Gobierno palestino dice que realizará “todos los esfuerzos” necesarios para la celebración de elecciones

05 de enero de 2021

El primer ministro palestino, Mohamed Shtayeh, afirmó que su Gobierno llevará a cabo “todos los esfuerzos” necesarios para la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias, después de que Hamas mostrara su conformidad con el inicio del proceso.

“El Gobierno está preparado para poner en marcha todo su potencial y todos sus esfuerzos en el próximo periodo para preparar el largamente esperado proceso electoral”, ha manifestado Shtayeh, quien ha destacado que las autoridades “esperan que sea el fin de la separación y la división” y “el inicio de la democracia”.

“Dará un impulso a nuestras instituciones y nuestra causa para hacer realidad las aspiraciones de nuestro pueblo por la libertad, el fin de la ocupación, el establecimiento de un Estado en las fronteras de 1967, con Jerusalén como capital, y el regreso de los refugiados”, manifestó.

En este sentido, ha hecho hincapié en que las elecciones “constituyen un pilar de la unidad nacional, un escudo para proteger el proyecto nacional, fortalecer el frente interno y redibujar una imagen brillante de unidad nacional”.

Hamas envió recientemente una carta al presidente palestino, Mahmoud Abbas, en la que le anima a celebrar las elecciones legislativas y presidenciales palestinas, a lo que Abbas respondió positivamente y convocando a una reunión de trabajo al presidente de la Comisión Electoral Palestina, Hana Nasir.

Al Fatah y Hamas acordaron el 24 de septiembre pasado organizar elecciones en un plazo máximo de seis meses, en el marco de unos contactos mantenidos en Turquía para abordar el proceso de reconciliación y poner en marcha los que serían las primeras elecciones desde 2006. Tras las reuniones, el secretario del Comité Central de Al Fatah, Yibril Rayub, detalló que primero se celebrarán parlamentarias, tras lo que habría presidenciales.

Sin embargo, el ministro de Exteriores palestino, Riyad Al Malki, reconoció en diciembre que existían “problemas” con Hamas que dificultaban la puesta en marcha del proceso, incluida la presentación de “nuevas condiciones” por parte del grupo.

Las elecciones de 2006 y la victoria de Hamas en las urnas provocaron que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas, lo que abocó a ambas facciones a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación administrativa de los Territorios Ocupados Palestinos.

Desde entonces, Al Fatah controla Cisjordania –a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones– y Hamas está al frente de la Franja. Las reuniones entre las partes para resolver sus diferencias han sido infructuosas hasta la fecha.

Fuente: Infobae 

Una bloguera israelí hace un «viaje en secreto» a Beirut

05 de enero de 2021

Foto: la bloguera israelí Alyne Tamir [dearalyne/Instagram]

Los funcionarios libaneses han sido criticados por permitir la entrada al país de una conocida bloguera israelí después de no reconocerla en la aduana.

La bloguera americano-israelí Alyne Tamir entró en Líbano con un pasaporte estadounidense para realizar un «viaje secreto» el día de Año Nuevo.

Tamir compartió más tarde detalles del viaje con sus 300.000 seguidores en Instagram y publicó una foto en la que aparecía con un pasaporte estadounidense y un billete de avión de los Emiratos metido dentro.

La bloguera, que también es conocida por ser la novia del controvertido bloguero árabe-israelí Nas Daily, publicó una serie de fotos como «pistas inútiles» para que sus seguidores adivinen su destino.

Los libaneses pudieron identificar numerosos puntos en Beirut a partir de las fotos, pero los seguidores de Tamir parecían pensar que la bloguera israelí estaba en Turquía.

El viaje de Tamir fue revelado por primera vez por el grupo activista libanés ThawraMap, que compartió la historia en su plataforma de medios sociales.

Un post en la cuenta de Instagram del grupo decía: «Entendemos que ella pudo haber entrado al país usando otro pasaporte. Pero, ¿cuán débil es nuestra inteligencia [para] no darse cuenta de que están dejando entrar en nuestro país a una famosa influyente israelí que está kunto con la máquina de propaganda israelí?»

El destacado activista libanés Gino Raidy también reveló el viaje de Tamir en su blog ayer, escribiendo: «El 2 de enero, Dear Alyne [el usuario en Instagram de Tamir], una influyente israelo-americana, voló a Dubai desde Beirut, después de decir que pasó «sólo dos días» en un «viaje secreto».

Raidy afirmó que Tamir había volado a Beirut desde Israel, vía Dubai, y usó su pasaporte americano para entrar en el Líbano.

La activista libanesa añadió que la serie de fotos «dejan claro que [Tamir] estaba en Beirut». Se pueden ver las cabinas telefónicas abandonadas, destruidas, con la valla amarilla con las paredes grafitadas de [Electricite du Liban]».

Raidy continuó condenando a las fuerzas de seguridad libanesas por no haber impedido que Tamir entrara en el país y afirmó que las fuerzas de seguridad del Estado no habían notado la llegada de la destacada personalidad israelí.

«Es muy triste ver que se pierden a un ciudadano israelí real volando a través del aeropuerto», escribió Raidy. «Ni siquiera dejan que los palestinos que viven en Israel entren en el país a veces, pero esta famosísima israelí acaba de llegar, pasó un par de días y se fue sin que nadie del gobierno se diera cuenta.»

El Líbano e Israel técnicamente siguen en guerra y ambos países prohíben a sus ciudadanos visitar al otro.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel se atrinchera en el territorio sirio de los Altos del Golán con la excusa de las renovables

05 de enero de 2021

Por Jessica Buxbaum 

Fuentes: El Salto [Foto: Policía israelí en los altos del Golán. Foto de Emil Masood]
Si la empresa energética israelí Energix se sale con la suya, un invasivo proyecto de parque eólico podría cubrir hasta un cuarto de los terrenos de cultivo pertenecientes a los residentes sirios de los Altos del Golán.

El 9 de diciembre la policía israelí disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra cientos de sirios que se manifestaban pacíficamente contra la construcción de un parque eólico en el territorio ocupado de los altos del Golán.

Hubo diez manifestantes heridos y ocho detenidos. Según Al-Marsad, la única organización pro derechos humanos del Golán ocupado, el centro de salud de la Asociación del Golán para el Desarrollo de las Aldeas Árabes recibió 12 casos de manifestantes con heridas provocadas por balas de goma, algunas de ellas en la parte superior del cuerpo y en la cara. Decenas de manifestantes sufrieron de intoxicación por gas. Según la policía, los agentes respondieron con “armas no letales” y cuatro agentes resultaron heridos por el lanzamiento de piedras.

Los enfrentamientos violentos culminaban una semana de fuerte presencia policial en los altos del Golán. Los agentes se encontraban allí para escoltar a los empleados de la empresa israelí Energix Renewable Energies mientras tomaban muestras de suelo con máquinas excavadoras para el proyecto de parque eólico que se está construyendo en tierras sirias.

Los cortes policiales de carreteras impidieron que mil agricultores sirios accedieran a sus tierras. Los manifestantes dicen que las excavaciones dañan la agricultura. Los drusos sirios dicen que el parque eólico perturbará su modo de vida.

La manifestación del día 9 era parte de una huelga general de las comunidades de drusos sirios contra Energix y la policía. Pero la lucha siria contra Energix comenzó en 2018, cuando Energix estaba en la fase final de aprobación de su proyecto de parque eólico.

Ahora, el parque eólico está en marcha tras ser aprobado por el Comité Nacional de Infraestructura israelí (NIC, por sus siglas en inglés) y el consejo de ministros, a pesar de la fuerte oposición de los vecinos.

“[Este proyecto] tendrá un efecto negativo sobre nuestras tierras y nuestro entorno, y para nosotros como agricultores y seres humanos”, señala Emil Masood, un activista y dueño de una explotación de cerezas que impulsa las protestas contra el parque eólico.

Denominad ARAN Wind Project, el plan instalará 23 aerogeneradores en cerca de un cuarto de los terrenos agrícolas sirios. La propuesta original incluía 52 aerogeneradores, pero el proyecto fue rebajado en su paso por las distintas instancias gubernamentales.

Energix niega que el proyecto vaya a dañar la economía, entorno y salud locales, y defiende que este “conducirá a una mejora significativa en la calidad de vida de los residentes” y que “ocupará menos del 2% de los márgenes del terreno agrícola de la comunidad drusa”. Según el mapa del proyecto aprobado, el parque eólico abarcará un poco más de 3.500 dunams, cerca de 352 hectáreas.

Energix presume de que el proyecto creará cientos de puestos de trabajo a la vez que servirá para cumplir objetivos de la política energética israelí. Israel se adhirió al acuerdo climático de París en 2015 y se comprometió a alcanzar un 10% de su generación de energía a través de fuentes renovables para 2020, y un 17% para 2030.

Pero según testimonios de expertos citados en unas alegaciones colectivas contra el parque eólico, el proyecto dañará significativamente la salud, vivienda y sustento de los sirios.

El profesor Hagit Ulanovsky, que facilitó su opinión de experto para las alegaciones colectivas, explicó que debido a la topografía montañosa de la región, los residentes van a sentir de manera más intensa en su físico los infrasonidos de los aerogeneradores. Y esta contaminación acústica será la que en último término haga que los agricultores sirios dejen de cultivar sus tierras.

“El ruido va a ser insoportable. Nadie va a poder permanecer a menos de entre 200 y 300 metros de cada aerogenerador, lo que representa la mitad del área en cuestión”, señaló Ulanovksy. “Y durante la fase de construcción, miles de árboles serán talados y se perderán para siempre”.

“Entre 500 y tal vez 5.000 años de generaciones de personas que han vivido en el mismo lugar y cultivado los mismos árboles van a verse interrumpidos”, añadió Ulanovsky.

Una ocupación olvidada
Israel ocupó el Golán sirio durante la guerra árabe-israelí de 1967. Cientos de miles de sirios fueron desplazados forzosamente y ahora apenas 22.000 sirios permanecen en los cuatro pueblos de Majdal Shams, Masada, Buqata y Ein Qiniyye. En 1981, Israel se anexionó el Golán sirio y trató de imponer la ciudadanía israelí a los jawlani, los residentes sirios del territorio ocupado de los Altos del Golán. Muchos jawlani siguen rechazando a día de hoy la ciudadanía israelí, y solo un 20% de la población la ha adoptado.

También facilitó su testimonio de experto el profesor Muna Dajani, de la London School of Economics, para explicar que debido a su negativa a adoptar la ciudadanía israelí, los documentos de viaje de los jawlani señalan que no tienen nacionalidad. En su lugar, el Gobierno israelí les etiqueta como “indefinidos”.

“Los jawlani han empezado a apoyarse cada vez más en la tierra como fuente de su identidad y fuente de su sentido de pertenencia a una comunidad debido a esa exclusión de la nacionalidad siria, y esto implica que han empezado a valorar la tierra más allá de su valor económico material”, según Dajani.

“Construir estos aerogeneradores en medio de sus tierras no solo socava la viabilidad económica de su agricultura, sino que también tiene un efecto psicológico negativo en el bienestar de su comunidad, su sentido de la existencia y su sentido de pertenencia”, continúa Dajani. “La gente siente que no es de ninguna parte sin su tierra, se quedan sin su identidad”.

Opiniones autorizadas también destacaron que el parque eólico también restringirá la expansión de al menos tres pueblos sirios cercanos, empeorando de este modo la crisis de vivienda en estas comunidades. Al-Marsad envió las alegaciones colectivas al NIC en junio de 2019 en nombre de cooperativas agrarias sirias, grupos de la sociedad civil y miles de ciudadanos. En agosto del mismo año, el NIC rechazó todas las alegaciones y aprobó el proyecto en septiembre.

El viento de los Altos del Golán
Energix prevé conectar el parque eólico a la red eléctrica a finales de 2022. El director de Al-Marsad, Nizar Ayoub, declaró a MintPress News que la organización está colaborando con la Asociación Israelí por los Derechos Civiles y con Planners for Planning Rights (Bimkom) para usar hasta la última herramienta legal para detener el proyecto de aerogeneradores. Al-Marsad denuncia que el proyecto vulnera la legislación internacional de derechos humanos, que señalan que una potencia ocupante tiene prohibido explotar los recursos naturales del territorio ocupado o usar sus tierras para obtener beneficios económicos.

De todos modos, la organización está implicada actualmente en una demanda en su contra por parte de Energix. En 2019, la compañía energética denunció a Al-Marsad, señalando que la asociación pro derechos humanos les había difamado y había vulnerado la ley anti boicot israelí. Además de la demanda contra Al-Marsad, Energix también ha iniciado cinco querellas contra activistas.

“Sus argumentos no se sostienen”, según Ayoub. “Están usando esta estrategia simplemente para silenciar a las comunidades locales y a Al-Marsad”.

La resistencia continúa
Después del enfrentamiento de diciembre entre la policía israelí y los activistas, el comité local de planificación urbana y construcción ─Ma’ale Hermon─ dictó una orden de alejamiento contra Energix para que esta cesara todas las obras. La orden fue emitida después de que los ayuntamientos locales presentaran un recurso ante el comité. Energix es consciente de esta orden pero ha declarado que no tendrá impacto sobre su proyecto de aerogeneradores y no tiene base legal.

Para el agricultor y activista Masood, cualquier tentativa de parar el proyecto por parte de las autoridades locales no es más que una farsa.

“Los ayuntamientos no representan a los ciudadanos árabes sirios del Golán porque han sido designadas por las autoridades israelís”, dice Masood. “No han invertido demasiados esfuerzos en parar este conflicto. Todos los esfuerzos han sido por parte de iniciativas sociales, públicas y privadas lanzadas por los agricultores y ciudadanos de los cuatro pueblos, no por parte de los ayuntamientos”. Las corporaciones municipales no han querido participar en este reportaje.

Los próximos pasos de los activistas sirios dependen de cómo siga actuando Energix, señala Masood: “Si quieren imponernos este proyecto, vamos a reaccionar”. Actualmente, los activistas trabajan con un ingeniero para cuantificar el daño causado a las tierras y poner los resultados en manos de su abogado en Tel Aviv para los recursos judiciales.

“Pero en los campos, cuando quiera que Energix vuelva”, dice Masood, “vamos a plantarnos y enfrentarnos a ella”.

Traducido por Diego Sanz Paratcha.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/ocupacion-israeli/israel-se-atrinchera-en-el-territorio-sirio-de-los-altos-del-golan-con-la-excusa-de-las-renovables-

Eurodiputado: sionismo ha sido proyecto colonial desde principio

05 de enero de 2021

Foto: Eurodiputado irlandés Micke Wallace. (Foto: AP)

El eurodiputado irlandés Mick Wallace acusa al régimen israelí de aplicar un trato genocida a los palestinos y crítica a la Unión Europea (UE) por permitirlo.

A través de un mensaje publicado este lunes en su cuenta de Twitter, Wallace ha denunciado que “el tratamiento de los palestinos por gobiernos sucesivos israelíes es una forma de genocidio, y vergüenza a la UE (la Unión Europea) por no haberlo desafiado”.

El sionismo ha sido un proyecto colonial desde el principio”, afirma el miembro del Parlamento Europeo (PE) en su tuit.

Wallace ha hecho estas declaraciones, tras informes recientes, según los cuales, el régimen israelí está distribuyendo la vacuna contra la COVID-19 solo a los colonos judíos y no a los palestinos, cuyas tierras están ocupadas ilegalmente por Israel. En particular, el político irlandés ha reaccionado al tuit del periodista estadounidense Max Blumental en el que denuncia la medida israelí como propia de su ideología “fundamentalmente racista”.

Anteriormente Wallace ha criticado la postura del bloque comunitario ante las violaciones de los derechos humanos. En diciembre, condenó el silencio de la UE ante los crímenes de Arabia Saudí en Yemen. Bruselas es “cómplice del genocidio que lleva a cabo Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos [EAU], que ha causado la muerte de cientos de miles de personas, [mientras otros] millones pasan hambre”, escribió en Twitter.

En esta línea, el movimiento popular Ansarolá ha denunciado en reiteradas ocasiones que los Estados occidentales, que proclaman ser defensores de los derechos humanos, cierren sus ojos ante los constantes y graves crímenes de lesa humanidad que cometen los saudíes en Yemen.

Fuente: HispanTV 

Israel ‘no es una democracia’, afirma el ex-jefe del servicio de seguridad interna israelí, Shin Bet

05 de enero de 2021

Apartheid: «En Cisjordania, no somos una democracia. Tenemos dos sistemas legales diferentes, uno para los judíos y otro para los palestinos, esto no es una democracia y nos estamos engañando a nosotros mismos».
Uno de los líderes militares más condecorados de Israel, Ami Ayalon, ha advertido al estado sionista de la dirección en que se dirige durante las sesiones de clausura del Limmud 2020.

Figuras prominentes, incluyendo al líder laborista Kier Starmer, hablaron en el festival de aprendizaje judío durante las vacaciones de Navidad sobre varios temas, incluyendo la controvertida definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA).

Ayalon es el ex director del servicio de seguridad interna israelí, Shin Bet. Su nuevo libro, Friendly Fire, es un poderoso testimonio personal y un urgente llamado para que Israel cambie de dirección para lograr una relativa paz y seguridad. Durante su sesión, el ex comandante de la armada habló sobre «cómo Israel se convirtió en su propio peor enemigo».

«Israel es el estado del pueblo judío, y nosotros los israelíes no tenemos derecho a destruirlo», se informa que Ayalon dijo en Jewish Chronicle a las casi 400 personas que vieron la sesión de Limmud en Zoom. «Ustedes [en la diáspora] tienen el deber de decirnos lo que ven».

Hablando del territorio ocupado donde los críticos han mantenido por mucho tiempo que Israel ha impuesto un régimen de apartheid, Ayalon dijo:

«En Cisjordania, no somos una democracia. Tenemos dos sistemas legales diferentes, uno para los judíos y otro para los palestinos, esto no es una democracia y nos estamos engañando a nosotros mismos».

Ayalon también fue crítico con la narrativa sionista sobre la toma de Palestina. «Tenemos que cambiar la narrativa que nos permitió crear el estado de Israel», instó, mientras discutía cómo el estado de ocupación puede preservar su estatus de democracia.

Recordando una conversación sobre su ascendencia con el líder palestino Sari Nusseibeh, quien se convirtió en un amigo cercano, Ayalon dijo que, a diferencia del profesor palestino, no podía proporcionar un árbol genealógico. «Somos una generación sin abuelos», le dijo a Nusseibeh.

Por su parte, Nusseibeh explicó cómo su familia se remonta al siglo VII en Jerusalén, entre otras cosas como guardianes de las llaves de la Iglesia del Santo Sepulcro en la capital.

El descarnado mensaje de Ayalon era que «los judíos de la diáspora pagan el precio de lo que hacemos en Israel».

Fuente: www.monitordeoriente.com

Centro israelí de Derechos Humanos B’Tselem: 2020 en los territorios ocupados: asesinatos atroces, violencia de los colonos y un récord de demoliciones de viviendas

04 de enero de 2020

Asesinatos sin motivo alguno, allanamientos, arrestos, ataques de los colonos, demolición de viviendas palestinas es la perversa rutina israelí en contra de los palestinos que es registrada y documentada por el Centro israelí de Derechos Humanos B’Tselem

El Centro de Información de Israel para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados B’Tselem señala que, en el transcurso del año 2020, las los militares y fuerzas de seguridad israelíes mataron a 27 palestinos, siete de ellos menores: uno en la Franja de Gaza, 23 en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental bajo ocupación y tres dentro de Israel.

En Cisjordania, en al menos 11 de los 16 incidentes que investigó B’Tselem, los palestinos asesinados no representaban amenaza alguna para las fuerzas israelíes de ocupación ni para ninguna otra persona en el momento en que recibieron disparos, e incluso si fueran una amenaza, los disparos son absolutamente desproporcionados y sin justificación. Varios ejemplos:

Ibrahim Abu Ya’qub  de 34 años de Kifl Hares recibió un disparo en la espalda desde una distancia de unos 200 metros mientras paseaba por el pueblo y falleció poco después. Los palestinos habían arrojado un cóctel Molotov a un puesto del ejército a la entrada de la aldea, que Abu Ya’qub no participó.

Iyad al-Halaq de 31 años, un joven autista de Jerusalén fue baleado por agentes de la policía fronteriza israelí mientras huía de ellos. Los agentes le dispararon mientras estaba tendido en el suelo, y su cuidadora del instituto especial al que asistía diariamente intentaba explicarles durante largos minutos que tenía una discapacidad.

Ali Abu Alia  de 15 años de la aldea Al-Mughayir y Zeid Qaysiyah  de 17 años del campo de refugiados de al-Fawar fueron asesinados por disparos de francotiradores desde una distancia considerable, mientras los palestinos arrojaban piedras a los soldados que ingresaron y allanaron estas comunidades. Cada uno de los adolescentes observaba los enfrentamientos desde lejos: Abu Alia en el suelo, a unos 150 metros de los soldados, y Qaysiyah desde la azotea de su casa, a unos 100 metros del francotirador que lo mató.

Tareq Badwan  de 25 años, un oficial de la policía palestino de Jenin, no participaba en un enfrentamiento entre jóvenes palestinos y soldados que habían ingresado a la ciudad. Un soldado le disparó mientras estaba de pie en la entrada de una estación de policía, según lo filmado por la cámara de seguridad de la estación.

Bader Nafle de 19 años de Qaffin recibió un disparo en el cuello de un soldado que estaba sentado en un jeep blindado, supuestamente se le vio arrojar piedras al jeep durante una manifestación en las cercanías del muro israelí -el muro del Apartheid- construido cerca del pueblo.

Nur Shqeir  de 36 años de Silwan y Ahmad Areiqat  de 26 años de Abu Dis -ambos barios de Jerusalén ocupada- fueron asesinados a tiros por las fuerzas de seguridad israelíes en los puestos de control alrededor de Jerusalén. Según la Policía de Israel, Shqeir habría golpeado a un oficial con su automóvil después de presentar documentos que no eran suyos para su inspección, huyó del puesto de control y las fuerzas le dispararon después de detenerse a varios cientos de metros del puesto de control. Areiqat fue baleado por agentes de la Policía de fronteras después de golpear a un agente con su coche. Estaba desarmado y recibió un disparo en el momento en que salió de su automóvil, cuando ya no representaba amenaza alguna para los soldados.

En la Franja de Gaza, las fuerzas de seguridad israelíes mataron a un palestino y profanaron su cuerpo

A finales de 2019, cesaron las protestas de la “Marcha del Retorno” en la Franja de Gaza. Durante las protestas, los militares israelíes abrieron fuego real contra manifestantes desarmados, muy lejos de los militares al otro lado de la valla perimetral, matando a más de 220 palestinos.

En 2020, militares israelíes asesinaron a un palestino en la Franja de Gaza: Muhammad a-Na’am de 27 años. Según el ejército, él y otra persona habrían intentado colocar explosivos junto a la cerca perimetral. Después de la muerte de a-Na’am, los soldados abrieron fuego contra los palestinos que intentaron sacar el cuerpo, hiriendo a dos de ellos, y una topadora militar profanó el cuerpo, arrojándolo mientras intentaba levantarlo.

Otros tres palestinos de la Franja de Gaza, uno de ellos menor de edad  de 17 años, murieron después de ingresar a Israel. Según los militares, uno de ellos había arrojado dos artefactos explosivos a los soldados.

Durante años, Israel ha estado implementando una política de fuego abierto imprudente e ilegal en Cisjordania. Esta política está totalmente respaldada por el gobierno, el ejército y los tribunales, con total indiferencia ante los predecibles resultados letales. Para justificarlo, Israel hace una demostración de supuesta investigación, una farsa destinada simplemente a desviar las críticas. Las raras investigaciones que se inician sirven para encubrir los crímenes, y la mayoría se cierran sin más acciones ni condenas.

En los casos aún más raros en los que miembros de las fuerzas de seguridad son acusados de matar a palestinos, los cargos y las sentencias que reciben, si son condenados, no reflejan la gravedad de los delitos. En 2020, dos soldados que mataron a palestinos en dos incidentes separados fueron condenados por violar las regulaciones a fuego abierto y por homicidio negligente y condenados a 45 y 90 días de trabajo militar manual, respectivamente.

Demoliciones de viviendas

A pesar de la pandemia y la crisis económica sin precedentes, Israel ha intensificado las demoliciones de viviendas palestinas en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental ocupada. En 2020, más palestinos perdieron sus hogares que todos los años anteriores desde 2016, que fue el año en el que se produjeron más demoliciones desde que B’Tselem comenzó a llevar un registro.

En total, Israel demolió 273 casas en 2020, dejando a 1.006 palestinos sin hogar, 519 de ellos son menores. En comparación, Israel demolió las casas de 677 palestinos en 2019, 397 en 2018 y 528 en 2017.

En 2020, Israel también demolió 456 estructuras e instalaciones de infraestructura no residenciales. Esto incluye infraestructura humanitaria como cisternas de agua y tuberías o redes eléctricas, que son esenciales para mantener la salud y la higiene, que son particularmente importantes en estos momentos de coronavirus.

La violencia de los colonos al servicio del estado

En 2020, los investigadores de campo de B’Tselem documentaron 248 violentos ataques de colonos contra palestinos en Cisjordania, incluidos: 86 agresiones corporales, en las que 75 palestinos resultaron heridos; 27 casos de lanzamiento de piedras a viviendas; 17 ataques a vehículos en movimiento; 147 de los ataques estaban dirigidos a agricultores palestinos o sus propiedades, incluidos 80 casos de daños a árboles y cultivos de propiedad de palestinos, lo que provocó daños a más de 3.000 árboles. En 39 casos, los hechos violentos se produjeron en la temporada de recolección de las aceitunas, que se extendió este año desde principios de octubre hasta finales de noviembre.

De estos incidentes, 72 tuvieron lugar en presencia de soldados, que no intervinieron para detener las agresiones a los palestinos o a sus propiedades. En 28 casos, los soldados dispersaron a los residentes palestinos gases lacrimógenos, granadas paralizantes y balas de metal recubiertas de goma, y en al menos cinco casos, incluso con fuego real. Las autoridades israelíes arrestaron al menos a 12 palestinos durante estos ataques.

Estos actos violentos no podrían ocurrir sin el amplio apoyo brindado por el estado de Israel. Si bien las fuerzas de seguridad respaldan y acompañan a los agresores en tiempo real, el sistema de aplicación de la ley los libera de la responsabilidad: en casi todos los casos, no se inicia ninguna investigación y nadie es responsable de causar daños a los palestinos. Las raras investigaciones que se inician generalmente terminan sin que se tomen más medidas. En el caso aún más raro de una acusación formal, los cargos no reflejan la gravedad de los actos y las sentencias son ridículas.

Una rutina de ocupación

La actual ocupación de Cisjordania no es meramente una cuestión teórica o política. Tiene ramificaciones constantes y diarias para la vida de los palestinos y conlleva una rutina de violencia, a veces explícita, pero a menudo oculta e invisible. B’Tselem documenta regularmente esta rutina.

Todos los días, y todas las noches, los soldados ingresan a los hogares de los palestinos en Cisjordania, perturbando la vida de las familias, intimidando a hogares enteros e invadiendo su privacidad. En 2020, las fuerzas de seguridad israelíes invadieron pueblos y ciudades palestinas al menos 3.000 veces y hogares palestinos al menos 2.480 veces.

El ejército restringe la libertad de movimiento de los palestinos dentro de Cisjordania como lo considere oportuno, independientemente de la interrupción de la vida diaria. Los soldados cierran las carreteras de forma permanente o temporal, detienen a los palestinos en los puestos de control, exigen que sigan sus órdenes, los humillan y, en ocasiones, recurren a la violencia física. En 2020, las fuerzas de seguridad israelíes establecieron al menos 3.524 puntos de control voladores además de los regulares que existen y operan en forma permanente.

El ejército también arresta a palestinos en Cisjordania. Las fuerzas a menudo llegan de noche, sacando a los residentes, y a sus hijos, de la cama en la oscuridad de la noche. Suelen emplear violencia verbal y física y no notifican a las familias adónde se lleva al detenido, por qué y qué le espera. En 2020, las fuerzas de seguridad israelíes arrestaron al menos a 2.785 palestinos.

Fuentes: Centro Israel de Derechos Humanos B’Tselem y The International Middle East Media Center

Traducción y edición de PalestinaLibre.org 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner