Vehículo militar israelí atropella a niño de 13 años en Cisjordania

14 de enero de 2021

Un vehículo militar israelí ha atropellado y herido a un niño palestino de 13 años en la aldea de Zububa, al oeste Jenin, en la Cisjordania ocupada.

El Centro de Información Palestino (PIC, por sus siglas en inglés), citando a fuentes locales, ha indicado este jueves que el incidente se produjo el miércoles por la noche en la aldea de Zububa.

Obeda al-Wahsh, de 13 años, iba en su bicicleta cuando fue atropellado por un vehículo militar israelí. El niño fue trasladado de urgencia al hospital de Jenin para recibir asistencia médica y otros tratamientos necesarios.

El accidente ocurrió un día después de que una patrulla militar israelí asesinara a un joven trabajador de la ciudad palestina de Tubas, en el norte de la ocupada Cisjordania, e hiriera a otros cinco palestinos al embestirlos en el norte del valle del Jordán.

Asimismo, el pasado mes de diciembre, dos trabajadores palestinos perdieron la vida después de ser atropellados brutalmente por un autobús israelí en la entrada de la ciudad cisjordana de Beit Lahm (Belén), a unos 10 kilómetros al sur de Al-Quds (Jerusalén).

De igual modo, decenas de palestinos han sido atropellados de forma deliberada, en la mayoría de los casos por colonos israelíes, en las carreteras de Cisjordania y muchos de ellos han fallecido a consecuencia de estos ataques.

Los actos de vandalismo y la violencia de los colonos israelíes contra los palestinos, incluyen los recintos sagrados del Islam. Anteriormente, la oenegé pro derechos humanos B’Tselem había subrayado que los colonos en la Cisjordania ocupada proceden con fuerza bruta contra los palestinos a diario y con el pleno apoyo de las autoridades israelíes.

Ante tal situación, en reiteradas ocasiones, Palestina ha denunciado los crímenes de larga data de Israel contra su pueblo y ha pedido enjuiciar al régimen sionista en la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, en los Países Bajos.

Fuente: HispanTV 

Maquinaciones contra un diplomático suizo de la UNRWA

14 de enero de 2021

Fuentes: OrientXXI
 

Traducción CSCA 

La carrera de Pierre Krähenbühl como director de UNRWA, la agencia de la ONU que se ocupa de los refugiados palestinos, se detuvo abruptamente en 2019. La razón: acusaciones que han resultado en gran parte infundadas. El contexto es desafiante ya que la UNRWA está en la línea de fuego de la administración Trump y del gobierno de Netanyahu. 

Puede suceder que la información que es importante para la reputación de ciertas personas permanezca confidencial, causando un daño significativo a esas personas. Eso es lo que sucedió en 2020 con una investigación encargada por el Secretario General de la ONU sobre las graves acusaciones que se habían formulado en 2018 contra el suizo Pierre Krähenbühl, entonces Comisionado General de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA). Terminó dimitiendo en noviembre de ese año bajo presión de sus superiores. 

Una investigación de la cadena de televisión suiza RTS acaba de sacar a la luz las conclusiones hasta ahora no divulgadas de esa indagación, que pudimos leer, establecen que el alto funcionario suizo quedó exonerado de todas las dudas que pesaban sobre él, salvo algunos lapsus menores. Es un asunto teñido de fuertes connotaciones geopolíticas. 

«NEPOTISMO, DISCRIMINACIÓN, ABUSO DE PODER …» 

El primer informe data de diciembre de 2018. Se suponía que era un documento interno de la UNRWA que debía permanecer confidencial y terminar solo en el escritorio del secretario general de la ONU, António Guterres, quien rápidamente decidió iniciar una investigación sobre las vergonzosas acusaciones que contenía. Pero las acusaciones fueron filtradas y recogidas por la prensa seis meses después. Porque fueron un bombazo: en él, el autor del informe y jefe de la Oficina de Ética de la UNRWA, el holandés Lex Takkenberg, denuncia entre otras cosas “conductas sexuales inapropiadas, nepotismo, acciones vengativas, discriminación y otros abusos de autoridad cometidos por motivos personales, para suprimir legítimas diferencias de opinión…”. El principal acusado: Pierre Krähenbühl, quien también estaba acusado de tener una aventura con una colega cercana. 

En todo el mundo, la prensa redobla el mensaje: «la UNRWA en crisis», como dicen muchos titulares. Instado por António Guterres a tomar una suspensión laboral administrativa, a la espera de los resultados de la investigación que ha puesto en marcha, el Comisionado General de la UNRWA se sintió defraudado y prefirió renunciar el 6 de noviembre de 2019. Fin de la historia. 

En el verano de 2020, el gobierno suizo recibió el informe que concluía la investigación de la ONU. Es un documento serio de 129 páginas en el que ex policías diseccionaron los correos electrónicos y SMS del personal de la agencia de la ONU. La gestión de Pierre Krähenbühl no está en absoluto impugnada. Sin corrupción, sin amores inapropiados. De todas las acusaciones, solo quedan por esclarecer tres casos de contratación dentro de la agencia. Realmente, por consiguiente, muy poco. Ni el canciller suizo, ni la Oficina del Secretario General de la ONU publican el informe de investigación en el que se limpia a Pierre Krähenbühl de la mayoría de las acusaciones formuladas en su contra. Es cierto que este tipo de informes no son de difusión pública, pero como estaba en juego el honor de un hombre y se habían publicado las acusaciones, que debían ser confidenciales, a las que se enfrentaba, hubiera sido correcto hacer lo mismo con las conclusiones. de la investigación oficial. 

¿QUIÉN QUIERE EL CUERO CABELLUDO DE UNRWA? 

El contexto geopolítico de este caso podría evocar una camarilla. ¿Contra Pierre Krähenbühl? Por supuesto, pero, sobre todo, a través de él, contra la UNRWA cuya piel es buscada por algunos. El contexto geopolítico del asunto explica, de hecho, muchas cosas. El gobierno israelí de Benjamin Netanyahu ha dejado claro durante mucho tiempo que quiere deshacerse de la agencia palestina para los refugiados. La UNRWA encarna una causa, el derecho de los refugiados a regresar, que rechaza. Y la agencia permanece como un recordatorio constante de un pasado que reclama olvidar: la partida, en la mayoría de los casos forzada, y el despojo de más de 700.000 habitantes palestinos en 1948 durante los acontecimientos que llevaron a la creación de Israel. Oficialmente, Israel acusa a la agencia de fomentar la «ilusión» de un regreso de refugiados a lo que se convirtió en Israel, de albergar a varios militantes de Hamas en sus filas y de proporcionar una educación que alimenta el odio a Israel y promueve la lucha armada e incluso terrorismo, etc. 

La llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos en enero de 2017 supuso al gobierno israelí comenzar a disfrutar de un grado sin precedentes de apoyo político estadounidense, en todos los temas, incluido el de los refugiados palestinos. El millonario estadounidense no perdió tiempo en pedirle a su yerno Jared Kushner, conocido por sus vínculos con la extrema derecha israelí, que elaborara un “plan de paz” para resolver finalmente el conflicto israelí-palestino. 

¿Qué propondría para los refugiados? Un correo electrónico del 11 de enero de 2018 a varios funcionarios de la administración, incluido el enviado especial para Oriente Medio de la Casa Blanca, Jason Greenblatt, fue revelado el 3 de agosto de 2020 por el sitio ForeignPolicy.com, y al menos tenía el mérito de la claridad: “Es importante hacer un esfuerzo relevante y cumplido para perturbar a la UNRWA”, escribió. “Esta [agencia] perpetúa un status quo, es corrupta, ineficiente y no ayuda a la paz. Nuestro objetivo no puede ser mantener las cosas estables y como están … A veces tienes que arriesgarte estratégicamente a romper cosas para llegar allí». 

El tono habla por sí solo. El gobierno de los Estados Unidos entró en acción, recortando drásticamente su contribución a la UNRWA en 2018 de 364 millones a 65 millones de dólares estadounidenses, e incluso a su eliminación al año siguiente. Dado el presupuesto general de la UNRWA de más de 850 millones de dólares, una reducción tan drástica de la participación de Estados Unidos tuvo un efecto dramático en las funciones de la agencia, que emplea a 30.000 palestinos que atienden a 5,5 millones de refugiados en todo Oriente Medio, desde Siria hasta Gaza, Líbano y Jordania, Jerusalén Este y Cisjordania. Así que ya estaba claro lo que el «plan de paz», lanzado con gran fanfarria en Washington el 28 de enero de 2020, tenía en mente para la UNRWA: su eliminación, pura y simplemente. 

UN HOMBRE MARCADO 

¿Fue Pierre Krähenbühl un obstáculo en el camino de estadounidenses e israelíes mientras trazaban la desaparición de la agencia especializada de la ONU? El documental no llega tan lejos. Presenta al diplomático de Ginebra solo al frente, confrontando a las maniobras hostiles del poderoso dúo estadounidense-israelí. Una cosa está clara, en cualquier caso: en 2018, el funcionario suizo intensificó sus viajes de recaudación de fondos, iniciativas y reuniones para reponer las arcas de la agencia. Su éxito fue tan revelador como sorprendente: 43 países acordaron aumentar su financiación ese año para compensar el déficit. Más allá de eso, Pierre Krähenbühl no dudó en defender a la agencia con uñas y dientes, incluso en el Consejo de Seguridad de la ONU, o contradecir desde Gaza a los oradores estadounidenses e israelíes. Claramente, el diplomático suizo había hecho más que amigos desde que asumió la UNRWA el 1 de abril de 2014, después de dejar el Comité Internacional de la Cruz Roja. 

De regreso a su propio país, se dio cuenta a partir de 2018 de que uno de los personajes involucrados en el drama, el ministro suizo de asuntos exteriores, Ignazio Cassis, se estaba alineando contra su agencia. Cassis estuvo incluido en el parlamento suizo como miembro del grupo Amigos de Israel. Asumió sus funciones federales en Berna en noviembre de 2017. Al regresar de un viaje a Oriente Medio en la primavera de 2018 durante el cual conoció a Pierre Krähenbühl en Amman, Ignazio Cassis compartió sus impresiones con algunos periodistas en el avión de regreso a casa. 

«Para mí, la pregunta es: ¿Es el OOPS parte de la solución o parte del problema?» Resumió su pensamiento: “Mientras los palestinos vivan en campos de refugiados, quieren regresar a su tierra natal. Al apoyar a la UNRWA, mantenemos vivo el conflicto. Eso no es lógico, porque de hecho todo el mundo quiere poner fin al conflicto«. 

Su declaración enfureció al ex diplomático suizo Yves Besson, quien en su día fue director de UNRWA. “Hoy, la UNRWA es el único signo que queda de interés internacional en el destino de los palestinos y sus refugiados”, dijo al sitio swissinfo.ch. «Además, no hay nada neutral en tal declaración, ya que esa línea ha sido el mantra de Israel y Estados Unidos«. 

ACUSACIONES BASADAS EN «PREOCUPACIONES» 

El lenguaje adoptado por el ministro suizo parece haber sido tomado directamente de los libros de jugadas oficiales israelíes y estadounidenses. Así que era bastante lógico que, cuando el informe interno de la UNRWA puso al jefe de la agencia en el banquillo en 2019, Ignazio Cassis no movió un dedo para ayudarlo; todo lo contrario, ordenó la suspensión de la ayuda suiza a la UNRWA. El informe, además, no contenía pruebas contra el diplomático suizo, simplemente especulaba con una serie de acusaciones recogidas dentro de la agencia. Lex Takkenberg, quien firmó el texto original que evidentemente no sobrevivió al escrutinio de la investigación ordenada por António Guterres, admitió en el documental de Xavier Nicol y Anne-Frédérique que las acusaciones que había denunciado se basaban principalmente en conversaciones con más de 20 miembros de UNRWA que habían planteado «preocupaciones». 

Hoy, Pierre Krähenbühl ha seguido adelante, no sin amargura. “Habría sido bastante simple para Estados Unidos y Suiza reconocer la vacuidad del informe [acusador] y reconocer lo que nos han hecho pasar”, dice al final del documental. El silencio aplastante de las autoridades suizas y de la ONU, que se negaron a hablar con los periodistas suizos y que no querían publicar las conclusiones de la investigación de la ONU que exoneraba a Pierre Krähenbühl, no ayudan en todo caso a su favor. 

En cuanto a la UNRWA, bajo otro suizo, Philippe Lazzarini, continúa luchando con problemas presupuestarios insolubles, como lo demuestra su incapacidad para pagar los salarios de su personal para noviembre de 2020 y sus dudas para diciembre. ¿La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca el 20 de enero producirá un cambio en la posición estadounidense sobre la agencia humanitaria? La respuesta, vital para la supervivencia de la agencia, quizás no se haga esperar. 

Xavier Nicol y Anne-Frédérique Widmannn, dos periodistas de RTS. Su informe fue transmitido en Suiza el 17 de diciembre en el programa “Temps présent”. Su documental, Israel-Palestina: Un suizo atrapado en la tormenta, recoge las declaraciones de Pierre Krähenbühl, entre otros. Enlace al documental: https://youtu.be/T7WuNvLyKSM

Fuente: Rebelión 

La AP acoge con satisfacción la reunión ministerial euroárabe sobre Palestina

Foto: el ministro de Relaciones Exteriores palestino Riyad Al-Maliki en Berlín, Alemania 17 de noviembre de 2020 [REUTERS/Hannibal Hanschke/Agencia Polaca/Anadolu]. 

14 de enero de 2021

La Autoridad Palestina (AP) acogió ayer con satisfacción la reunión ministerial euroárabe sobre la cuestión palestina, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de la AP, Riyad Al-Maliki, a la radio oficial palestina.

La reunión, en la que participaron Alemania, Francia, Egipto y Jordania, se celebró el lunes y en ella se debatió la causa palestina y el logro de una solución para poner fin a la ocupación israelí.

«Estamos en contacto con el Grupo de Munich para llenar el espacio dejado por el Cuarteto Internacional, así como por la ausencia de un horizonte político para la solución de la causa palestina basado en las resoluciones de legitimidad internacional», dijo Al-Maliki.

La ausencia del Cuarteto Internacional tendría «grandes consecuencias políticas» en el proceso de paz, añadió, subrayando que las partes árabes y europeas deberían «intensificar» sus esfuerzos para reanudar las conversaciones de paz que se derivan de la referencia internacional.

Al-Maliki continuó destacando la importancia de debatir el Oriente Medio, principalmente la causa palestina, durante la sesión abierta del Consejo de Seguridad que se celebrará el 26 de enero.

Esta reunión sería «excepcional» porque, según Al-Maliki, estaría presidida por Túnez, lo que pondría de relieve la importancia de la causa palestina y la cuestión de los asentamientos, además de las demás violaciones israelíes.

Al-Maliki también esperaba que la reunión enviara señales positivas hacia la reactivación del proceso político porque se produce después del inicio de la investidura de la nueva administración estadounidense dirigida por el Presidente electo Joe Biden.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

ONG israelí Btselem acusa de ‘apartheid’ a Israel y denuncia un régimen de apartheid

14 de enero de 2021

Es la primera vez que este término es utilizado por una organización de ese país para referirse a las políticas ejercidas en Gaza y Cisjordania. Así, Btselem se aleja de la tesis de democracia en Israel y Apartheid en Palestina, reconociendo la dura realidad que muchos israelíes desean obviar: en dicho territorio hay sólo un Estado que se llama Israel que implementa el apartheid como régimen de gobierno y dominación desde el río Jordan hasta el Mar Mediterráneo. Es un diseño institucional de Israel que escapa de los partidos que gobiernen y sus políticas. En Chile la comunidad judía se niega a entender esto, incluso menos que allá, en terreno.

La ONG israelí defensora de los derechos humanos B’Tselem, tras 31 años supervisando la ocupación de los territorios palestinos, ha declarado que Israel practica en ellos un ‘apartheid’ desde 1967.

Su informe, recién publicado este martes bajo el inequívoco título ‘Esto es apartheid’, constituye la primera vez que el término es utilizado por los propios israelíes para criticar las políticas de su país en los enclaves de Gaza y Cisjordania, así como el tratamiento a la minoría palestina en el territorio soberano de Israel.

El informe denuncia explícitamente la existencia de «un régimen de supremacía judía desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo», que deriva en una opresión sistemática de los ciudadanos palestinos. Además, en la medida en que la Corte Penal Internacional define el ‘apartheid’ como un «régimen institucionalizado de opresión sistemática y dominación por un grupo racial», la ONG declara la existencia de esta realidad sociopolítica en la región.

«Esto no es democracia más ocupación»
B’Tselem combate así la imagen que Israel proyecta internacionalmente, según la cual su Estado opera a través de dos sistemas de gobierno a la vez: una democracia en su territorio soberano –en la que a los ciudadanos palestinos (un 20 % de su población) se les suponen plenos derechos– y un control militar en las zonas ocupadas de Jerusalén oriental, Cisjordania y la Franja de Gaza.

Es también la primera vez que esta organización pacifista, que pretende representar una suerte de conciencia autocrítica de Israel en el conflicto con Palestina, cuestiona y hasta niega la existencia de un sistema democrático dentro del territorio internacionalmente reconocido de Israel. «Esto no es democracia más ocupación, esto es ‘apartheid'», dijo al respecto Hagai El-Ad, director ejecutivo de B’Tselem, a Associated Press.

El-Ad ahondó en esta acusación al afirmar que «no hay un solo centímetro cuadrado entre el río y el mar en el que un palestino y un judío sean iguales», aunque reconoce que el grado de discriminación sufrida por los palestinos varía dependiendo de donde se encuentre, y que no es el mismo «si uno es ciudadano del Estado de Israel que si está sitiado en Gaza».

Dos detonantes para la acusación
Aunque el término ‘apartheid’ viene siendo profusamente utilizado desde hace años por los detractores del Gobierno israelí, el hecho de que una organización radicada en el interior de sus fronteras lo asuma como una realidad actual supone un cambio relevante en el debate internacional de la cuestión.

Los motivos de este cambio, según explican desde B’Tselem, son fundamentalmente dos. El primero de ellos es la promulgación de la Ley del Estado-Nación Judío en 2018, cuyos detractores –entre los que se cuenta B’Tselem–, consideran que degradó a la minoría palestina de Israel a «una ciudadanía de segunda clase» y formalizó la discriminación generalizada que han sufrido desde la fundación de Israel, en 1948.

El segundo motivo es el anuncio de Israel en 2019 de su intención de anexar hasta un tercio de la Cisjordania ya ocupada, incluidos todos sus asentamientos judíos, que albergan a casi 500.000 israelíes. El proyecto quedó suspendido como parte de un acuerdo de normalización con los Emiratos Árabes Unidos en 2020, pero Israel insiste en que esa pausa es temporal.

Desigualdad actual en los territorios ocupados
Israel retiró la mayor parte de sus tropas y a sus colonos de Gaza en 2005, pero cuando Hamás se hizo allí con el poder dos años más tarde, impuso un férreo bloqueo sobre la zona que se ha perpetuado hasta la actualidad, bajo el pretexto de mantener la seguridad en la región.

Con respecto a Cisjordania, Israel la considera un territorio en disputa pendiente de que las conversaciones de paz determinen su soberanía definitiva. Lo cierto es que aunque la mayoría de los palestinos en Cisjordania viven en áreas gobernadas por la Autoridad Palestina, los accesos a esas zonas están totalmente delimitados por puestos de control israelíes, a través de los cuales sus soldados pueden ingresar con libertad.

B’Tselem argumenta en su informe que, al dividir los territorios y usar diferentes medios de control en unos y otros, Israel oculta una realidad subyacente: que «aproximadamente siete millones de judíos y siete millones de palestinos viven bajo un solo sistema» en el que existen graves desigualdades en materia de derechos fundamentales.

Fuente: Actualidad RT

 

Otro palestino de Jerusalén ocupada es obligado a demoler su propia vivienda para evitar fuertes multas y costos israelíes de demolición

14 de enero de 2021

En Jerusalén ocupada, centenares de viviendas palestinas han sido demolidas bajos el pretexto de no contar con autorización israelí, que es casi imposible de lograr cuando se trata de palestinos y es inmediata para los colonos israelíes.


Un palestino de Jerusalén ocupada fue obligado a demoler hoy su casa en el barrio de Beit Hanina para evitar pagar altos costos y multas después de recibir una orden de demolición del municipio israelí de Jerusalén Occidental.

El propietario de la casa Fawaz Abu Hamad, dijo a la agencia WAFA que procedió a demoler su casa, construida hace 10 años y habitada por su familia conformada por siete personas, y a remover los escombros para evitar pagar costos y multas exorbitantes si el municipio de Jerusalén Occidental llevara a cabo la demolición. Dijo que la demolición, así como los esfuerzos por obtener una licencia de construcción a lo largo de los años, le han costado miles de dólares y al final se vio obligado a derribar su propia casa bajo el pretexto de que se construyó sin permiso.

Abu Hamad dijo que, en su última reunión con la municipalidad por un permiso para su casa, le propusieron pagar una multa de 10,000 dólares a cambio de retrasar por seis meses la demolición, lo que no accedió, considerando que estuvo años pagando multas sin obtener un permiso de construcción.

Centenares de palestinos de Jerusalén han sido obligados a demoler sus casas bajo el pretexto de no tener el permiso de las autoridades de la ocupación, permiso que es casi imposible lograr. Mientras tanto, miles de viviendas para colonos extranjeros se levantan con permisos inmediatos por parte de Israel.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

 

Informe: Detenciones administrativas en Palestina

14 de enero de 2021

Desde el comienzo de la ocupación militar israelí del territorio palestino en 1967, Israel, la potencia ocupante, ha violado deliberada y voluntariamente sus responsabilidades y obligaciones como Potencia ocupante, tal como estipula el Derecho Internacional Humanitario, en particular el IV Convenio de Ginebra (GCIV).

Texto completo en:

LISTO INFORME DETENCIONES

Fuente: Estado de Palestina 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner