto; ellos conocen a Dayan de su anterior papel a la cabeza de uno de los principales grupos de presión a favor de los colonos israelíes.

Entre las pocas críticas que Ahren ha ofrecido acerca de los políticos israelíes más importantes en los últimos años está señalar que Benny Gantz, ministro de defensa israelí, es capaz de hablar tartamudeando. Sólo alguien lleno de prejuicios inexcusables sería capaz de arrojar sombras sobre políticos basadas únicamente en el hecho de tener una dificultad de habla. Curiosamente, el artículo acerca de Gantz sugería que sus “credenciales de seguridad” compensaban cualquiera de sus aparentes debilidades. Ahren omitió examinar la forma en que Gantz ganó esas “credenciales” cometiendo crímenes contra la humanidad. Gantz fue el jefe militar de Israel durante la ofensiva contra Gaza de 2014. Gantz ha hecho ostentación de cómo todas las matanzas y destrucción que él supervisó enviaron a Gaza de vuelta a la “edad de piedra”.

Taquigrafía

El borrado de Ahren de detalles desagradables debería hacerlo simpático a los ojos de sus nuevos patronos. La embajada de la UE en Tel Aviv ha contratado previamente a un hombre llamado Avishai Ivri para presentar sus videos promocionales. Un control sobre los antecedentes de Ivri habría revelado que él ha recomendado matanzas masivas. “Que les den, exterminemos Gaza”, Ivri tuiteó en un momento de 2012 en que Israel estaba bombardeando a los palestinos.

Ahren ahora se controla un poco más en Twitter. Usa las redes sociales para fines taquigráficos.

Cuando los ministros del gobierno extienden el mito de que Israel tiene “el ejército más moral del mundo”, Ahren los cita sin ofrecer el más mínimo síntoma de escepticismo.

«El ejército más moral del mundo», otro del los mitos propagandísticos israelís.

Ahren se ha aprovechado de los beneficios derivados de ser un reportero israelí respetado por el gobierno. Ha acompañado a líderes israelíes en vuelos a países árabes con los que recientemente se han normalizado relaciones. Los viajes pagados le permitieron combinar la taquigrafía con las visitas a lugares de interés.

Con un salario alto y excelentes condiciones de trabajo, Ahren debería disfrutar de su nuevo empleo. Las relaciones entre la UE e Israel parecen destinadas a hacerse cada vez más cordiales en un futuro cercano. Así que la preocupación por cómo desviar la atención lejos de esas “supuestas” violaciones de los derechos humanos no debería quitarle el sueño.

Fuente: Electronic Intifada

Traducción para Rumbo a Gaza de Emeterio Guitián

Un arma rudimentaria fruto de la desesperación

03 de febrero de 2021

Fuentes: The Electronic Intifada [Foto: Grupo de jóvenes preparando globos incendiarios en 2018. Osama Baba/APA Images]

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Era una noche tranquila de primeros de agosto. A una señal, cinco hombres emergieron silenciosamente de entre los árboles y se dirigieron hacia un punto de encuentro acordado.

Yo estaba allí, con la boca seca y un cuaderno, observando. Me habían invitado especialmente. Por encima de nosotros solo podía escucharse el sonido de los drones israelíes patrullando los cielos, con sus ojos electrónicos hacia el suelo, en búsqueda de presas.

Presas como nosotros.

Concentrados y en silencio, los hombres trabajaron durante una hora bajo las instrucciones de Abu Karam, el líder de este pequeño grupo que solo se identifica por su nom de guerre. Llenar los globos con gas helio y hacer todos los preparativos fue una tarea que duró hasta poco después de las cinco de la mañana.

Pronto, si el viento lo permitía, los hombres soltarían una ráfaga de globos con trapos en llamas. ¿La idea? Enviarlos a través de la frontera desde Gaza y, si las circunstancias lo permitían, tal vez provocar un incendio o al menos causar alguna interrupción.

¿Que estaba haciendo yo allí?

Sentía curiosidad. Poco después de que comenzara la Gran Marcha del Retorno en 2018, los artefactos incendiarios han sido uno de los métodos utilizados por los grupos de la resistencia e individuos en Gaza para tratar de dañar o incomodar a Israel, por poco que sea.

El pensamiento es simple. Israel ha encerrado a dos millones de personas en Gaza durante casi una década y media y ha cerrado el área (antes de cualquier pandemia), destruyendo la economía y cualquier esperanza de una vida mejor en lo que se ha convertido en una enorme prisión al aire libre.

Apenas ha habido presiones internacionales sobre Israel, la potencia ocupante, para que ponga fin a ese asedio medieval a pesar de las reiteradas advertencias de organizaciones de derechos humanos y organismos internacionales, como las Naciones Unidas, sobre su impacto en la salud, el desarrollo y el futuro de la zona.

En enorme desventaja a nivel militar, la gente -individuos no afiliados o miembros de los principales grupos de resistencia que operan en Gaza, Hamás y la Yihad Islámica- ha recurrido a otros medios para mostrar su ira, infligir algún daño o simplemente llamar la atención sobre su difícil situación.

COVID-19

Las protestas de la Gran Marcha del Retorno fueron una forma de respuesta. Estas protestas desarmadas fueron recibidas, como era de esperar, con fuego real y gran violencia por parte de nuestros guardianes de la prisión israelí.

Cometas y globos que llevan trapos encendidos son otro medio de respuesta.

De hecho, el uso de globos incendiarios y cometas desde Gaza comenzó durante las protestas de la Gran Marcha del Retorno y como respuesta al uso de fuerza masiva y letal por parte de Israel contra manifestantes desarmados.

Las protestas cesaron hace un año. La fatiga, las lesiones y la política hicieron que las manifestaciones se redujeran, mientras que la pandemia de la COVID-19 acabó con los planes para celebrarlas en ocasiones notables, como la conmemoración de la Nakba en mayo.

La pandemia, sin embargo, también dio un nuevo foco a la ira. Aislada efectivamente del mundo, Gaza evitó lo peor de la pandemia en su primera fase, pudiendo, al igual que los responsables sanitarios, identificar fácilmente a los pocos viajeros procedentes del extranjero y ponerlos en cuarentena de inmediato. Pero eso cambió en agosto cuando Gaza sufrió sus primeros casos de transmisión comunitaria.

Desde entonces, la COVID-19 está fuera de control, y el sector médico, que no dispone prácticamente de equipamiento alguno en Gaza, no puede hacer frente a la situación como resultado de las sanciones israelíes que han hecho que incluso medicamentos esenciales alcancen un coste inasumible en Gaza.

Y aunque ha habido constantes advertencias de la ONU, la Organización Mundial de la Salud y grupos de derechos humanos sobre la situación en Gaza, no ha habido ningún intento serio de presionar a Israel para que alivie el bloqueo de Gaza y mejore la situación.

En noviembre, los grupos involucrados en la campaña incendiaria anunciaron que habían estado esperando demasiado tiempo la buena voluntad de Israel o la ayuda de actores internacionales. Haciendo mención en particular al endurecimiento del bloqueo de los “suministros médicos relacionados con la pandemia de coronavirus”, se lanzó una andanada de globos hacia Israel.

Un juego letal

Cada una de estas acciones es una empresa mortal. Israel lanza de forma rutinaria misiles y ataques con aviones de combate en respuesta a lo que sus siempre ansiosos medios de comunicación denominan el “terrorismo de los globos”.

A la descarga de noviembre le siguió la de agosto, que presencié. Esta se produjo también en medio de la desesperación por el asedio de Israel a Gaza.

Desde hacía mucho tiempo sentía curiosidad por los hombres -siempre son hombres- que arriesgaban sus vidas para lanzar estos globos.

Por ello, busqué activamente poder acompañar a estos hombres -contactando con amigos de amigos de amigos para saber si dejarían que un periodista les acompañara-, a pesar de que sería uno de los trabajos más peligrosos que había emprendido desde la agresión israelí de 2014 contra Gaza.

Los globos incendiarios tienen una historia militar sorprendentemente larga. En Europa, los daneses intentaron utilizarlos para romper un bloqueo naval británico a principios del siglo XIX. En la Segunda Guerra Mundial, los japoneses lanzaron globos con bombas incendiarias capaces de cruzar el Pacífico en tres días durante los meses favorables de invierno. En ningún caso fueron de gran utilidad, ni se han utilizado mucho en otras ocasiones o en otros lugares.

Su eficacia como arma es claramente muy limitada. Son “rudimentarios”, según el escritor y activista Ahmed Abu Artema, uno de los organizadores de la Gran Marcha del Retorno. No obstante, dijo a The Electronic Intifada: “Está claro que Israel reacciona al lanzamiento de globos incendiarios como si fueran un arma militar real”.

Así informado y con la bendición del líder del grupo, Abu Karam, me uní a los jóvenes esa madrugada de agosto.

Precaución y miedo

Pasaron tres días después de que se diagnosticaran las primeras transmisiones comunitarias de la COVID-19 en Gaza. Eso hizo que la tarea de los hombres fuera aún más difícil. El grupo no solo tendría que evadir los drones de Israel, sino que las autoridades locales habían impuesto un toque de queda y la policía estaba en todas partes.

Para mí significó que lo que normalmente era un viaje de diez minutos hasta la zona fronteriza, a cinco kilómetros de mi casa en el campo de refugiados de Yabaliya, se convirtiera en una caminata de 80 minutos.

Antes de que comenzaran los preparativos, apagamos todos nuestros teléfonos y los colocamos en algún lugar alejado de donde trabajaría el grupo. En cambio, los hombres utilizaban señales con las manos para comunicarse.

“Cuanto más cuidado pongas en esconderte de los drones, más posibilidades tendrás de llegar a casa sano y salvo”, me explicó Abu Karam.

Manifestantes poniéndose a cubierto el 14 de mayo de 2018. Más de 60 personas murieron asesinadas ese día, lo que convenció a muchos de que Israel no iba a tener que rendir cuentas nunca por su violencia (Foto: Ashraf Amra/APA)

A esa hora del día, todo está muy tranquilo, terriblemente silencioso cuando se realiza este tipo de actividad. Todo lo que podía oír, mientras los hombres trabajaban en sus globos, era el sonido de los drones que sobrevolaban por encima y el viento que susurraba entre las hojas.

Abu Karam, de 41 años, es un hombre tranquilo cuya ira solo se siente en sus palabras y cuyo dolor aparece ocasionalmente en sus ojos.

Mientras los otros hombres preparaban los globos, él se tomó un tiempo para hablarme sobre lo que estaba haciendo y las razones de ello.

Tenía muy claro cuándo y por qué comenzó todo: el 14 de mayo de 2018.

Ese día vio matar a más de 60 palestinos en las protestas a lo largo de la frontera con Israel. Fue demasiado para Abu Karam, que no se había perdido ni una sola protesta y que había perdido a seis amigos durante ellas y, crucialmente, a uno más durante la masacre del 14 de mayo. Estos hechos le convencieron de que nadie vendría a ayudar, de que no importaba lo que hiciera Israel.

“El mundo permaneció en silencio, limitándose a vernos morir”, me dijo Abu Karam. Entonces comenzó a discutir opciones con amigos y otros manifestantes.

“Necesitábamos encontrar una manera de responder a los crímenes israelíes”. Algunas personas ya habían comenzado a usar cometas incendiarias, pero había sido algo más simbólico que un esfuerzo organizado, dijo. Las cometas, dijo Abu Karam, “representan el fuego que arde en nuestros corazones con cada víctima que Israel mata o hiere”.

Pero la idea no era práctica. Las cometas, uno de los juguetes favoritos de los niños en Gaza, vuelan bien, pero se detectan fácilmente en el momento del lanzamiento. Y, el 14 de mayo, uno de los amigos de Abu Karam fue asesinado a tiros cuando estaba a punto de lanzar una cometa.

Los pensamientos se concretaron en globos y organización.

“Cuando mataron a Majd, empezamos a sentir que disparar cometas era demasiado peligroso. Fue entonces cuando recurrimos a los globos”, dijo Abu Karam.

Pero Abu Karam también sintió que el asesinato de su amigo hablaba de algo más que de un simple fuego de francotiradores oportunistas. Y su extrema cautela es el resultado de las lecciones que dice haber aprendido del asesinato de su amigo.

“Israel controla nuestros teléfonos”, me dijo Abu Karam. “Sabían que Majd saldría a lanzar cometas. Fue un asesinato”.

Venganza y disrupción

Lanzar globos parece una tarea fácil pero requiere cierta clase de conocimientos y experiencia. Un lanzamiento con éxito depende de dos variables: la dirección y velocidad del viento, y el tipo y longitud de la mecha. El viento tiene que ser favorable y no demasiado fuerte. Y la mecha es crucial para encender y mantener un trapo encendido el tiempo suficiente para que se incendie en una zona escogida como objetivo.

Aparte de eso, dijo Abu Karam, los globos eran un arma barata y sencilla. Calculó el costo de un lanzamiento como el de ese día, incluidos globos, helio, trapos y mechas, en no más de 1 dólar por globo.

“Quién hubiera pensado”, dijo Abu Karam con una sonrisa, «que nuestra arma secreta sería un globo”.

Durante nuestra charla, Abu Karam había estado atento al tiempo. Después de aproximadamente una hora, interrumpió la conversación.

Con un ojo puesto en el cielo en busca de drones, dio una señal a los otros hombres para que estuvieran listos para el lanzamiento. Mientras hablábamos, los jóvenes habían preparado unos 20 globos. Sin embargo, antes del lanzamiento me pidieron que me fuera. Quedarse, dijeron, era demasiado peligroso.

Dejé a los hombres atrás, pero la caminata solitaria de regreso fue casi tan aterradora como la caminata hasta allí.

La andanada de globos de ese día se disparó bastante silenciosamente. No escuché ningún bombardeo detrás de mí. No hubo informes de que ninguno de los jóvenes acabara herido o asesinado. De hecho, en diciembre volví a encontrarme con Abu Karam por casualidad.

Con las restricciones de la COVID-19 en su punto máximo y el sistema de atención médica de Gaza a punto de colapsar, se mantuvo firme en que estaba preparado en cualquier momento, si el mundo nuevamente fallaba a la hora presionar a Israel para que permitiera el equipamiento médico necesario para combatir la pandemia.

“Tenemos miles de globos listos para lanzar”.

Le pregunté nuevamente por qué él, padre de varios hijos, el mayor apenas un adolescente, estaba dispuesto a arriesgar su vida de esta manera.

“Disparo globos porque puedo. Porque tengo experiencia. Porque así puedo servir a mi pueblo en Gaza”. E hizo una pausa.

“También hago esto para vengar a mis amigos mártires”.

Hamza Abu Eltarabesh es periodista. Vive en Gaza.

Fuente: https://electronicintifada.net/content/rudimentary-weapon-desperation/32081 y Rebelión 

Carta a Josep Borrell en defensa de los derechos humanos del pueblo palestino

01 de febrero de 2021

Estimado AR/VP Sr. Borrell,
Nos dirigimos a usted para solicitarle que la Unión Europea utilice sus relaciones diplomáticas con el Gobierno de Israel para garantizar que Israel organice un programa de vacunación en Cisjordania y Gaza. Las Naciones Unidas, representadas por los relatores especiales el Sr. Michael Lynk y la Sra. Tlaleng Mofokeng, se une a nuestra indignación por la actual negativa de Israel de cumplir con sus obligaciones.

Traducción 2 (Carta a Josep Borrell) (FINAL) (4)

Alertan de cifra récord de niños palestinos desplazados por Israel

Foto: maquinaria israelí demuele un edificio palestino en la aldea del Sur Baher en Cisjordania, 22 de julio de 2019. (Foto: Reuters). 

03 de febrero de 2021

Save The Children denuncia la demolición de escuelas y viviendas palestinas por parte de Israel y alerta de la cifra de niños palestinos desplazados por tal causa.

El régimen de Israel debe “anular todas las órdenes de demolición de escuelas, viviendas e infraestructuras vitales de acuerdo con sus obligaciones en el marco del Derecho Internacional”, ha alertado la oenegé Save The Children (Salven a los Niños).

Mediante un comunicado emitido este miércoles, la organización ha advertido que la política de demoliciones de Israel obligó en 2020 a más de 500 niños palestinos y sus familias a abandonar sus hogares en la Cisjordania ocupada, done el régimen de Tel Aviv derribó e incautó 840 edificios.

Esto mientras, las “demoliciones en todos los territorios ocupados afectaron a más de 2600 niños y niñas” palestinos, ha alertado la ONG.

La nota advierte, por otro lado, que unos 5250 niños se verían afectados, por las 53 escuelas que están en peligro de ser destruidas en Cisjordania y Al-Quds (Jerusalén) por parte de Israel.

De acuerdo con la ONG, esta situación por sí alarmante se ha visto agravada por el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Por todo ello, el responsable de Save the Children en los territorios ocupados, Jason Lee, ha señalado que si el régimen de ocupación no pone fin a dicha conducta, habrá más niños palestinos sin hogar ni educación.

Desde su creación ilegal en 1948, el régimen israelí ha destruido cerca de 166 000 viviendas palestinas, dejando sin hogar a alrededor de un millón de personas, según informó en octubre pasado el Centro de Investigación de las Tierras, organización afiliada a la Asociación de Estudios Árabes en Al-Quds.

Un mes después, en noviembre, las excavadoras israelíes arrasaron tres cuartas partes de la aldea de Humsa al-Baqaia, en la Cisjordania, un hecho criticado y considerado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como la mayor operación de demolición en los territorios ocupados palestinos desde hace una década.

La destrucción de las viviendas palestinas sigue la línea de la política de expansión de Israel, en el marco del cual, el régimen de ocupación continua ampliando los asentamientos ilegales en Cisjordania a un ritmo bastante acelerado.

Fuente: HispanTV 

#STANDWITHISSA: Issa Amro se enfrentó al Estado colono de Israel y va a pagar un alto precio por ello

Cualquiera que esté familiarizado con la ocupación israelí y la violencia de los colonos encontraría la siguiente historia imposible e impensable, sin embargo, Issa Amro fue capaz a cabo.

29 de enero de 2021

Por Miko Peled

Hebrón Ocupado – “Israel quiere robar nuestra historia. Quieren centrarse sólo en una pequeña parte de la historia e ignorar todo el resto”, me dijo Issa Amro en una entrevista para el “Miko Peled Podcast” (también disponible en www.mikopeled.com). 

Issa se estaba refiriendo a por qué los colonos israelíes están tan ansiosos por apoderarse de Tel Rumeida, una colina que domina la ciudad de Hebrón. Es un cerro que contiene una mina de oro arqueológica e histórica. No porque contenga oro real, sino porque, junto con los olivos centenarios que han estado vivos y han sostenido a las personas que vivieron en Hebrón durante miles de años, contiene pruebas de una civilización antigua y una vida continua que se remonta a miles de años atrás.

Los extremistas violentos toman el control

 La ciudad de Hebrón tiene la desgracia de haber sido invadida por colonos sionistas, extremistas en sus creencias religiosas. Se trata de colonos que tienen una lectura muy particular de las historias bíblicas y son extremadamente violentos e intransigentes. Su odio por los palestinos no tiene límites y, como otros sionistas, estos colonos no tienen en cuenta el significado histórico real de la ciudad de Hebrón, sino que solo lo ven en términos de su lectura parcial y fanática del Antiguo Testamento.

Los sionistas en general, y los colonos sionistas de Hebrón en particular, sienten que las historias del Antiguo Testamento representan la historia y pasan por alto por completo el hecho de que la evidencia arqueológica apunta en una dirección diferente. Interpretan la arqueología de una manera que satisface su codicia, su intolerancia y su deseo de arrebatar la ciudad a sus legítimos habitantes, los palestinos de Hebrón.

Estos colonos fanáticos desempeñan un papel importante dentro de la toma más amplia de Palestina por parte de los sionistas. El método que los sionistas siempre han usado para apoderarse de la tierra, incluso antes de que se estableciera el estado de Israel, fue enviar a jóvenes fanáticos que están dispuestos a usar la violencia para apoderarse de la tierra palestina por la fuerza. Luego, envían al Ejército y afirman que el área es una base militar o se requiere para uso militar. Luego, el Ejército se marcha e invita a los colonos a volver para crear un asentamiento permanente.

Los colonos ya se han apoderado de una parte de Tel Rumeida, pero no estarán contentos hasta que la colina entera esté en sus manos. Un hombre ha hecho de su misión en la vida el asegurarse de que esto no suceda. Este hombre, Issa Amro, fue condenado recientemente por un tribunal militar israelí por una lista de cargos que parecen un libro de texto de desobediencia civil. Si bien aún no ha sido sentenciado, se espera que la sentencia tenga lugar el 8 de febrero de 2021. Hay motivos para creer que cumplirá una condena en una prisión militar israelí. Su único crimen es que se atrevió a hacer frente a la violencia despiadada de los colonos sionistas fanáticos y al ejército israelí que está a su servicio, y todo esto utilizando la herramienta de la desobediencia civil y la resistencia no violenta.

«¡Te voy a matar, Issa Amro!»

 Hace un par de años tuve la oportunidad de llevar a algunos amigos a visitar Hebrón. Nos reunimos con Issa y tuvo la amabilidad de hacernos un recorrido por la ciudad en la que nació, y ahora solo puede caminar por caminos en los que él, como persona no judía, tiene permitido caminar. Da la casualidad de que la casa en la que nació ha sido cerrada por el ejército israelí e Issa no puede acceder a ella.

Cuando llegamos a un punto de la ciudad donde no se permite caminar a los no judíos (o más bien a los palestinos), vimos a un soldado de pie y junto a él a un joven colono que no podía tener más de 14 años. El niño miró a Issa y le dijo en hebreo: «Issa, voy a venir a asesinarte uno de estos días«. Repitió esta declaración y luego se volvió hacia el soldado y se chocaron la mano. Ese es el entorno en el que Issa y cientos de miles de palestinos tienen que vivir debido a la ocupación sionista de Hebrón.

Salvar una casa en Hebrón

Cualquiera que esté familiarizado con la ocupación israelí en Palestina y con la violencia de los colonos y del ejército israelí encontrará la siguiente historia imposible e impensable, sin embargo, Issa Amro pudo lograrlo.

Una casa que estaba estratégicamente ubicada en Tel Rumeida, y desde la cual se puede ver toda la Ciudad Vieja de Hebrón, estaba a punto de ser ocupada por los colonos. Había pasado por el proceso de toma de posesión militar y luego fue entregado a los colonos. Issa logró encontrar al propietario palestino de la casa y alquilársela legalmente. Le costó a Issa agonía, arresto, detención, interrogatorios interminables y requirió la intervención de cientos de activistas de todo el mundo, pero al final, Issa pudo rescatar la casa de las manos de los colonos y establecer un centro desde el cual dirige una de las operaciones de base más efectivas en Palestina, Juventud Contra los Asentamientos (YAS, por sus siglas en inglés).

Miko Peled, izquierda, con Issa Amro en el YAS Center en Tel-Rumeida, Hebrón. Foto | Miko Peled

 El trabajo de Issa Amro y de YAS incluye documentar las violaciones de derechos humanos cometidas por el ejército y los colonos. Su trabajo también incluye la organización de acciones creativas no violentas, el establecimiento y la renovación de espacios públicos como un centro comunitario, una guardería, un centro dedicado al empoderamiento de la mujer y los inicios de un cine por el cual Issa puede ir a la cárcel. Los palestinos en Hebrón están constantemente en riesgo de desplazamiento forzado, y empoderar a esta comunidad en las áreas más vulnerables a través de reparaciones en los hogares, presencia protectora y distribución de caridad es una parte crucial del activismo local de Issa y de YAS.

Condenado por desobediencia civil

Después de un juicio que duró varios años y finalmente terminó a fines de 2020, un juez militar, el teniente coronel Menahem Lieberman (el cual es un colono sionista que emigró desde los Estados Unidos y tiene estrechos vínculos con la comunidad de colonos en Hebrón), declaró a Issa culpable de seis de los 18 cargos que se le imputan. La acusación con 18 cargos se presentó en el verano de 2016, aproximadamente tres semanas después de que comenzara una campaña para establecer un cine en Hebrón.

LOS CARGOS POR LOS QUE HA SIDO CONDENADO:

  • Primer Cargo: Agresión a un servidor público
  • Quinto Cargo: Participación en un mitin sin permiso
  • Octavo Cargo: Participación en una marcha sin permiso
  • Décimo Cargo: Obstrucción a un soldado
  • Decimoséptimo Cargo: Participación en una marcha sin permiso
  • Decimoctavo Cargo: Participación en una marcha sin permiso

Entre el momento de su publicación y el 8 de febrero, momento en el que el juez dictaminará sobre la sentencia, aún hay tiempo para actuar para ayudar a Issa Amro.

Para obtener información sobre la campaña, puede visitar Amigos de Hebrón, donde puede publicar fotos de usted mismo sosteniendo un cartel en apoyo de Issa o publicar una declaración en video que explique por qué cree que Issa Amro debería quedar libre. También puede llamar o enviar un correo electrónico a los funcionarios electos y comunicarse con los centros comunitarios, grupos de activistas, organizaciones benéficas locales, organizaciones religiosas e iglesias para solicitar que publiquen declaraciones en apoyo de Issa y se comuniquen con sus funcionarios locales electos y no electos.

También se anima a cualquier persona que desee ayudar a comunicarse con escritores, periodistas, celebridades, profesores y miembros notables de la comunidad y pedirles que hagan declaraciones públicas o escriban editoriales sobre el caso. Friends of Hebron también está distribuyendo una petición que puedes firmar y enviar a otras personas.

El riesgo de perder monumentos históricos invaluables y olvidar la rica historia de Palestina es real. Hacer lo que podamos para prevenir eso es nuestra responsabilidad como personas de conciencia para las generaciones futuras. El primer paso es apoyar a palestinos como Issa Amro.

Foto principal | El activista palestino Issa Amro, en el centro, celebra su liberación de la detención, en la ciudad cisjordana de Hebrón, el 10 de septiembre de 2017. Nasser Shiyoukhi | AP

Miko Peled es un autor y activista de derechos humanos nacido en Jerusalén. Es el autor de “El hijo del general. Viaje de un israelí en Palestina” e “Injusticia, la historia de Tierra Santa Foundation Five”.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de MintPress News.

 

 

 

¿EEUU se hace amigo de Palestina?: Biden planea reanudar ayudas

Foto: el presidente de EE.UU., Joe Biden, habla antes de firmar unas órdenes ejecutivas en la Oficina Oval de la Casa Blanca, 2 de febrero de 2021. (Foto: AFP). 

03 de febrero de 2021

El Departamento de Estado de EE.UU. ha anunciado que Washington reanudará la ayuda humanitaria a Palestina que la Administración Trump recortó.

El portavoz del Departamento de Estado del país norteamericano, Ned Price, anunció el martes en una conferencia de prensa la intención de la Casa Blanca de restablecer el programa de la ayuda humanitaria a los palestinos lo antes posible argumentando que es de interés para Estados Unidos.

“La suspensión de la ayuda por parte del Gobierno anterior no ha logrado ningún beneficio político ni ha provocado concesiones por parte de los líderes palestinos y solo ha perjudicado al pueblo palestino”, enfatizó.

La medida fue anunciada un día después de que el ministro de Asuntos Civiles de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Husein al-Sheij, mantuviera una llamada telefónica con el subsecretario adjunto para asuntos palestinos e israelíes del Departamento de Estado de EE.UU., Hady Amr, para abordar las relaciones bilaterales y los últimos acontecimientos actuales.

Las autoridades palestinas habían suspendido a finales de 2017 su contacto oficial con el entonces Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, precisamente cuando Washington reconoció a la ciudad ocupada de Al-Quds (Jerusalén) como la capital del régimen de Israel.

Durante los cuatro años de su presidencia, Trump adoptó una serie de medidas antipalestinas e incluso antiárabes, como reconocer a Al-Quds como la capital israelí, trasladar la embajada de EE.UU. en Tel Aviv a esta ciudad palestina y promover un plan puramente proisraelí, llamado el ‘acuerdo del siglo’, que da la luz verde a la anexión ilegal del 30 % de Cisjordania a los territorios ocupados por Israel.

Estas acciones llevaron a la Autoridad Nacional Palestina, encabezada por Mahmud Abás, a romper los lazos con Estados Unidos e insistir en que ya no aceptaba la mediación estadounidense en las negociaciones de paz, suspendidas desde 2014, ya que a su juicio el país norteamericano dejó de ser un actor imparcial en el conflicto palestino-israelí.

No obstante, lo que es cierto es que las políticas de Trump nunca estuvieron realmente en contradicción con la postura tradicional de Washington sobre Palestina que muestra un apoyo total e incondicional al régimen israelí.

Según afirma un una nota editorial, la cadena catarí Al-Jazeera, esperar que el nuevo presidente norteamericano, Joe Biden, cambie algo o compense el daño que ha hecho su predecesor “es una tontería”.

De hecho, él y su equipo han dejado muy claro que no revertirán las decisiones de Trump, incluido el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Al-Quds. Su Administración no apoyará la lucha de los palestinos por la justicia; no buscará su liberación, el fin de la ocupación israelí, el desmantelamiento del régimen de apartheid israelí o el regreso de los refugiados palestinos a su tierra natal, concluye.

Fuente: HispanTV 

 

 

Grupo de vigilancia de redes sociales: Nuevas violaciones del contenido digital palestino en el primer mes de 2021

02 de febrero de 2021

Sada Social Center, un grupo de vigilancia de redes sociales con sede en Ramallah, dijo hoy que monitorea una serie de violaciones de contenido palestino por parte de plataformas de redes sociales y documentó más de 28 violaciones en Internet. durante enero.

Dijo que documentó 17 violaciones de Facebook, siete de Twitter, dos de Tik Tok y dos de Instagram.

El Centro monitoreó la respuesta de la administración de Facebook al tratar con el gobierno de ocupación israelí para reprimir el contenido palestino. Dijo que el gobierno de la ocupación le pidió a Facebook que agregara la palabra sionista / sionismo como un término protegido y que lo incluyera en su política sobre discurso de odio a sus algoritmos y que eliminara todo lo relacionado con este término.

Sada Social también documentó un ataque en el sitio web del movimiento internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) en un intento de bloquear su contenido e impedir que lleve a cabo su trabajo.

En un esfuerzo por mostrar descontento con la censura de Facebook del contenido palestino, Sada Social lanzó la semana pasada una campaña de dos horas para dejar de publicar en Facebook, en cooperación con la Iniciativa Palestina de Protección de Contenido, con el fin de presionar a la administración de Facebook después de la expansión de sus violaciones contra el contenido palestino, apuntando y reduciendo las páginas palestinas a menos del 50%.

Seis canales de televisión por satélite, 10 estaciones de radio locales, 20 agencias y redes de noticias, y 18 instituciones e iniciativas palestinas participaron en la campaña, además de decenas de plataformas palestinas a través de Facebook, páginas árabes, influencers y expertos en medios.

A través de su campaña, Social Media pudo, después de muchos intentos, devolver 10 cuentas palestinas en Twitter, incluidas cuatro para Quds News Network, una cuenta para la agencia al-Rai y una cuenta para Capital News Network – Palestine.

Fuente: WAFA

Con la llegada del primer lote, Palestina comienza a vacunar a su población

Foto: la ministra de Salud Mai Alkaila se vacuna contra el coronavirus (izquierda) y vacuna a otros. (Imágenes WAFA)

2 de febrero de 2021

El Ministerio de Salud comenzó a vacunar a su población contra el coronavirus, iniciando con personal médico y sanitario que trabaja en unidades de cuidados intensivos en centros y hospitales para el tratamiento de pacientes con el virus.

La Ministra de Salud, Mai Alkaila, lanzó la campaña cuando recibió la vacuna en el Hospital corona Hugo Chávez de la localidad de Turmus Ayya, cerca de Ramallah, y el personal médico de las unidades de cuidados intensivos fue inoculado con la vacuna Moderna.

El Ministerio de Salud anunció que había recibido 2000 dosis de la vacuna Moderna, destacando que la prioridad para quienes reciban las vacunas será para personal sanitario al estar expuesto apacientes de coronavirus y quienes tienen mayor riesgo de contagio.

El Ministerio agregó que el segundo grupo prioritario que recibirá la vacuna son los mayores de 60 años y personas que padezcan enfermedades crónicas por ser los más vulnerables a la enfermedad y los más propensos a desarrollar síntomas graves.

Además, indicó que en unos días llegarán a Palestina 5000 dosis de la vacuna rusa Sputnik, además de las 37.000 dosis que se entregarán a partir de la iniciativa COVAX de la Organización Mundial de la Salud y la Alianza Global.

Agregó que el gobierno compró vacunas AstraZeneca que también llegarán a Palestina próximamente, explicando que la vacunación comenzó según lo planeado y según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, mientras que parte de las vacunas serán enviadas mañana a la Franja de Gaza.

Alkaila agregó que esta campaña continuará a medida que lleguen más vacunas y hasta que se vacunen más de tres millones de palestinos.

Dijo que 730 miembros del personal médico y de salud están listos para proceder con la vacunación en todo el país.

Fuente: WAFA

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner