Israel y Bahrein firmarán un acuerdo de desalinización de agua

Foto: el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu (izquierda) y el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein, Abdullatif bin Rashid Al Zayani (derecha), se saludan con un codazo antes de su reunión en la Oficina del Primer Ministro en Jerusalén Occidental el 18 de noviembre de 2020. [Primer Ministro israelí/Manifestación – Agencia Anadolu]. 

12 de enero de 2021

La empresa nacional de agua de Israel, Mekorot, firmará su primer acuerdo para proporcionar a Bahrein tecnología de desalinización de agua, informó ayer Israel Hayom.

El diario dijo que el acuerdo se firmará «en los próximos días en la capital de Bahrein, Manama». Aunque el periódico en hebreo no proporcionó información sobre el valor del trato, se dijo que valía «millones de dólares anuales».

«El acuerdo será el primero de varios acuerdos que se celebrarán con Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos», añadió el sitio de noticias, citando al director general de Mekorot, Eli Cohen.

El trato es el resultado de los acuerdos de normalización entre Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Sudán y Marruecos con Israel del año pasado.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Macron se hunde en el pantano de Oriente Próximo

Fuentes: Público [Foto: El presidente francés, Emmanuel Macron, en una conferencia de prensa en Beirut el 1 de septiembre de 2020. — GONZALO FUENTES / AFP]

09 de enero de 2021

Por Eugenio García Gascón 

Emmanuel Macron es la última víctima de Oriente Próximo, una víctima ingenua que se propuso resolver la situación de Líbano jugando a la política no con los actores implicados directamente sino con los políticos libaneses. Desde principios de agosto, el presidente francés se emplea a fondo en negociar con destinatarios equivocados que ni pinchan ni cortan.

Aunque no es el único líder europeo que se ha ensuciado las manos con todo lo tocante a Oriente Próximo, Emmanuel Macron va siempre un paso por delante de sus colegas Angela Merkel y Boris Johnson. En cualquier caso, ninguno de los tres parece sufrir de remordimientos por lo que hacen y dejan de hacer y da la impresión de que duermen a pierna suelta.

El último capítulo de sus enredos se inició tras la terrible explosión del puerto de Beirut el 4 de agosto, cuando como si tuviera pocos quebraderos de cabeza dentro y fuera de Francia, Macron se empeñó en resolver la caótica situación de Líbano con una diplomacia no exenta de amenazas que a la postre solo ha servido para demostrarle que ha topado con un muro infranqueable.

Todos los conflictos de la región están ligados a la cuestión palestina, y casi todos están vinculados directamente a Israel, empezando por Irán, pasando por Yemen, y terminando por Egipto. Es una cuestión básica que Macron y sus socios europeos conocen perfectamente pero que prefieren ignorar para no ponerse a tiro del estado judío.

Esto les lleva a situaciones cómicas y de una hipocresía considerable que les obliga a responder de manera cínica a las políticas israelíes en Oriente Próximo, un mal de grandes proporciones que sigue creciendo porque los líderes europeos se niegan a enfrentarse a la raíz del problema: la ocupación israelí y la exportación del problema de la ocupación de los territorios palestinos y el Golán a otras zonas de la región.

Todavía están en la retina las imágenes de un Macron sonriente y satisfecho recibiendo con cara de circunstancias un baño de masas en Beirut. ¿Es posible que el presidente francés realmente creyera que podía solucionar la enquistada crisis libanesa y formar un gobierno a su medida sin acabar con la ocupación israelí? Da la impresión de que así fue, que Macron se lo creyó, y también da la impresión de que ahora está sorprendido de que su encomiable esfuerzo no haya dado resultados.

Le Monde recuerda que Macron visitó Beirut dos días después de la explosión, el 6 de agosto, y que prometió regresar el 1 de septiembre para verificar que los líderes libaneses estaban dispuestos a colaborar. Incluso llamó por teléfono a Vladimir Putin y a Hassan Rouhani para pedirles ayuda, un mal enfoque puesto que el único que podía ayudarle era Benjamin Netanyahu poniendo fin a la brutal ocupación militar.

Incluso se permitió organizar el 9 de agosto, y al amparo de la ONU, una conferencia internacional de donantes para Líbano que comprometió más de 250 millones de euros, poniendo, eso sí, la condición de que el dinero se canalizaría a través del ejército y no a través de un estado corrupto en el que absolutamente nadie cree.

Por si esto fuera poco, una semana después de su primera visita a Beirut, la administración de Donald Trump, teledirigida desde Tel Aviv, impuso sanciones contra dos exministros de Hizbola con el fin de meter un palo entre las ruedas de Macron, y acto seguido el secretario de Estado Mike Pompeo escribió una columna en Le Figaro cortando por lo sano la iniciativa del despistado presidente francés.

Como había prometido, Macron volvió a Beirut a principios de septiembre cargado con declaraciones pomposas sobre Líbano. Su presión condujo a la propuesta de formar un gobierno tecnócrata presidido por el independiente Mustafa Adib, quien enseguida tuvo que dimitir sin siquiera llegar a gobernar debido a las disputas internas, exacerbadas por las sanciones de EEUU.

Ahora Líbano espera como agua de mayo la salida de Trump de la Casa Blanca. Dirigida desde Tel Aviv, la administración americana se ha convertido en el primer problema de Oriente Próximo, incluso por delante de la cínica Europa, cuya pasividad letal viene acompañada de tanto en tanto por actitudes quijotescas e inútiles como la de Macron con Líbano.

La política exterior de Macron, por lo que se refiere al Mediterráneo y el Sahel, es la de alguien que quiere y no puede, sometido siempre a arrebatos puntuales y personales, en lugar de dejar que sean los expertos europeos quienes diseñen y ejecuten una política razonable por el bien de Europa y no en función de lo que ahora interesa o no interesa a París.

Esperando a Joe Biden, los libaneses pueden estar seguros de que sus problemas no se van a resolver pronto, como tampoco se va a resolver pronto la situación en Yemen. Todo está relacionado con la ocupación israelí y nada indica que Biden vaya a hincarle el diente a ese asunto, y menos teniendo como socio a una Europa anestesiada y sin iniciativas para lograrlo.

Pues bien, Macron regresó a Beirut a finales de septiembre, y su siguiente viaje, programado para el 22 de diciembre, se canceló debido a que el presidente se contagió de Covid-19. Es posible que más adelante vuelva a Beirut, pero eso no servirá de mucho, puesto que los problemas de Oriente Próximo estarán en el aire hasta que no se confronte la realidad y se resuelva la ocupación israelí, algo por lo que Macron y sus socios europeos no han hecho nada.

Fuente: https://www.publico.es/internacional/macron-hunde-pantano-oriente-proximo.html

 

Pedimos encarecidamente apoyo internacional a los trabajadores palestinos en huelga

Foto: The Palestine New Federation of Trade Unions, New Unions
Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

11 de enero de 2021

El 1 de enero de 2021, mientras el mundo celebraba el año nuevo, 75 trabajadores palestinos de la fábrica de la colonia israelí de Yamit Sinoun empezaron una huelga abierta para exigir a la empresa que respete sus derechos. La empresa produce sistemas de filtración de agua para el mercado mundial y los trabajadores en huelga reivindican unas condiciones laborales humanas, mejores salarios, bajas por enfermedad y vacaciones pagadas, y un fondo de pensiones que preserve su dinero. Después de siete días de huelga la empresa se niega a satisfacer sus reivindicaciones.

The Palestine New Federation of Trade Unions [Nueva Federación Palestina de Sindicatos] pide a la Organización Internacional del Trabajo, a la Confederación Sindical Internacional, la Federación Sindical Mundial y a los sindicatos internacionales y los grupos de derechos humanos que apoyen la justa huelga de los trabajadores, promuevan el boicot a la fábrica de Yamit y refuercen la solidaridad con la lucha palestina para desmantelar el sistema de apartheid israelí.

Esta huelga no es la primera de este tipo, sino que es una respuesta a la negativa de la corporación Yamit a cumplir los términos de un acuerdo para negociar con los trabajadores tras la huelga de 20 días del pasado mes de noviembre.

Antes, en 2007, los trabajadores habían hecho una huelga para exigir salarios más altos y que se organizaran talleres para concienciar sobre cómo se deben proteger los trabajadores en su peligroso lugar de trabajo. Esta huelga estuvo precedida por otra en 1998 en la que los trabajadores reivindicaban derechos básicos como la mejora de las duras condiciones de trabajo y que se les proporcionara un equipo de protección en el trabajo.

Todavía existe la esclavitud

La huelga actual está siendo coordinada por un comité de cinco trabajadores que trabajan en la fábrica y cuenta con el apoyo de la Nueva Federación Palestina de Sindicatos. Khalil Shehab, uno de los trabajadores en huelga y miembro del comité de trabajadores que dirige la huelga, trabaja en la fábrica desde 1995. Afirmó lo siguiente:

“A pesar de que no es la primera huelga de este tipo, el arrogante patrón israelí se ha negado a darnos los mismos derechos que tienen los trabajadores israelíesHacemos esta huelga porque queremos que se nos trate como a seres humanos en vez de como a esclavos sin derechosNo somos esclavos ya que la era de la esclavitud terminóNuestras reivindicaciones son simples y básicasNecesitamos protección en un lugar de trabajo peligroso (y especialmente en medio de la pandemia de covid-19), que se nos paguen las bajas laborales y las vacaciones como a los trabajadores israelíes y un fondo de pensión que garantice que se guarda nuestro dinero hasta nuestra jubilaciónEn 2016 la empresa nos obligó a firmar un acuerdo que ha congelado la contribución de dinero a nuestro fondo de pensiones; la cantidad de dinero congelada ascendía a un millón de dólares aproximadamente. Después nos dimos cuenta de que la empresa se ha gastado la mitad del dinero destinado a nuestro fondo de pensiones congelado”.

¡Nosotros también somos seres humanos!

La respuesta escrita que Yamit envió en respuesta a todas las reivindicaciones de los trabajadores fue “NO” en letras mayúsculas. Y lo que es peor, en vez de aumentar (como parte de las reivindicaciones) el salario de los trabajadores, que desde hace décadas es inferior al salario mínimo, la empresa ha decidido bajar sus salarios. La empresa declaró que cualquier protesta de los trabajadores por esta nueva decisión será causa de despido.

Ofer Talmi, el patrón de los trabajadores en huelga, justificó de forma escandalosa el rechazo de las reivindicaciones de los trabajadores en una carta que envió a los organizadores de la huelga titulada “Todo es genética y educación”, en la que explica que su negativa a conceder sus derechos a los trabajadores palestinos está motivada no solo por el interés capitalista de reducir los costes de producción, sino que se basa fundamentalmente en su convicción supremacista de que los palestinos son inferiores y no pueden tener iguales derechos. En ella afirma lo siguiente:

“Los trabajadores que llevan trabajado 25-30 años para un patrón son trabajadores satisfechos. No están explotados. Si pensaran que se les explota habrían buscado otro trabajo, aunque la decencia y la honestidad me hacen añadir que ellos tienen menos opciones que los israelíes […].

Siento no tener una empresa de alta tecnología que produzca chips de ordenador. Y ¿saben? Si tuviera una empresa de ese tipo, los palestinos no estarían empleados en ella.

Cada empleado que gane más del salario mínimo será despedido y vendrá otro trabajador más barato en su lugar al que enseñaremos cómo desempeñar el trabajo. ¿Saben por qué? Porque a eso es a lo que nos están empujando ustedes. Están incitando a los trabajadores contra su patrón diciéndoles que no reciben beneficios según la legislación israelí, aunque ustedes saben que trabajamos según la legislación jordana. Peroustedes saben que cada uno de nuestros trabajadores firmó un contrato bajo la legislación jordana. Por cierto, ¿saben por qué Yamit es la única empresa del país que trabaja según la legislación jordana? Porque los empleados no tienen un documento de identidad israelí y no son trabajadores extranjeros como los de Tailandia y otros países. Y otra cosa, trabajan en una empresa de la que soy propietario, alguien que sabe que «la tierra de Israel pertenece al pueblo de Israel» y no permitiré que un trabajador palestino esté vinculado de ninguna manera al Estado de Israel. […]

Recuerden, ningún trabajador palestino trabajará en Yamit bajo llegislación israelí. Realmente no importa lo que afirme la ley o un tribunal. Si el tribunal decide que debo trabajar bajo la legislación israelí, los despediré a todos” (la traducción del hebreo al inglés es de The Palestine New Federation of Trade Unions).

La discriminación a la que somete Talmi a los palestinos como grupo racial diferente carente de derechos se hace eco de toda la política israelí que somete a las personas palestina a la que considera personas subhumanas para arrebatarles sus tierras. Esta discriminación es parte de un más amplio régimen de apartheid israelí tal como lo define el Artículo II de la Convención sobre el Apartheid (1973): Actos inhumanos […] cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre cualquier otro grupo racial o grupos, y cometido con la intención de mantener dicho régimen”.

Mohammed Blaide, Secretario General de la Nueva Federación Palestina de Sindicatos, afirmó que “por medio de esta huelga, los trabajadores exigen los derechos que reivindicaron en huelgas anteriores ignoradas por la empresa”. Blaide añadió que “esta huelga debe continuar; si los trabajadores pierden esta batalla, las consecuencias costarán a los trabajadores sus fuentes de ingresos, lo que les hará pasar hambre en un momento de estancamiento de la economía palestina debido a las prácticas de apartheid israelíes en vigor desde hace décadas”.

Las zonas industriales israelíes: unas zonas de muerte para los trabajadores palestinos

Yamit Sinoun está situado en la zona industrial de Nitzanei Shalom, que alberga 12 fábricas químicas israelíes construidas sobre tierra palestina robada en Tulkarem.

En la Cisjordania ocupada hay 19 zonas industriales israelíes construidas ilegalmente. Las autoridades de ocupación israelíes planean construir cuatro nuevas zonas industriales en toda Cisjordania como una forma de usurpar más tierras palestinas y recluir aún más a la población palestina en guetos.

Las zonas industriales son un elemento fundamental de la economía israelí y son especialmente importantes para la prosperidad económica de las ilegales colonias situadas cerca de las zonas industriales, al tiempo que des-desarrollan la economía palestina y aumentan la explotación de la mano de obra, de la tierra y de los recursos naturales palestinos. Las zonas industriales de la llamada “Zona C” de Cisjordania genera beneficios a las corporaciones israelíes e internacionales. La planificada construcción de más zonas industriales en Cisjordania no hará más que perjudicar aún más el desarrollo de la economía palestina y aumentar su dependencia de la israelí.

Las zonas industriales construidas cerca de las ciudades y pueblos palestinos son perjudiciales para la vida de la población y para el medio ambiente. Los desechos químicos y las emisiones de las fábricas situadas en esas zonas han provocado la ruina de las tierras agrícolas que las rodean, además contaminar las aguas subterráneas y el aire, lo que ha provocado un aumento de las enfermedades, incluidas las respiratorias, las infecciones oculares y el cáncer.

Nuestro llamamiento: acabar con la complicidad internacional con el apartheid

Según Blaide, los trabajadores palestinos de Yamit fabrican el equipamiento que utiliza Netafim y se exporta a diferentes países del mundo.

Foto: Documento de un acuerdo entre Yamit y Netafim.

Netafim se estableció en 1965 en el kibbutz Hatzerim, una colonia agrícola israelí en el desierto de Naqab, poco después de que Israel acabara de expulsar de la zona a la mayoría de las comunidades beduinas palestinas. Trabaja con varias colonias del valle del Jordán, Hebrón y otros lugares para desarrollar una tecnología que les garantice obtener los mejores beneficios de las tierras robadas. Netafim ha conseguido vender su marca como líder mundial de la agricultura sostenible a 25 países de todo el mundo, a pesar del papel que, de hecho, desempeña en el mantenimiento de las ilegales colonias agroindustriales erigidas en tierra palestina robada y alimentadas con agua palestina robada.

Además de Netafim, las siguientes empresas multinacionales tiene relaciones comerciales con Yamit:

  1. S & A Engineering Solutions, Federación Rusa
  2. Rivulis Plastro S.A, Argentina
  3. BEIJING YI HE SHENG TONG TRADING Co. Ltd, China
  4. Beijing Sinokylin International Co. Ltd, China 
  5. NAANDAN JAIN IBERICA, España
  6. A.I.K- AGRICULTURAL INTERNATIONAL KOMPANY Ltd, Ucrania
  7. Aqua Global s.r.o., República Checa
  8. DURMAN COLOMBIA S.A.S, Colombia
  9. Yamit USA Inc., Estados Unidos
  10. HBIS GROUP BEIJING INTERNATIONAL, China 
  11. Riegos de Chirique S.A, Panamá

La empresa tiene contratos con empresas y ayuntamientos de todo el mundo.

Blaide afirmó lo siguiente en relación a la complicidad de las empresas con la explotación de los trabajadores en huelga:

A muchos palestinos no les queda más remedio que trabajar en empresas israelíes debido a que Israel des-desarrolla de forma sistemática la economía palestina, por lo que parte del apoyo a la huelga de los trabajadores palestinos y en defensa de sus derechos en las empresas israelíes consiste en el boicot a Netafim y el llamamiento a todas las empresas multinacionales para que pongan fin a todo negocio con Yamit y otras empresas que operan en las zonas industriales de las colonias toda CisjordaniaEl boicot a esas empresas también debería formar parte de un objetivo más amplio de desmantelar el sistema de apartheid de Israel, del que la emresa Yamit es un modelo a pequeña escala, con el fin de que, para empezar, nuestros trabajadores no tengan que trabajar para corporaciones israelíes”.

Con el fin de presionar a la empresa Yamit la Nueva Federación Palestina de Sindicatos insta encarecidamente a la Organización Internacional del Trabajo, a la Confederación Sindical Internacional y a los sindicatos de todo el mundo a:

  • difundir su lucha a través de sus medios de comunicación
  • exigir a las empresas e instituciones internacionales que tienen relaciones comerciales con Yamit que dejen de hacer negocios con esta empresa. Se debe recordar a estas empresas que tener relaciones comerciales con una empresa construida ilegalmente sobre tierra palestina robada es, en primer lugar, contrario al derecho internacional y que continuar comprando productos de Yamit mientras esta empresa pisotea los derechos de sus trabajadores palestinos duplica su complicidad con el régimen de apartheid israelí, que obtiene beneficios a costa de los trabajadores palestinos explotados.
  • sumarse al movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) liderado por organizaciones palestinas para lograr que Israel asuma sus responsabilidades, y

(1) trabajar junto con los sindicatos de agricultores, los movimientos sociales y los gobiernos para hacer que Netafim asuma sus responsabilidades y no hacer negocios con esta corporación.

(2) garantizar que ninguno de sus fondos de pensiones invierte en corporaciones que figuren en la Base de Datos de la ONU de empresas implicadas a actividades relacionadas con las colonias israelíes publicada el 12 de febrero de 2020 y no establecer ningún tipo de relación comercial con esas empresas.

(3) presionar de forma efectiva y urgente a sus gobiernos para que reconozcan a Israel como un Estado de apartheid, de acuerdo con la definición de la ONU de la Convención sobre el Apartheid (1973), y pedir que se reactive el Comité Especial de la ONU contra el Apartheid.

(4) presionar de forma efectiva y urgente a sus gobiernos para que se prohíban los artículos y servicios de las colonias israelíes, y se ponga fin a cualquier negocio con empresas israelíes e internacionales que operen en las colonias israelíes y se beneficien de ellas.

Fuente: https://newunions.wordpress.com/2021/01/07/new-unions-we-urge-international-support-to-palestinian-striking-workers/

 

Liga Árabe condena el ataque israelí contra la Explanada de las Mezquitas y la mezquita de Abraham

12 de enero de 2021

Laa Liga Árabe condenó, en los términos más enérgicos, la escalada de la agresión de las autoridades de ocupación israelíes contra los lugares santos palestinos, entre ellos la explanada de las Mezquitas y la de Abraham, ubicada en Hebrón.

La Liga dijo que ello se enmarca en los planes de la ocupación de imponer un nuevo hecho consumado coercitivo mediante medidas y graves violaciones de la santidad de las dos mezquitas y la libertad de culto, además de la soberanía y los derechos palestinos, ya que las autoridades de ocupación israelíes impusieron el cierre de la mezquita de Ibrahimi por un período de 10 días, en un momento en que permiten que los colonos la violen diariamente y realicen allí oraciones talmúdicas.

Además, las incursiones en la Mezquita Al Aqsa se intensifican, y los grupos del Templo, en un peligroso precedente de este tipo, presentaron una propuesta al gobierno de ocupación con el objetivo de desmantelar la Cúpula de la Roca para establecer el supuesto templo, mientras que las excavaciones se intensificaron en la Plaza Al Buraq, con el objetivo de eliminar cualquier vestigio palestino en la ciudad de Jerusalén.

El Subsecretario General de la Liga de los Estados Árabes, Saeed Abu Ali, advirtió de las graves consecuencias de que las autoridades de ocupación israelíes cometan sus crímenes contra la santidad, la violen y profanen, lo que amenaza con desencadenar una guerra religiosa en toda la región.

Abu Ali exhortó a la comunidad internacional a que interviniera urgentemente para asumir sus responsabilidades y adoptar las medidas prácticas necesarias y no se conformara con los datos para obligar a las autoridades de ocupación israelíes a poner fin a sus graves violaciones del derecho a los lugares sagrados y a socavar la libertad de culto, además de proporcionarles la protección necesaria de conformidad con el derecho internacional y las decisiones pertinentes de legitimidad internacional que afirman la condición de las santidades islámicas y cristianas en Palestina, y la importancia de preservar su condición histórica y jurídica.

También señaló que Israel se propone derrocar el sistema internacional y socavar sus decisiones, en una carrera contra el tiempo a fin de invertir en los últimos días de la era Trump para continuar las actividades de asentamiento a fin de profundizar la ocupación y ampliar el alcance de la confiscación de tierras, el robo de antigüedades, la judaización, la demolición de viviendas y las excavaciones en la ciudad de Jerusalén.

Por lo que hizo un llamado a la comunidad internacional que interviniera urgentemente para aplicar las decisiones pertinentes de legitimidad internacional, especialmente la resolución No. 2334 de 2016, para salvar la solución de los dos Estados y las posibilidades de lograr la paz para la estabilidad regional.

Fuente: WAFA

Presidente Abbas fijaría mediante un decreto la fecha de las elecciones generales

12 de enero de 2021

Se espera que en los próximos días el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, emita un decreto presidencial para la realización de las elecciones legislativas, presidenciales y al Consejo Nacional Palestino, que se celebrarían en un principio a mediados de mayo después del mes de Ramadán.

El ambiente parece positivo por parte de las facciones palestinas, especialmente Fatah y Hamas, pero es posible que el acontecimiento no esté exento de desafíos, el más destacado de los cuales puede ser el fortalecimiento del fomento de la confianza entre todas las partes palestinas, y la labor de asegurar que la participación sea elevada para dar el peso necesario a la palabra del pueblo. En cuanto a las partes, se supone que todos los cálculos, en última instancia, sirven al interés superior de los palestinos.

Para el presidente Abbas, las elecciones pueden significar el fortalecimiento de su legitimidad frente a los críticos y a Israel, y el robustecimiento de la AP con legitimidad popular, ante cualquier negociación futura, y aquí está el papel de todas las partes, incluyendo a Hamas, y el papel que tendrán frente al próximo presidente de los EE.UU. Joe Biden, cuando asuma el poder.

En este contexto, un miembro del Consejo Central de la Organización de Liberación de Palestina y ex Ministro de Información, Nabil Amr, dijo que “la situación interna palestina necesita elecciones para renovar la legitimidad, y la comunidad internacional insiste en la celebración de elecciones palestinas para hablar con un partido elegido”.

Amr consideró que “la celebración de las elecciones es un paso hacia la mejora de la situación interna palestina”, subrayando que “la situación interna palestina no puede continuar como hasta ahora, en la que el gobierno gobierna por decreto”.

Instó a que se celebraran las elecciones, pidiendo a todas las facciones que participaran en ellas y no las cuestionaran, “no queremos elecciones que no produzcan resultados contrarios a las opiniones del pueblo palestino”, como dijo, y también pidió “que se celebren elecciones en la ciudad ocupada de Jerusalén y que se presencie también una batalla electoral”.

Amr también vio que “las facciones han sido incapaces de alcanzar el nivel mínimo de unidad. Más bien, han llegado al punto de separación, y las elecciones establecerán una nueva situación palestina”, señalando que “los partidos regionales animaron a Hamas a optar por las elecciones”.

Por su parte, el asesor de medios del jefe de la oficina política de Hamas, Taher Al Nono, indicó que las elecciones son necesarias para reorganizar la interna sobre la base de la asociación, que es un punto clave en la ecuación para la celebración de elecciones”.

Al Nono añadió: “creemos en la necesidad de poner fin a la división palestina que hemos pagado en los últimos 13 años”, subrayando la necesidad de que todas las facciones estén representadas en la OLP y de formular un programa unificado para la resistencia.

Señaló que “Egipto, Turquía, Qatar y Rusia han dado garantías a Hamas sobre la seriedad de la posición de Abbas en cuanto a la asociación y la organización de la casa interna”, considerando que “las elecciones son un medio para construir un escenario para hacer frente a los peligros que enfrenta la causa palestina, y la unidad es necesaria para hacer frente a los desafíos, y si permanecemos separados, será fácil presionarnos”.

Al Nono también subrayó que “muchos países árabes están siguiendo el camino de la normalización económica, política y tal vez de la seguridad con Tel Aviv, y cualquier reconciliación árabe es en interés de la región y la solución de las diferencias es en interés de la nación”, e Israel “es el único beneficiario de la situación de diferencias entre los países de la región”.

A su vez, el funcionario del departamento político del Frente Popular para la Liberación de Palestina Maher Al Taher hizo un cuestionamiento sobre cuales serán las garantías que contribuirían a poner fin a la división a través de las próximas elecciones.

Al-Taher dijo que “el principal enfoque para acabar con la división es la OLP, mientras que la AP ha llegado a un callejón sin salida con el camino de las negociaciones”, señalando que “las elecciones se están celebrando en un Estado independiente mientras estamos bajo ocupación”.

Consideró que “HamAs y Fatah están luchando por el poder a través de estas elecciones”. También se refirió al papel de Turquía y Qatar y su relación para entrar en la línea de las elecciones y su calendario.

“Se pueden hacer algunos cambios en la OLP a través del consenso y no necesariamente a través de las elecciones”, añadió, señalando que el frente estudiaría un mensaje que recibió de Hams sobre el fin de la división y las elecciones, y un mensaje de Fatah sobre la asociación.

Fuente: Al Mayadeen

Palestina inmunizará Gaza y Cisjordania con la vacuna rusa

11 de enero de 2021

La OLP acusa a Israel, el país que más población ha medicado contra la covid, de incumplir sus obligaciones internacionales
El Ministerio de Sanidad palestino aprobó este lunes la la vacuna rusa contra la covid-19, la Sputnik V, para su uso en Cisjordania y la franja de Gaza, según un comunicado publicado en Moscú por el Fondo Soberano de Salud de Rusia. El registro sanitario se ha producido mediante “un procedimiento de autorización de emergencia sin análisis adicionales”, según la misma fuente, al igual que los efectuados con anterioridad en Serbia, Argelia, Bolivia y Argentina.

Está previsto que los envíos de la vacuna rusa comiencen a llegar a Palestina el mes que viene desde plantas de producción asociadas en China, India o Corea del Sur, para completar su distribución durante el primer trimestre de 2021. El Fondo Soberano de Salud de Rusia no precisó cuántas vacunas iban a ser remitidas a la Autoridad Palestina. Osama Najjar, alto cargo del Ministerio de Sanidad palestino, anticipó en diciembre que su Gobierno esperaba recibir unos cuatro millones de dosis de la Sputnik V.

A diferencia de Israel, que ya ha inmunizado con la primera dosis a un 20% de sus más de nueve millones de habitantes, la Autoridad Palestina no contaba hasta ahora con un plan de suministros para inmunizar a los cerca de cinco millones de habitantes de Cisjordania y la franja de Gaza. Los responsables palestinos también esperan disponer a partir de marzo de la vacuna británica de AstraZeneca.

Según un informe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Israel —que se precia de ser el país que ha inmunizado a un mayor porcentaje de su población— ha incumplido su obligación como potencia ocupante desde 1967 de garantizar que las vacunas estén disponibles en Gaza y Cisjordania. El Gobierno israelí prevé que la mayor parte de sus ciudadanos estén vacunados a finales de marzo. “Mientras los (más de 450.000) colonos de los asentamientos ilegales en tierras palestinas usurpadas tienen acceso a las vacunas, los palestinos de Cisjordania y Gaza siguen sin ser inmunizados (…) en un denominado apartheid sanitario”, reza el informe de la OLP. El pasado sábado Palestina tenía registrados 165.000 casos activos de covid-19.

Acuerdos de Oslo
La OLP argumenta que, como potencia ocupante tras la Guerra de los Seis Días, Israel tiene la responsabilidad de proteger a la población civil en los territorios palestinos, de acuerdo con el derecho internacional humanitario (Cuarta Convención de Ginebra), los tratados sobre derechos humanos y los Acuerdos de Oslo suscritos en 1993. Estas disposiciones amparan también, sostiene la OLP, a los 300.000 habitantes palestinos de Jerusalén Este (anexionado por Israel), a los cinco millones de refugiados palestinos en terceros países y a los miles de presos palestinos internados en cárceles israelíes. “A la vista de esta política de negligencia médica”, confluye el informe, “resulta crucial que la comunidad internacional intervenga para que Israel facilite inmediatamente las vacunas”.

El 20% de las vacunas
La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene previsto proporcionar un 20% de las vacunas necesarias para Palestina a través del programa Covax, que busca garantizar el suministro gratuito a países en desarrollo, con el objetivo de inmunizar a la quinta parte de población mundial en 2021.

La OMS, por medio de Covax, confía en poder empezar a inmunizar en países de renta baja y media en el mes de febrero.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, anunció en diciembre en Ramala, sede administrativa de la Autoridad Palestina, que va a incluir a Palestina en el plan de solidaridad internacional para entregar una parte de las vacunas contra la covid-19 que España ha reservado junto con la Unión Europea ante las compañías farmacéuticas que las elaboran. “No podemos anticipar ni la cantidad de vacunas ni el momento en que serán entregadas”, precisó, “pero Palestina entrará en la lista de la solidaridad española”.

Fuente: El País

La organización israelí de derechos humanos B’Tselem acusa a Israel de haberse convertido en ‘un régimen de apartheid’

12 de enero de 2021

Es evidente e innegable que Israel practica el Apartheid al promover y perpetuar la supremacía de un grupo, los judíos, sobre otro: los palestinos.

Por primera vez, una ONG israelí, Betselem -una de las más conocidas en la defensa de derechos humanos en territorio palestino ocupado- acusó públicamente a Israel de haberse convertido en «un régimen de apartheid» al «promover y perpetuar la supremacía de un grupo, los judíos, sobre otro: los palestinos».

Según asegura en un informe, Israel promulga desde hace tiempo políticas y leyes discriminatorias «para afianzar su control», segregación y dominación sobre la población palestina, por lo que ya no se puede calificar «como una democracia» que «al mismo tiempo mantiene una ocupación militar temporal».

«El régimen israelí promueve y perpetúa la supremacía judía entre el mar Mediterráneo y el río Jordán», lo que engloba tanto el Estado de Israel como los territorios palestinos ocupados.

Betselem toca en el informe los puntos más controvertidos del conflicto palestino-israelí, al retrotraerse a 1948, con la creación de Israel. Por una parte, acusa al Estado de «haberse apoderado del 90% de la tierra para construir comunidades judías» y además cuestiona el estatus de ciudadanía que ha dado en sus fronteras.

«Los judíos que viven en cualquier parte del mundo, sus hijos y nietos, y sus cónyuges, tienen derecho a la ciudadanía israelí. Por el contrario, los palestinos no pueden emigrar a áreas controladas por Israel, incluso si sus padres o sus abuelos nacieron y vivieron ahí», sostiene el informe.

También cuestiona que los ciudadanos árabes de Israel, más de un 20% de la población y originarios o descendientes de las poblaciones autóctonas antes de 1948, «pueden votar y postularse para cargos públicos, pero los líderes políticos socavan constantemente la legitimidad de los representantes políticos palestinos».

Considera que hay un «principio organizativo» en las políticas israelíes tanto en el territorio que controla directamente, como en los ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este -este último también anexionado- además de en Gaza, bajo férreo bloqueo israelí por tierra, mar y aire desde 2007.

Para asegurar su preeminencia, implementa un diseño del terreno «a nivel geográfico, demográfico y político», donde «los judíos viven sus vidas en un espacio contiguo en el que disfrutan de plenos derechos y autodeterminación», a diferencia de los palestinos.

En contraste, estos residen en zonas fragmentadas, «cada una con un conjunto diferente de derechos -otorgados o negados por Israel-, pero siempre inferiores a los derechos otorgados a los judíos».

Casi tres millones de palestinos viven en Cisjordania, unos dos millones en Gaza -gobernada de facto por el movimiento islamista Hamás- y 350.000 en Jerusalén Oriental, bajo anexión israelí.

Para el análisis, la ONG suma a casi dos millones de árabes que tienen ciudadanía israelí desde la creación del Estado, gran parte de los cuales reivindican su identidad palestina e históricamente han denunciado discriminación y ser tratados como ciudadanos de segunda dentro de Israel.

«En toda la zona, el control de estos aspectos de la vida está totalmente en manos de Israel», denuncia la ONG, y remarca que «el régimen israelí se ha vuelto cada vez más explícito con respecto a su ideología supremacista judía, un proceso que ha visto dos grandes hitos desenmascarados en los últimos años».

El primero es la ley israelí «Estado-Nación» (2018) por la que se autoproclama «hogar nacional» del pueblo judío y reserva el derecho a la autodeterminación a este colectivo y establece el hebreo como única lengua oficial por encima del árabe.

El segundo de los hitos mencionados es la declaración de intención del Gobierno de anexionar partes de Cisjordania, territorio ocupado desde 1967, «atestiguando las intenciones a largo plazo de Israel y desacreditando las afirmaciones de ‘ocupación temporal’, considera la ONG.

«Es un régimen entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, y debemos mirar el cuadro completo y verlo por lo que es: apartheid», concluye la ONG.

Fuente: Swiss Info

Ver el informe de B’Tselem 

Palestina: Israel construye más colonias antes de la salida de Trump

Foto: el presidente de EE.UU., Donald Trump (izda.), y el premier israelí, Benjamín Netanyahu, en la Casa Blanca, 28 de enero de 2020. (Foto: AFP)

11 de enero de 2021

Palestina denuncia que Israel está aprovechando los últimos días de Donald Trump en la Presidencia de EE.UU. para acelerar la construcción de asentamientos.

A través de un comunicado emitido este domingo, el Ministerio palestino de Asuntos Exteriores ha señalado que el régimen de ocupación de Israel se esfuerza por cometer el mayor número de violaciones posibles y, en particular, acelerar su plan expansionista de construcción de asentamientos, antes de que Trump abandone la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

“Israel tiene como objetivo cerrar la puerta a cualquier oportunidad de establecer un Estado palestino soberano, conectado geográficamente con su capital”, es decir Jerusalén, se lee en la nota.

La Cancillería palestina también ha criticado el silencio que mantiene la comunidad internacional ante las graves violaciones del derecho internacional por parte del régimen de ocupación de Tel Aviv. De hecho, los actos de Israel equivalen a crímenes de guerra y de lesa humanidad, indica el texto.

La Cancillería palestina, en referencia a la expansión de los asentamientos israelíes Pisgat Zeev y Gilo en los territorios ocupados palestinos, ha denunciado que Israel sigue demoliendo viviendas palestinas para desarrollar sus colonias.

Desde su llegada al poder en 2017, el presidente saliente estadounidense ha adoptado una política proisraelí. Israel construyó 26 331 unidades de vivienda en asentamientos durante los años 2017-2020, en comparación con las 10 331 casas en los años 2013-2016, gracias al apoyo brindado por la Administración de Trump, según indicó en noviembre la oenegé israelí Peace Now (Paz Ahora).

Palestina advierte que el pleno apoyo de EE.UU. anima a Israel a ocupar más territorios palestinos. Por ello, llama a la comunidad internacional a tomar medidas prácticas para obligar a Israel a poner fin a su expansionismo.

Fuente: tomado de HispanTV 

 

Netanyahu elimina la foto de Trump de su cuenta de Twitter

12 de enero de 2021

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha eliminado de su cuenta de Twitter una foto de él junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Anteriormente, el perfil del premier israelí contenía una foto que mostraba a Netanyahu sentado junto a Trump en una reunión en la Casa Blanca. Esta imagen dejaba clara la importancia de los lazos de Israel con EE.UU., así como la acogedora relación entre ambas autoridades.

No obstante, el primer ministro del régimen israelí ha subido este martes otra foto, que lo muestra recibiendo la inyección de la vacuna contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

La decisión de Netanyahu ha generado especulaciones en los medios de que el primer ministro israelí ha decidido distanciarse de Trump, a días de que el inquilino de la Casa Blanca termine su mandato, en medio de un posible juicio político.

Se quedó solo Trump en sus últimos días en el poder

El pasado 6 de enero, el saliente presidente de EE.UU. llamó a sus partidarios a concentrarse cerca de la Casa Blanca. En ese mitin, Trump pidió a sus simpatizantes que se dirigieran al Capitolio para detener una sesión conjunta de los legisladores para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las pasadas elecciones del 3 de noviembre.

El caos en el Capitolio, que dejó cinco muertos, ha sido considerado un llamado a la insurrección y un “intento de golpe de Estado”. De hecho, la mayoría apunta el dedo acusador hacia Trump, que podría enfrentar un juicio político por estos hechos.

La revuelta en Washington D.C. también ha tenido una gran resonancia a nivel internacional. Irán, Rusia, Venezuela, entre otros países, condenaron la violencia en el Congreso.

Fuente: Hispantv 

Netanyahu desafía a Biden al autorizar la construcción de 850 viviendas en asentamientos de Cisjordania

Foto: el asentamiento israelí de Maalé Adumim, en Cisjordania, el pasado febrero. AMMAR AWAD / REUTERS

11 de enero de 2021

Por Elías Saldívar 

El primer ministro israelí intenta atraerse el voto nacionalista ante las elecciones de marzo. 

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha autorizado este lunes la edificación de 850 nuevas viviendas en diversos asentamientos de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, a una semana de la llegada a la Casa Blanca del demócrata Joe Biden, quien se declara opuesto a la expansión de las colonias, consideradas ilegales por la comunidad internacional.

Los analistas políticos, sin embargo, consideran que el anuncio tiene por objeto satisfacer a los colonos y a los partidos de la derecha nacionalista, que rivalizan con él por el poder, en el que lleva instalado 11 años de forma ininterrumpida. Ese sería un señuelo para captar su alianza en una futura coalición de Gobierno, lo que no es fácil en Israel, en caso de triunfar en las elecciones del 23 de marzo, las cuartas en apenas dos años, al frente del partido conservador Likud.

Según fuentes diplomáticas citadas por la prensa hebrea, el presidente Biden proyecta exigir a Israel el congelamiento de la expansión de los asentamientos en los territorios palestinos y presionar para la reanudación de las negociaciones de paz con Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina.

A la vista de los últimos sondeos de intención de voto en Israel, los nuevos partidos nacionalistas y los de la oposición de centroizquierda estarían en condiciones de apartar a Netanyahu del poder. El primer ministro, que tiene pendiente un juicio por delitos de fraude y corrupción, teme que una unión de amplio espectro de varios partidos logre derrotarlo, a pesar de que el Likud sea el más votado y con mayor número de escaños parlamentarios. Su victoria sería en ese caso insuficiente para poder formar una coalición de Gobierno con otras fuerzas.

El anuncio de Netanyahu fue precedido la semana anterior por la decisión del ministro de Defensa, el exgeneral Benny Gantz, líder del partido centrista Azul y Blanco, de negarse a ampliar los servicios que reciben los habitantes de los asentamientos reconocidos por el Estado a 27 colonias “ilegales” no autorizadas.

Al conocerse la autorización de 850 viviendas en los asentamientos aprobada por Netanyahu, Gantz exigió la reunión urgente del Consejo Nacional de Planificación y Construcción para tratar la iniciativa, pues como titular de Defensa y responsable de los territorios ocupados bajo régimen militar tiene las competencias sobre los asentamientos, y no Netanyahu.

Las autoridades israelíes distinguen entre asentamientos. Los “legales” son los levantados con el permiso oficial, y los “ilegales” o “outposts” son los creados “espontáneamente” por los colonos, con frecuencia en terrenos que pertenecen a palestinos, para quienes todas las colonias están fuera de la ley y entorpecen su derecho a la autodeterminación.

Con excepción de la Administración del republicano Donald Trump, los anteriores presidentes y la diplomacia estadounidense han considerado que los asentamientos israelíes en tierras que los palestinos reclaman para ejercer su independencia son “obstáculos para la paz”, e ilegales desde el punto de vista de la legislación internacional, que prohíbe la instalación en ellos de civiles por tratarse de territorios ocupados. Netanyahu tuvo en Trump a su principal aliado e incluso estuvo a punto de anexionarse una parte de Cisjordania, una decisión que se suspendió tras la firma en Washington en septiembre de los acuerdos de normalización con Emiratos Árabes Unidos.

La posición oficial israelí es que se trata de “territorios en disputa”, con los palestinos con el argumento de que allí, en la Judea y Samaria bíblicas (Cisjordania), estuvieron los reinos judíos de la antigüedad.

Fuente: El País 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner